Política gaseosa

Dicen que estamos en los tiempos de la política líquida, pero algunos nos llevan ventaja y ya han pasado a la gaseosa, que se mantiene, se inflama y se escapa en función de las variaciones del entorno. Mientras todo esto sucede, siguen imprimiendo mis opiniones en tinta por la noche para que usted las lea al día siguiente, cuando ya han pasado otro montón de cosas. Y me gusta. Pero me la juego: de verdad que no creía que Podemos fuera a hacer frente a Iñigo Errejón y Manuela Carmena, ni mucho menos que Iglesias tomaría la decisión en unas horas. El partido morado se esfuma.

Esto va así

El tuit de Tamiroff sobre el paso que ha dado el que fuera número dos de Podemos es tan duro como cierto: “Yo a Errejón lo entiendo perfectamente. Imagina que eres candidato y tienes que tragar con las listas cremallera; y te cuelan a tres lerdos de Equo, al de los memes de IU Madrid Centro, a un primo de Echenique, al exJemad y además tienes que llevar de número tres a Espinar”. Esto es lo que pasa en los partidos de la nueva política, que no están compactados por una ideología definida, y que son de aluvión de siglas y de personas ávidas de notoriedad que no van a dejar pasar el tren.

Por si quedaban dudas

Vuelvo al principio: estaba bastante seguro de que Pablo Iglesias iba a gestionar la decisión de Errejón en vez de precipitar una suya. Por supuesto, no podían faltar en este desaguisado José Julio Rodríguez, que será el cabeza de lista de Podemos contra Errejón, ni Echenique, el político más sobrevalorado, que exige a su compañero que abandone el escaño de Diputado en el Congreso y al que desprecia con un: “Claro, de algo tiene que vivir hasta mayo”. ¡Qué ambientazo! Aunque no he acertado en el rápido desarrollo de los hechos, me arriesgo con una apuesta: Errejón acaba en el PSOE.

Menos Twitter, más política

Sobre todo hace falta más política. Política de verdad, la que se hace entre los partidos cuando tejen confianzas y afrontan negociaciones que terminarán en pactos, acuerdos, y apoyos presupuestarios y legislativos que mejorarán la vida de la ciudadanía. No necesitamos más política de instituto, de “me cambio de partido porque en el tuyo no me das la atención que merezco”, ni la política de las series de televisión estadounidense, ni mucho menos la de los memes en Twitter. Esen tiraba de ironía: “Los grandes problemas de España se solucionan con una gran variedad de hashtags”.

18 años de Wikipedia

Por supuesto, consulto la Wikipedia porque es la manera más rápida de resolver dudas sencillas, y la más fácil de empezar por algún sitio alguna investigación seria o trivial. Pero sé que esta herramienta es falible, precisamente, porque no está escrita por académicos, y que tiene un sesgo muy pronunciado (mucho más que el que puede imprimir cualquier editorial con intereses económicos) precisamente porque la hace “la gente”, pero es muy poca la que tiene la capacidad de actualizarla. Con sus muchas luces y sus importantes sombras, Wikipedia ha cumplido 18 años esta semana.

Un indicador

Es evidente que es una cuestión menor la “apasionadísima” discusión entre actualizadores de Wikipedia sobre si Catalunya ha sido independiente o no durante ocho segundos, y si así tiene que aparecer en esta enciclopedia on-line que, para muchos, es la primera fuente (ojo, tomársela demasiado en serio es un error). Una cuestión menor… Pero también un indicador de que la batalla del relato no la está ganando Catalunya ni en los espacios serios ni en los más ligeros.

Lo saben hasta en la BBC

Me temo que ni aunque la BBC lo explique en castellano muchos españoles querrán saber un poco de su propia historia. El relato de este medio es bueno para conocer el tecnicismo del término “nacionalidad histórica”, con la que en el 78 se diferenciaron Euskadi, Catalunya y Galiza porque antes de la dictadura tuvieron su propio Estatuto (no entran en la historia de cada pueblo). Luego, ya lo sabemos, esto se disolvió con el café para todos de las autonomías.

La otra Guardia Civil

En Catalunya y en España los cuerpos y fuerzas de seguridad viven un momento estupendo: su popularidad está por los aires y no creo que muchos agentes hayan percibido tanto cariño y arrope de la ciudadanía como estos días: mossos, policías nacionales y guardias civiles están siendo abrazados y vitoreados. Pero algunos miembros (y de este riesgo no se libra nadie) siguen abusando de su autoridad: “Detienen a dos guardias civiles con 38 kilos de hachís en su coche”, en Málaga.

Más abusos

Linkedin tiene un problema: que va a cerrar. Una red social solo es rentable si es de masas… Y ni eso, y si no, que se lo pregunten a Twitter, que sigue perdiendo una millonada cada año. Si a esto sumas que ya se han establecido tipos de usuarios que hacen poco atractiva tu red, tienes un problema mayor. En El Confidencial los han recopilado: el baboso, el que se cree un gurú, el que piensa que los desempleados son unos vagos, o el que se queja de los que se quejan, entre otros.

¿Solo de los deportistas?

Voy a dar por bueno que hablemos de los deportistas de élite en este caso, como ejemplo representativo de personas que, por su éxito, colocan publicidad en sus redes sociales digitales sin avisar de que lo están haciendo. Pero este mal va mucho más allá de los futbolistas, baloncestistas o tenistas. Incluso las estrellas propias de las redes, esas que fuera no conoce nadie, cometen el mismo fraude. Porque, sí, es obligatorio avisar de que se trata de publicidad.

Semana uno, después del acuerdo

20170508_semana

Ya ha pasado la celebración y las críticas (ataques a batzokis y escrache a Sabin Etxea incluidos, que muestran más desesperación que otra cosa). Han pasado las respectivas resacas. Y ahora toca empezar a aplicar el acuerdo que el PNV ha arrancado al Gobierno español. En La Información, José Luis Roig lo tiene claro: es mérito del primero, un partido “que lo controla todo y domina las apuestas de futuro”, y cree que los políticos catalanes (los que primero despreciaron cualquier nexo con “lo vasco”) se han quedado atrás.

Compra ya su libro

Eduardo Garzón, hermano de Aberto Garzón, asesor en el ayuntamiento de Madrid (¿esto no es “trama”?), doctorando en Economía, ha fijado en su cuenta en Twitter un enlace para que podamos comprar su libro en el que desmonta, cómo no, lo mitos económicos de la derecha. Los de la izquierda pasan, claro, por no criticar nunca el negocio editorial, muy suculento para los de Unidos Podemos, que siempre se cobra aparte y que nunca falla. Por eso van siempre todos a las presentaciones de los libros de los suyos.

Pero siempre hace falta leer más

Pero no es cuestión de libros, se trata de leer. Hábito que, lo confieso, entre las obligaciones familiares e Internet, he perdido parcialmente. Tampoco lo tiene, al parecer, Ramón Espinar, defensor a ultranza de lo que diga el jefe y, por lo tanto, de la moción de censura ahora mismo. La periodista Luz Sanchís, sin embargo, le afea en Twitter: “‘Yo no me he leído el manual sobre mociones de censura’, es toda la respuesta de Ramón Espinar a cómo lo van a hacer. Pues vale”.

También tenemos nuestra culpa

Les he dicho antes que Internet tiene que ver con que haya perdido parcialmente el hábito de leer. Añado ahora que los medios no ayudamos: el “clickbait” o la lucha por el “clic”, por que el lector de redes sociales siga nuestro enlace, nos está empobreciendo. Recientemente, la cuenta de la CNN en español tuiteaba: “En este país ya no puedes consultar Wikipedia”, obligando al lector a seguir el enlace para ver qué país era (Turquía). El usuario @Armuño en Twitter se quejaba: “En este país ya no puedes leer un titular normal”.

Sí, WhatsApp se cayó

Me sorprende que, a estas alturas, todavía estemos leyendo comentarios sobre aquella noche de la semana pasada en la que se cayó WhatsApp. Algunos no dudaron en hacer chistes moralizantes sobre la oportunidad de que hablemos con el que está a nuestro lado, ¡como si la mayoría de conversaciones en WhastApp no fueran con los más cercanos! Lo que tiene que servirnos este error en el servicio es para recordar que solo se trata de una empresa que no, no controlamos nosotros.

Patxi López, el “stopper”

20170322_lopez

Podrán decir que en esta columna lo leyeron antes que nadie: para Susana Díaz, Patxi López es el submarino que el “aparato” socialista habría puesto frente a la playa de Pedro Sánchez para torpedear su salida hacia la secretaría general del PSOE. El problema, según Vozpópuli, sería que López no lo ha logrado, y Sánchez sigue cogiendo vuelo mientras, ahora sí, tres son multitud. De momento, López niega que vaya a retirarse, pero en Euskadi ya le hemos visto negar otras cosas antes.

Álvaro de Marichalar también es Jedi

De la larga lista de méritos hereditarios que Álvaro de Marichalar enumera en Vanity Fair, y que a varios tuiteros como el director Álex Rodrigo les ha servido para hacer unos cuantos chistes, solo le falta el de autoproclamarse hijo de Darth Vader y heredero de la Orden Sith. Anoten, porque lleva sangre megavasca: la de los reyes de Navarra, la de Don Diego Lope de Haro, ¡y hasta la de San Francisco Javier! Por supuesto, se declara monárquico y orgulloso.

Pelea de gallos

De salida, es fácil ponerse en contra de la Fundación Francisco Franco y a favor de Wikipedia en el encontronazo de ambas “instituciones”. Pero lo cierto es que la enciclopedia “colaborativa” tiene color: que se lo pregunten, si no, a quienes quieren editar informaciones relacionadas con el nacionalismo vasco. Pero no es menos cierto que la denuncia de los franquistas es ridícula: meter la eliminación del término “dictador” cuando iban a modificar la información sobre las subvenciones referidas es querer meter un gol a la historia.

El euskera es terrorismo para El Español

Las alianzas entre medios digitales son cada vez más habituales: se refuerzan mutuamente y pueden vender publicidad en mejores condiciones. Así que los “grandes” se lanzan a la caza de webs medianas o bien penetradas, pero, claro, tienen que cargar también con lo malo. Por ejemplo, en Navarra[punto]com no dudan en relacionar el euskera con el terrorismo, y eso en El Español de Pedro J. Ramírez, web que ha acogido a estos navarros cavernarios, les debe parecer bien… A menos que diga lo contrario (y no lo ha hecho).

No, Susana Díaz no es la niña del exorcista

Gracias a cuentas en Twitter como Maldito Bulo es posible afinar el olfato que tan necesario es cuando te pasas el día viendo noticias que se difunden en Internet. Insisto, gracias al trabajo de sus gestores, podemos comprobar que no es cierto que Telemadrid haya emitido “por error” una imagen de la niña del exorcista cuando hablaba de Susana Díaz. Es la “última” colada de la web Hay Noticia, que lanza información falsa en nombre del “humor” solo para atraer tráfico y dinero.

El arte de hacer el ridículo en Internet (I)

2016-09-13_173125

Al principio, esta columna iba a ser sarcástica, pero el avance de las horas me obligó a enfocarla de un modo más serio. Sin embargo, el colofón de las historias que voy a relatarles, por suerte, me empuja a que me lo tome a cachondeo. Al final, estamos hablando de Twitter.

Las de Podemos empezaron apareciendo con trajes regionales (nosotros los conocemos como “de aldeanas”) acompañados de sandalias y zapatillas de deporte. Una foto pensada para la prensa que dispara de cintura para arriba, y que tuvo su repercusión en Twitter por ridícula. No podía ser de otra manera. La cosa se puso seria con el casoplón de Pili Zabala, que tuvo el valor de decir en Barakaldo que ella “sabe lo que es vivir con lo justo”. Si la Zabala considera que tener una casa de más de un millón de euros es “vivir con lo justo”, empiezo a entender algunas cosas. Después, y ante la evidencia de que lo que dice no casa con lo que ha hecho, ha intentado justificarse con un vídeo en su cuenta de Twitter: por dos falanges le dieron una indemnización y ella la invirtió en un casoplón. Que rima. Josean del Moral matizaba muy bien: si Pili Zabala no aclara de cuánto es esa indemnización estamos en las mismas.

Por cierto, el mismo Del Moral hacía en voz alta una buena pregunta: “Si Pili Zabala es candidata a lehendakari por ser amiga de Nagua Alba, ¿eso no se llama ‘enchufazo’?”. Un enchufazo, además, de la élite. ¿O acaso creen que Alba tiene un origen humilde? Esto es lo que pone en su página de Wikipedia: “Es sobrina del filósofo Santiago Alba Rico, nieta de la cineasta Lolo Rico y tataranieta del presidente de las Cortes republicanas Santiago Alba Bonifaz”. Si esto no es “casta”, que vengan a explicarme otra vez el concepto, que se ve que no lo entiendo.

La del casoplón y la de la buena familia dieron, no obstante, mucho que tuitear con su programa político “para la gente”, especialmente, con la parte en la que garantizan una “renta básica incondicional (…) incluso si no quieres trabajar”. Entre los más de cien comentarios a la noticia en el Facebook de Orain, uno hacía la pregunta clave: ¿y quién va a trabajar para pagarla?

En estas estábamos cuando viene Pablo Iglesias a Barakaldo, en todo terreno y esperando en despachos cerrados, que estar con “la gente” es muy cansado. El de Podemos soltó (agárrense): “Patria es que los niños y las niñas puedan tener la opción de ir a la escuela”. Venir a Euskadi a decir eso es no saber a dónde vienes o no saber lo que dices. Elijan. Y también clamó que “la política no son los parlamentos” (en concreto, ese vídeo lo han tuiteado). Primero, debería de perder la condición de “profesor honorífico de la UCM” después de decir eso como politólogo que es. Segundo, lo espetó solo dos días antes de mandar a Alberto Garzón a las galeras, quitándole de las portavocías, como denuncia IU, y dándole después una a dedazo. Tuit pasteloso de reconciliación, incluido. ¿Qué es la política, Pablo?