Tendremos que hablar de esto

Esta es una noticia de ayer titulada con el tono habitual de una agencia, más aséptico de lo normal: “Euskadi supera ya las 200.000 dosis de vacunas anticovid inoculadas a la población”. Y esta, la realidad: en Euskadi, también ayer, después de leer el titular, habría unas cuantas personas, y no pocas, dedicadas a convertir la noticia en una mala noticia. Porque si las cosas van bien a ellos les va mal, por muy grande que sea la tragedia. Cuando acabe todo tendremos que señalar sin dudarlo a quienes han actuado de un modo irresponsable y reprobable por un cálculo político egoísta durante este durísimo año.

Ni una pizca de humanidad

El 11-M se le sigue atragantando al PP. En 2004 Aznar escribió una de las páginas más vergonzosas de la historia política de España por cálculo electoral. Desde entonces, el PP ha preferido dar tumbos antes que reconocer aquel inmenso error, y no le ha importado generar actos paralelos, extender la sombra de la sospecha o intentar apartar a las verdaderas víctimas del atentado de Al Qaeda. Este año, Pablo Casado ha tenido el cuajo de acudir al acto de la AVT y tuitear sobre los 24 muertos del PP a manos de ETA, Pedro Sánchez y Bildu, demostrando con esas líneas de qué pasta está hecho.

Murcia, qué hermoso eres

Lo primero que uno aprende viendo El Ala Oeste es que hay que tener los votos de los representantes bien amarrados. Inés Arrimadas no lo ha hecho y su movimiento en Murcia ha podido ser definitivo para Ciudadanos: “Tres diputados no secundarán la moción de censura y salvan a López Miras” (La Verdad). El partido naranja hoy no sirva para nada: es muleta del PP o del PSOE sin coherencia alguna, y sus integrantes no son de fiar ni para su propio aparato. Con esta descripción, Ciudadanos hoy no tiene crédito ni futuro. Y lo ha dilapidado todo en una comunidad, además, menor. Así que tampoco tiene criterio.

Ningún sentido de la responsabilidad

Entiendo la jugada del PP en Murcia, tentando a políticos de Ciudadanos para mantener el gobierno. Es lo único que entiendo, de hecho, de la tormenta política que se ha desatado esta semana en España. Porque la estabilidad es lo único que me parece comprensible tal y como están las cosas, con la pandemia azotando en lo sanitario, lo económico y lo emocional. “La política española estalla justo cuando tiene que solicitar y ejecutar los fondos europeos”, leo en El Confidencial y asiento desesperanzado: ¡cómo puede alguien ser tan irresponsable de poner en marcha este juego de tronos ahora! ¿No tiene nada mejor que hacer?

No nos despistemos

Es evidente que los actuales líderes españoles no entienden el oficio al que se dedican: la política trata de mejorar la vida de la gente, no de conspirar y atacar continuamente la línea de flotación de aquel con el que tienes que llegar a acuerdos para avanzar. Por desgracia, la oposición vasca ha copiado esta mecánica mucho más sencilla en el corto pero que no trae nada bueno ni en el medio ni en el largo plazo. ¿Nadie se da cuenta de que los bloques se refuerzan? En cualquier caso, la alternativa es peor y no remite: “El 68% de la población mundial vive hoy bajo una autocracia. Diez años antes era el 48%” (Magnet).

Solo hay un camino: el impecable

Solo hay un camino posible para la independencia de un Estado en la Europa actual: el impecable. Nicola Sturgeon lo tiene muy claro y por eso ha descartado la vía catalana para Escocia: el único modo de que su país se independice del Reino Unido y regrese a Europa será con un referéndum pactado y aceptado por las partes, como el que ya celebraron, y un proceso definido y con garantías. Ni unilateralidad… Ni improvisación. Son pocos los que niegan esta evidencia, pero son muchos los que no quieren decirla en alto para no romper la magia ni ser tachados de traidores. Yo prefiero a Sturgeon.

Si practica la medicina como un ultra…

Lo bueno de la ultraderecha es que no se esconde: ellos van a por lo suyo con el cuchillo entre los dientes, sin perder tiempo en echar colonia a sus ideas rancias. Lo hemos visto con el PIN parental, que es aberrante, y con sus planteamientos de ilegalizaciones a partidos que no conciban España como ellos. También lo vemos cuando incluyen en sus listas a condenados por su participación en grupos de extrema derecha o a médicos que consideran el “transexualismo” una enfermedad. Arturo Pérez-Seoane Garau definió así la “dolencia” de un paciente antes de ser candidato de Vox al Senado, según Eldiario.es.

Iba en serio

No exagero en el párrafo anterior cuando escribo que Vox incluye a condenados por ultrderechistas en sus listas. Lo ha denunciado varias veces Antonio Maestre y lo hemos comprobado la semana pasada: “El grupo parlamentario de Vox en el Congreso ha contratado como asesor a Kiko Méndez Monasterio, una de las personas de máxima confianza de Santiago Abascal. (…) Fue condenado en 1999 por agredir, junto a otros simpatizantes ultraderechistas, a un grupo de jóvenes. (…) Los agresores propinaron golpes y patadas a tres estudiantes” entre los que se encontraba Pablo Iglesias (El Plural).

¿Puerta giratoria?

Creo que muchas de las señaladas como “puertas giratorias” para expolíticos no lo son. Y también creo que legislar sobre ellas férreamente y limitar el regreso a trabajos de su área a los altos cargos es una trampa al solitario que solo beneficia a la izquierda, que cuenta con un montón de profesores universitarios. Si una empresa decide contratar a un expolítico debemos vigilar las formas y los propósitos, pero no censurarlo previamente. Eso, sí, podemos y debemos informar y opinar: como ahora que sabemos que el Real Madrid ha fichado a Patricia Reyes, una de las caras más visibles de Ciudadanos en Madrid.

Seis detenidos

La semana pasada escribí muchos párrafos sobre fútbol y estas semanas me temo que repetiré. Pero no dediqué ninguno al entrenador Víctor Sánchez ni a la pesadilla que le ha tocado vivir después de que le chantajearan con un vídeo de contenido sexual. Hoy sí escribo sobre su situación porque han detenido a seis personas por difundir ese archivo con el que, según el exjugador, estaba siendo extorsionado. La extorsión, la difusión del vídeo y el escándalo posterior le costó a Sánchez el puesto al frente del Málaga además del suplicio de verse como se vio. Pero Internet no es tan anónimo como algunos piensan.

El plan les ha salido perfecto

Ya no nos acordamos: entre tanta noticia irrelevante y tanta importante (como el avance de la extrema derecha en el mundo), se nos ha olvidado que acabamos de pasar una crisis que, sobre todo, devaluó nuestras viviendas. Durante la misma, curiosamente, se batió varias veces el récord de transacciones inmobiliarias sin bancos de por medio. Es decir: billete sobre billete. Hoy encontramos que el mercado de alquiler rompe todos los techos (República.com), reforzado por la burbuja de Airbnb, y que a aquellos inversores que compraron baratas las viviendas de otros el negocio les ha salido redondo.

Vox manda

Les decía en el párrafo anterior que el crecimiento de la extrema derecha es una de las noticias importantes del momento. Y no deja de serlo porque, además de crecer, hace rehenes: en Murcia (y el caso es extensible a Andalucía y Madrid), PP, Ciudadanos y Vox se plantean blindar el vergonzoso PIN parental, una iniciativa de los de Abascal. El mensaje, además de retrógrado en lo ideológico, es importante en lo político: manda Vox y sus ideas cavernícolas son las que los otros defenderán. No solo eso: harán suyas esas ideas, como hemos visto en diferentes declaraciones o tuits de los socios desde que Vox impulsó su control.

Y Herrera cobra

De momento no sabemos si la idea de fichar a Carlos Herrera para Canal Sur es de alguien Vox, del PP o de Ciudadanos, pero es lo de menos: la imagen del periodismo español casposo regresa a la televisión pública andaluza a razón de 700 € el minuto (La Voz del Sur). Como digo siempre, para parar a la derecha no hay que ser amarillo sino preciso: es la productora la que cobrará 340.000 € por 8 entrevistas. Es decir, algo repartirá, pero la parte del león, todos lo sabemos, se la llevará Herrera en lo económico… Y en lo demás, porque nadie duda tampoco de que será un programa para mayor gloria del personaje.

¿Vuelven “los bloques”?

Yo creo que, en el fondo, nunca se han ido. Y los que no llegaron para quedarse fueron los de la nueva política (y ahí está lo que queda de Ciudadanos para comprobarlo). Vinieron y se irán disolviendo generando nuevas oportunidades para el populista de turno, de izquierdas o derechas. También Vox, aunque ahora nos parezca que está muy fuerte. De hecho, acaba de pasarla a Salvini pero especialmente al partido que montó Beppe Grillo y acabó regalando el poder a la extrema derecha: en un país tan atomizado políticamente resurgen los bloques tradicionales que siempre estarán ahí por su arraigo social.

De profesión: liga por ti

Llevo mucho tiempo diciéndolo: la Internet comercial, la que usamos cada día vía Google o apps, nos está agilipollando. No ha traído nada bueno, al contrario: ocupa nuestro tiempo, desvía nuestra atención y nos apelmaza el cerebro. También nos llena de miedos, inseguridades y necesidades superfluas: lo último que me ha sorprendió al respecto es lo que han publicado en Magnet sobre las personas que gestionan tu cuenta en Tinder, es decir, que liga por ti en la popular aplicación para el folleteo y lo que surja. Hasta 2.000 dólares al mes cobra por ello. Qué viejo me hago que no entiendo nada…

El dolor es cosa suya

Arnaldo Otegi sugiere que el dolor es suyo. Por lo menos, el dolor de los presos de ETA y sus familiares que sufren, no solo largas penas a consecuencias de los actos de los primeros, también una dispersión especialmente injusta desde que la banda se rindió. “Los presos” son cosa de todos según el argumentario oficial del entorno pero cuando alguien que no sea quien lo controla hace algo, malo. Malo, sobre todo, porque puede generar dudas: ¿y si hace más por “los presos” quien no obliga a contratar a ciertos abogados o pertenecer a ciertos colectivos y quien no decide sobre los beneficios a las que se acogerán?

Primer permiso penitenciario para Cuixart

Cada salida y entrada a la cárcel de Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Oriol Junqueras o cualquiera de los presos políticos catalanes es una oportunidad para denunciar la injusticia que están viviendo. Cuixart está disfrutando de 48 horas en su casa, con su hijo de cuatro meses y el resto de su familia, antes de volver a estar recluido entre cuatro paredes por subirse al techo de un coche de la Guardia Civil y pedir a la ciudadanía que mantuviera la calma y las vías pacíficas. A eso en España lo llaman “sedición” y cuesta nueve años de cárcel. Solo se me ocurren las palabras “venganza” y “vergüenza” para definirlo.

No hay carné de aita y ama

Como hablar de los hijos de los demás me incomoda lo haré de los míos si no les importa: ¿y si mi hija o mi hijo dentro de unos años siente que le gustan las personas del mismo sexo, no quieren decírmelo, se avergüenza, se siente raro, se siente mal… Y descubre en una charla sobre sexualidad en su ikastola que no le pasa nada malo, empieza a sentirse mejor, me lo cuenta y puedo darle un abrazo para reconfortarle? Pues eso intenta impedir el PIN parental de Vox, Ciudadanos y el PP, que pretenden que los padres nieguen ese alivio a sus hijos y que los menores sigan sufriendo porque les han tocado progenitores trogloditas.

Un partido como otro cualquiera

Aunque el marketing logró convencer a muchos de lo contrario durante un tiempo, Podemos siempre fue un partido nuevo con todos los vicios de los viejos. Y ahora que pisan moqueta, que se preparen sus dirigentes, porque tendrá que gestionar la insatisfacción que existe en todas las organizaciones. Y también tendrán que gestionar esas pequeñas miserias que, generalmente, se arreglan con dinero, como el que recibirá la escolta de Irene Montero que le hacía los recados (para Montero, sus hijos con Iglesias y hasta para el perro), ejercía de chófer y le calentaba el coche, según enumeran en El Confidencial.

Ya están aquí los e-boys y las e-girls

En Magnet les definen como un “nuevo gremio” que “forma parte de la ya considerada segunda generación de influencers”. Antes lo llamábamos “tribus”: los mode, los rockers, los punkies… Y ahora, los e-boys y las e-girls que, como la descripción en el blog y su nombre indican, son una tipología de jóvenes que reinan en Internet, en concreto, en Tiktok, con una estética muy particular que mezcla lo emo, el cosplay y el hip-hop con toques de los 90 que han rescatado de las series de finales del siglo XX que se recopilan en YouTube. Pero que nadie se asuste: toda esta evolución es natural solo que ahora también digital.

Tenía que haber una razón

Siempre me he preguntado por qué nadie ajustó cuentas con “Billy el niño” en un callejón ahora que el torturador carece de su fuerza por culpa de la edad. Y por fin lo sé: estaba bien relacionado, en una empresa de seguridad que facturaba 700.000 euros mientras le pasaban soplos desde dentro de la Policía Nacional y con el apoyo del siempre presente Villarejo. Lo que me lleva a otro pensamiento: el apoyo económico y la fuerza que en España han tenido estos personajes que vienen del peor franquismo. Así que no necesito explicaciones sociológicas sobre Vox: siempre estuvieron allí y siguen estando.

La misma que hay ahora

Si de algo va sobrada siempre la extrema derecha es de chulería, precisamente porque sabe que siempre alguien les guarda la espalda. Alguien con pocos escrúpulos generalmente. Así que ya ni nos sorprende que Rocío Monasterio responda a Arturo Valls (que también le ha denunciado por su loft) de esta manera en Twitter: “Anda… un progre que manda a su manager a q compre un local comercial a nombre de una sociedad, se evita el ITP, recupera el IVA, se desgrava el coste de la obra, y lo alquila a terceros durante años, pero resulta que quería una vivienda… y 15 años más tarde, ¡ahora caigo!”.

Felisuco, en la cuerda floja

Sin Rivera ni su núcleo duro en un partido de ordeno y mando lo normal es que ahora empiecen a cobrarse las venganzas los que fueron apartados por el puño de hierro de una dirección soberbia. Y la del humorista Félix Álvarez, Felisuco, es una de las cabezas que primero rodarán porque, además, es muy reconocible. Puesto casi a dedo, con nocturnidad, con muchas dudas sobre el sistema informático de recuento y contra la afiliación de Cantabria, Felisuco mandaba algo con Rivera en la cúspide. Pero eso se acabó y en El Plural leemos que van a moverle la silla. Para lo que queda de partido…

¿El final de Gran Hermano?

Sí, yo fui uno de los que se fascinaron con el formato de Gran Hermano en su primera edición. Aunque lo del experimento sociológico solo se lo creyó quien lo decía, era claramente algo nuevo y atractivo. Podía haber terminado ahí, con un éxito sin precedentes, pero en Telecinco están para ganar dinero y si hay que estirar el chicle, lo hacen. Así llegamos a la intrascendencia, a hechos discutibles y, finalmente, a un abuso sexual que ni se detuvo ni se denunció pese a las cámaras que lo grababan todo. Todo lo sucedido no puede quedarse en anécdota: hay responsabilidades y tienen que depurarlas.

Esta tarde jugamos todos

Esta tarde, a partir de las 17:30, volveré a tener el privilegio de participar en los Reconocimientos de DEIA a las mejores iniciativas digitales de Bizkaia. Y ya van siete. Me sorprendo hasta yo. Y usted podrá verlo en Facebook, ya que se emitirán en directo (17:30 h.), si no puede acercarse al Museo Marítimo de Bilbao. Este año nos propusimos, además, un reto: centrarlo en el “gaming”, en los videojuegos, para lo que tuvimos que hacer abordar lo desconocido (para nosotros) y hacer muchas preguntas que han ido leyendo en las sucesivas entrevistas a participantes en el evento.