Entonces, ¿qué idioma se impone?

A veces, en las descripciones sucintas es donde más claras quedan las ideas. Por ejemplo, este tuit de El Mundo muestra perfectamente una forma de pensar tan insensible e invasiva que quien lo redactó y muchos de los que lo leyeron no se dieron cuenta de quién estaba obligando a algo a quién: “300 colegios de Baleares en jaque por negar el español: o dan una asignatura en castellano o responderán ante la justicia”. Entonces, ¿qué idioma es el que se impone y está garantizado por vía judicial (y además cuenta con un claro apoyo mediático)? La mentalidad colonizadora, en tres líneas y un link.

Y ahora, ¿qué?

Las intrigas palaciegas en Podemos me tienen fascinado porque son inagotables y porque están protagonizadas por personas que, por lo que ellas mismas cuentan de su vida política y personal, son maestras en tener tiempo para todo: aumentar la familia, gobernar, jugar a su juego de tronos y hasta para ver series. El último ejemplo es Teresa Rodríguez, que por fin tiene el titular que lleva tanto tiempo buscando: “No me he ido de Podemos, me han expulsado” (El Independiente). Vaya, lo han hecho después de que Rodríguez se haya alineado contra Podemos cada vez que ha tenido ocasión. Y ahora, ¿qué?

Hay más tontos que bulos

La cantidad de bulos que están corriendo por las redes desde que se declaró la pandemia es incomparable a cualquier otro torrente de falsedades difundidas y consumidas masivamente. Bulos de todo tipo, desde cuándo y cómo será el próximo confinamiento a fotos de chavales magrebíes acusados por el morro de haber delinquido: Bertrand Ndongo (Vox) y Yolanda Coucerio (PP) distribuían en Twitter la imagen de tres chicos con polos Lacoste el día después de que fuera saqueada una tienda de esa marca en Logroño. Una búsqueda en Google de diez segundos permite saber que se trata de Argelia, y no La Rioja.

Él sí quiere salir mejor

Iker Jiménez ha decidido que él sí va a salir mejor del agujero en el que nos ha metido esta pandemia: da carpetazo a las frikadas de los OVNI y los fantasmas… ¿Para centrarse directamente en el populismo y el negacionismo? Porque esas han sido sus últimas señales mediáticas: teorías de la conspiración sin más fundamentos que sus magufadas y, sobre todo, colocar los temas de la agenda que necesita Vox. Sí, Vox. Y el que se pique, que mire a ver si tiene que rascarse o es una presencia extraña que se está frotando contra su espalda. Nos quedan meses de pandemia… Y mucho por ver.

Y así estamos

Por culpa de irresponsables como Iker Jiménez, que nunca han dudado en ganar dinero con mentiras y trampantojos (ni con exposiciones que hacían su propia gira para mostrar lo que ahora él mismo niega), estamos como estamos: “El 40% de los españoles sospecha que el coronavirus fue creado a propósito” (Economía Digital). Si esta idea ha calado de esta manera, malo. Primero, porque puede extenderse cualquier otra y, después, porque lo hará con más facilidad, ya que el primer bulo es de esos que soportan los que vendrán. Es necesario exigir más responsabilidad a los periodistas… Pero también a los medios.

Son los dividendos, amigo

Ya sé que un banco es una empresa privada que tiene que responder ante sus propietarios. Pero no es menos cierto que un banco es una empresa especialmente protegida, por eso fueron rescatadas varias entidades por una milmillonada en la anterior crisis. Y si el Santander quebrase, en nombre de toda esa gente atrapada en sus cuentas corrientes, sería igualmente salvado con el dinero de nuestros impuestos. Así que, sí, alguien debería de regular, por lo que hemos pagado y pagaremos, que los bancos en vez de dar dividendos mantengan puestos de trabajo: 3.000 se van a cargar Botín y compañía, según Economía Digital.

¡Qué espectáculo!

Sin duda, el show del fin de semana pasado lo dieron Irene Montero y Teresa Rodríguez, que se enzarzaron en una discusión tuitera vergonzante. La ministra acusaba a Rodríguez de quejarse por haber sido desplazada del grupo de Podemos en el parlamento andaluz estando embarazada. Montero le pedía que no pareciese un despido improcedente lo que solo es un cambio de grupo que le permite seguir cobrando. Rodríguez respondía diciendo que ella tenía un puesto de profesora al que volver y que la política no le había cambiado de barrio. Solo les falto llamarse “muerta de hambre” la una a la otra.

Monedero no puede tener sus negocios

Otro ex de Podemos al que las idas y venidas con su sueldo le ha costado algún dolor de cabeza es Juan Carlos Monedero, que ha llegado hasta el Tribunal Supremo para defender su derecho a tener un puesto de profesor en la Universidad Complutense de Madrid y a hacer sus asesorías por Iberoamérica y sus producciones televisivas. Pues bien, el tribunal le ha dicho que no, que si es profesor a tiempo completo no puede tener otros business. Este caso solo es el último que apunta a que en Podemos esos ingresos no tan evidentes como libros o consultorías importan. Y mucho. Y a muchos.

Como si no costara

Finalmente, PSOE y PP se han puesto de acuerdo para tumbar el sistema de elección de consejo de administración de RTVE que, a su vez, elegiría al presidente. Un grupo de expertos mantuvieron reuniones para llegar a un sistema de valoración que los grandes partidos han tumbado, un desenlace que casi todos barruntábamos cuando el PSOE decidió contentar a Podemos poniéndolo en marcha. Así que en el ente público español seguirá la interinidad mientras en el vasco habrá relevo… Pese a la lluvia de críticas por si acaso que cayó en el Parlamento de Gasteiz. No hay proceso malo ni bueno. Pero sí intenciones.

Facebook sigue reinando

Hace tiempo ya que cuando hablamos de Facebook no hablamos de una red social: la empresa de publicidad ha declarado unas ganancias de 17.927 millones de dólares de enero a septiembre de 2020, lo que supone un 61% que lo que lograron en el mismo período de 2019 (La Información). Un auténtico bombazo que se apoya, por supuesto, en el crecimiento de Instagram, y en la pandemia, que ha derivado recursos de marketing a las redes sociales que ya no van a otros soportes más caros… Pero puede que también con más visibilidad: no todo se logra con el nicho o el “target”, también necesitas notoriedad.

¿Qué se creen que es una pandemia?

Quienes se manifestaron el jueves y volverán a hacerlo hoy, según parece, contra el toque de queda y las normas que solo buscan frenar la pandemia son los más tontos de Bilbao. Pueden excusarse en el negacionismo, las teorías de la conspiración, lo que ellos consideran mala gestión o el hartazgo, que da igual: en esencia son tontos del bote. Y lo demuestran cuando dicen que se manifiestan por la libertad. ¿Libertad? ¿De quién? ¿La de las amamas y aitites que están confinados en las residencias? ¿La de quienes no saldrán de casa hasta que bajen los contagios? ¿La de quienes decidimos sí cumplir las medidas?

Y peor si es la autoridad

Especialmente perjudicial para la salud de todos es quien se manifiesta abiertamente en contra de estas medidas y tiene una responsabilidad e incluso autoridad públicas. Y más peligroso resulta si, además, participa activamente en un partido político. Este tipo perjudicial del que hablan en Eldiario.es lo tiene todo: “Félix Rodríguez, vicepresidente del Comité Ejecutivo Vox en Valladolid y policía municipal en la ciudad, ha llamado a la ‘rebelión social’ en su cuenta de Twitter contra el estado de alarma”. ¿Y qué va a hacer Rodríguez si se enfrenta uniformado a altercados como los que han sucedido en Bilbao? ¿Intervendrá o les animará? Si hay que llamar a alguna rebelión es contra los idiotas.

¿Y cuando se cierre el grifo europeo?

No seré yo quien agüe la fiesta parlamentaria. Al contrario, soy plenamente consciente de que es mejor tener un presupuesto, aunque sea circunstancial como serán los Generales del Estado, que no tenerlo. Pero no por eso hay que dejar de criticar las debilidades de este plan, sobre todo sabiendo que a Pablo Iglesias le gustan tanto los DAFO (y aún así los hace mal): como indica la economista María Cadaval, el presupuesto está basado únicamente en el chorro de millones europeos y condiciona a futuro partidas muy importantes a la existencia de ese recurso… O de una subida de impuestos brutal para todos.

El ritmo no para… En Podemos

Con lo difícil que tiene que ser llegar al gobierno español y hacerse con las riendas, y más en estas circunstancias, no deja de sorprenderme la capacidad que tienen en Podemos por mantener el ritmo de su Juego de Tronos particular. Después de las maniobras contra Garzón (ministro y líder de IU al que quieren obligar que disuelva su partido en el morado) y del lío con el abogado al que despidieron acusándole de un abuso sexual inexistente, llega ahora la expulsión de Teresa Rodríguez y otros siete parlamentarios de su grupo en Andalucía después de que los ochos abandonaran la disciplina de Podemos.

Se es o no se es

La noticia de que la selección de Euskadi va a volver al terreno de juego siempre es buena. El partido de la tricolor ante Panamá supone tanto riesgo sanitario como cualquiera de los otros encuentros de selecciones o cualquier partido de Champions o Europa League de los que se han disputado esta semana. Pero lo que más me ha gustado del anuncio, además de la noticia en sí, es cómo se la han tomado en Eibar, donde Euskadi jugará este año: “Gure selekzioa Ipuruan izango da azaroaren 16an. Nuestra selección jugará en Ipurua el 16 de noviembre”, tuiteaba la SD Eibar. ¡Bien por los que son y lo demuestran!

Una huelga preelectoral

La huelga general de la semana que viene tiene tan poco sentido que hasta los convocantes se lo han cambiado: ¿es para presionar a Urkullu o a Sánchez? ¿Es para que suban el SMI y las pensiones o es porque lo hacen sin que los convocantes salgan en la foto? Con esas dudas y solo alguna certeza decidí entrar en la cuenta en Twitter de la propia huelga, que retuitea a LAB, a ELA… A Ernai, a Sortu, a Bildu, a Alternatiba y a Teresa Rodríguez. Y al final acaba ganando lo que barruntaba: esta huelga solo tiene un fin preelectoral. Ya sé que no he descubierto el fuego: salta a la vista y todo el mundo lo sabe en Euskadi.

Un PIN mediático

Igual que es evidente que la huelga de la semana que viene tiene una motivación política, es evidente que el PIN parental de Murcia tiene un fin mediático: Vox quiere que hablemos de sus mierdas y lo logra. Porque en Murcia, además, ha gobernado el PP y ahora lo hace Ciudadanos, ¿qué locas ideas progres han metido en los colegios estos partidos? Ninguna, evidentemente. E igual que los argumentos para la huelga son soniquetes, los que defienden el PIN parental nos intentan colar mentiras a base de machacarlas. En Maldita.es las desmontan: los exagerados vídeos que comparten no corresponden a charlas de sexualidad.

¿Por qué nos toman todos por tontos?

Unos nos dicen que su huelga no es política. Otros nos dicen que el PIN parental es para evitar imágenes que no se corresponden con lo que quieren evitar. Y los últimos (de momento) nos aseguran que Pablo Iglesias renuncia a su sueldo. Pues no, no lo hace. Pablo Iglesias cobrará lo que le corresponde (subida incluida después de aprobar la de los trabajadores públicos) y luego donará una parte al partido, como hacen casi todos los representantes políticos. Si dona mucho o poco es cosa suya (Iglesias tiene otros sueldos e ingresos), pero que no nos cuelen que renuncia al sueldo es cosa de todos.

No necesitamos verlos así

En los últimos años hemos visto muchos cambios en los informativos de televisión que, sinceramente, no sé si aportan algo: presentadores de pie ante pantallas gigantes, platós que no existen y se insertan vía “chroma”, periodistas de exteriores que caminan de un lado a otro de la escena… O que se exponen a cualquier inclemencia climatológica. Especialmente esta última idea me parece la peor porque los reporteros y sus cámaras (no les vemos pero están ahí, aguantando) pasan frío, son empujados por el viento, se empapan o se asan de calor durante la canícula. Que alguien pare esto, por favor.

Una Copa para los más grandes

La alegría de jugadores, aficionados y directiva de la Cultural Leonesa es maravillosa. Han eliminado al Atlético de Madrid en la primera ronda en la que participaban los colchoneros. Porque esta Copa nos la han vendido muy bien pero hemos comprado mercancía averiada. En este caso, dirigida: Atlético, Real Madrid, Barcelona y Valencia han entrado muy tarde en las eliminatorias (ganando tres partidos se plantan en semis) y los bombos van por categorías para que las sorpresas se compensen con lo que, en el fondo, tiene que pasar. Una castaña, vamos. Como dijo Valverde: esto es una industria. Y además, lo parece.

No es el paseo hasta el colegio electoral

Una vez certificada la defunción de la legislatura, en Twitter hubo división de opiniones sobre el 10-N: muchos animaron a no ir a votar y aseguraban que votar al PSOE era admitir que te siguiesen tomando el pelo, y otros apostaban por seguir siendo ciudadanía activa y comprometida, como Pepe Colubi: “Cuatro elecciones en cuatro años y se teme la desmovilización del electorado y el aumento de la abstención. Votar una vez al año es demasiado para el votante español. Esa perezosa desidia. Mucho curro. Se le hace bola”. Colubi no ve que el desánimo es por los que se presentan, no por los que elegiremos.

No pudieron, ¿podrán?

Creo que el PSOE no ha medido bien sus fuerzas antes de llevarnos de nuevo a una campaña electoral, pero también creo que serán los que tiene enfrente en España (Casado, Rivera, Iglesias y Abascal) los que harán a Sánchez ganador de las elecciones. Por la izquierda parece que lo tendrá fácil porque en Podemos siguen buscando el récord Guinness de velocidad en el proceso de descomposición de un partido político: según Electomania, en Andalucía, Teresa Rodríguez planearía presentarse por su cuenta, y en Madrid, Errejón tantearía la posibilidad de extrapolar Más Madrid. Quien calculó fatal fue Iglesias.

Vox, contra los consensos

Vox es tan rancio que no va a poder surfear la ola de populismo que se le aproxima. Como bien sugería César Calderón en Twitter: estaba el mejor colocado para decir que el establishment no se pone de acuerdo y que ellos son la alternativa para los más cabreados. Por suerte, no parecen tan listos, sino todo lo contrario: “Vox no irá al minuto de silencio por la mujer asesinada porque es ‘una campaña propagandística’”, tuiteaban de un modo directo desde la Cadena SER. No hace falta más de línea y media para dibujar a Vox y a las personas incapaces de empatizar que por ese partido se presentan.

Montoro se perpetúa

La parálisis política a la que nos condena el PSOE tiene muchos efectos colaterales: España lleva sin presupuestos dos años, y así, son los de Montoro y Rajoy los que siguen vigentes. Hay que decirlo todo: de esto los principales culpables son los diputados de ERC que no votaron a favor de unos nuevos y dieron la excusa a Sánchez para convocar elecciones después de haber ganado la moción de censura. Pero así va España: sin posibilidad de mejorar el gasto, con los ministros esperando eternamente y con una crisis económica llamando a la puerta. Y todo para que el 11 de noviembre sigamos igual… O peor, con el trifachito.

La nueva política era la falta de entendimiento

Por supuesto que en esta situación echamos de menos a políticos como Rajoy (pero sin toda la corrupción de su partido, claro). Al final, la principal diferencia entre la vieja política y la nueva (y Sánchez es nueva política porque ha acabado con toda la vieja guardia del PSOE) es que ahora es mucho más difícil alcanzar acuerdos y que esto sucede por las rivalidades personales de los nuevos políticos. Quienes se presentaron como nuevas bisagras (Rivera) ahora echan balones fuera, y los que quisieron asaltar los cielos no evitan las trampas más pedestres. Lo peor es que ninguno de ellos ha pensado en dimitir.