El carrito del helado

Llevábamos días viendo avisos de comportamientos extraños hasta que Mariluz Congosto ha publicado un esclarecedor hilo en Twitter: una serie de perfiles de nueva creación (todos de chichas jóvenes) han abalado llamativamente la acción del Gobierno y criticado a la oposición. Pero tanto el origen como la evolución de la campaña hacen pensar a esta investigadora que se trata de elementos capciosos, “de falsa bandera”, como dice Congosto, que podrían hacerse pasar por próximos al PSOE para luego virar y arrastrar seguidores. O eso, o es una campaña tan burda del PSOE que puede volvérsele en contra.

Nos dotamos de protección contra los bulos, ¿o no?

Es significativo lo que han hecho notar en Vozpópuli, que parece que ha emprendido, como la mayoría de medios, una carrera por el amarillismo que no lleva a la profesión a ninguna meta pero sí a cualquier precipicio. En este digital destacan que el grupo parlamentario de Podemos ha registrado una iniciativa para detener los bulos en Internet… Basada en una ley que el mismo grupo hace solo un mes intentó reformar y limitar en nombre de la libertad de expresión. La pregunta que hoy se decanta es: ¿nos dotamos de protección contra los bulos con todo lo que eso conlleva? Entonces, habrá que ser remangarse.

¿Y contra el virus?

Estoy de acuerdo con Marta García Aller en que resulta hipócrita clamar por la privacidad en tiempos del coronavirus cuando ya hemos renunciado por nuestra salud a la libertad de movimientos. De hecho, en el mismo digital, El Confidencial, explican cómo Google usa nuestras búsquedas y la posición de nuestro móvil para conocer cómo nos movemos y de qué nos preocupamos. ¿Si lo hace Google parece un juego o una filigrana digital y si lo propone un gobierno, una amenaza? Tenemos que pasar la adolescencia tecnológica y hacernos adultos, admitiendo lo que ya hemos aceptado en las condiciones de uso.

Llamemos a las cosas por su nombre

El Periodismo, como oficio, está, estamos haciéndolo mal durante esta crisis: nos habían brindado la posibilidad de hacer frente a la desinformación… Y nos estamos dejando llevar para sacar el titular que todos quieran compartir en sus grupos de WhatsApp con la familia. Y la Política tampoco está a la altura, salvo honrosas excepciones, con anuncios que solo generan más alarma o tratan de vestir lo normal como extraordinario: Díaz Ayuso ha anunciado que los médicos de la Comunidad de Madrid cobrarán este jueves y viernes santos como festivos. Vamos, como lo que son.

Sí, están fuera de juego

Esta crisis está sirviendo para dejar claro qué es prescindible: por mal que lo hagamos, no somos prescindibles ni los periodistas ni los políticos. Sí es prescindible la extrema derecha, el reiki y los influencers que no aportaban valor añadido y vivían solo de la pose. Juan Soto Ivars habla del “ocaso” del sector. No iría tan lejos, pero sí es evidente que algunos se están retratando: Miranda Makaroff habla en sus stories de cómo con la mente podemos convencer a nuestras propias células para que se mantengan sanas. Cuando mostraron que lo superfluo era su modelo de negocio ya nos dejaban pistas.

Epílogo

Pablo Iglesias e Irene Montero no han acertado intentando justificar su decisión de adquirir un chalet de 600.000 euros. Tal vez es que no hacía falta esa justificación como nunca fue necesario señalar a “pesebreros” ni “casta” con tanta alegría antes. Lordor lo resumía en Twitter: “Lo moderno es elegir un líder y luego asumir todo lo que diga, sea lo que sea, dé los giros y volteretas que dé, por absurdas contradicciones que se cometan hasta la gran y definitiva megahostia final”.

Y epitafio

Mientras Rivera y Rajoy se ponían de barro hasta las orejas intentando enfangar al otro, Pedro Sánchez pretendía seguir con su camisa blanca impoluta. Sin embargo no ha tardado en verse ridículamente limpio y rebasado por PP y Ciudadanos. Así que ha intentado meter a su partido en la pelea… ¡Haciéndose el duro con Catalunya! Declaraciones como las de Ábalos son sorprendentes: “El PSOE, sobre el 155 en Catalunya: ‘Cuesta más la primera vez que la segunda’”.

Un temita…

“La publicación de una versión policial sin contrastar de ninguna manera no es una noticia, es propaganda”. Mauro Entrialgo tuiteaba refiriéndose a la explicación de los guardia civiles atacados, siempre según su versión, por narcotraficantes que estaban en una comunión, en un parking. Tiene razón el dibujante: parece que a algunos medios se les ha olvidado eso de dar dos versiones para enriquecer la información, y la “oficial” (que no es tal, sino de parte) se queda como única, aunque se trate de una pelea.

Maximachismo

Lo que denuncia Bego Beristain en su blog no es un micromachismo de esos necesitamos poner de manifiesto cada día para promover una igualdad entre sexos real cuanto antes. No, es algo mucho peor: la federación argentina de fútbol en su manual de recomendaciones para el Mundial, que han recibido los periodistas, incluía una página para ligar con rusas llena de tópicos y pretendidas dulcificaciones escritas por una menta retrógrada y abiertamente machista.

Sí, va en serio

Pero entre los grandes temas de la semana se ha colado una imagen de hace 10 años: la portada del New Yorker en la que, por medio de un dibujo, se ve a una mujer recogiendo un paquete (supuestamente de Amazon, que entonces vendía, sobre todo, libros) al tiempo que un vecino abre su librería. Marta García Aller tuiteaba: “Como si acabáramos de entender que lo de Amazon iba en serio”. En efecto, algunos acaban de darse cuenta de lo que pasa. ¿Y de lo que sucederá?

Entonces, ¿quién es el “enemigo”?

20150401_enemigo

No me gusta hablar de “enemigos” políticos, me gusta más la idea de “adversario” durante la campaña (porque la legislatura y la gobernabilidad, luego, son otra cosa). Pero es Podemos quien emplea lenguajes y actitudes bélicas (“asalto”, “lucha”) sin concretar nada. Ahora resulta que, según ‘El Confidencial’, su amenaza es Ciudadanos. Ni el PP de los recortes, ni el PSOE o IU en cuyos caladeros quiere pescar: el enemigo es el otro partido que dice lo que la gente quiere oír.

¿Y quién es el “amigo”?

Podemos puede permitirse fijar su atención en la erosión que le estaría ocasionando Ciudadanos porque el resto de flancos los tiene bien cubiertos: IU, desactivada; el PP, el enemigo a batir; y el PSOE… pasándoles recursos: “Varios cargos públicos y de confianza del entorno de los expresidentes regionales José Bono y José María Barreda están desembarcando en Podemos. Este trasvase de cargos se ha producido tras la reunión de Bono y Zapatero con Pablo Iglesias e Íñigo Errejón”, según ‘Libertad Digital’.

UPyD, en caída libre

Ya no solo en resultados electorales, expectativas y paz interna. El argumentario de UPyD demuestra que el partido tiene difícil salvación. Marta García Aller, que estrena blog en ‘Expansión’, pone de manifiesto la incoherencia del último mensaje de Rosa Díez a los españoles: no están preparados para un partido tan innovador como el suyo, más propio de Dinamarca. Quien hace bandera del nacionalismo español cae en el error de creer que los españoles son unos catetos incapaces de reconocer su excelencia.

David Moyes, 7 millones por temporada

El fichaje de David Moyes por la Real Sociedad desde el principio estuvo envuelto en una nebulosa para que no viéramos las cifras. Personalmente, valoro enormemente el trabajo de Valverde pero, por el aprecio que tengo al fútbol inglés, no puedo evitar cierta envidia al ver a Moyes en el banquillo de la Real, incluso, a siete millones de euros por temporada. Esa es la cifra que le asignan en ‘France Football’, donde le señalan como el décimo entrenador mejor pagado del mundo, por encima de Luis Enrique o Rafa Benítez.

30 años de “punto com”

Aún no hemos celebrado ni el primer año de “puntu eus” y ya contamos treinta de “punto com”. El mes pasado se cumplió el 30 aniversario de que se registrara ‘Symbolics.com’, una web que hoy recopila las efemérides y grandes cifras de Internet. Nos lo recuerdan en ‘Noticiasdot’, donde explican, además, que estos dominios (como ‘Deia.com’) nos evitan tener que teclear farragosas matrículas (IP) para acceder a las páginas web.