La frase de Biden

El atropello a Quim Torra y los excesos de Isabel Díaz Ayuso o Pablo Casado van arrinconando al resto de temas, incluso las noticias sobre la afección de la pandemia más allá de Madrid y de la crisis global. También temas importantes como, por ejemplo, las elecciones en EE.UU., donde Donald Trump puede ser reelegido o bloquear la sucesión, que sería gravísimo. Las crónicas del primer debate electoral son coincidentes: un espectáculo lamentable en el que Biden tuvo un momento para la posteridad mandando callar al presidente. La frase: “Will you shut up, man” ya está estampada en camisetas contestatarias.

Más sobre Madrid

Es profundamente injusto que la Comunidad de Madrid quiera imponer a otras ciudades las medidas que necesitan para frenar la expansión del coronavirus. Lo es porque, por ejemplo, en los territorios vascos del sur las cifras de positivos se basan en muchas más pruebas. Sin embargo, “Madrid deja de hacer test a contactos estrechos de personas positivas si no son convivientes, sector vulnerable o tienen síntomas” (Eldiario.es). Así se escaparán los asintomáticos pero, ¿qué más da? Lo importante es bajar la curva y si para eso hay que dejar de hacer pruebas, se deja de hacer y punto. Trumpismo puro a la madrileña.

También es nuestra responsabilidad

Isabel Díaz Ayuso lo está haciendo mal. De eso no hay duda. No hay ni un indicio (y los datos que ofrecen resultan dudosos) que indique lo contrario. Pero salir de esta también es cosa nuestra, no podemos señalar constantemente a los gobiernos y, mientras actúan, esperar o, lo que es peor, ser descuidados e inconscientes. Este tuit de El Mundo es descorazonador: “Sólo uno de cada tres vecinos citados de Vallecas ha acudido a hacerse el test”. Sí, habrá muchos casos justificables, pero son dos tercios los que no han acudido, y ese porcentaje también es reprochable a la responsabilidad individual.

Un dato importante

A Isabel Díaz Ayuso le ha estallado Madrid entre las manos. Exactamente igual que a todas y todos los presidentes sus gobiernos. El problema es que Madrid viene siendo el laboratorio de políticas liberales del PP, basado, sobre todo, en la capitalidad. Gracias a ella ha atraído recursos humano y de los otros, desbaratando posibilidades de desarrollo en otras regiones. Cuando Díaz Ayuso decía que Madrid era España igual se refería a que ha absorbido riquezas del resto de España. Este titular es de esta semana en El Periódico de Aragón: “Madrid aglutina el 44% de la fuga de empresas de Aragón desde el 2015”.

Y otro trágico

El principal problema de Madrid es la inacción: el gobierno autonómico no ha hecho ni lo más básico. Ni poner gel hidroalcohólico en las estaciones del metro o cerrar el hipódromo, donde se juntaban jóvenes a beber y a apostar en plena pandemia. Así se explica el gráfico que Alberto Sicilia ha mostrado en Twitter, junto a esta descripción: “La segunda ola llegó antes a Cataluña, pero en agosto se pusieron las pilas y consiguieron estabilizarla. En Madrid no se tomaron medidas y se escapó de control”. Y este es el resultado: café amargo para todos para que Madrid entre en razón porque no ha querido hacerlo antes.

Intolerable

Este tuit de Isabel Díaz Ayuso no solo es vergonzante, en medio de una pandemia y al inicio de una crisis económica devastadora resulta intolerable: “Todo mi apoyo a la policía, profesionales que siempre arriesgarán su seguridad en cumplimiento del deber y por todos los ciudadanos, empezando por los barrios más humildes. Estos altercados contra nuestras medidas sanitarias están apoyados políticamente al más alto nivel”. Y lo ilustraba con imágenes de agentes agredidos en Madrid. ¿De qué va? ¿Qué pretende? ¿Por qué no se deja de tuits y pulsos y se pone a hacer lo más básico contra el coronavirus?

Lo básico, sí

Cuando el 22 de septiembre el gobierno de la Comunidad de Madrid colocó dos dispensadores de gel hidroalcóholico para la puñetera foto también se sacó el selfie de la desvergüenza: no han hecho nada, ni lo más básico, contra la pandemia. Otro ejemplo: el hipódromo de Zarzuela se ha puesto tan de moda que hasta lo saca El País en su edición del sábado porque al ser considerado casa de apuestas y no espacio deportivo, la chavalada va a beber, jugar y juntarse. Un planazo para los más inconscientes y un retrato para los incompetentes: en la comunidad de Madrid no han tomado ni las medidas más sencillas y lógicas.

Sus prescriptores ya avisaban

El caos en la capital se veía venir: la máxima dirigente ya mostraba de qué pasta estaba hecha y de quién se rodeaba (eligió como jefe de gabinete a Miguel Ángel Rodríguez antes de la pandemia), y los prescriptores que defendían al gobierno de la comunidad y la capital también avisaban. Carmen Lomana tuiteba el fin de semana: “¡Hoy Madrid estaba como en sus mejores tiempos! ¡Restaurantes, tiendas, calles, terrazas llenas de gente de todos los lugares de España! ¡Gracias por venir! Gracias por arroparnos y no hacer caso a tanto panfleto vacío del Gobierno que quiere cargarse la Comunidad de Madrid”.

¿Y el jefe?

No creo que la ciudadanía de Madrid eligiera a Isabel Díaz Ayuso para gobernar Madrid, sino al PP. En la mayoría de las ocasiones son las siglas las que reciben los votos y la ciudadanía supone que los candidatos responderán a un perfil predecible. Pero la presidenta de la Comunidad es mucho más disruptiva de lo que esperábamos todos, incluido Pablo Casado, responsable de este error (como el de Cayetana Álvarez de Toledo o Dolors Montserrat). En vez de actuar, Casado hace declaraciones vía Twittter como presidente “wannabe” y da cortes tan constructivos tanto como: “Viva España, viva el Rey”.

El gran resumen

Jorge Matías ha resumido en Twitter la situación mucho mejor de lo que yo seré capaz: “Lo peor de todo lo de Madrid es que la actitud del gobierno de la CAM es meramente ideológica. No dan su brazo a torcer porque eso sería admitir que el proyecto ultraliberal iniciado hace más de 25 años es un puto fracaso de principio a fin”. En efecto: el PP ha gobernado con el viento a favor y sobre ríos de dinero que nacían de la capitalidad. Pero en cuanto las cosas se han puesto feas se han visto las costuras y la acumulación de desastres: rebajas en impuestos, gestión “a lo txoko”, y más privilegios a los privilegiados.

Sí, el dinero se acaba

Más personal sanitario, más docentes, incremento de las pensiones, subvención a la cultura, sostenimiento de los ERTE, ayudas a los autónomos, ¡y nada de congelación al funcionariado! El otro día, en el Teleberri, también salió una persona preocupada porque haya recortes en los fondos asignados al cuidado de gatos abandonados. Y todo esto, en medio de una pandemia mundial que consume recursos ingentes en Sanidad. ¿Qué hacemos? Porque el dinero no se puede mandar a imprimir y listo. Toca amarrarnos al palo mayor porque viene tormenta y ser solidarios, lo que parece casi imposible en estos tiempos.

La cara dura de Ayuso, no

La que parece interminable, sin embargo, es la cara dura de Isabel Díaz Ayuso, cuya gestión ha generado una situación sanitaria (y económica derivada) gravísima en la Comunidad de Madrid. Tal es el caos que PP y Ciudadanos, socios de gobierno con el apoyo de Vox, se vieron obligados a pedir ayuda al ejecutivo central, de PSOE y Podemos, a ver si entre todos salen de esta. Pero ni los más arriesgados fueron capaces de predecir lo que diría Díaz Ayuso en rueda de prensa: “El Covid trae necesidades aparejadas, como los problemas de delincuencia, okupación y los de los menores no acompañados”. (Huffington Post).

Si todo va mal, saca la bandera

Hay dos maneras de ser nacionalista: la de quien construye País empezando por pagar impuestos y terminando por gestionarlos, y la de quien saca la bandera para tapar sus desbarajustes. Pues bien, hasta once enseñas españolas y otras tantas de la Comunidad de Madrid contaron detrás de Sánchez y Díaz Ayuso, que tuvo el rostro de decir también: “Madrid es de todos. Madrid es España dentro de España. ¿Qué es Madrid si no es España? No es de nadie porque es de todos. Todo el mundo utiliza Madrid, todo el mundo pasa por aquí. Tratar a Madrid como al resto de comunidades es muy injusto a mi juicio” (SER).

De la fascistoide a los fachas

Gorka 5.81, un usuario de Twitter, recordaba el pasado domingo que, la madrugada del 21 de septiembre de 2008, ETA atentó contra la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa. 100 kg. de Amonal dejaron 18 heridos, 5 de ellos incapacitados de forma permanente y una joven de 15 años vive desde aquella noche con una placa de titanio en su cráneo. 425 viviendas fueron afectadas. En 2004, en la misma comisaría intentaron quemar vivos a varios agentes. Hoy, quienes apoyan a los fascistas que cometieron estas barbaridades pretende darnos lecciones de Derechos y Humanos. Y otros les blanquean a cambio de un escaño.

No, no me alegro

A quien abandona el Athletic, aunque deje una millonada o lo haya hecho eligiendo un buen momento, supuestamente, solo le deseo una cosa en su vida futbolística: intrascendencia. Escribir esto me ha costado algún sartenazo que otro en redes sociales, pero no puedo evitarlo: el Athletic saca el hooligan que hay en mí. Lo que no deseo a nadie, ni siquiera a quien abandona San Mamés, es escarnio. No disfruto viendo cómo otra persona lo pasa mal. Prefiero, simplemente, dejar de ver a esos jugadores y a esas jugadoras que creen que abandonar el club más especial del mundo es crecer.

«El Burger King»

El título de la foto no es mío (y lo lamento, porque es brillante), es del popular tuitero Sr. Jimvill. Y lo clava: en la revista Paris Match hemos visto la foto de Juan Carlos I preparando una barbacoa junto al hijo de Corinna Larsen (antes conocida como Corinna zu Sayn-Wittgenstein), con la gorra hacia atrás, unas buenas ojeras, un bañador amarillo fosoforito, la camisa abierta y unos náuticos. Lo que viene a ser un tío enrollado que intenta ganarse al hijo de la mujer a la que se camela con un buen fajo de billetes saudíes en el bolsillo. Ojo, no seré yo el que le llame viejo verde. Vamos a dejarlo en campechano, lo que ha sido siempre.

No se pagó ni la contadora de billetes

Hace solo unos días que hablábamos de que, que la familia real careciera de propiedades tenía que entenderse como que nosotros les pagamos cada residencia y despacho. Las y los de todos, hermanas y madre de Felipe VI, incluidas, por supuesto. Ahora sabemos que entre 2009 y 2015 la Casa Real compró una contadora de billetes y tres cajas fuertes. O lo que es lo mismo: se lo compramos nosotros para que Juan Carlos I, entre barbacoa y barbacoa, contabilizara y guardara el dinero saudí que ni siquiera declaró. No es un detalle: es la muestra de la desvergüenza y de cómo el Jefe de Estado trataba a España.

Gol de Sánchez

No de Hugo, sino de Pedro: el presidente español ha marcado un gol a Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, y de paso, al PP y a Ciudadanos, ofreciéndose para mediar en la gravísima crisis sanitaria madrileña y accediendo a hacerlo en la sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. La foto de Sánchez entrando a las dependencias de Díaz Ayuso puede ser letal para la presidenta que se ve sobrepasada y necesitada de que el socialista ponga orden en su caos. Esa va a ser la foto. Y Sánchez tiene todo el derecho del mundo a rentabilizar su ayuda igual que el PP, irresponsablemente, ha intentado rentabilizar la pandemia.

Y gol de Hugo

Esta vez es Silva, y no Sánchez, el que remata: el actor ha pegado un corte merecido y certero a Santiago Abascal en Twitter. Uno no sabe si imaginarse al propio Hugo Silva o al personaje de Paccino respondiendo: “No me consta” a un tuit del de Vox mezclando El Ministerio del Tiempo, Stalin y el coronavirus. Una chorrada como un templo, propia del cuñado que solo le OK Diario, que obtuvo una respuesta a la altura en forma de compromiso contra el fascismo… Y las tonterías. Llevo tiempo advirtiendo de que Silva no está suficientemente valorado como actor y persona. Ahora estoy más seguro de ello.

Goool… De los de siempre

He empezado la columna hablando del patrón del Bribón, he usado símiles futbolísticos y ahora la termino juntando las dos cosas: el beneficio de algunos (unos pocos) que saben aprovecharse de la inflación que existe en el mundo del fútbol. Un 25% de cada traspaso va para los representantes, según leemos en Magnet. Y el célebre Jorge Mendes es el máximo exponente pero no el único de este modelo de negocio: la oficina de representación ahora es global y ofrece asesoría también de inversión del dinero al jugador o de imagen, además de gestionar todos los contratos deportivos o publicitarios.

Correcto

La fiscalía alemana se plantea iniciar un proceso judicial contra una “supercontagiadora” del coronavius. Una mujer estadounidense que, teniendo que estar en cuarentena, y con fiebre y tos, primero acudió a trabajar y, después, a diferentes locales de hostelería. Porque la vida son dos días y uno no vas a pasarlo confinado, ¿no? El caso me parece interesante y la intención de la fiscalía, la correcta. Muy cerca hemos visto a una socorrista llevar a su hija a la ikastola y hacer surf después de dar positivo. Pero hay más casos desconocidos de gente que se salta la cuarentena y pone en riesgo a los demás. ¿Sin castigo? ¿Por qué?

Más gasto, ¿menos impuestos?

Isabel Díaz Ayuso se queja de que percibe una campaña de desprestigio contra su persona. Personalmente, creo que los mejores cronistas, analistas y columnistas deberían de darle más caña por sus ocurrencias. Algunas, incluso, presentadas como serias: su anuncio de bajar el IRPF en todos los tramos (lo que beneficia, sin duda, a por quien más tramos tributa) en plena pandemia es populismo chusco, porque lo que ahora necesitan los gobiernos es liquidez, y proveer y ejecutar gasto. ¿O su plan es quedar bien con sus votantes de derechas y cuando se quede sin pasta hablar de otras comunidades como la vasca?

Estupenda noticia

No solo es buena la noticia de que la fundación Francisco Franco se vea amenazada, es estupenda que lo que se planteen sea su salida de España. Si finalmente se culmina su ilegalización (que llegaría cuarenta años tarde) y lo hacen podrán comprobar y podremos ver cómo les va fuera de España. Supongo que tendrían que cambiar el nombre y el objeto de la fundación para ser acogidos por otro estado, y que lo venderían como una gran noticia de que la libertad es posible fuera de la España democrática, pero ese sería su gran fracaso. Un fracaso que, además, quedaría por fin visible a todas y todos.

¿Aramburu plagia, se inspira o pasa de todo?

Las torturas que Fernando Aramburu describe en Patria parece que siguen dándole dolores de cabeza: de la supuesta equidistancia del cartel que le obligaron a escribir un post en su blog, a la comparación de varios pasajes del personaje que las recibe con las de la biografía del miembro de ETA, Iñaki Rekarte, “Lo difícil es perdonarse a uno mismo”, escrita por Mikel Urretabizkaia. Parece claro, por lo que leemos en El Diario, que Aramburu, por lo menos, se inspira en lo que cuenta Urretabizkaia, y que no quiso acercarse a un miembro de ETA para documentar un libro con más sesgo a cada detalle.

Samuel L. Jackson me representa

Como siempre que el facherío se desata el euskera es atacado. Nada que no hayamos leído miles de veces antes: que es un idioma inventado por Sabino Arana, que nadie lo habla y que no sirve para nada, y menos para nada actual. Pues bien, Samuel L. Jackson ha demostrado que es útil para mandar “popatik hartzera” a Donald Trump. Y de paso, a todos los que son inspirados por Trump, que son esos mismos fachas hoy desatados que atacan todo lo que no comprenden como el euskera o que, simplemente, alguien sienta como suya una lengua que no sea el castellano de España. Pues eso, que les den.