Por la Sierra de Gredos (Ávila)

Pese a haber recibido la segunda dosis de la vacuna el 29 de mayo, sigue sin apetecerme viajar por el extranjero, ni tomar aviones. En el coche podemos viajar sin mascarilla y detenernos donde nos apetezca, evitando aglomeraciones. Es por ello que del 18 al 25 de julio hemos vuelto a realizar una escapada peninsular centrada en la comunidad de Castilla y León y más en concreto en la abulense Sierra de Gredos y en el entorno de Puebla de Sanabria (Zamora), con una breve incursión a la zona de Bragança, en Portugal. De nuevo, debido a la situación de la pandemia, optamos por alojarnos en los Paradores de las zonas citadas, tres noches en el de Gredos y cuatro en el de Puebla de Sanabria. La cabra montés ibérica, la floración de los campos de lavanda y los lagos y lagunas, han sido los principales objetivos de esta escapada.

Distante 486 km de Leioa y ubicado en Navarredonda de Gredos (Ávila), el Parador de Gredos **** fue nuestro alojamiento durante las tres primeras noches de esta escapada. Dado que en julio ya suele hacer calor, otro de los motivos de optar por este alojamiento fue por su situación a 1590 metros de altitud y por la vista panorámica que desde él se tiene del circo de Gredos. Aquí pude degustar unas ricas migas castellanas. Inaugurado en 1928, es el Parador más antiguo de la red. En su 50 aniversario reunió a los “padres de la Constitución”, para que pudieran redactar el texto en este remanso de paz.

Por la tarde pensábamos haber hecho alguna pequeña marcha, pero como hacía unos 30 grados, tras instalarnos en la habitación, decidimos desplazarnos a tomar el café a Arenas de San Pedro, la capital comarcal, distante 39 km. Grave error, pues descendimos más de mil metros de altitud por lo que la temperatura alcanzó los 36 grados. Domingo por la tarde y calor son dos buenos argumentos para que los bares estén cerrados, aunque en uno de ellos nos pusieron sendos cortados con hielo. Antes de llegar al centro nos acercamos al Santuario de San Pedro de Alcántara, situado a unos 3 km. En el casco urbano, buscando las sombras, contemplamos los dos principales edificios, el castillo del Condestable Dávalos (siglos XIV-XV) y la iglesia de Ntra Sra de la Asunción.

De regreso al Parador nos detuvimos en Mombeltrán para fotografiar el precioso castillo de los duques de Alburquerque, de finales del siglo XV, que domina el valle. Nuestro principal objetivo se encontraba en lo alto del puerto del Pico (1352 m), donde por un momento pudimos caminar por una calzada romana magníficamente conservada. Poco más adelante, cerca del puerto de Menga, en un par de ocasiones nos detuvimos frente al risco de la Cueva del Maragato, para observar la actividad de los buitres. Cigüeñas vimos en varios lugares, pero me quedo con la pareja instalada en el campanario de la iglesia de San Benito, en el cercano pueblo de Barajas.

El 19 de julio lo tenía marcado en rojo en el plan de esta escapada, pues el objetivo consistía en acercarnos al circo de Gredos, al que hacía muchos años que no acudía. El punto de partida lo teníamos a 18 km del Parador, en el lugar conocido como la Plataforma, un gran parking con capacidad para unos 250 vehículos, al que se accede desde Hoyos del Espino previo pago de 3 € por vehículo. Pese a su tamaño, sábado y domingo tuvo que cerrarse al estar completo. Aquí comienza un amplio camino empedrado, tardándose unas dos horas y media en llegar a la Laguna Grande, a cuya orilla se encuentra el refugio Elola, a 1950 metros de altitud, siendo la caballería la encargada de realizar su abastecimiento.

He estado en dos ocasiones anteriores en la zona, ascendiendo la primera vez al techo de esta sierra, el pico Almanzor, de 2591 metros, así que sentí una gran satisfacción al llegar al collado de Los Barrerones. (2170 m), apareciendo ante mí las grandes moles del Almanzor, el Ameal de Pablo y La Galana, cimas destacadas del precioso circo de Gredos. Y un poco más adelante, en uno de los miradores, la Laguna Grande y el refugio Elola a mis pies. El camino por el PR-AV 17 es muy evidente y está bien señalizado

En Gredos habita un buen grupo de cabra montés, que en mis anteriores escapadas tan sólo las puede ver en las rocas graníticas del Almanzor o pastando a última hora de la tarde junto a la Laguna Grande. Ahora puedes ver ejemplares a lo largo de todo el recorrido, incluso en la propia Plataforma de acceso. Antes eran muy huidizas pero ahora, en el mirador que hay una vez pasado el collado de Los Barrerones, una cabra se nos acercó en busca de comida, que se la puedes dar en la propia mano. Eso sí, sólo vimos hembras, muchas de ellas con una cría, pero ni rastro de los machos y su gran cornamenta.

El día 20 de julio teníamos previsto subir a la laguna Cañada del Gallo, pero la casualidad hizo que cambiáramos de planes. En el viaje de ida, 38 km antes de llegar al Parador paramos a comer y echar gasolina en Solosancho, donde vimos un cartel que indicaba que a 4 km se encontraba la zona arqueológica de Ulaca, de la que nunca habíamos oído hablar y que pudo ser la mayor ciudad celta de Europa. Cuenta con 3 km de murallas, pudiendo albergar a 1.500 personas. Este Castro Vettón cuenta con curiosas rocas de granito, conservando varias construcciones, entre las que destacan el hermoso altar de los sacrificios y la sauna. El recinto cuenta con 14 paneles explicativos, pero una no muy buena señalización. Para recorrerlo hay que llevar buen calzado para caminar durante unas 3 horas con buenas cuestas. Muy cerca, en el pueblo de La Hija de Dios, vimos una “Tenada”, construcción tradicional del Valle de Amblés, utilizada para guardar los carros y algunos animales.

Como seguía el intenso calor, renunciamos a caminar a partir del mediodía, así que a media tarde nos desplazamos hasta El Barco de Ávila, distante 43 km del Parador de Gredos y situada a orillas del río Tormes, cruzado por el monumental Puente Viejo. Cuenta con un notable casco antiguo, que se puede recorrer a lo largo de algo más de 3 km en una ruta autoguiada. Llamó mi atención la Casa del Reloj, antigua Casa Consistorial, aunque entre sus edificios me quedo con iglesia de la Asunción de Nuestra Señora (siglos XIV-XVI), en cuyo interior destacan el retablo mayor y el órgano. Notables son también el Castillo de Valdecorneja y la Puerta del Ahorcado, resto de la antigua muralla.

Como hasta el mediodía no tenemos que dejar la habitación, tras desayunar, el 21 de julio decidimos recorrer los 3 km escasos del sendero PR-AV 19, “Senda del pinar de Navarredonda”, cuyo inicio se encuentra al lado del Parador de Gredos y recorre este amplio pinar albar, especie que puede alcanzar los 30 metros de altura. La primera parte se realiza en descenso hasta llegar a la llamada Peña Histórica, que cuenta con una cruz sobre un bloque de granito y, un poco más adelante, un pequeño refugio y la fuente de la Ladera, desde donde toca caminar cuesta arriba hasta concluir la marcha bajo la ermita situada junto al Parador. Resulta muy agradable caminar por esta sencilla y sombreada ruta.

Rodeados por las fuerzas vivas del PP y periodistas que esperan la llegada de Casado, recogemos el equipaje e iniciamos el cambio de escenario. Por delante tenemos 343 km para llegar a Puebla de Sanabria, pasando por Tordesillas. La escapada continúa, pero de ello espero hablar la próxima semana.

Un comentario en «Por la Sierra de Gredos (Ávila)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.