Y de la «Púnica» a la «Edu»

20150612_punica

Esta semana está siendo como un partido de tenis: PSOE y PP se pasan una pelota que no quieren, la de las operaciones contra la corrupción. De la “Operación Edu” pasamos ayer a la “Púnica” y hoy volvemos a la “Edu”: “Caen dos empresarios que desviaron 7.000 € de los cursos a comprar ‘foie’” (‘Vozpópuli’). 7.000 € dan para un formar durante unas 50 horas a 20 ó 30 desempleados (alquiler del local incluido). Vicente Carmona y Diego Yergo se los gastaron, supuestamente, en engordar.

¡Roban hasta maquinaria agrícola!

Pero el uso delictivo de fondos públicos que PSOE y PP han hecho es malo, en general, para la democracia y el resto de partidos. Por lo que la noticia es triste e indignante a partes iguales. Y también resulta sorprendente el grado de impunidad que han percibido los delincuentes que han campado a sus anchas en los dos grandes partidos españoles. Como muestra, que en Balboa, León, han encontrado en la nave de un concejal del PP una maquina agrícola robada hace dos meses del ayuntamiento (‘InfoBierzo’).

La votación pilló a Iglesias en la radio

El TTIP es el nuevo caballo de batalla que ha encontrado parte de la izquierda europea, casualmente, de la mano de la extrema derecha: el tratado de libre comercio entre Europa y EE.UU. es un filón para quienes tienen interés en presentarse como “anti-imperialistas”, caiga quien caiga en la economía doméstica. Pero todo parece postureo si atendemos a cómo se ha comportado Pablo Iglesias: ausentándose en la votación para tratar las enmiendas por atender a una radio, según ‘Libertad Digital’. La votación la perdieron los “anti-TTIP” por solo dos votos.

Y Echenique sigue contradiciéndole

Las críticas de los contrarios (seguro que en ‘Libertad Digital’ han disfrutado describiendo la ausencia de Iglesias en una votación relevante por atender a su propio ego, vía medios) no serán más cruentas que las de los propios: Pablo Iglesias parece un líder tan férreo en el manejo de su partido político como contestado por quienes quieren coger las riendas, precisamente. Pablo Echenique encabeza una corriente que pide que Podemos se presente a las elecciones generales sin la marca, como quiere Iglesias, y confluya en candidaturas populares (‘El Plulral’).

Es una cuestión de apariencias

¿Ha pedido alguna vez un falso taxi gracias por medio de Uber? ¿Ha comprado algo porque lo ha visto en Pinterest? ¿Conoce a alguien que haya hecho alguna de las dos acciones que acabo de plantearle? Entonces, ¿cómo es que ambas plataformas presumen de números y penetración? En su blog de ‘El Confidencial’, Alberto Artero alerta de la burbuja de Internet que representan las empresas que acabo de mencionarles: falsas cifras, muy hinchadas o proyectadas con interés de inflar el valor de compañías que, a la hora de la verdad, no son lo que parecen.

No te hagas autónomo, hazte partido político

20150319_autonomo

David Bollero da la vuelta estupendamente al argumento con el que el ministerio de Hacienda pretende exonerar al PP pese a su financiación ilegal. Dice este bloguero de ‘Público’ que, visto el razonamiento, lo más conveniente es que todos los autónomos nos constituyamos como un partido político, de este modo, en vez de cobrar una factura por arreglar un fregadero, el fontanero ofrecería al cliente que le hiciera una donación libre de IVA por la que el donante, además, desgravaría.

Juan Carlos I, el intocable

Juan Carlos I pide a gritos un sobrenombre. Aunque con la suerte que tenemos seguro que quien lo elige es una caterva de monárquicos y pelotas, le buscan uno positivo, y PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y UPyD se organizan para popularizarlo. Pero iría bien “el cazador”, “el de Franco”, “el jubilado” o hasta “el intocable”. Según ‘El Confidencial’, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona ha suspendido una exposición porque en ella podía verse una escultura en la que Juan Carlos I aparecía vomitando y “montado”.

Lo que necesitamos son… etiquetas, según Podemos

Lo que necesita esta sociedad, empezando por los medios de comunicación, son etiquetas de calidad, según Pablo Echenique. El ex eurodiputado de Podemos (otro que deja el escaño en Bruselas para centrarse en las siguientes elecciones, como si solo pudieran ser elegidos algunos) propone crear una auditoría ciudadana que señalara qué etiqueta merece cada redacción de informativos (‘Vertele’). Lo de tutelar a la audiencia (y al votante) no lo he entendido nunca.

La radio, ¿en crisis?

Para mí no lo está. De hecho, es el medio que mejor resiste las embestidas de la televisión, internet, etc., en mi opinión. Pero no sé si alguna empresa de comunicación puede permitirse lo que va a cobrar Carlos Herrera en la COPE: seis millones de euros al año durante cinco años, según ‘El Confidencial Digital’, son los culpables de que el periodista abandone su proyecto en ‘Onda Cero’. Dudo mucho que, pese a la recuperación que nos anuncian se materialice, la cadena episcopal sea capaz de rentabilizar esa inversión, pero cada uno se arruina como quiere.

¿Solo en Alemania?

Posiblemente solo en Alemania hayan hecho este estudio, pero estoy convencido de que si se repite en el resto de países de la Unión Europea, y más allá, los resultados serían similares… o peores. Poco o nada tiene que ver que Alemania siga siendo el motor económico europeo: el estrés y la presión laboral son incluso peores en condiciones como las que vive España y, por desgraciada extensión, Euskadi. Tres millones de germanos, el 6,7% de los trabajadores, toman medicación para hacer frente al trabajo (‘La Información’).

La bacanal de las tarjetas opacas

20141022_bacanal

Fueron 86 los consejeros de Caja Madrid y Bankia que gastaron 15 millones de euros con sus tarjetas opacas. Pero no fueron 86 las tarjetas que usaron, según ‘El Boletín’: “La entidad emitió un total de 230 tarjetas (…) La palma se la llevaba Ildefonso Sánchez, al que algunos apuntan como ideólogo del sistema (…) contaba nada menos que con 14 tarjetas (…) Miguel Blesa contó con siete tarjetas (…) Rodrigo Rato, contó con cuatro tarjetas en apenas dos años”. O lo que es lo mismo: estos “piezas” compartían la “barra libre” con sus allegados, y la pagaban los ahorradores primero y el rescate después.

Nicolás Gómez, tercer capítulo

El primer capítulo de la historia de “el pequeño Nicolás” fue el de su vida, el de los supuestos timos, el del imberbe que se cuela en las recepciones reales. El segundo capítulo, su detención y cómo la historia emerge. El tercero lo estamos escribiendo ahora: su salida del calabozo y su defensa. Según ‘El Confidencial’, él asegura que se la han “liado”, su entorno pide que no seamos tan contundentes contra él, y la jueza no sale de su asombro: “Cómo un joven de 20 años, con su mera palabrería, aparentemente con su propia identidad, puede acceder a las conferencias, lugares y actos a los que accedió sin alterar desde el inicio de su conducta a nadie, por muy de las Juventudes del PP que manifieste haber sido”.

Pablo Iglesias presiona

O su programa sale adelante o Pablo Iglesias no liderará Podemos. Esa es la lectura lógica de su intervención ante los simpatizantes, que selló con una curiosa afirmación: “Soy un militante, no un macho alfa”. Si pese al “todo o nada” de Iglesias, los inscritos en su web eligen el programa de Pablo Echenique, el televisivo no será quien lidere ese proyecto que no considera el suyo. En ‘Vozpópuli’ profundizan en esta idea y añaden un dato: hasta la votación Iglesias ha intensificado su agenda mediática para ganar la elección interna y seguir comandando Podemos.

Rosa Díez, ¿el modelo?

Lo más interesante de la historia de Podemos es que estamos asistiendo al nacimiento de un partido político al uso (tensiones internas, lucha por el poder, colocación de los acólitos, manejos de los medios de masas, etc.) desde una base, en teoría, diferente. Una experiencia similar a la vivimos con UPyD… que ya vemos cómo termina: “Se opta por el seguidismo ciego a los vaivenes de la carismática lideresa, un papel en el que Díez se siente especialmente cómoda”, critica Ricardo Rodríguez en ‘El Semanal Digital’, donde también recoge los malos modos con los periodistas cuando éstos pedían a Díez que explicara la decapitación de Sosa Wagner.

Castro, la sublimación

Me fastidia sobremanera que los gestores de la identidad digital de Yusnaby Pérez, una evidente construcción que busca desestabilizar la dictadura castrista por medio de Facebook, Twitter y un blog, mezclen la verdad de lo que sucede en la isla con una propagan infumable. En esta ocasión, su post sobre la realidad del régimen es estupendo, y cualquiera que haya paseado por la isla con los ojos abiertos puede ratificarlo: lo bien que viven los que mandan, cómo el régimen se aprovecha de las divisas, la magnífica excusa que es el bloqueo y que tapa la incapacidad para gobernar, etc.

La información es poder

20141013_informacion

Y “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, como escribió Stan Lee, el creador de Spiderman. Dicho de otro modo: si eres una irresponsable, no comuniques, mejor dejáselo a otro. Y hablando de eso: da igual lo que escriba yo de Ana Mato que no superará la magnífica columna de Javi Vizcaíno “De inepta local a mundial”. Me centro: en ‘Infolibre’ nos explican que la situación del ébola sería más grave de lo que cuenta el gobierno español… en España. Ya que en Bruselas, donde no pasan una, estarían detallando más casos sospechosos y de mayor gravedad.

Tranquilos, está todo controlado

Sin embargo, no importa esa ocultación de información: los grandes medios españoles están bajo control. El relato de ‘PR Noticias’ al respecto es espeluznante: “Soraya Sáez de Santamaría ha cogido las riendas de la ‘supervisión’ de los medios de Comunicación (…) Las consignas son simples: la recuperación ya está aquí, somos los que más crecemos de Europa y el Gobierno ha realizado un esfuerzo importante por mejorar las condiciones de vida de los españoles (…) Al tradicional servilismo de ‘ABC’ y ‘La Razón’ se ha sumado ‘El Mundo’, tras el despido de Pedrojota y ahora ‘El País’, que tras obtener la ayuda de Moncloa para refinanciar su deuda, se ha entregado completamente a los mensajes oficialistas”.

A Podemos le erosiona la democracia

Por un lado, es el propio Podemos el que reconoce que no se presentará a las elecciones municipales para no desgastar la marca (porque un concejal, ya se sabe, “desgasta” más que un diputado en Bruselas o Madrid). Por el otro, esa incomprensible decisión está desgastando internamente a este partido político, como leemos en ‘El Imparcial’. Pero no es el único frente: las tres corrientes internas, encabezadas por otros tantos gallos (Pablo Iglesias, Pablo Echenique y Víctor García) y las maniobras para desplazar a la Izquierda Antic capitalista, uno de los fundadores, estarían laminandoles desde dentro.

Con Uber la carrera es de 6.000 €

Vivo de Internet y de lo que es posible hacer en este canal, por lo que no soy el más crítico, ni mucho menos, con las herramientas desarrolladas gracias a las tecnologías que lo aprovechan. Pero precisamente porque vivo de Internet y dependo de su fortaleza, me parecen despreciables ciertos aprovechamientos, como los de Uber u otras empresas que suplantan profesiones, no pagan impuestos, y se aprovechan del halo de falsa pureza de la tecnología. Así que la noticia en ‘Vozpópuli’ de los 6.000 € que pueden caerle al falso taxista que en nombre de Uber quería colarse por la puerta de atrás en un sector, me parece buena.

Menos nubes

En ‘Silicon News’ ponen sobre el tapete ciertas cifras para que veamos la confianza que genera la famosa “nube”, esa especie de repositorio inacabable pero no tangible al que vamos “subiendo” archivos y más archivos. Un depósito que afirman que es seguro… hasta que aparecen los ataques, como los que han sufrido algunas famosas en las últimas semanas. El 46% de las empresas no la usa para información sensible, y el 37% apuesta por una fórmula híbrida que le permita preservar sus archivos relevantes.