El fascismo es así

El fascismo necesita mentir para subsistir. Es así de sencillo. Sus líderes manejan un argumentario lleno de medias verdades (en el mejor de los casos), falacias y mentiras gruesas. Eso, sí, necesitan tener una cara mu dura para aprovechar los momentos más dolorosos y colocar sus mierdas. Eso es lo que ha hecho Matteo Salvini: aprovechar la tragedia del viaducto sobre Génova para lanzar un mensaje antieuropeo. No solo eso: aseguró también en Twitter que la buena noticia que compensaba la del accidente era que Italia no acogería a ningún rescatado del Aquarius.

Por cierto…

Sobre la llegada de inmigrantes es interesante recordar el dato que aporta Antonio Maestre en Twitter: no hay avalancha. En lo que llevamos 2018 solo 75.000 personas han llegado a Europa. Muy lejos de los 186.000 del año pasado, los casi 400.000 que lo hicieron en 2016 o el más de un millón de emigrantes que acogió Europa en 2015 cuando, sí, la cifra fue notoria. Con los datos en la pantalla es evidente que lo que hay es una crisis de principios en los políticos que hacen de la inmigración un tema de debate y que generan un alarmismo absolutamente innecesario.

Hablando de populistas

Este tuit está sacado de la cuenta oficial de Miguel Ángel Revilla, presidente autonómico de Cantabria: “Ante la petición de mucha gente que está en Cantabria y quiere verme y hacerse una foto; el próximo domingo 19, estaré desde las 9 de la mañana, en mi despacho, hasta las 13 h., atendiéndoles (Calle Peña Herbosa 29, junto al Puerto Chico). Puertas abiertas”. Ya sé que algunos me dirán que es muy campechano, pero no puedo con el personaje: un populista de libro interesado solo en sí mismo y autoerigido en punto de interés turístico de la autonomía que tiene que gobernar.

Los que defienden a los manteros

La defensa que algunos como Ramón Espinar (siempre torpe, siempre en los mejores puestos) están haciendo de los manteros me huele postureo: solo les falta la foto con el vendedor de Gucci falsificados. Así les responden en Twitter: “A muchos de los obsesionados con los manteros, me gustaría ver sus carritos de Aliexpress. O su historial de descargas de pelis P2P. Pero nada, a tope contra los débiles”, “ir a comprar en domingo al Corte Inglés es mal porque se explota a los trabajadores, pero volar a Roma o Londres por 18 euros no precariza a los empleados de las compañías low-cost”.

La enésima tontería

Creo recordar que todo empezó con un actor que iba a interpretar a una persona transexual: ¿por qué no elegían a un actor o actriz transexual para ese papel?, se preguntaban unos cuantos en Twitter. Después, llegó el actor que no era gay para interpretar a un gay y, ahora, la actriz que, habiendo salido del armario a los 12 años, no es suficientemente lesbiana para hacer de lesbiana. Si seguimos con esta corriente que tiene un preocupante tirón en Twitter, acabamos dando la razón a este tuitero: “Sólo el Fary no incurría en apropiación de nada como actor porque hacía de taxista en una serie”.

La humanidad debe ser la norma

Repito casi un titular que utilicé cuando el Aquarius sí fue acogido en un puerto español y los inmigrantes que portaba, rescatados de una muerte segura en el mar, atendidos como personas. Entonces Pedro Sánchez acababa de llegar a la Moncloa y necesitaba marcar distancia con su predecesor, Mariano Rajoy, que, como con todos los problemas, esperaba que el de la inmigración ilegal se resolviese por sí mismo aplicando su recete mágica: no prestarle atención. Hoy la realidad es otra: Sánchez sigue al frente y todas esas personas no son bien recibidas.

“Una persona transexual”

Bien haría Lucía Méndez, cuyo tuit he elegido para ilustrar el párrafo anterior, en fijarse en la falta de humanidad de la que adolece su periódico a veces: “Agreden a una persona transexual en Valladolid y ‘El Mundo’ titula con ‘un hombre disfrazado de mujer’”. Ya sé que ningún periódico es perfecto y que los periodistas tenemos la mala manía de poner en portada nuestros errores y nuestras miserias. Pero una persona transexual no es un hombre disfrazado de mujer ni en el más abultado de los fallos, y el planteamiento del titular parece intencionado. Así, no.

Si no hay sangre no hay delito

Es una lógica cavernícola y, sin embargo, es una lógica inducida por la justicia en 2018: “El abogado de Ángel Boza pedirá su libertad por las ‘lesiones prácticamente inexistentes’ a los vigilantes” (El Español). Ángel Boza, por si no lo han reconocido aún, es el miembro de “La Manada” acusado ahora de robar unas gafas de sol y, en su huida, embestir a unos vigilantes jurados con su coche cuando, al parecer, tenía el permiso de conducir retirado. El sevillano ha aprendido lo que le han enseñado: para que hubiese delito los vigilantes tenían que haberse dejado atropellar.

El nuevo negocio del ladrillo

Permítanme que desde mi infinita ignorancia ponga en duda las conclusiones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que asegura que los alquileres turísticos no han provocado un efecto de contagio que ha hecho subir el precio de los alquileres habituales. Seguro que la afirmación de Competencia, que me parece casi un insulto a la inteligencia, ha sentado muy bien a todos los que tenían liquidez, compraban pisos a tocateja durante la crisis mientras la mayoría carecían de crédito bancario, y ahora sacan beneficio a sus inversiones no solo revendiendo al alza.

Rooney, un verdadero futbolista

Con la liga a punto de empezar para nuestros equipos, me atrevo a recomendar a jugadores y aficionados que vean el vídeo que ha cazado Roque Arambarri: Wayne Rooney no ha ido a EE.UU. a jubilarse. Al contrario, con un 2-2 en el marcador y en el último minuto del partido, el portero de su equipo, el DC United, decide subir a rematar un córner. La jugada sale mal, el equipo contrario recupera la pelota e inicia el contraataque para marcar a puerta vacía… hasta que aparece Rooney como una bala, recupera el balón como el mejor defensa, y saca un centro que acaba en gol y victoria.

Ser uno de los suyos

Naiara Galarraga estuvo en el Aquarius como periodista. Fue nuestros ojos allí, nos lo contó y logró que tuviéramos conciencia de lo importante que era salvar a aquellas personas. Recientemente tuiteaba: “Es un honor que lectores y compañeros de oficio a los que admiro hace tantos años nos feliciten. Pudimos contar la historia del Aquarius porque estábamos allí. Nada como estar para ver, oír, preguntar e intentar contar bien. Sí al periodismo internacional sobre el terreno”. Lo que es un honor es que haya periodistas como ella que dignifican la profesión.

El laberinto no es solo de ETA

Es lo que sugiere Mikel Segovia en El Independiente: la dificultad para esclarecer los crímenes de ETA no es solo por el laberinto de la propia banda. El periodista Pablo Romero ha conseguido reabrir el asesinato de su padre solo unas horas antes de que prescribiera para que la justicia siga investigando. O mejor, empiece a hacerlo: Romero denuncia la dejadez cuando no las dudosas intenciones de los organismos del Estado que no han resuelto con la diligencia suficiente los atentados de ETA. Una verdad dura y con la que, por cierto, conviven muy cómodamente los miembros de ETA.

¿Grandes? ¿Otra vez?

Es evidente que hay diferencias entre EE.UU. y Europa, especialmente en el modo en que vemos y valoramos la política estadounidense. Aquí Trump nos parece un demonio infantil, pero allí sus argumentos sencillos (poner primero a los estadounidenses) y cierta tracción económica le permiten sobrevivir en las encuestas y plantearse hasta la reelección. Sin embargo, en El Blog Salmón adelantan un posible cataclismo: hay algunos indicadores socioeconómicos preocupantes que si terminan con un empeoramiento de la situación perjudicarían la imagen de Trump.

La “nueva” política

No soy muy optimista respecto a la nueva política: creo que solo es cuestión de tiempo que empecemos a ver en estos nuevos partidos las típicas corruptelas de los tradicionales españoles. De hecho, ya hay algún “destello” como esas facturas derivadas de Podemos que ha detectado el tribunal de cuentas por no hablar de las dudas que ha generado el papel del tesorero en la compra del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, o de que el tesorero (vaya papelón el de estos tipos) de Ciudadanos haya recibido pagos en su empresa textil, según InfoLibre, a modo de empresa interpuesta.

Por fin llega la luz a Euskadi

Ahora que, por fin, ha llegado la luz a Euskadi, es un buen momento para que saquemos de las mochilas nuestras cámaras e intentemos capturar todos esos momentos volátiles que pasan ante nosotros. Nuestras ciudades, además, viven constantes mejoras que hacen que algunos espacios se transformen, por lo que es importante guardarlos. En resumen: les animo a practicar la “street photography” que tan de moda está actualmente. Y para inspirarse les invito a dedicar unos minutos a la pieza en Photolari sobre los premios que la revista Lens Culture otorga a estos especialistas.

¿De quién aprendió Urdangarín?

Es la pregunta que nos hacemos casi todos, es la maldad con la que se nos dibuja una sonrisa, es la esperanza que guardamos para que caiga, de una vez, un sistema hereditario de jefatura de Estado: ¿de quién aprendió Urdangarín a hacer lo que hacía hasta que le pillaron, juzgaron y sentenciaron? En Público leemos un titular, cuando menos, sugerente: “El juez Castro, sobre el rey Juan Carlos: ‘Habría tenido que declarar más como imputado que como testigo’”. ¿Salta la sorpresa? ¿Nadie se lo esperaba? ¿La esperanza se va convirtiendo en una posibilidad real? Les adelanto que soy pesimista.

No es carnaza, es nuestro sistema

Celebro que Roger Senserrich haya puesto un poco de sentido común al último “escándalo” que se ha propagado por Internet: la cámara de los eurodiputados vacía durante un debate sobre el Aquarius. El politólogo recuerda que ese debate no conllevaba la promulgación de ninguna directiva, con lo que era puramente para las cámaras, mientras un montón de europarlamentarios llevan años trabajando en cuestiones migratorias y a favor de los refugiados. Pero algunos medios y, sobre todo, muchos tuiteros, han proyectado una imagen injusta y capciosa por el clic y el retuit.

No es su sistema, es el nuestro

Hay un tuit de Dori Toribio desapercibido que contiene una cuestión importante: “Un argumento muy extendido aquí entre los que aplauden la actuación de Trump: solo está poniendo América Primero, y eso desconcierta a medios y progresistas”. Es el modo que tienen de explicar la política internacional de quien parece un ignorante en cuestiones históricas y diplomáticas, y pone en juego mucho más de lo que cree. En realidad, si EE.UU. no se ha metido ya una guerra nuclear es porque entre todos limitan el poder de Trump. Su escudo: “América, First” no debe parecer un mensaje real.

Así, sí

De las muchas noticias que ha generado Indigo, el último proyecto materializado de Bill Gates, me quedo con el tuit de Pepo Jiménez por su conclusión: “Ningún millonario ha entendido mejor la filantropía como este hombre”. Todos señalamos a Gates por montar casi un monopolio informático con Windows y sus licencias. Hoy todos manejamos su software y él se dedica, a cambio, a hacer un mundo mejor invirtiendo en desarrollos que benefician a quien menos tiene: su última aportación es un sistema para trasladar vacunas en África manteniendo la temperatura adecuada casi sin energía.

Esas empresas que nos traen el futuro

Amazon no nos trae un libro o los pañales de nuestro hijo: nos trae el futuro. Un coche de Uber no nos lleva de un lado a otro: nos lleva del pasado del taxi al futuro de la desregulación. Glovo no nos sirve una hamburguesa: nos sirve un bocado de lo que viene. AirBnb no nos muestra pisos sino ventanas a un futuro colaborativo. Mandangas. Se trata de empresas que, como denuncia James Bloodworth, hacen negocio basándose en la explotación de sus trabajadores y de los productores. Así que denuncias como las de este escritor británico son llamadas de la realidad.

¿Dónde ponemos el listón?

Por lo que veo, soy de los pocos que cree que Maxim Huerta no tiene que dimitir después de haber defraudado a Hacienda, haber sido condenado por la Justicia y haber pagado lo que le impusieron. Doy por hecho que el nuevo ministro de Cultura está “reinsertado” y que ha aprendido que no se debe defraudar cuando toca pagar los impuestos de los que sale, por ejemplo, su nuevo sueldo y todas las subvenciones que su ministerio va a otorgar. Si esta sentencia cumplida le inhabilita para la política, ¿dónde ponemos el listón? ¿Y en la Euskadi de “los presos vascos”?

El delito fue ser “el listo”

Lo que me cabrea de la noticia es la explicación que daba ayer el ministro en Onda Cero: que era habitual que los periodistas crearan una sociedad cuando empezaban a colaborar con medios. Eso, simplemente, no es cierto: lo normal es que te des de alta como autónomo. Solo “los listos” (que facturaban mucho, además, como el propio Maxim Huerta, y metían todos los gastos) ponían en marcha una SL unipersonal. En El Confidencial hace solo unos días publicaban un reportaje con los presentadores que habían tenido que regularizar sus pagos a Hacienda por haberse pasado… De listos.

El PP pide su dimisión

Evidentemente, yo siempre he sido de “los tontos” que solo ha sido autónomo y que, por supuesto, no ha facturado las cifras que manejaba Huerta ni ha incluido los gastos de la casa de la playa… que no tengo. Igual por eso no alcanzo a entender que Maxim Huerta tenga que dimitir como le pide, por ejemplo, Fernando Martínez-Maíllo. Como lo leen: el PP exige a un ministro de Sánchez que dimita por haber sido condenado por un fraude previo a la vida política. La desvergüenza de algunos solo es comparable a su torpeza: uno del PP hablando de fraude principalmente perjudica al PP.

Tampoco entiendo lo de Lopetegui

Creo que ando un poco espeso, porque tampoco entiendo que tenga que ser para tanto el lío que se ha montado con el anuncio de que Julen Lopetegui entrenará al Real Madrid después del Mundial de fútbol. Creo, de hecho, que la bola mediática y tuitera puede ser más desestabilizadora que la propia decisión en la que queda mal él, que no solo tenía un contrato: también tenía un compromiso con la Federación. Y ni se me ocurre dudar que Lopetegui no quiera ganar el mundial, y eso, que a mí, lo que haga la selección española me importa muy poco. O tal vez por eso.

Una buena noticia

Creo que en esto no caben las dudas: es una buena noticia que Pep Guardiola haya puesto de su bolsillo los 150.000 euros necesario para la reparación del buque de rescate de Proactiva Open Arms, que va a seguir salvando vidas en el Mediterráneo. Insisto, como ya escribí cuando anunciaron que las personas que navegaban en el Aquarius en una situación crítica serían acogidas en Euskadi y España, que esta tiene que ser la norma. No podemos mirar para otro lado. No podemos pensar que su problema no es el nuestro. No podemos dejar de ser humanos.