Cortejando a los Pirineos: De Nistos a La Vall de Boí

La propuesta de hoy tiene como objetivo pasar un fin de semana o un puente en ambas vertientes de los Pirineos, combinando la práctica del esquí de fondo en la estación de Nistos, con la visita a las iglesias románicas de La Vall de Boi, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Vielha puede ser un buen lugar para alojarse, por su amplia oferta hotelera y por encontrase entre ambos destinos.

Vista de los Pirineos desde Nistos

Nistos es una encantadora estación de esquí de fondo, situada entre los 1600 y 1800 metros de altitud, en el departamento francés de Hautes-Pyrénées. Es una buen lugar para los principiantes de esta modalidad deportiva por la ausencia de grandes desniveles, pero ante todo es un fenomenal balcón sobre los Pirineos centrales, pues mientras esquiamos podemos contemplar cumbres de la talla del Aneto, Maladeta o el Pic du Midi de Bigorre.

La estación de Nistos cuenta con 43 km de pistas para la práctica del esquí de fondo (una verde, 2 azules, 4 rojas y una negra) y 12 km practicables con raquetas. Dista 366 km de Leioa, siguiendo la ruta: Donostia-Baiona-Pau-Autopista A64 salida 16 en Lannemezan-Arreau. Continuar por RD 939 hacia La Barthe-de-Neste. Se llega en unas 4 horas.

Nuestro siguiente destino se encuentra a 138 km de Nistos, en La Vall de Boí, así que tenemos que cruzar la muga y dirigirnos a Velha, en el Val d’Aran, que abandonaremos cruzando el túnel de Vielha. La primera cita la tenemos en Erill la Vall, donde se encuentra Centro del Románico del Valle de Bohí, punto en el que podemos coger información sobre las iglesias a visitar, que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Hay que seleccionar las iglesias que vamos a visitar, pero ya que estamos en Erill la Vall nos acercamos en primer lugar a la de Santa Eulàlia, que cuenta con un campanario ejemplo de la arquitectura lombarda del valle de Bohí. Tiene seis pisos y una altura de 23 metros.

Nos dirigimos ahora a la iglesia de Sant Joan de Boí, que cuenta con un campanario lombardo y un notable conjunto de pinturas del siglo XII, destacando las que representan a diversos animales fabulosos. Lo que hay aquí son unas reproducciones, pues las originales se encuentran en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC).

La más emblemática de todas las iglesias es la de Sant Climent de Taúl, que fue consagrada en 1123, destacando su torre campanario de seis pisos. Su interior contaba con varios frescos de autor desconocido, siendo el más importante el Pantócrator, uno de los máximos exponentes del arte románico en Catalunya. Aquí podemos ver una reproducción, pues el original también está en el MNAC.

Nos dirigimos ahora a la iglesia de Sant Feliú de Barruera, que aparece por primera vez documentada a finales del siglo XIII. Llama la atención su torre campanario, que se aparta del modelo seguido en las iglesias que ya hemos visitado.

Hemos seleccionado iglesias situadas en diferentes zonas, para disfrutar también del magnífico decorado que las rodea, esas montañas cubiertas de nieve. Hemos dejado para el final dos iglesias más sencillas, Nativitat de Durro, documentada desde el siglo XI, y L’Assumpció del Coll, que data de mediados del siglo XIII.

INFO: Nistos: http://www.nistos-ski.fr/. Boí: https://www.vallboi.cat/es. Podemos prorrogar la estancia en la cercana estación de esquí alpino (https://www.boitaullresort.com/), que cuenta con 45 km de pistas situadas entre los 2020 y los 2751 metros de altitud.

Un comentario en «Cortejando a los Pirineos: De Nistos a La Vall de Boí»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *