Solo era una niña

¡Uf, qué tema más delicado con tantos colectivos dispuestos a sentirse agraviados! Les cuento: durante el sorteo de la lotería de Navidad una niña de San Ildefonso apareció con el pelo corto, y eso y un lío (fácil de resolver) con los nombres de pila bastó para lanzar un bulo: no era una niña, ¡era un niño transexual! El rumor corrió por Twitter y Forocoches… Y hoy esa niña no quiere volver al colegio, según sus progenitores, por temor a ser acosada tras la riada de comentarios en Internet.

¿Y si hubiera sido un niño?

Realmente, la denuncia del aita y ama de esta niña ponen de manifiesto que la transexualidad, incluso cuando no es real, genera temor en los colegios porque lo hace en la sociedad. Y si este debate nos sirve por lo menos para señalar la ponzoña me veo obligado a señalarles una vez más Navarra.com, ese medio cavernícola absorbido por Pedro J. Ramírez en El Español, que ha colaborado en la extensión del bulo con un tono paternalista que echa para atrás y no corrige ni una línea.

Tabarnia, gilipollez máxima

Tabarnia no existirá, pero nos ha servido para descubrir idiotas. Se trata de una “broma” de los nacionalistas españoles: esta región costera, formada por Tarragona y Barcelona, querría independizarse de Catalunya para seguir siendo España porque ha ganado Ciudadanos en ese territorio. Lo peor es que algunos nacionalistas catalanes han picado usando los argumentos del unionismo para defender que Catalunya es una, ¿grande y libre? Mi conclusión: cuánto tonto hay en Twitter.

La España de Pinypon

Una chica dulce ha ganado las elecciones en Catalunya a dos tipos duros como Puigdemont y Junqueras, y España se ha convertido, de pronto, en un reino donde todas las regiones (menos la catalana y la vasca) son modelos de generosidad. Por ejemplo (agárrense), Madrid, que según unos cuantos tuiteros, nunca ha rechazado a nadie (no como en Catalunya, donde expulsan a quien no se emocione con la sardana). El procés ha abierto el cajón de las vendas para los ojos.

Si es satírico…

El tuit más retuiteado de la cuenta del Financial Times en 2017 es una columna satírica de Robert Shrimsley sobre la heroicidad de Carles Puigdemont. Todavía esta semana en la que el medio británico ha hecho pública la anécdota parece que son los defensores del president los que están dando tanto aire al tuit y, por extensión, la columna, insisto, de carácter satírico. Es decir: Shrimsley no loaba a Puigdemont cuando lo comparaba con Mandela, Gandhi o De Gaulle, precisamente.

“Trinchera constitucionalista”

20170606_trinchera

Cada vez que leo algo de Navarra.com, web alojada en El Español, me pregunto si Pedro J. Ramírez es igual de tendencioso en el resto de su medio digital. “30.000 navarros” contra la imposición nacionalista de Uxue Barkos, se atrevían a escribir, como si no hubiéramos visto a miembros del PP, UPyD o partidos entre la derecha y la pared alardear en Twitter de que iban a Iruña a defender España. Pura intoxicación que empaña el nombre de la información y la cabecera que la contiene.

Él conoce el futuro

El propio Arnold Schwarzenegger bromea en su vídeo dedicado a Donald Trump con que él es el único que puede viajar en el tiempo desde el futuro, en clara alusión a su Terminator. Pero este segundo de broma es el único que se permite en su rapapolvos contra el actual presidente estadounidense. Conan el Bárbaro sabe de lo que habla, como político (casi diez años) republicano (toda la vida, al parecer) que es, y tiene claro que la lucha contra el cambio climático es incuestionable.

Sí y sí

Tiene toda la razón la usuaria (eso parece) de Twitter, The Lost Dreamer cuando critica en una sucesión de tuits con más de 6.000 retuits a quienes han hecho chistes con los gustos de la Infanta Leonor: que lea a Stevenson o Carroll y le gusten las pelis de Kurosawa solo es criticable para los ignorantes. Pero también tiene razón Egoitz Moreno cuando recuerda que la heredera de la corona de España es siempre “el enemigo”. Y con esa premisa tenemos que revisar sus gustos.

Echenique ya no convence a los suyos

Llevo años alertando de que Pablo Echenique es, posiblemente, el político más sobrevalorado de la actualidad. Y por lo que parece en su entorno más próximo la caída del guindo se convierte en práctica habitual donde se detenga unos segundos: su propio grupo en Zaragoza se ha abstenido en la reprobación del Ayuntamiento por su actitud después de la sentencia que le condena por haber contratado ilegalmente a un asistente. Nos lo justificarán como quieran, pero no podrán.

Pero sigue siendo un ignorante

No, Nicolás Maduro no afirmó con rotundidad que había cinco puntos cardinales porque no lo supiera, como reseñamos en esta misma columna: el que no lo sabía era un miembro de la oposición y él estaba riéndose de él como algunos pretendimos hacerlo del presidente venezolano. No puedo justificarlo con que no me extrañó la noticia en un ignorante como Maduro: la información manipulada contra él le refuerza mientras nos debilita a quienes no le queremos.

No es una fiesta, no son el Olentzero

20170401_fiesta

Xabier Lapitz vuelve a escribirlo mejor que yo. Lo hizo con el conflicto de los estibadores y, ahora, con la entrega de armas de ETA es capaz de plasmar brevemente esa dicotomía que nos permite alegrarnos por lo que va a suceder y nos sorprende, si no indigna, ante cómo va a pasar. La entrega de armas de ETA no es una fiesta, ni “folclore”. No son el Olentzero bajando del monte y dejándonos regalos. Nadie entró en ETA para hacer la paz, sino al contrario.

La Navarra de El Español

Cuando Guillermo Nagore compartió el pantallazo de la última barbaridad de la derecha rancia, supe a qué medio acudir para leer el texto completo: Navarra[punto]com, acogida por Pedro J. Ramírez en su digital, El Español. En estas webs, por supuesto, no toleran que el parlamento navarro retire el veto a la Ikurriña, y el que lo intente será señalado como terrorista. Este es, por cierto, el legado real de ETA que utiliza con agrado quien odia a los vascos.

El “efecto Streisand” inverso

En Internet se conoce como “efecto Streisand” al intento de limitar un mensaje que, precisamente por eso, acaba siendo difundido masivamente. Por ejemplo: la condenan injusta a Cassandra Vera por hacer chistes sobre Carrero Blanco ha llenado Internet de comentarios pretendidamente graciosos sobre el franquista. Pero también hemos observado el efecto inverso: la autora de estos chistes está dando justificaciones irrisorias a un rosario de tuits en los que desea muerte y sufrimiento a diferentes políticos y periodistas.

Empodera que algo queda

El viejo “difama que algo queda”, esa práctica tan repugnante que usan, como ya han comprobado, en Navara.com y El Español, entre otros, en Internet se viene sustituyendo por “empodera que algo queda”. Es decir: lanza a críos a que se lleven los golpes, que de algo nos aprovecharemos. La entrevista en El Plural a la misma Cassandra Vera es un buen ejemplo. Incluso llega a agradecer a Podemos su implicación, ¿en qué? ¿En usarla de punta de sus lanzas?

Fotos que no puedes sacarte. Segunda parte

Ramón Espinar es tan osado (o nos toma tanto por tontos) que no tiene reparo en aparecer en manifestaciones por una vivienda digna después de haber comprado y vendido con beneficio una VPO que le dieron sin concurso, o quejarse del uso de las tarjetas black que utilizó su propio padre. Ahora, Echenique es capaz de posar en una foto con empleadas del hogar que no quieren cobrar en “B”, después de haber pagado él a su asistente de la misma manera.

Patxi López, el “stopper”

20170322_lopez

Podrán decir que en esta columna lo leyeron antes que nadie: para Susana Díaz, Patxi López es el submarino que el “aparato” socialista habría puesto frente a la playa de Pedro Sánchez para torpedear su salida hacia la secretaría general del PSOE. El problema, según Vozpópuli, sería que López no lo ha logrado, y Sánchez sigue cogiendo vuelo mientras, ahora sí, tres son multitud. De momento, López niega que vaya a retirarse, pero en Euskadi ya le hemos visto negar otras cosas antes.

Álvaro de Marichalar también es Jedi

De la larga lista de méritos hereditarios que Álvaro de Marichalar enumera en Vanity Fair, y que a varios tuiteros como el director Álex Rodrigo les ha servido para hacer unos cuantos chistes, solo le falta el de autoproclamarse hijo de Darth Vader y heredero de la Orden Sith. Anoten, porque lleva sangre megavasca: la de los reyes de Navarra, la de Don Diego Lope de Haro, ¡y hasta la de San Francisco Javier! Por supuesto, se declara monárquico y orgulloso.

Pelea de gallos

De salida, es fácil ponerse en contra de la Fundación Francisco Franco y a favor de Wikipedia en el encontronazo de ambas “instituciones”. Pero lo cierto es que la enciclopedia “colaborativa” tiene color: que se lo pregunten, si no, a quienes quieren editar informaciones relacionadas con el nacionalismo vasco. Pero no es menos cierto que la denuncia de los franquistas es ridícula: meter la eliminación del término “dictador” cuando iban a modificar la información sobre las subvenciones referidas es querer meter un gol a la historia.

El euskera es terrorismo para El Español

Las alianzas entre medios digitales son cada vez más habituales: se refuerzan mutuamente y pueden vender publicidad en mejores condiciones. Así que los “grandes” se lanzan a la caza de webs medianas o bien penetradas, pero, claro, tienen que cargar también con lo malo. Por ejemplo, en Navarra[punto]com no dudan en relacionar el euskera con el terrorismo, y eso en El Español de Pedro J. Ramírez, web que ha acogido a estos navarros cavernarios, les debe parecer bien… A menos que diga lo contrario (y no lo ha hecho).

No, Susana Díaz no es la niña del exorcista

Gracias a cuentas en Twitter como Maldito Bulo es posible afinar el olfato que tan necesario es cuando te pasas el día viendo noticias que se difunden en Internet. Insisto, gracias al trabajo de sus gestores, podemos comprobar que no es cierto que Telemadrid haya emitido “por error” una imagen de la niña del exorcista cuando hablaba de Susana Díaz. Es la “última” colada de la web Hay Noticia, que lanza información falsa en nombre del “humor” solo para atraer tráfico y dinero.