Un 8-M necesario

La necesidad del 8-M y de la reivindicación feminista, entendida como el único método para alcanzar una igualdad real de oportunidades, está fuera de toda cuestión. Y por si a algún recalcitrante le quedaba alguna duda ya están los más fachas para aclarársela. Silvia Intxaurrondo clamaba así en Twitter: “El mural dedicado a grandes mujeres en el Barrio de la Concepción, mi barrio, vandalizado esta noche. ¡Cobardes! Más que nunca, 8-M”. Realmente, es muy sencillo: o estás con esos cobardes y fascistas o estás con la reclamación de una igualdad plena. Aunque sí puede haber excesos en esto no hay término medio.

Incomprensible

Es innegable que las concentraciones del 8-M podían atraer a más manifestantes que cualquier otra porque su reivindicación es de total justicia y por eso genera tantas adhesiones. Pero incluso con esa certeza es difícil de justificar que el gobierno español prohibiera las marchas en Madrid, en el mismo Madrid en el que hemos visto manifestarse a Cayetanos, juntarse a falangistas y, este mismo domingo, con la prohibición ya confirmada por la justicia, a seguidores del Atlético de Madrid sin guardar ninguna distancia y sin que la policía, allí presente, cargase para disolver la concentración por motivos sanitarios.

Mujeres de derechas

Carla Toscano no se cortó en Twitter cuando mostró imágenes de dos mujeres durante los premios Feroz que, a su juicio, mostraban “fealdad, chabacanería, zafiedad”, y las relacionó con “la ideología de género”. La diputada de Vox es la misma que, anteriormente, se había quejado de que hicieran chistes con su imagen durante una comisión (“mucha guasa con lo de Azúcar Moreno”) y aventuraba que “si alguien de Vox hiciera referencia al físico de una mujer la izquierda pediría su cabeza”. Nunca Gris mostró ambos pantallazos e, igual que Toscano, no se cortó en su tuit: “Pedimos tu cabeza, escoria nazi”.

Y mujeres de izquierdas

Este titular en El Confidencial es de esos que resuenan cuando acabas de leerlo: “Montero llega a su segundo 8-M con el contador legislativo de Igualdad a cero”. No solo eso: ayer mismo se hizo pública una recogida de firmas en la que participan personas próximas a Podemos y contrarias a la Ley Trans que está preparando el ministerio de Montero. No soy de los que cree que legislar más es sinónimo de aprovechar mejor la legislatura, pero sí de los que saben contar, y dos años son muchos para no haber generado el consenso o, por lo menos, el clima suficiente que haga avanzar la Igualdad o, como mínimo, su ministerio.

Y esto no para

No importa que sea 8-M para que un hombre intente asesinar a su expareja, como sucedió ayer en Valencia: la violencia de género es la máxima expresión de la desigualdad y el machismo que siguen instalados en nuestra sociedad con una inercia preocupante porque parece imparable. Mujer, 50 años y siete cuchilladas, con esos datos era ingresada en el hospital y en estado grave la víctima, la última en España mientras escribo estas líneas y que sirve como muestra de lo necesario que es el 8-M y la reivindicación del feminismo. Termino como empiezo, lo sé. También sé que el año que viene volveré a escribirlo.

Rosa Díez llama nazis a sus excompañeros

Pero no a los de UPyD, donde coincidió con intransigentes y soberbios con los que motivaba a un electorado que luego fue pasando a Ciudadanos y de Ciudadanos acabó en Vox. Rosa Díez ha tuiteado esto: “Y los afiliados del PSOE calladitos, protegiendo al felón. Cual alemanes que ‘ignoraban’ el exterminio”. Y aunque conozco la trayectoria de Díez y su afición a exagerar en Twitter para llamar la atención, no salgo de mi asombro. De hecho, creo que dejar de sorprendernos será una mala noticia, igual que creo que la propia Díez volverá a hacerlo con salidas de tono absolutamente injustificables.

Hay más

Rosa Díez no está sola en el club de jubilados que tuitean barbaridades: un concejal de Cáceres ha publicado en referencia a Pedro Sánchez que “merece la horca. Quisiera verlo como a Musolinni, muerto y colgado por los pies. Y a su felona, igual”. Pese a estar en el grupo de los no adscritos, en Público recuerdan acertadamente que Teófilo Amores era el candidato de Vox a la alcaldía del municipio y está afiliado a ese partido. Para que se hagan una idea del personaje y, de paso, para que confirmen la idea que ya tenemos todos de Vox. ¿Y esta barbaridad no merece la intervención de la fiscalía?

¿“Feliz 1936”?

Y si todavía no se han sorprendido con la comparación de Díez y el deseo de Amores, esperen a ver lo que escribió en Nochevieja Carla Toscano, diputada de Vox en el Congreso por Madrid: “Feliz 1936. Y guardad las sobras de la cena de hoy; las vais a necesitar”. ¿Qué sugiere con su tuit, que estamos a las puertas de un golpe de estado de la extrema derecha contra un gobierno demasiado plural y demasiado progresista? ¿Que ese golpe de estado, como el que dio Franco, nos va a llevar a una posguerra de hambruna? Por cierto, yo siempre he guardado sobras de Nochevieja.

En Nafarroa no están más tranquilos

La autoproclamada izquierda española y vasca, sobre todo la que mantiene actitudes más adolescentes, ha sobado la palabra “facha” y gracias a eso los verdaderos fascistas tienen una excusa. Pero los hay y llaman a la horca o al levantamiento militar. Otros como Rosa Díez o los de Navarra Suma solo son trogloditas incapaces de entender que este mundo avanza. Los cavernícolas navarros, además, ni siquiera conocen su territorio y llaman injerencia a una actuación de EAJ-PNV (que ya estaba como partido en Nafarroa antes que UPN) para beneficio de la ciudadanía del viejo reino. María Solana les pone en su sitio.

Agur a un grande

Si algo no pueden hacer los fachas ni los más reaccionarios es desplazar a quienes hacen bien las cosas. Así que aprovecho las últimas líneas de esta columna para sumarme a la cálida despedida que muchos han brindado a Jesús Torquemada, que se jubila. El periodista de Radio Euskadi, experto en política internacional, nos ha ayudado a entender muchos conflictos y movimientos geoestratégicos durante décadas. Su voz queda en nuestro recuerdo asociada al periodismo que, según aprendimos, era el bien hecho: asociado a la especialización del profesional y didáctico. Le echaremos de menos.

Más gráfico, imposible

En la mayoría de ocasiones, solo hace falta esperar para que los políticos se autorretraten. En el caso de los que vienen a dar un vuelco a la política, esta espera es infalible. La diputada de Vox, Carla Toscano, ha sido una de las más mencionadas en Twitter de los últimos días por haber mostrado una sensibilidad nula, una capacidad de no enterarse que parece de chiste, y un intento de arrimar el ascua a su sardina deplorable, al considerar que los abortos por listeriosis son “espontáneos” y, de paso, criticar a quienes ejercen el derecho al aborto. Será difícil ver una mezquindad mayor… Pero la veremos.

¡Qué morro!

Donde tenga representación Vox debería de ser un grupo parlamentario aislado por el resto. Lejos de eso, en España es cogido de la mano por PP y Ciudadanos para participar, entre todos, de una merienda de diestros. Allá ellos. Y allá nosotros, que somos los que tendremos que tomar medidas y decisiones, y no pasar ni una a la extrema derecha y quienes la apoyan. Por eso señalamos el cinismo infinito de Ciudadanos, haciéndose pasar por partido europeísta y crítico contra el fascismo que asoló Europa al mismo tiempo que, como ha quedado claro, pactan gobiernos con Vox y toleran actuaciones parlamentarias vergonzantes.

Y el PP, preparado

Entre los aprendices de populistas y los maestros del cinismo se encuentra muy cómodo el PP, con Pablo Casado asiendo las manos de unos y otros para reforzar el lazo… O la cadena. De hecho, si nada lo remedia, la nueva convocatoria de elecciones impulsará aún más el papel de vértice de las derechas de los de Alfonso Alonso y Javier Maroto que, con más escaños, podrán liderar ese avance desde Barad-dûr (permítanme la licencia friki). Casado tendrá ante sí todo un partido de vuelta después de perder solo por la mínima en el último minuto del de la ida, salvando gobiernos importantes gracias al trifachito.

Al otro lado…

El Teleoperador, uno de los más clásicos comentaristas de la actualidad en Twitter con mordacidad, ironizaba sobre el “curso de ética política” que Manuela Carmena protagonizará en la SER: “Sí, la paraca que aceptó liderar un proyecto en cuya construcción no participó y luego se lo cargó. La chantajista de ‘o se hace mi santa voluntad o dimito’. La de ‘o votáis lo que yo diga u os ceso’. La que pactó presupuestos con Montoro a espaldas de su equipo”. También avanzaba la posibilidad de que Pedro Sánchez la premiara con un ministerio, lo que no sabemos es después de qué elecciones…

Todo por el postureo

Por fin se acaba el mercado de fichajes más agotador después del serial que ha protagonizado el FC Barcelona primero con Griezzmn y luego con Neymar. Un mercado que en Bilbao ha dejado un sabor raro por la gestión de las salidas, y en el que a nivel global ha habido poco picante. El fichaje de última hora de Llorente por el Nápoles no hubiera pasado de anécdota… Salvo por el tuit en el que el delantero se despide del Tottenham. Postureo del chungo, porque Llorente ya estaba fuera del equipo que no le renovó y los italianos le han contratado sin más. No es un traspaso de última hora, y quien lo venda así estará mintiendo.