Antzasti Euskaldunon Etxea, un museo en Artaun (Dima)

Por si acaso nos cerraban perimetralmente el municipio, como así ha sucedido 5 días después, el pasado 20 de enero decidimos desplazarnos a Artaun para visitar el Antzasti Euskaldunon Etxea, un interesante museo etnográfico dedicado al paso del siglo XIX al XX y al tránsito del mundo rural al urbano. Si utilizáis Google Maps como GPS os recomiendo no poner Antzasti como destino, pues es mejor utilizar la ruta habitual pasando por el centro de Dima (Ugarana), para de allí ir al barrio Artaun. Junto al museo no hay aparcamiento, pero podéis dejar el coche en el habilitado junto a la ermita de San Vicente, desde donde tenemos menos de 300 metros hasta el museo, pasando por Azurmendi Jatetxea. He comentado en varias ocasiones que cuando viajo por el mundo, siempre que tengo ocasión me acerco a los mercados y a los puertos pesqueros, pues es donde mejor se conservan las tradiciones, pero todavía no había dicho que el tercer lugar que procuro visitar son los museos etnográficos, para ver cómo era la vida en los lugares que visito.

Las hermanas Cristina y Elena Amezaga crearon hace tres años este interesante museo. Es esta última quien nos recibe en el jardín del caserío con vistas a las cumbres nevadas del macizo de Gorbeia. Con Elena, licenciada en Sociología y extrabajadora de ETB realizamos la visita. En una caseta allí existente se paga la entrada y puedes comprar productos de cosmética natural y queso, cuando hay. Empezamos a ver objetos de otra época, como el peso o la mesa en la que sirven el hamaiketako si lo has contratado. Creo que entre todos podemos apoyar iniciativas como ésta, máxime con lo mal que lo están pasando en los tiempos que corren. Pensad que por 14 € (2 entradas) Elena tuvo que venir a abrir el museo a la hora que le indicamos, poner luces y vídeos en marcha y atendernos durante más de una hora con continuas explicaciones. Veo quejarse mucho a la hostelería, pero sólo en el sector del turismo hay otros muchos afectados: transporte, hoteles, agroturismo, autobuses de alquiler, museos, máxime si son privados como éste y no digamos nada las agencias de viaje que, además de no vender nada, han tenido que devolver las ventas efectuadas con anterioridad a la pandemia.

Bueno, dejo de enrollarme y voy al grano. El museo que vamos a visitar se encuentra en el interior del caserío Antzasti, que más me parece una mezcla entre casa-torre y palacete, pues en nada se parece a la idea que tenemos del caserío vasco. Enseguida Elena nos aclara que es de planta típica arratiana, con tejado a cuatro aguas, como otros que podemos ver en los alrededores. Con las explicaciones de Elena pronto nos damos cuenta que valora más el concepto antropológico que el etnográfico y que las protagonistas son las mujeres, las etxekoandres, quienes realizaban casi todas las actividades.

Accedemos ahora al interior de la planta baja del caserío, aunque antes de entrar Elena nos muestra un pequeño habitáculo situado a la izquierda de la puerta. Es el txarritokia, el lugar destinado a los cerdos. La planta baja del caserío se dedicaba a la cuadra, donde se guardaban los aperos y los animales, que a su vez proporcionaban calor a la planta superior en donde se encontraba la vivienda. En la parte trasera se encontraba el pajar. Hoy es un enorme rincón expositivo de aperos y utensilios de labranza. Hemos empezado con fuerza la visita, pues es probablemente lo que más me ha gustado.

Enfrente tenemos otro lugar lleno de encanto, la reproducción de una cocina más moderna, pues procede de una casa de Bilbao. En esta amplia cocina vemos gran cantidad de menaje y utensilios, además de la chapa o cocina económica, una gran innovación que permitió a las mujeres poder cocinar de pie. En lo que era el pajar, un vídeo y una pequeña reproducción nos acerca a la historia del tranvía, que funcionó entre Zeanuri y el Arriaga bilbaino entre 1902 y 1964. Para los baserritarras supuso un lugar de socialización y la forma de trasladar sus productos al mercado de Bilbao. También fue con posterioridad la forma de desplazarse a las fábricas del Gran Bilbao. Para la incipiente burguesía bilbaína también supuso el medio de transporte ideal para acudir al balneario de Areataza o para subir al monte Gorbeia.

Por una escalera exterior subimos al primer piso, el dedicado a la vivienda en el caserío. Lo primero que encontramos al acceder al interior, a nuestra izquierda, es la sala, que cuenta con varios objetos decorativos y una amplia mesa de comedor con bancos corridos. El habitáculo que tenemos enfrente es la cocina, más rústica que la anterior, pues es de fuego bajo. Era el centro de la vida de la familia baserritarra del siglo XIX en Arratia. En la cocina vemos la artesa para amasar pan, grandes cazuelas, numerosas sartenes y variopintos objetos. En una esquina está la pila para lavar.

Seguimos avanzando por el pasillo y a la izquierda encontramos la humeen logela, habitación de los niños, en la que dormían unos cuantos. Enfrente se encuentra la alcoba principal, en la que vemos un maniquí del propietario del caserío y un primitivo kakaleku que empleaban para las deposiciones, que no es otra cosa que un agujero que da a la huerta. Observamos también una antigua alboca y unas abarcas, antes de entrar en el siguiente espacio, la botica que tiene anexo un cuarto de baño más moderno. Concluye la visita a la primera planta en un comedor que nada tiene que ver con el caserío, pues procede la casa de una familia burguesa de Bilbao de la misma época. ¡Menudo contraste!

Subimos a la última planta, en la que se situaba la ganbara, antiguamente utilizada para guardar y secar la cosecha. Hemos cambiado de ambiente. Dejamos la vida en el caserío y pasamos a la Belle Époque bilbaína de finales del siglo XIX y comienzos del XX y, más en concreto, al mobiliario de una vivienda burguesa situada cerca del Teatro Arriaga, al lado de donde concluía su ruta el tranvía de Arratia. Nada más subir las escaleras vemos el espacio Club, con cantidad de objetos de esas clases acomodadas, como libros, sombreros, lujosos artículos de escritorio y copas de coñac. Frente a él encontramos los espacios Ciencia y Viajes, donde contemplamos antiguas cámaras de fotos, enormes maletas y mapas de Michelin. Fue un tiempo en el que empezó a ponerse de moda el viajar.

La siguiente cita la tenemos en el espacio más amplio y femenino de la segunda planta, llamado Moda. Llaman nuestra atención los vestidos de época, especialmente dos de ellos, y la variedad de sombreros y tocados. También se percibe que no es un lugar de ocio, como el de los hombres, sino de trabajo, pues también encontramos la máquina de coser y utensilios para bordar, artilugios con los que las mujeres pasaban mucho tiempo trabajando.

Concluimos este recorrido por finales del siglo XIX y comienzos del XX, que nos ofrece Antzasti Euskaldunon Etxea, acercándonos a los tres últimos espacios expositivos, destacando la alcoba de la casa burguesa situada cerca del Teatro Arriaga de Bilbao, junto al que se encuentra un elegante baño de comienzos del siglo pasado. Al lado tenemos un pequeño espacio llamado Rincón mujer. La visita ha concluido. Ha resultado muy interesante y hemos aprendido mucho de esta época gracias a las explicaciones de Elena, así que, en cuanto nos lo permitan, os recomiendo su visita. Además Artaun está a tan solo 41 km de Leioa.

INFO: Dirección: Artaun Auzoa, 35. Dima (Bizkaia). Precio: 7 €. Niños de 6 a 11 años: 4 €. Se puede hacer la visita con hamaiketako incluido. Es necesaria cita previa en los teléfonos 628322275 / 657704207. Más información en https://www.antzasti.eus.

6 comentarios en «Antzasti Euskaldunon Etxea, un museo en Artaun (Dima)»

  1. A ver cuándo podemos acudir a visitar este museo, que parece interesante, iré con mis hijos a la tierra de mis amamas.
    Se puede pagar con txartela?

  2. Lo primero que tengo que decir es que no he estado nunca en un caserío. Me ha encantado. Evidentemente es un museo,pero me da la impresión que refleja muy bien como era la vida en ese momento. Muy buen reportaje. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *