No pueden más

“55 palestinos muertos, incluidos 6 niños. 2.771 personas heridas, 1.359 de ellas por munición real. 130 personas en estado crítico. Los equipos médicos están sobrepasados. A los hospitales de Gaza solo les queda combustible continuar sus operaciones 7 días. NO PUEDEN MÁS”. Ese tuit lo lanzó como lo ven, con esas mayúsculas y ese desgarro incluidos, la agencia de Naciones Unidas de ayuda a las personas refugiadas después del ataque de Israel sobre población civil palestina.

La masacre que vimos todos

Ya puede tener Israel todos los aliados que quiera, que su última masacre la hemos visto todos, por desgracia. No solo imágenes sueltas en Twitter que hay que mirar con precaución para que no nos cuelen fotos de otros conflictos. En la web de Reuters podemos ver una muestra de fotos del horror, imágenes que captura Ibraheem Abu Mustafa para que el mundo las denuncie. No es el único: The Guardian pedía en su editorial a Israel que dejara de matar a civiles.

La sensibilidad de Girauta

Antes de ser diputado con Ciudadanos, Juan Carlos Girauta estaba en las manifestaciones de Madrid que señalaban a ETA como autor del atentado del 11-M. Esa teoría conspirativa, sobre todo, perjudicaba a las víctimas, y darse cuenta de ello o no es una cuestión de sensibilidad. Girauta sigue demostrando que no tiene mucha cuando después de la masacre tuitea una foto de él con el embajador de Israel en España y felicita a este estado por su 70 aniversario. “Luz para las naciones”, tuitea.

Eurovision como cortina de humo

Da la casualidad, o no, de que esta lluvia de muerte sobre palestinos ha coincidido con un éxito musical a nivel europeo de Israel. Miguel Ángel Puente tuiteaba así: “Israel gana Eurovisión con una canción contra el bullying mientras su ejército masacra a 59 seres humanos. Y Europa aplaude la cancioncita mientras mira para otro lado con la barbarie. Vergüenza de mundo…”, y lo hacía con toda la razón: son muchos los que ignoran el asesinato y veneran los fuegos de artificio del fin de semana.

Sí, tiene que ver

Por supuesto que ambos elementos se pueden relacionar. La también periodista Yolanda Álvarez lo resumía magistralmente en Twitter: “El Estado de Israel contrata publicidad en la ‘app’ gay de contactos Grindr para que Netta, su concursante, gane el festival de Eurovision. También pagó 12 millones de euros para que el Giro de 2018 arrancara en Jerusalén: marketing para tapar la ocupación”. Pero no solo la ocupación: las 60 muertes no pueden tener tapadera.

“Que pidan perdón a los catalanes”

Es evidente que a Albert Rivera le va bien diciendo burradas. Así que seguirá haciéndolo. ¿Para qué cambiar cuando en España parece que están dispuestos a comprar políticamente cualquier barbaridad o enormes contradicciones? Como bien señala Jesús Barcos en Twitter, ahora asegura que los independentistas tienen que pedir perdón a los catalanes como condición para levantar el 155. Como si fueran de ETA, como si él fuera el portavoz de las víctimas.

Los que restan en Catalunya

Beatriz Talegón resta a la causa independentista catalana. Y como ella, los periodistas y políticos ávidos de atención que actúan como paracaidistas y rescatadores de catalanes que, si les dejan (si les deja Puigdemont), se sacan solos adelante, como han hecho siempre. Ahora, Talegón difunde un vídeo en YouTube de una indocumentada que asegura que Rajoy ha abusado de menores. Sin pruebas, ¿para qué? Y Talegón, ojo, es periodista. Qué poca vergüenza. Qué poco suma.

Se caen las caretas

Beppe Grillo fue la punta de lanza de una “nueva izquierda” que en otros países de Europa fue llegando después. En España, la figura del humorista metido a político era ensalzada por quienes le veían como un modelo para esa izquierda ascendente. Grillo no solo se ha mantenido: hoy lidera la política italiana. Pero aquí cambia la historia: acaba de unirse a la extrema derecha de su país para gobernar, los antiinmigración, como recordaba Ane Irazabal en Twitter.

No eran terroristas, estaban borrachos

Después del policía nacional de paisano agredido en Córdoba por ser policía y los siete guardia civiles fuera de servicio apaleados por cuarenta personas por ser guardia civiles en Algeciras, me reafirmo: el mensaje que recibimos en las comunidades vasca y navarra es que aquí una agresión a un agente de la autoridad sin uniforme es terrorismo. En España es una paliza o un linchamiento de narcotraficantes (ya serían trapicheadores) borrachos. Y con plena colaboración de los medios españoles.

Os la cuelan (II)

Ayer me quejaba por el modo en el que tantos colaboraban en el lavado de cara de Israel, vía Eurovisión, el mismo fin de semana en que ese estado bombardeaba Palestina. Hoy añado el tuit de Agustín Fernández Mallo: “Eurovisión, para soñarlo: pastiche de lo peor de todos los tiempos. Del refrito étnico-ruralista a la peor música disco, pasando por la música ligera de USA europeizada, balada rock acaramelada y -los más avezados- copian al peor Coldplay. Espejo de geopolítica europea”. Y concluye: “Israel ganando Eurovisión con una canción antibullyng es un chiste de los buenos”.

Alguien tiene que decir “basta”

Carles Puigdemont señala a su sucesor, saltándose cualquier mecanismo de consenso entre quienes van a votar a su favor. Quim Torra almacena desprecios en tuits y textos muy desacertados y fácilmente utilizables por quienes están deseando descubrir a un xenófobo. Además, insiste en lo que es imposible: no hay república catalana y menos la habrá con él. Lo único que hay es desgobierno y una intervención que urge revertir. Y en Euskadi algunos aplauden todo esto.

Intolerable

Por desgracia, me toca insistir: es intolerable que en Euskadi hoy haya todavía carteles y pintadas dando las gracias a ETA y asegurando que sus miembros son “gudaris”. No sé si esos mensajes son fruto de la ignorancia, la manipulación o la necesidad de creer que tanto sufrimiento ha servido para algo, pero sí sé que necesitas mucha ignorancia, mucha manipulación y mucha necesidad para llegar a hacer la pintada. No le debemos nada a ETA. Nada.

Sin palabras

Sí, solo me vale un “basta” ante la huida hacia delante de Puigdemont y Torra. Sí, me parecen intolerables los “eskerrik asko” a ETA. Y sí, me quedo sin palabras ante el enlace que ha puesto Eider Hurtado en Twitter: un reportaje de La Vanguardia sobre las víctimas de ETA no resarcidas por el estado. Entre ellos, una madre y un padre de dos hijos en Hipercor e incluso la propia Pilar Manjón han dejado de ser consideradas (e indemnizadas) como víctimas porque no estaban en el atentado.

Grave y peligroso

Sigo con las denuncias y con mi indignación galopante: Josep Miquel Arenas, conocido como el rapero “Valtonyc” tendrá que ingresar finalmente en la cárcel. No, no es solo por una canción y porque se haya metido con el Rey. Es por referencias sangrantes a diferentes sectores, incluso a víctimas de ETA, y hacer el caldo gordo a ETA. Pero eso no es motivo para que nadie vaya a la cárcel. El mal gusto de Valtonyc no debería de ser delito, pero lo es en una España que no deja de sorprendernos.

Os la cuelan

Miren, sí. No se trata de ser soberbio ni de ir de listo por la vida. Se trata de tener cierta sensibilidad. La victoria de Israel en Eurovisión no puede ser celebrada ignorando que ese país está en una guerra abierta contra Palestina y este mismo fin de semana ha habido un bombardeo israelí. ¿Tiene la culpa la representante en un concurso musical de la política bélica de su gobierno? Pues cuando el mensaje es además contra el acoso y abuso (a las mujeres), sí tiene pecado.

Y debatieron

20170516_debatieron

Pedro Sánchez perdió el debate entre candidatos a secretario general del PSOE, que algunos seguimos atentamente, huérfanos de campaña como estamos. Sánchez se enrocó en su propio pasado en vez de ilusionar, que era lo suyo. A López ser el mejor dialécticamente (se mueve bien con grandes palabras e ideas optimistas) solo le sirve para que Díaz justifique que le recoloque generosamente. Y la andaluza ganó simplemente porque es la favorita y no perdió.

Germán Yanke, el enemigo íntimo

No le conocí personalmente, solo como oyente y lector, y evidentemente las ideas de Germán Yanke no coincidían con las mías. Pero después de su fallecimiento, triste, como siempre que se va alguien antes de tiempo, estoy comprobando que más allá de sus ideas, Yanke era respetado y estimado. Ryszard Kapuściński dijo que “para ser un buen periodista es necesario ser una buena persona”, y este bilbaíno parece que cumplía. Incluso Andoni Ortuzar en Facebook descubría una relación personal próxima.

Una pena

La salida de Gorka Iraizoz del Athletic es una pena. Pero, vale, lo aceptamos: hay exceso de porteros solventes y en un club como el rojiblanco las opciones de futuro ayuda a tomar decisiones. Pero el modo en el que se marchó, con el campo medio vacío, no es justificable. Urtzi Jauregibietia lo expresaba mejor que nadie: “San Mamés nunca ha sido campo de gran animación pero si de conocimiento y reconocimiento, espero que no estemos perdiendo esto último…”.

Nos han ciberatacado mundialmente

Esto iba a suceder antes o después. Y parece que, además, el ataque no ha acabado. También es bastante probable que este sea solo el primero, pero lo que es seguro es que no sabremos cuál ha sido realmente el alcance para no dar alas a otros hackers. Tampoco sé si creerme que la compra de un dominio por 10 dólares pudo parar su propagación, ya que este tipo de relatos siempre surgen desde que Internet es una herramienta generalizada. Simplemente, es el tiempo que nos ha tocado vivir.

España en Eurovisión. Y en Twitter

No lo vi ni lo seguí en Twitter, pero la derrota abultada de España en Eurovisión, desde luego, ha sido uno de los temas del fin de semana en esta red social. Lo que sí quiero es recordar una vez más lo que supone realmente esta herramienta: se trata de un juego que, sí, lo usamos para ver qué opinan algunos. Algunos que no son todos, ni siquiera la mayoría. Twitter es útil sobre todo para comentar lo irrelevante y nos empeñamos (yo, el primero) en elevarlo hasta donde no toca.

Maroto, el eurofan

20160517_maroto

Tendría hasta guasa que en El Español hayan colocado la noticia en la sección de “corazón”, pero el asunto es serio: Javier Maroto, condenado el viernes por el ‘caso San Antonio’, decidió pasar el mal trago en Estocolmo, nada menos que durante tres días de fiesta, lo que duran los actos convocados por Eurovision para los fans VIP. Sin formar parte de delegación alguna, también disfrutó de la gran celebración final. Porque la tristeza y la culpabilidad son para los pobres.

Otegi también se pasa a la política-tuit

Pasamos de la “política-pop” que quiso instaurar Basagoiti en Euskadi, con perfiles como el de Maroto, a la política-tuit que en España está arrasando y a la que se ha sumado Arnaldo Otegi. Por supuesto, me parece bien que haya contestación a los mensajes bonistas sobre la familia del domingo de Alfonso Alonso, condenado el viernes junto a Maroto. Pero las formas importan, y Otegi apostó por un tuit de respuesta con un mensaje que hubiera firmado Monedero o cualquiera de sus fans.

Hoy, la política es la tele

Pero Twitter, pese a todo, solo son fuegos de artificio, el “a más, a más” de la política espectáculo en la que el contenido es lo de menos. Lo que de verdad importa a quienes mejor se mueven en los shows políticos actuales es la televisión: por eso LaSexta convirtió la Plaza del Sol en un set de televisión la noche del 15-M. “Detalle” que sirvió a quienes se proclaman sus herederos políticos desde el escaño, pero que no gustó a todos. Mi admirada @andina supo fijarse en un cartel que se podía ver en televisión: “La plaza no es un plató”.

Igual hay esperanza todavía…

Somos muchos los que profesamos admiración por Daniel Innerarity y que celebramos su paso adelante hacia la política en su momento. Paso, decisión, compromiso que ahora se refuerza con su candidatura al Congreso de los Diputados desde GeroaBai, en la repetición electoral del 26-J. En Facebook y Twitter, “un grupo cívico, transversal y estatal, de apoyo a Daniel Innerarity” ha decidido apostar por el filósofo e implicarse en su campaña. Ongi etorri.

Un robot de papel en tu estómago

No es ciencia ficción, “solo” es ciencia: el MIT, la Universidad de Sheffield, y el Instituto de Tecnología de Tokio se han unido para desarrollar un robot minúsculo que se podría tragar como una cápsula y, una vez en el estómago, podría desdoblarse siguiendo las técnicas del origami oriental para empezar a trabajar. Por ejemplo: sujetarse a objetos tragados que se pegan a la pared del estómago para soltarlos y que salgan con normalidad, sin necesidad de intervención, o curar heridas internas. Este futuro sí nos gusta.