El olor a parroquia quemada por la mañana…

Parafraseo esta línea de guion de Apocalipsis Now porque lo que están haciendo Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado es dramatizar y montarse una película con las parroquias de Madrid que van a arder, como en el 36, después de la exhumación de Franco (y cuyo ataque con antorchas ellos evitarán desde el gobierno). Solo falta que alguien de Vox diga una necedad mayor al respecto en concurso al alarmismo que han montado las derechas de Madrid. Por cierto, ninguno ha recordado que si en el 36 ardieron parroquias igual fue por el papel de la iglesia madrileña durante el golpe de Estado de Franco.

Están desatados

Si te entran remilgos por la exhumación de Franco y te pones quisquilloso es que eres franquista. Ya vale de tanta tontería. Y lo que estamos viendo es que hay muchos, muchísimos, y que cada vez se esconden menos o, directamente, se desatan más: un grupo ultraderechista ha desalojado una sala de cine en Valencia y ha evitado la proyección de “Mientras Dure la Guerra”, de Alejandro Amenabar, con gritos de “arriba España” y “viva Cristo rey”. Según la noticia en El Plural, estos ultras pertenecen al grupo España 2000 y no consta que haya habido detenciones ni siquiera toma de datos a los boicoteadores.

Y no pasa nada

La semana en la que un coronel del ejército español que recibió 120.000 € por traficar con hachís ha sido exculpado porque el delito ha prescrito y en la que el ministerio de Defensa ha anunciado que no tomará medidas contra los legionarios que estaban en una terraza con unas cervezas y sus rifles en el suelo, nos enteramos de que el agente de la Policía Nacional que entró borracho a un Gambrinus en Ourense empuñando su arma y amenazando: “Os voy a matar a todos”, tendrá que cumplir solo “dos meses de trabajos en beneficio de la comunidad” (La Voz de Galicia). Vaya España les está quedando…

En Tabarnia descubren el nacionalismo irlandés

¿Cómo llega España a este punto? Dando aire, cuando no recursos, a medios como Libertad Digital o EsRadio, y a periodistas como Federico Jiménez Losantos, que amenazan, agreden verbalmente o ríen las gracias de Boadella con inventos como el de Tabarnia, un engañabobos en toda regla. Solo cabe esa calificación cuando, agárrense, desde la cuanta “oficial” del territorio inventado este de nacionalistas españoles en Catalunya, anuncian que hay un movimiento que quiere unir el norte de Irlanda con el resto de la República. Como lo leen: acaban de descubrir el nacionalismo irlandés.

Es su momento

2019 y en España la extrema derecha está de dulce: los ultras declarados no se esconden y nadie les impide realizar sus acciones, los franquistas se disfrazan de modernidad y tecnología, los más tontos son aplaudidos desde medios alimentados por potentes empresas dirigidas por ultraconservadores… Y en este contexto, Rosa Díez también resurge. ¿Casualidad? Que responda ella, que se deja querer mientras Casado le ronea: según El Independiente, el líder el PP quiere que la ex del PSOE y UPyD vaya en sus listas por Madrid. Por Euskadi, no, que ya saben (y ya sabemos) lo que pasa…

El mejor tuit de Rufián

Cuando Gabriel Rufián tuiteó esto: “El que crea que le humillan por no tener un Ministerio que vaya a la cárcel y se lo diga a Carme Forcadell. Si ella estando donde está y enfrentándose a los que se enfrenta apuesta por la palabra y la política, la pregunta es por qué otros no. No aceptamos ni media lección”, no tiraba de ironía ni de sarcasmo, y mejoró. Su exigencia para que Sánchez e Iglesias apuesten por el diálogo y la política es la de todos. Y también tiene razón en que quien no es capaz de entenderse con quien debe hacerlo por un bien común no puede dar lecciones a nadie. A algunos les sobra chulería y les falta humildad.

Sí, desmoviliza

Llevo días apuntándolo: Sánchez e Iglesias están montando todo este lío para disputarse a un puñado de votantes que se considerarán los de la verdadera izquierda. Juan Soto Ivars lo escribe en Twitter mejor que yo: “La guerra de Sánchez e Iglesias es suicida por este motivo: es un espectáculo sólo apto para fanáticos de cada partido, que son los que les aplauden. Al resto, a quienes votamos porque algo hay que votar, nos lanza el mensaje de que no lo hagamos. Si, total, luego malogran todo”. A ese voto duro de izquierdas hay que sumar el de derechas: Casado recuperará a costa de Abascal y Rivera. No hay más cera.

La oligarquía, tú

En general, la segunda repetición electoral consecutiva solo viene bien a PSOE y PP. Pero cuidado, que Vox puede perder votos (alguno recuperarán los de Casado) pero ganar relevancia. Un partido que se desinfla por los pinchazos de sus propias contradicciones, como buena agrupación populista: Iván Espinosa de los Monteros tuiteando que está enfrente de las oligarquías es un chiste en sí mismo. Él, que lo tiene todo en la expresión “rancio abolengo”, el del casoplón sin licencias ni pago a proveedores que después de una sentencia desfavorable clama contra todo y todos, dice que la oligarquía somos los demás.

Sus socios no están mejor

En el gobierno de Madrid tiene un buen lío entre los partidos que lo sostienen. Lío que, además, han trasladado a Twitter. Lucía Méndez, de El Mundo, comentaba la imposibilidad de que Ciudadanos quiera estar en gobierno y oposición al mismo tiempo: el vicepresidente, Ignacio Aguado, apoyará una comisión de investigación a la presidenta, Isabel Díaz Ayuso. Como respuesta, Miguel Ángel Rodríguez (rescatado por la Comunidad como asesor, según Antonio Maestre) denunciaba que la Asamblea de Madrid diera un contrato de más de 100.000 € al padre de Aguado, “por la cara”. ¡Pues tiene buena pinta el tema!

Megamachismo

Este fin de semana hemos disfrutado de la primera jornada de la Liga Iberdrola, y hemos podido comprobar que cada vez es más fácil acceder a crónicas y resúmenes. Avanzamos. Pero no todos los pasos son firmes: los clubes necesitan dinero para profesionalizar a las jugadoras, los staffs y hasta los equipamientos, pero no todas las fuentes de financiación suman. Lo que ha hecho el Manchester City no tiene nombre, poniendo a sus jugadoras a anunciar detergente para la ropa. Que sí, que lo importante es atraer a las marcas y su inversión publicitaria, pero algunos micromachismos son tan evidentes que dejan de ser “micro”.

24 años de cárcel por ejercer su libertad

El feminismo entendido como una guerra, la equiparación entre personas y animales, el desprecio por elementos químicos desde los conservantes hasta las vacunas, o el ejercicio de la libertar por medio de la ropa interior y la higiene corporal son debates que no entiendo. Me hago viejo, sí. Pero también leo con indignación noticias como esta en El Confidencial: “Condenada a 24 años por salir a la calle sin velo en Irán: la acusan de prostitución. La mujer protestaba contra la obligatoriedad de la ley del ‘hijab’”, mientras leo también argumentos sobre que llevar el velo en occidente es un signo de libertad de las mujeres musulmanas.

Mientras tanto…

Y mientras algunas (porque son mayoritariamente mujeres) pierden energía y tiempo defendiendo lo que parece indefendible, algunos (mayoritariamente, hombres) aprovechan cada línea para intentar colárnosla. Por ejemplo, Santiago Abascal pretende que nos creamos que los terroristas islamistas que hay en Europa han llegado al continente como refugiados por el Este o en patera por el Sur. ¿De verdad alguien piensa que un terrorista va a pasar por todo eso para atentar? Los terroristas llegan en avión, o en coche, como mucho. Algunos malintencionados llegan al Congreso con chófer, y eso también es muy peligroso.

También machistas

No voy a dejar que termine la semana sin mencionar la entrevista en la que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, de Ciudadanos, criticaba las leyes de Paridad y ponía nombres (Bibiana Aído y Leyre Pajín) a los fracasos femeninos en política, según él. Guillermo Zapata en Twitter le atizaba duro y con motivo: el machismo que rezuma su argumento es tan evidente como asqueroso, porque considera que no hay mujeres preparadas para la política y que si se mide únicamente la valía es normal que manden los hombres. Todo esto con el apoyo de Vox, por cierto.

Algo bueno

Tampoco quiero que termine la semana sin presentarles (si no le conocen ya) a Adam Scotti, “el Pete Souza canadiense”, según Photolari. Les hablo del fotógrafo de Justin Trudeau, al que todos miramos con admiración y cierta envidia desde que Souza decidió abandonar la Casa Blanca de la mano de Obama, al que ha convertido en un icono. Sus fotos durante la cumbre del G7 son extraordinarias, como todas las que muestra, pero la cercanía de Biarritz nos ha permitido prestarle un poco más de atención. Personalmente, admiro a los equipos que detectan y potencian el talento (y la propia imagen) de esa forma.

El circo, como nunca lo hemos visto

Pongo como ejemplo una web deportiva pero, en realidad, todos tenemos parte de culpa por haber convertido en un circo el fichaje de Neymar. Por lo menos, también los que estamos todo el día contando qué pasa en las redes sociales: el brasileño parece que ha mandado mensajes por medio de “likes” en las cuentas en Instagram de jugadores del Barcelona o empezando a seguir a otros del Real Madrid. E incluso los que hemos criticado la sobreinformación o el interés ilógico por un mal deportista rodeado de intermediarios hemos hecho este circo más famoso, más visitado y más deseado. ¡Que termine ya!