Daniel Rodríguez es el síntoma

Tengo la sensación de que Marlaska no ha eliminado el mal de la Policía Nacional al destituir al jefe del cuerpo en Navarra. Lo único que ha logrado es paliar un poco el síntoma leve. Como todos los que empezamos a resfriarnos a estas alturas del año y no nos curamos con un vaso de leche con miel, las fuerzas de Seguridad del Estado español tienen en su interior un mal muy grave que costará extirpar. La soberbia y la prepotencia son poca cosa comparada con una ideología tóxica y un desprecio absoluto hacia la parte de la población mayoritaria que no piensa como algunos de sus mandos.

Seamos serios

Habla muy bien de El Nacional que mantenga a Bernat Dedéu, crítico con el procés, entre sus columnistas. El filósofo molesta a los que no quieren ver la verdad cuando la cuenta: “El Consell de la República es un nuevo fraude del procés, por el simple hecho que la República no existe, y no porque no la reconozca ninguna instancia política internacional, que también, sino porque no la defienden ni los propios líderes soberanistas (…) Es importante que Llach no curre solo, faltaría más, y también es una noticia fantástica que Bea Talegón (profunda conocedora del Derecho Civil catalán) le acompañe (…) en Catalunya somos gente agradecida y llenamos los bolsillos de los simpatizantes españoles de nuestra causa”.

Otro mundo

Es alucinante pero lo que publican en el Business Insider parece verosímil: el príncipe saudí Mohammed bin Salman está sorprendido por la repercusión que está teniendo el asesinato después de una tortura inhumana del periodista crítico con su régimen, Jamal Khashoggi. En cierto modo, es comprensible: el amigo de Juan Carlos I y Felipe VI está acostumbrado a ejercer su crueldad mientras el resto del mundo mira (miramos) para otro lado porque sus buenas relaciones con altos dirigentes, gracias a su petróleo y sus millones, le facilitan el silencio.

Miremos a Madrid

Igual que ellos habrán mirado a Bilbao para poner el paso de cebra “a la japonesa” (que también atraviesa en diagonal un cruce) o el límite urbano a 30, también nosotros deberíamos mirar a la capital de España para poner orden con lo de los patinetes eléctricos… Antes de que nos invadan. El patinete eléctrico tendrá que circular como cualquier otro vehículo: fuera de la acera y por la parte central del carril de la calzada. Vamos, que ha cundido la lógica, para variar. Por supuesto, PP y Ciudadanos han votado el contra porque el progreso es menos importante que hacer oposición.

Zorionak a todos

Ayer cumplía 161 años el club de fútbol más antiguo del mundo, el Sheffield FC, que actualmente milita en una división menor del fútbol inglés (la del Este). Un cumpleaños que nos alegra a muchos que amamos un deporte lleno de trúhanes y buitres, que enriquece e tontos y trileros, que ensalza a defraudadores y machaca a los débiles (¿en cuántos equipos menores cobrar a final de mes es el partido más difícil?). Un deporte que, además de todo esto, nos emociona y nos hace soñar, y por eso nos gusta. Como dicen en Argentina: el fútbol es vida, lo demás son detalles.

Innerarity la clava (otra vez)

20160613_innerarity

Les aseguro que es una delicia leer la pieza en Público sobre Daniel Innerarity en la que el filósofo reflexiona sobre lo que sucede en el Congreso y lo que él quiere que suceda. Su clarividencia y sencillez son una bofetada sin dolor. Y el titular elegido es fruto del contagio de lucidez: “El debate político en España es cutre, decimonónico”. Lo dice Innerarity y lo sabemos todos. Junto a una pregunta crucial: “Para qué perder el tiempo tratando de ser como los españoles cuando podemos ser algo más innovador”.

Y si…

Coincido con Innerarity en que los partidos políticos españoles, los que van de nuevos y los que no pueden ir de nada, gastan discursos ya gastados, y hablan de poder, repartos de asientos y pactos con cuotas como si la base no fuera realmente democrática. Luego, leo en Fórmula TV que los toros registran su mínimo histórico en la televisión española y pienso: ¿y si la sociedad de España fuera más avanzada que sus políticos? Ojo, en Euskadi puede volver a ganar un partido español.

La selección entra en campaña

Moragas, Arriola, Rajoy… no dan puntada sin hilo. Solo así se entiende que pese a la corrupción, los recortes y el tiempo que han alargado la legislatura y su interinidad, vayan a ganar otra vez las elecciones. Miden cada paso y cada fecha, y que las elecciones coincidan con la Eurocopa no es una casualidad: la orgía de españolismo ayuda a los patriotas españoles, a día de hoy, los autoproclamados como tal: PP y Podemos. Y si ganan los de Del Bosque, mejor para los dos.

Trabajar cobrando, ¡qué locura!

Hay muchas maneras de llamarnos tontos, pero una de las más reprobables, sin duda, es la que hacen algunas empresas: “Las ‘elevadas expectativas salariales’ de los aspirantes fueron el obstáculo más frecuente con el que toparon las compañías a la hora de contratar, junto a la falta de experiencia (…) La mitad de las consultadas tiene problemas para cubrir vacantes” (El Confidencial). No sería más realista decir que, en esta situación, lo que ofrecen algunas empresas es un insulto.

YouTube es bastante siniestro

En Magnet nos enseñan uno de los canales en YouTube “más oscuro y siniestro” que podemos encontrar, con canciones infantiles y montajes que generan, cuando menos, desasosiego. Pero siempre he creído que YouTube es, en general, bastante siniestro. Está lleno de ideas horribles que hay quien piensa que son maravillosas, y encima reciben millones de visitas. Sorprendente pero cierto. El canal del que nos hablan es solo uno más, en mi opinión, y por lo menos no se esconde.

Solo hay que abrir la mente

20150320_mente

Realmente, lo que expresa Carlos Salvador solo es la representación de una autolimitación que muchos se imponen. El diputado de UPN en el Congreso no quiere entender que el merecedor de un premio Príncipe de Viana, Daniel Innenarity, pueda entrar en las listas de Geroa Bai, candidatura donde está EAJ-PNV, y coge el rábano por las hojas de la anexión mostrando que vivir y propagar la ignorancia es, en muchas ocasiones, una cuestión de firme voluntad.

Para la tontería no hay fronteras

Pero la idiocia no tiene límites, ni territoriales ni ideológicos. La celebración del día de San Patricio en el norte de Irlanda, dejó algunos disturbios (menores, en comparación con lo vivido) en Belfast. Después del desfile y mientras una parte de la ciudad disfrutaba de actividades lúdicas (el ayuntamiento está gobernado por una cohabitación forzosa de ingleses e irlandeses), varios grupos de jóvenes quemaron banderas unionistas y una menor de 12 años fue alcanzada por un proyectil (‘Belfast Telegraph’).

Estos también son datos del paro

Las 125.000 personas que abandonaron el estado español en 2014 según los datos del INE que recogen en ‘Vozpópuli’, también cuentan como trabajadores que dejan de estar en el paro y, por extensión, como “brote verde” de esos que anunciara Zapatero y ahora agita Rajoy. Ya son 2,2 millones los españoles que han abandonado el territorio para acabar, cada vez más frecuentemente, en Asia, que es el continente de acogida que más ha crecido en el último ejercicio, aunque América sigue siendo el que mayor recibe (más de 81.000 personas en 2014).

¿Qué pasa en el Banco de Madrid?

En ‘Bolsamanía’ describen un “corralito” con todas sus características: el estado no rescatará al Banco de Madrid y los clientes podrán recuperar un máximo de 100.000 € (que es dinero). Esa es la cantidad garantizada. José Oneto en ‘República.com’ hace un recorrido por la situación que plantea aún más sombras que luces en una entidad copada por la Banca Privada de Andorra, con presencia de la exdirectora general del Tesoro con el Gobierno de Zapatero y hasta algún directivo del FC Barcelona.

Venezuela, la controversia

La octava edición del programa ‘En Tierra Hostil’, de ‘Antena 3’, grabada en Venezuela, ha levantado una corriente de comentarios en Twitter a favor y en contra de la grabación, de lo que allí se contaba e incluso de las políticas del gobierno español, que no pasaba desapercibida. Todos esos mensajes cruzados, a menudo acompañados de descalificaciones, no permiten hacerse una idea de lo que sucede en aquel país, y cualquier apriorismo puede ratificarse, hasta el más extremo, de un lado y de otro. Lo llamativo, no obstante, es el interés por vencer, más que por convencer, de muchos de los opinadores.