Hoy toca ganar

Soy muy crítico con el proceso independentista catalán: creo que los políticos siguen lejos de contar toda la verdad, incluso quienes más han sufrido con penas de cárcel a todas luces injustas. Pero creo que la Diada de hoy es una buena oportunidad para dar un golpe en la mesa y demostrar a Catalunya, España y el mundo que se trata de un pueblo que reclama con plena legitimidad su historia y su futuro. Y también para dejar claro que es un movimiento imparable a quienes han criticado hasta una rebaja en las restricciones previa a la Diada como si los sindicatos no hubieran ejercido el derecho a manifestarse el primero de mayo.

¿Somos herederos de aquel 11-S?

No tengo claro que el mundo tal y como hoy lo conocemos, pandemia mediante, sea el resultado directo de aquel 11-S que hace 20 años nos congeló el aliento. Me cuesta creer cada vez más en esas grandes obras de la geopolítica o en conspiraciones sostenidas en el tiempo, y más cuando han liderado EE.UU. Bush Jr., Obama, Trump y Biden. Y mi duda es aún mayor después de comprobar que este planeta es cada vez más una parcela en multipropiedad que se reparten las grandes corporaciones. Si queremos entenderlo tenemos que mirar más hacia ellas que hacia el momento histórico que hoy recordamos.

Es el periodista el que señala al político

Una de las mayores derrotas que hemos sufrido como sociedad es la del desprestigio de las y los periodistas, cuya labor forma parte, en esencia, de las garantías democráticas más básicas. Por desgracia, nadie lo ve como tal, y no negaré que algunos se han hecho pasar por compañeros como el caballo de Troya y otros les abrimos las puertas. Con todo, no debemos perder de vista que es el periodistas el que señala al político y que nunca, nunca debería de ser al revés: el hostigamiento a Ibai Fernández, compañero del Noticias de Navarra, por parte de UPN es solo la muestra de la miseria del partido y del buen hacer del redactor.

No lo olvidemos

No podemos dejar de pasar esta noticia aunque resulte repetitiva: “El precio de la luz bate su enésimo nuevo récord histórico: escala hasta los 152,32 euros por megavatio hora” (República.com). Por desgracia, volveremos a leer titulares similares con cifras aún mayores, y tanto eléctricas como gobierno español confiarán en el efecto anestesiante de la recurrencia, pero no podemos permitirlo: estamos ante la mayor estafa consentida, la de las eléctricas, ante un robo descarado, estamos ante un abuso a la ciudadanía que esta no puede pasar de largo, como tantos otros (banca, compañías aéreas o de comunicaciones, etc.).

No me importan los “haters”

Por supuesto, el jueves por la noche vi el estreno del tráiler de la cuarta entrega de Matrix, y por supuesto, me tuve ganas de ver la película en pantalla grande. Paso por completo de quienes van de elevados y críticos con la trilogía inicial (que fue de más a menos, es innegable), de los sabiondos que no cayeron en el visionado de las anteriores y, especialmente, de los ilustrados que critican la aportación de la saga de las hermanas Wachowski a la ciencia ficción. Matrix es solo un entretenimiento, virtuosismo técnico sin alma ni trasfondo, como tantos otros productos del género (algunos muchos más pretenciosos) pero muy bien hecho.

A una fiesta… A provocar

Antes, Cake Minuesa era el único que se presentaba en celebraciones ajenas (también electorales) para provocar. Ahora, hasta a él le ha salido competencia: Hugo Pereira y Cristina Seguí (del canal en YouTube de Javier Negre) también acudieron ayer a la Diada a ver si encontraban la bronca que tanto buscan. Minuesa, Negre, Pereira o Seguí son las mejores muestras y, a la vez, los peores exponentes de cómo algunos manosean el “periodismo” o la “información”. Dos conceptos, dos elementos tan importantes hoy y, al mismo tiempo, más maltratados que nunca por aprovechados como ellos y sus secuaces.

La mentira vuela

Un usuario de Twitter que se hace llamar Sheldon (nunca he entendido cómo la distribuidora no ha parado la utilización del personaje) y acumula más de 89.500 seguidores ha difundido la mentira de que Igor González, el preso de ETA que se ha suicidado, ampliando la historia de tragedias que nos deja la banda, fue quien secuestró y asesinó a Miguel Ángel Blanco. Una búsqueda en Twitter de 10 segundos permite comprobar que no es cierto, pero su falsedad ya tiene más de 13.000 retuits. El tuit de Diego Barros desmintiéndolo con contundencia, solo 16. Así va esto. Así lo manejan los difamadores. Así de mal nos va todo.

Ellos lo hicieron una cuestión de Estado

La supuesta financiación ilegal de uno de los principales partidos políticos españoles y que esta fuera posible por mordidas a receptores de obra pública es, evidentemente, una cuestión de Estado. Por eso la moción de censura no solo fue posible, también fue correctamente inevitable. Pero fue el PP quien elevó el asunto antes que nadie tirando de fondos reservados para pagar a soplones, como el chófer de Bárcenas. Lo hacían por su propio interés, para lograr la voladura controlada que buscaba Cospedal, pero el volumen de lo que estaba pasando era tan grande que todavía seguimos asombrándonos.

El gobierno más de izquierdas

La entrada de Podemos en el gobierno ha podido suponer algún cambio menor, como la futura prohibición de las líneas 902, pero en las cuestiones grandes siguen resbalando hacia la derecha. Javier Vizcaíno recopilaba varios titulares en pocas horas bastante sorprendentes: la congelación del sueldo a los funcionarios, que los ERTE consuman tiempo de paro, ampliación de la edad de jubilación o que las universidades públicas busquen empresas privadas que las patrocinen. Si estas medidas las proponen otros gobiernos ya tendríamos a los sindicatos convocando paros. La “izquierda” se dice, pero no se hace.

Sí, es importante

La expectación que ha levantado solo el tráiler de la nueva versión de Dune es la última muestra de la relevancia creciente de la ciencia ficción. Un género que siempre ha sido tratado como menor, como producto de entretenimiento sin capacidad de analizarnos a nosotros mismos, como mercado (no solo cultural, también de merchandising o hasta videojuegos) para frikis. Pero no lo es: la ciencia ficción hace tiempo ya que reclama su espacio cultural, que retrata sociedades y comportamientos humanos tan bien como cualquier otra expresión artística, y que es capaz de alcanzar a grandes públicos. Sí, importa.

Sánchez arriesga esto

El Congreso tal y como está conformado hoy no está mal: para sacar adelante leyes y presupuestos, Sánchez tendría que satisfacer a Podemos, PNV y ERC, esto es, a quien propone medidas progresistas de verdad (por mucho que le moleste a los que quieren ser los “progres” oficiales vascos… Y tienen más pasado que presente), y a la derecha, el PP está arrinconado; Ciudadanos, en descomposición, y Vox, sin capacidad de influencia. Pero Sánchez quiere cambiar todo esto y nos obliga a arriesgarnos a que la extrema derecha tenga protagonismo, la que asegura que la violencia de género “es una gran mentira”.

Boadella, ¡para lo que has quedado!

Albert Boadella tuvo una época dorada como creador a la que siguió otra como “pensador” aupado por quienes querían atacar al nacionalismo en Catalunya. Hoy, Boadella es el referente de los más casposos en el PP, Ciudadanos y Vox, donde le han proclamado primer ministro de Tabarnia, ese territorio inventado dentro de Catalunya formado por los municipios en los que una vez ganó Ciudadanos. Jiménez Losantos, Arcadi Espada y Sostres le ríen las gracias y Boadella responde con declaraciones como: “Las manos de un macho no están para estar quietas”, en referencia a las denuncias de acoso contra Plácido Domingo.

Ciudadanos contra la inteligencia

Que el bilingüismo suma es algo tan evidente hoy que no debería ni cuestionarse, menos públicamente, y quien lo hace se autorretrata, como Sonia Reina. La de Ciudadanos asegura que un niño que habla euskera en casa y es educado en castellano tiene más dificultades para aprender. Además de falso, el silogismo evidencia un desconocimiento y un desprecio total por los sistemas educativos y la realidad: ¿cuántas personas terminan cada año la ikastola, el colegio o la universidad conviviendo con estos dos idiomas u otros, como le recuerda Maik, otro usuario de Twitter?

Todo esto quiere sumarlo Casado

A Casado le vale el machismo de Vox y la ignorancia de Ciudadanos, seguro que también le valen las bravuconadas para llamar la atención del Boadella de turno (por eso ha fichado a Cayetana Álvarez de Toledo o Isabel Díaz Ayuso). A Casado le vale todo, por eso quiere exportar a España la fórmula navarra (que no ha triunfado) y crear “España Suma” con Ciudadanos y Vox. Por eso y para evitar que después del 10-N Rivera coquetee con Sánchez. Pero el bloque, con la forma de una sola agrupación o de tres partidos separados, está ahí, da miedo y es la alternativa real al desencuentro permanente entre PSOE y Podemos.

Enfrente… O no

Al trifachito, con el nombre o fórmula que elijan, debería oponerse la izquierda española pero no lo hace: al contrario, permite que en unas nuevas elecciones generales se rearme. E ideológicamente las dudas de una parte de esa izquierda tampoco ayudan para alejarse de lo que impone y supone la extrema derecha: en El Confidencial han publicado un reportaje con mujeres musulmanas que viven en Madrid y hablan de lo difícil que les resultó dar el paso de quitarse el velo, de que es claramente una imposición y de que no les ayuda nada esa moda en la izquierda de hablar de la voluntariedad en el uso de esa prenda.

El crecimiento de la ultraderecha en Europa

Hasta en El Español se han dado cuenta: la extrema derecha avanza en Europa y el efecto contagio, además, le beneficia. En algunos países los partidos fascistas obtuvieron un apoyo en las elecciones generales de más del 20% (Suiza, Austria, Francia o Dinamarca); en otros, casi lo alcanzan (Italia); su mayor éxito está en Polonia, donde llegaron a superar el 37% y en Hungría, donde gobierna el Jobbik; y en un país como Alemania, que más ha sufrido y hecho sufrir el nazismo, están en el 12%. En España les hemos visto en el Valle de los Caídos recientemente y en Catalunya, ayer mismo en la calle.

Una Diada con presos

La de ayer fue una Diada especial, más intensa incluso que las anteriores, porque fue la primera de la historia reciente con varios políticos en las cárceles o fuera de su país por culpa de una persecución judicial injusta y que no sirve, de ninguna manera, para destensionar la cuestión nacional catalana. A algunos, es evidente, les beneficia esa tensión, y no solo a los de Ciudadanos: los hay que aprovechan para intentar lavar sus trapos sucios con Catalunya. Desde Euskadi tenemos que remar para que en la siguiente participen quienes quieran con libertad y en medio de un debate político constructivo.

Montón, cada vez más frágil

Los buenos periodistas hacen buenas preguntas, como Ángel Calleja a cuenta del máster en entredicho de la ministra Montón: “¿Qué beneficia más al PSOE? ¿Prescindir de Montón y poner el listón a una altura que Pablo Casado no pueda saltar si le imputan? ¿O ‘invitar’ a los jueces del Supremo que no investiguen ningún máster y así el bipartidismo no se hace daño?”. Esta es la encrucijada ahora para los socialistas que, como bien apunta Calleja, podría tener consecuencias en el PP, cuyo líder está en una situación parecida a la de Montón por un máster también en la URJC.

El PP, abocado a Casado

Y con Casado pendiente del hilo de Montón, va Sáenz de Santamaría y se baja del barco. El adiós de la vicepresidenta debería preocupar en el PP, donde se quedan sin plan B articulable. La caída de Casado provocaría un vacío de poder que la hábil mano derecha de Rajoy podría hacer tapado, pero ahora todo está en manos de ese nuevo PP más rancio que el anterior. El “agur” de Soraya, además, no solo empobrece a los de la gaviota: se va una política inteligente y posibilista, y les aseguro que quienes vivimos pegados a los políticos sabemos que no hay muchas como ella.

La izquierda madrileña, dividida

Manuela Carmena es una mujer inteligente y sabe que el rebote que van a pillar todos los que se sienten de izquierdas y traicionados por la maniobra de la alcaldesa, en realidad, están enfadados porque ven que se quedan sin cortijito. Esa izquierda tan radicalizada como sobrerrepresentada no tiene cabida en un equipo de gobierno que Carmena ha exigido controlar por practicidad: prefiere a personas de confianza que no a quintacolumnistas con piel de cordero. Ahora le viene una mala época en Twitter, pero una mujer inteligente como ella, insisto, sabe que eso no importa a nadie.

Policías cabreados

No pueden pretender que no pensemos que un miembro de las fuerzas de seguridad del Estado cabreado no actúa igual que uno que está relajado, en paz consigo mismo y sus superiores, descansado y concentrado en su trabajo. Igual que yo no escribo igual cuando las noticias me indignan o, como esta, me preocupan: se quejan los sindicatos de la Policía Nacional que los agentes de las unidades de intervención desplazadas a Catalunya para la Diada viven hacinados y en malas condiciones, peores incluso que las de aquel “Piolín” que dieron la vuelta a España.

La luz sigue subiendo

Es uno de los mayores atracos a mano armada (con un contador eléctrico que, por cierto, emite una luz que consume y pago también yo para alegría de mi distribuidor) que conocemos: lo de las empresas que nos cobran la luz al precio que les da la gana debería ser de juzgado de guardia, pero por desgracia es de jolgorio para accionistas y altos cargos. Agárrense: este verano la luz ha subido porque ha hecho poco viento. Un factor así de sencillo hace que les paguemos más y les demos más beneficios en la mayor operación de robo al consumidor que hemos presenciado.

Caza de brujas en la Casa Blanca

A estas alturas ya sabrán que hay una garganta profunda en la Casa Blanca que canta bajo el anonimato las penurias que pasan en los despachos más importantes de EE.UU. con un presidente como Trump. Lo siguiente solo podía ser lo que estamos viendo desde lejos: una caza de brujas que, por supuesto, ha abierto también la puerta a la chanza (como el chiste en el que el republicano estaría investigando a un niño que corta el césped por si es el autor de la filtración). No sé si darán con el soplón, pero sí me temo que este u otro escribirán más capítulos, y que los disfrutaremos.

Piqué, el modelo a no seguir

Llevo tiempo diciendo que la burbuja de Piqué la hinchamos entre todos, también yo. Y al final el futbolista ha resultado ser un tipo de lo menos honesto con sus volubles ideas políticas y sus reprobables conductas cívicas: no solo era un peligro para el resto de conductores y por eso le retiraron el carné, es que sin él decidió volver a conducir… hasta que lo pillaron. Ahora, Piqué, el guay, el que invierte en videojuegos y por eso nos tiene que molar, va a los entrenamientos en patinete eléctrico… Pero el tamaño del motor equivale a una moto eléctrica que sigue conduciendo sin carné.

Las cosas, por su nombre

Pablo Hasel, el tipo que cree que por rapear con especial mal gusto lidera no sé qué revolución, va por ahí recolectando mesías que sufren la injusticia, como los que ocuparon varias casas en un pueblo deshabitado y empezaron a reconstruirlas… pasando por alto que se trataba de hacer obras sin licencia en un parque natural. Ahora están siendo juzgados y, claro, Hasel les defiende. Pero la ocupación por el morro y, por el mismo morro, decidir qué está bien y está mal es igual de negativa en “okupas” como en empresarios que untan a funcionarios y políticos.