Casado y Abascal siguen siendo pececillos

Casado se ha dejado barbita de experimentado y Abascal va de tipo duro por la vida, pero PSOE y Podemos se la jugaron bien a los dos con la composición de la mesa del Congreso: solo tuvieron que dejarles reducirse en su propio jugo. Es lo que pasa cuando ladras más que muerdes. Pero también es una muestra de a lo que están en la derecha: Casado y Arrimadas viven preocupados porque Abascal no les devore, y los de Vox saben que primero tienen que engordar al monstruo para que este luego dé mejores golpes. Lo de comer está a la derecha y lo de romper, en todos lados.

Vox solo entiende de una cosa

Casado se metió en la jaula del león convencido de que sabría domarlo antes de que le devore… Pero tiene toda la pinta de que no calculó bien el hambre de la bestia. Porque el de la mesa del Congreso es el menor de sus problemas: el propio Abascal ha anunciado en Twitter que apretarán en las comunidades donde PP y Ciudadanos dependen de Vox para gobernar. Así es la ultraderecha: solo entiende la política y la vida apretando, yendo más allá, rompiendo pactos y chantajeando para que las cosas salgan a su manera o se destruyan. Y ese es el juego al que decidieron jugar Casado y Rivera. Suya será la responsabilidad.

Pero, ¿qué dices?

Alguien tan presuntuoso que en Twitter se hace llamar Publio Escipición y que explica que un abuelo suyo fue diputado (sin especificar si lo fue durante las cortes democráticas o las anteriores), intentaba despreciar a Marta Rosique porque, según él, no estaba a la altura. A la altura, ¿de qué? Todos los parlamentos democráticos del mundo están abiertos a la ciudadanía. Esa es la grandeza de la democracia: que no hay que ser doctor en nada ni hablar varios idiomas, solo es necesario ser elegido o elegida. Tampoco importa la edad, el género ni el origen. Y al que le importe no ha entendido nada.

No es menos cierto que…

Bernat Dedéu recibirá muchos palos por su última columna en El Nacional, y aunque tengo la impresión de que le gusta meter los palos en el avispero, creo que tiene razón: quien reivindica algo es la persona más interesada en tomarse en serio su reivindicación, y no es menos cierto que la búsqueda de la originalidad en la causa catalana está infravalorando una serie de reclamaciones justas, desde la independencia a la libertad de los presos políticos. Las camisetas, las proclamas pretenciosas, los mensajes en las papeletas de voto en el Congreso, ¿sirven para legitimar o para todo lo contrario?

En Podemos solo hay tres personas válidas

Cinco años después de su irrupción y varias escabechinas internas después, en Podemos solo quedan tres personas válidas: Pablo Iglesias, Irene Montero y Pablo Echenique que, según leemos en El Confidencial, “se perfila como portavoz en el Congreso en sustitución de Irene Montero”, que irá al Gobierno. Una vez soltado el lastre de Errejón y otros que se fueron con él (y que no fueron capaces de nada), Iglesias, que se mantiene como líder mientras los demás van cayendo (ya ha visto bajarse del escaño a Rubalcaba, Rajoy y Rivera) proyecta la imagen de que solo le valen sus más leales seguidores.

Han ganado. Hemos ganado

Desconozco el motivo por el que los digitales han pasado de poner esta noticia en su portada, pero en la web de El Periódico sí está: las jugadoras de fútbol han logrado su objetivo y este fin de semana volverá a rodar el balón. No habrá huelga porque sí habrá convenio y en los términos en los que ellas querían: la parcialidad se queda en el 75% del tiempo y los 12.000 € como sueldo mínimo real. Ellas han ganado y también lo hemos hecho todos porque ha avanzado la igualdad. Ahora nos toca que nos lo creamos y las acompañemos en los campos, en la tele y comprando el merchandising.

La gran falacia (política) española

En Ciudadanos dicen defender a “la España vaciada”, en referencia a esas regiones despobladas, y al mismo tiempo claman por “un español, un voto” que dejaría sin representación a esas circunscripciones menores porque, según ellos, los partidos nacionalistas están sobrerrepresentados. Los datos de Pedro Vallín en un tuit desmontan esta extendida falacia: “PNV tiene un 1,57% de votos y un 1,7% de los diputados. En cambio: PSOE tiene un 28% de votos y un 34,2% de los diputados. PP tiene un 20,8% de votos y un 25,4% de los diputados. Ya vale”. Esos son los sobrerrepresentados.

Y no se le bajarán los humos…

Alvise Pérez es un provocador en Twitter con sus falsas afirmaciones para alentar el voto de extrema derecha, y Luis Pérez es el jefe de gabinete al que Toni Cantó ha relevado para poner en su lugar a un senador de Ciudadanos por Valencia que no ha revalidado su cargo. Ambos son la misma persona, pero no creo que Alvise/Luis se relaje después del toque claro que le han dado: sus métodos y sus mensajes han espoleado al enemigo. El problema que tienen es que no ha sido un juego o un error de estrategia, es que personajes (y votantes) como Alvise estarían mejor en Vox pero empezaron por Ciudadanos.

Zorionak!

Solo dos años, casi 10.000 seguidores en Twitter y, lo más importante, ya es un clásico y un imprescindible para los seguidores del Athletic de Bilbao que solemos entrar en esta red: la Adurizpedia cumplió el viernes su segundo aniversario ofreciéndonos estadísticas y curiosidades de nuestro equipo. El suyo es el mejor ejemplo de lo que sí merece la pena en Twitter: información, agilidad para encontrar el dato que interesa, trato directo y disfrute (porque esa cuenta se disfruta). Un diez. Como ven soy un fan declarado de Roger Álvarez y su alter ego tuitero. Hay que reconocer al que lo hace bien.

Hoy hay Getxoblog

Hoy se celebra una nueva edición de Getxoblog, el ya tradicional encuentro en la fundación de BiscayTIK (a partir de las 9:15 h.) de los aficionados a las bitácoras de Internet. Recuerdo con cariño las primeras ediciones y cómo nos juntábamos fascinados ante la posibilidad de encontrar fuentes de información diversas, rincones de opinión compartida o enfrentada pero con respeto, y oportunidades para llegar más lejos. El encuentro ha ido evolucionando pero mantiene el espíritu y muchas de esas caras conocidas y amables. Toda la información, como siempre, en el blog de Mikel Agirregabiria.

Lo que diga Vallín

Igual que soy un columnista peor de lo que me gustaría estoy seguro de que sería un cronista peor de lo que imagino, pero incluso con esa certeza sigo sintiéndome un cronista frustrado. Tal vez por eso disfruto tanto con las crónicas deportivas y políticas. Entre las segundas brillan las de Pedro Vallín en La Vanguardia por lo bien que conoce la corte, por eso era de los pocos que se acordaban de esto: “Una aclaración: es falso que este acuerdo no llega seis meses tarde, sino cuatro años. Era el pacto obvio en diciembre de 2015, cuando juntos, PSOE, Podemos e IU sumaban casi 12 millones de votos”.

No lo entiendo

Otra periodista, Rebeca Carranco, ha ido relatando en Twitter los piquetes de la carretera a la frontera entre Catalunya y Francia. Ha sido muy interesante seguirla porque ha ido detallando las numerosas acciones encaminadas a detener el tráfico y, como consecuencia, el país. Yo, por mucho que me esfuerce e intente informarme (también sigo el canal de Telegram de Tsunami Democràtic), sigo sin entender cómo se gana la razón y cómo se construye un país paralizándolo, destrozando sus infraestructuras, provocando a su policía y emitiendo al exterior una imagen de desgobierno y descontrol.

Hasta los hue…

Al próximo que me diga que Ciudadanos es un partido de centro le voy a soltar: “Y tú eres gilipollas”. Tengo tanto sueño acumulado por culpa de una campaña innecesaria y tanta mala leche por todo lo que ha permitido el periodismo a esa gentuza de la extrema derecha que le voy a declarar la guerra al eufemismo y a los claims de campaña. Y ya de paso, le voy a declarar la guerra a los que pagan a 90 días, a los que solo ponen tapa a los del pueblo y a los que no usan los intermitentes. Pero a los primeros, a esos que también denuncia Rafa Cabaleira: “‘El voto de centro se ha ido a VOX’, dice uno en el 24h… Y así todo”.

Cada uno elige su manera de hacer el ridículo

Están los que trabajan en política y llaman “centro” a Ciudadanos y está Jeanine Áñez portando una biblia de medio metro de lado como si fueran las tablas de los diez mandamientos de Moisés rodeada por simpatizantes que parecen reírse de ella. Cada uno elige su manera de hacer el ridículo. Pero lo de la boliviana autoproclamada presidenta casi por la gracia de Dios es de las mejores maneras de hacer el tonto ante el Mundo que yo haya visto. Y no creo que represente tampoco a ningún católico con su desprecio a la cultura indígena… Y a los propios indígenas en algunos tuits pasados, por lo que hemos visto.

Se va un grande

David Villa anunció ayer que lo deja. Con esta retirada el fútbol mundial pierde a uno de sus mejores delanteros que en su último año en Japón también ha marcado más de diez goles. Villa nunca fue el más mediático, pero sí uno de los nueves de la liga española con más recursos (y con un hat-trick en San Mamés que mi memoria había querido olvidar), y por eso quiero traerle a esta columna, porque todavía existen esos futbolistas que no son ciudadanos sobre el césped, sino futbolistas de verdad que, por otro lado, pasan del foco, las declaraciones para forzar renovaciones y la ostentación, y se dedican, simplemente, al fútbol.

Qué irresponsabilidad

Íñigo Errejón me parece un político sobrevalorado, como todos los que estuvieron en la génesis de Podemos, pero no puedo negar que el tuit que mejor define la política española actual es suyo: “Qué irresponsabilidad”, escribió cuando se certificó, vía Rey de España (toma anacronismo y contradicción) que habría nuevas elecciones. Lo que hace Sánchez, sobre todo, y le han permitido Iglesias, Casado y Rivera, es una absoluta irresponsabilidad porque unas elecciones lo que hacen, justo, es otorgar a un candidato la responsabilidad de formar gobierno. Ellos fallan pero lo pagamos los demás.

O nos toman por tontos o lo son

Sin duda, el político más sobrevalorado de los últimos años no es Errejón, sino el que fuera su compañero de partido, Pablo Echenique (que, por cierto, antes fue compañero de partido de Albert Rivera). El número tres de Podemos sugería que Sánchez no quiso de vicepresidente a Iglesias pero lo será Rivera. O Echenique no se entera de nada o piensa que los demás no lo hacemos. Rivera hará lo que tenía que haber hecho Iglesias, precisamente: acordar una investidura y someterle desde un pacto de gobierno y la bancada de la oposición al mismo tiempo. No hay otra opción. Bueno, sí: si les dan los números, el trifachito.

El teatrillo, para quien se lo compre

Itxaso Atutxa se fijaba en otro elemento, precisamente en el que nos han llevado a esto: “Yolanda Díez (Podemos): ‘Yo he estado en las nueve horas de negociación’. Nueve horas. Nueve. Horas. ¿Negociación?”. Lo que han hecho PSOE y Podemos no es negociar, es intentar colarnos una batalla del relato que nadie le ha comprado, porque cada vez que se respondían en entrevistas o en Twitter, se lo afeábamos y lo señalábamos. ¿De verdad se creen que nos han colocado alguna de sus mentiras? ¿De verdad piensan que nos engañan con “nueve horas de negociación”? ¡Habrá que oírles en campaña!

Todo lo que está mal, en una foto

El diputado del PSOE y alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha tuiteado una foto de Rivera e Iglesias hablando en la cafetería del Congreso, donde el respeto a las relaciones entre diputados diferentes (necesarias, por supuesto) era la norma… Hasta esta semana. Puente ha roto una tradición por una foto, y ha criticado que dos personas hablen. Lo que sea por la campaña. Así está hoy el parlamentarismo en España: traiciones, censuras y chulería, porque Gabriel Rufián se lo ha afeado y Puente se ha puesto, encima, canallita. Creo que en el PSOE se alejan de la realidad y no lo saben. Como no saben lo que arriesgan.

¡Hasta Sánchez critica a Sánchez!

Pedro Vallín recuperó un tuit de Pedro Sánchez en 2016, este: “La responsabilidad de que el señor Rajoy pierda la investidura es exclusiva del señor Rajoy por ser incapaz de articular una mayoría”. Evidentemente, el actual presidente en funciones se refería a la repetición electoral a la que nos vimos abocados hace menos de cuatro años. El miércoles, Sánchez culpaba a todos menos a él de su fracaso y no asomó ni un brote de autocrítica. El Sánchez del pasado lo tenía más claro que el del presente, que solo ve un horizonte electoral teórico. Ojo a la primera encuesta después de lo que ha pasado esta semana.

Al fascismo, leña

En este tema tengo dudas. Sí tengo claro que a la extrema derecha solo hay una manera de tratarla: mal. El rechazo a quien defiende sus ideas tiene que ser activo, no vale pasar de largo. Por otro lado, soy plenamente consciente de que Vox, Ciudadanos y PP vinieron a Euskadi a provocar, a buscar pelea (y la encontraron), a generar vídeos para las televisiones y las redes sociales, a mostrarse como héroes cuando, como bien dice un tuitero, no pasan de “macarras”, y buscabocas (esto lo añado yo). Lo mejor que podíamos hacer para frenarles, esta vez, era ser activos… En inteligencia. Lo nunca han sido los del pasamontañas y la gasolina.

Antifascistas de postal

Muchos de los que se manifestaron contra Vox o quisieron dejar claro a los de Ciudadanos que en Errenteria no pintaban nada no son antifascistas. Porque al fascismo se le combate siempre, y quien estuvo callado ante el fascismo de ETA (que asesinaba a quien pensaba diferente) ahora se puede manifestar contra quien le dé la gana, pero no puede ir de antifascista por la vida, porque no lo es. Además, en este caso, como destaca Pello Salaburu en Twitter, es un error porque le han hecho la campaña a los ultras a los que, sin duda, siempre, hay que combatir. ¿O estos antifascistas de postal también estaban de campaña?

Ultras de verdad

Muchos que van de antifascistas en Euskadi lo son a medias, porque contra otros no se enfrentaron. Pero los que sí son ultras de verdad son los que vinieron este fin de semana: palizas a manifestantes, como denuncia Pedro Vallín en Twitter, comparando los violentos hechos de Oviedo protagonizados por la extrema derecha española la semana pasada con los de los nazis alemanes; neonazis con condenas por haber salido “de caza” y haber dejado hasta con minusvalías a sus víctimas, como leemos en La Marea; negacionistas del holocausto con espacio en medios igualmente ultras para su paranioas. Esto va en serio.

Abascal salió “corriendo”

Rafa Hernando nunca ha sido un tipo comedido. De hecho, si de algo ha pecado es de lo contrario. Esta semana, para variar, le ha tocado a la cuña de su madera ser el blanco de su trazo grueso: “A ver @Santi_ABASCAL ya está bien de atacar a los del PP y pretender regalar lecciones de valentía porque la realidad es que mientras cientos de concejales y cargos del PP permanecieron en el Pais Vasco y no se rindieron nunca, tú saliste corriendo. No te fue fácil pero respeta” (sic). Pero la pelea de gallos entre un Hernando que tiene que defender su parcela y Abascal no ha dado más de sí: el de Vox no entra al trapo ante nada.

Todo puede darse la vuelta

Solo puedo dar la razón a Iñaki Ortiz ante el notable éxito de Podemos del fin de semana: “Hoy Pablo Iglesias y Alberto Garzón han llenado el Astelena en Eibar, pero como han ido a pedir el voto y no a tocar los cojones para salir en las noticias, han pasado más desapercibidos”. Lo que dice es tan cierto como que cada día hay partidos vascos que llenan plazas en paz sin la repercusión mediática de Vox, Ciudadanos, PP… O Podemos. Por otro lado, la relación con los medios de Iglesias, últimamente, se basa precisamente en esa notoriedad por medio de enfrentamientos, así que, lecciones de humildad, pocas.