La categoría «popular» es un error

La Academia del Cine en EE.UU. ha claudicado a la moda y ha creado una categoría de “película popular” que votará el público en vez de los académicos. De este modo, al parecer, quieren involucrar a la juventud en la gala, que pierde audiencia, y en una industria tradicional del cine ante la nueva oferta de Netflix y similares, que ha calado entre los jóvenes. Vamos, que es como si un aitite se pone una camiseta con la cara de Luis Fonsi. Ni siquiera es una idea original: esta misma semana se han entregado los Teen Choice Awards, dirigidos al público joven sin forzar nada.

El odio va unido a la mentira

Estoy pasando ya de la fase de la sorpresa a la de la indignación: en Twitter se está generando una corriente insana de odio hacia todo lo que no sea la unidad de España basada en malinterpretar cualquier gesto. Cualquiera. Por supuesto, recurren a la mentira, como que en Euskadi no es posible elegir el idioma en el que quieres que estudien tus hijos e hijas. Y la mayoría de veces, recurren a la idiotez del lector, como el que se queja de leer en un Carrefour de Valencia la palabra “benvinguts”. La Lifri ha respondido merecidamente: “Sí, de hecho, ‘benvinguts’ significa ‘putos madrileños’”.

Redescubriendo “la patria”

Si metes en Google las palabras de Pablo Iglesias que Podemos ha recuperado en Twitter aparecen referencias de 2016. No solo se trata de un discurso antiguo, se trata de uno viejo porque, a estas alturas del curso de demagogia avanzada que imparten los de la nueva política, ya no cuela eso de hablar de patria cuando lo que quieres es hablar de Estado y de impuestos. Se lo dice un nacionalista, que de lo que es la patria y lo que no es (porque se la niegan) sabe un poco. Pero el problema de Podemos no es el de las palabras, sino el de los portavoces, que solo son dos y no están.

No, no pasamos que nos la cuelen

Escribo cada día en un periódico desde finales de 2009, así que no escupiré para arriba porque, sí, me la han colado unas cuentas veces y sé que volverán a hacerlo, pero que te equivoques y sepas que así funciona esta profesión no significa que estés dispuesto a que te metan todos los goles siempre. Ni mucho menos el mismo delantero cuando, además, sabes que es un torpe. Así que celebro el plante de más de 100 periódicos que hoy publicarán un editorial contra Donald Trump, hartos del desprecio de este presidente hacia unos periodistas más necesarios que nunca.

Facebook paga por emitir

Está bien que de vez en cuando Facebook nos recuerde lo que es: una plataforma de contenido y publicidad. No suele hacerlo mucho pero a veces se destapa, incluso con novedades como la siguiente: ha pagado 90 millones de euros a la LFP para emitir los partidos de la Liga en Asia vía streaming en Facebook. Es decir: Facebook emitirá partidos que podrán verse gratis en el ordenador, tablets, móviles o una televisión con conexión a Internet. El giro no es menor porque supone emitir contenidos como los canales tradicionales y competir, directamente, contra ellos

La Catalunya que quiere España

La portada de El Español de esta semana ilustra mejor que ninguna otra la Catalunya que quiere España: deprimida y violenta para poder aplastarla. Sin los líderes políticos que ha elegido la ciudadanía mayoritariamente elección tras elección, ni los líderes sociales que hicieron de la llamada a la revolución pacífica su principal argumento, el deseo de algunos periodistas y, por lo que vemos, políticos españoles, es que Catalunya se eche en brazos de la kale borroka y la violencia.

Los presupuestos que venden los medios

Al mismo tiempo que la oscuridad, la ira y el fuego se ciernen sobre Catalunya, según los digitales y el papel español, en España se acaba la crisis y empieza el reparto de dinero a manos llenas: los presupuestos de Rajoy y Rivera son sociales, expansivos y entre ellos compiten por ser los que más dinero ponen en manos de la ciudadanía. La combinación de realidades que se empeñan en colarnos indigna tanto como avergüenza a cualquiera que tenga una sensibilidad mínima.

Rajoy negocia con chantajes

A falta de confirmación (el Delegado del Gobierno se lo negó ayer a Javier Vizcaíno) solo el rumor de que el gobierno español recurrirá los presupuestos vascos ya es grave. Pero la intención lo agrava aún más: Rajoy interpone el recurso (o amenaza con él) para presionar al PNV y que los de Ortuzar entren en la negociación de los presupuestos que ha pactado con Rivera. ¿Así negocian en el PP, chantajeando? Ya lo hicieron antes con recursos sobre leyes vascas.

Pues en el PP deberían estar preocupados

Soraya Sáenz de Santamaría celebraba la detención de Carles Puigdemont avisando de que “nadie puede eludir la justicia infinitamente”, y uno de los colaboradores del President le respondía en Twitter sarcásticamente: “Ten cuidao emepuntorajoy, el estao de derecho no descansa”. Y hace bien Joan Maria Piqué en recordar esa línea de los papeles de Bárcenas en la que aparece un tal “M. Rajoy” al que todavía la justicia española está buscando. Anda el PP como para avisar de la acción de la Justicia…

Ensalzando a los narcos

Primero fue la serie con ese nombre, “Narcos”, la atrevida publicidad de Netflix y la popularización de las frases de Pablo Escobar. Después, la conversión de Sito Miñanco en un icono pop de esa España ochentera en la serie Fariña. Y al final, “más de 200 vecinos impiden la detención de un narcotraficante en La Línea”, según Público. No creo que yo sea especialmente mojigato, pero sí creo que hay malvados que no pueden ser ablandados por el espectáculo, y los narcos lo son.

Otro par de líos en Podemos

Primero fue la noticia de que “Iglesias reforma los Estatutos sin permiso de las bases” en el período estival. Después hemos sabido que “Podemos tiene un problema con su tribunal de Garantías: hay dos presidentes que no se reconocen el uno al otro y nadie sabe quién manda”. Una situación muy poco recomendable para un partido que tiene que levantar el vuelo en esta legislatura después de la recuperación de Pedro Sánchez y el PSOE. Y esto no se salva con tuits.

Empresas sin trabajadores

Esta noticia me sorprende, no puedo remediarlo: España bate su propio récord de empresas sin trabajadores. ¿Por qué? Muy sencillo: porque la tributación es más favorable aunque sean empresas unipersonales. ¿Y los trabajadores autónomos? Pues miren, somos los más tontos. Ese es el mensaje y es lo que me sorprende, que se permita que quede ese poso, esa última reflexión, que nos inviten a hacer una trampa a medias si no queremos tributar más por lo mismo.

Por ejemplo, aquí

Esta invitación al ahorro tributario para empresas unipersonales es permanente y se hace con total impunidad. En una pieza de Vozpópuli precisamente sobre la cotización de los youtubers se explica perfectamente cómo la recomendación es la de la empresa sin trabajadores. También relatan, como ya hemos comentado en alguna ocasión en esta columna, que no es extraño que algunos youtubers españoles acaben emitiendo y cotizando desde Andorra.

Internet no es un derecho

No me gusta especialmente Juan Gómez Jurado, una de las estrellas de Twitter, y una de las críticas que hace a su último hilo me parece adecuada: la lectura no puede ser un segregador por mucho que aporte. Precisamente, Jurado se revelaba contra quienes consideran el wifi e Internet un derecho (yo también creo que no lo es) y creen que hay una brecha entre quienes sí acceden y quienes no. No veo ningún problema en negar el acceso a Internet por ejemplo a los yihadistas.

¿Por qué lo hacen?

La semana pasada fue muy popular una cuenta falsa en Twitter que prometía un año de Netflix gratis. La cuenta, además, llevaba en su nombre esta marca. ¿Por qué lo hacen si solo pedían compartir un tuit y empezar a seguir la cuenta? Porque esa cuenta con miles de seguidores después puede ser vendida a empresas que no quieren trabajar sus públicos sino adquirirlos. Ese es el fin de las cuentas que atraen tráfico y seguidores copiando contenido o falseando marcas.

Que nos lo expliquen

20170602_expliquen

Vale, entendemos lo de los factores estacionales, que hacen que en invierno y en verano suba la luz por la demanda. Vale, sabemos que otros países hacen uso de la luz española y eso también la encarece. Pero alguien del gobierno debería de salir a dar la cara y explicarnos por qué la factura es hoy un 20% más cara que el año pasado. Facua denuncia con razón que en Moncloa están en el bando de los productores, es evidente, pero la desprotección que sufrimos los consumidores es insostenible.

La “carrera” de Moix

Sigo pensando que el capítulo que ha empujado a Manuel Moix a dimitir es solo el último, y que ha sido escrito por alguien próximo a él que quería su cabeza, que filtró lo que le convenía a un digital, y que se ha aprovechado de la cultura del escándalo diario en la que vivimos y los temas mueren, uno detrás de otro, sin que nos dé tiempo a medirlo. En cualquier caso, Moix ya está fuera y las semblanzas sobre su carrera, como la que podemos leer en Público, dibujan a un personaje sospechoso.

Otra injusticia

Ayer Pedro Sánchez opinaba sobre Moix, precisamente, entre casetas de una feria del libro. Al respecto de la tradicional cita, Forges publicaba en Twitter una viñeta-denuncia mucho más explícita de lo común: se quejaba, con texto adjunto a sus bocadillos, de la normativa del PP que obliga a los escritores que han pasado la edad de jubilación a elegir entre pensión y derechos de autor. Una injusticia no solo con los creadores, también con los lectores y la Cultura.

Pablo Iglesias “haciendo” la nueva política

Podemos quedarnos sin algunos autores en lengua castellana por una normativa del PP que piensa en el ahorro sin medir la pobreza cultural que genera, y Pablo Iglesias se ha quedado sin series que ver en Netflix. Lo ha dicho él mismo en Twitter, y ha pedido a sus seguidores que le recomienden otra a la que engancharse después de calificar como “obra maestra” (es extraordinaria, es cierto) Mad Men, una serie sobre publicistas. La vida ya no es teatro, es un spot.

Zorionak, El Jueves

Esta semana ha cumplido 40 años la revista El Jueves. Una cabecera que ha vivido mil vicisitudes y que en estos tiempos digitales y de muerte al papel ha sabido reinventarse, sorbe todo, en Twitter. Me gustaría saber si su valiosa identidad digital (caso claro de éxito) tiene correlación con un incremento de las ventas. Pero en este momento las únicas cuentas que valen son las de los años: cuatro décadas retorciendo la actualidad hasta convertirla en irrisoria.

Sobre la inversión española en Defensa

20170407_defensa

Llevo varios días leyendo tuits (ya saben que vivimos bajo la dictadura del titular) sobre la inversión en armamento que va a hacer España. La idea no me gusta, pero tampoco lo hace la soflama al viento sin contexto, así que, no se preocupen, que se lo sirvo yo: en El Independiente han vuelto a explicar que alcanzar el 2% del PIB en gasto militar es un compromiso que adquirieron todos los miembros de la OTAN en 2014, no una decisión nueva ni puntual.

Se abre la trama

No es solo el Eldense, por lo que parece, ni el Jumilla, por donde pasaron antes los “negociantes” italianos prometiendo inversión y jugadores. Fuera de primera y segunda, donde hay una vigilancia especial para evitar los amaños, parece que los resultados pactados con la intervención necesaria de algunos jugadores, son algo más que una excepción, por desgracia. Pero cuidado: hay cientos de profesionales y miles de aficionados que pueden ser doblemente víctimas si generalizamos.

Hay mucho fútbol ahí fuera

Precisamente por eso, para poner en valor este deporte que a algunos nos apasiona, les traigo otras noticias de fútbol. En este caso, de la Champions League: en La Media Inglesa, una web que les recomiendo para seguir la actualidad de la mejor liga del mundo, han escrito un buen post sobre la buena temporada que está haciendo el Manchester City, que se enfrentará al Olympique de Lyon en semis. ¡Cómo! ¿No les suena? Porque hablo de fútbol femenino. Hay mucho, mucho fútbol por explorar.

Lo “políticamente correcto” nos machaca

Borja Terán arranca bien pero, al final de su siempre recomendable columna, se centra solo en uno de los efectos perversos de que nos hayamos pasado de rosca con lo políticamente correcto. Terán afirma que programas de humor de hace años hoy no serían emitidos porque la audiencia es más conservadora y los productores arriesgan menos. Yo voy más allá: estamos atemorizados, y el espacio que dejamos por miedo lo ocupan otros sin escrúpulos que aseguran llamar a las cosas por su nombre.

Las apps más descargadas

En el mundo, el dominio de Facebook es insultante: Facebook, WhatsApp, Facebook Messenger e Instagram. Todas pertenecen a los mismos propietarios. Bajan Snapchat y Uber (aunque se mantienen entre las 10 primeras) y sube YouTube. En España (y en Euskadi andaremos de un modo parecido) las cuatro primeras son las mismas aunque WhatsApp es la primera, y aparecen Wallapop y Netflix. ¿No echan ninguna de menos, por ejemplo, Twitter?