Escapada soriana

Como en Leioa estamos pasando el verano debajo de una nube y teníamos ganas de ver las Perseidas, que se mostraban en su máximo esplendor la noche del 12 al 13 de agosto, decidimos realizar una breve escapada de tan sólo 3 días a la provincia de Soria, cuya capital tenemos a 241 km de casa. La primera foto que ilustra este párrafo es del área de servicio de Altube, que desde que lo regenta La Pausa ha perdido la gracia que tenía antes, además de ser muy caro. Ya no venden prensa, la comida es en plan autoservicio y si quieres tomar un vino, tienes que comprar una pequeña botella. Es por ello que en esta ocasión, tanto a la ida como a la vuelta, hicimos un alto en el camino en la localidad de Panzares, situada a orillas del río Iregua con vistas a los Mallos de Cameros, al borde de la carretera que une Logroño con Soria por el puerto y túnel de Piqueras. A la ida en el Mesón de los Ángeles y a la vuelta en la Venta de Panzares, del que no olvidaré fácilmente la tarta de queso casera.

Para esta corta escapada hemos elegido para pernoctar las dos noches el Parador Antonio Machado, edificio moderno y un tanto impersonal, en el que agradecí especialmente, debido al intenso calor, su aire acondicionado y la comida en su restaurante, donde compartimos un exquisita ensalada con espárragos en tempura, a la que siguieron sendos platos de paleta de cordero y solomillo de ternera de Ávila. Además el alojamiento nos salió gratis gracias a los puntos obtenidos con las estancias anteriores. El Parador está ubicado a 1 km de la plaza Mayor, en el parque del Castillo, desde donde bajamos caminando hasta el centro a las 6 de la tarde, con 35 grados de temperatura, pasando por el mirador del Sagrado Corazón.

Un calor al que no estamos acostumbrados, condicionó bastante esta escapada. Como en la ciudad de Soria hemos estado unas cuantas veces, la última hace 5 años, decidimos dedicarle tan solo un par de horas, centrándonos principalmente en sus iglesias, así que comenzamos por la Concatedral de San Pedro, en cuyo interior se estaba muy fresco. Destaca en ella su plateresca portada sur, presidida por la imagen de San Pedro con las llaves en la mano. Una vez en su interior, lo más importante es el retablo mayor (siglo XVI) y, sobre todo, el claustro románico del siglo XII (entrada: 2 euros), declarado Monumento Nacional.

Pasamos junto al Palacio de los Condes de Gómara el edificio más representativo de la arquitectura civil renacentista de la ciudad y la iglesia del Carmen, accediendo al interior de la iglesia de Santo Domingo, cuyos orígenes se remontan al siglo XII, destacando su portada, considerada una de las mejores del románico español. Permanecemos un momento en su interior escuchando cantar a las monjas. A un paso tenemos el Instituto Antonio Machado, cuya construcción comenzó en 1575. En un lateral vemos dos esculturas del poeta.

Soria cuenta con numerosos edificios históricos, pero en este apresurado recorrido nos acercamos a la plaza de San Esteban, a la que se asoma la antigua sede del Banco de España, de donde nos dirigimos a otra coqueta iglesia, la de San Juan de Rabanera. Junto a ella hay otras notables edificaciones, como las de la Diputación, el Palacio del Marqués de Alcántara y la Casona de los Salvadores. Concluimos nuestro recorrido en una terraza de la plaza Mayor, presidida por la Fuente de los Leones, a la que se asoman el Ayuntamiento y el Palacio de la Audiencia, además de tres esculturas dedicadas a Gerardo Diego, Leonor Izquierdo y el Fuero de Soria. De regreso al Parador nos detenemos ante la iglesia de Ntra Sra del Espino.

13 de agosto. Toca madrugar, ya que nos hemos apuntado al primer turno de desayuno (8 h), pues luego tenemos 55 km hasta el aparcamiento de la Laguna Negra de Urbión, ubicada en el Parque Natural del mismo nombre, un lugar en el que he estado en varias ocasiones. Tenemos que dejar el coche en un gran aparcamiento (4 €) para luego coger el primer autobús que nos acerque al aparcamiento superior (poco más de 1,5 km). El precio es de 1,20 € ida y vuelta, saliendo los autobuses cada media hora, de 10:00 a 14:30 y de 16:00 a 19:00 h. El lugar está lleno de encanto, pero hace bastante calor, pese a estar a unos 1800 metros de altitud.

Me sorprende ver el calzado que llevan algunas personas, cuando toca subir por una zona muy incómoda y pendiente, llena de rocas, hasta alcanzar la parte superior de la Laguna Negra. De hecho hemos empleado casi media hora en cubrir 400 metros. El caminar se vuelve más cómodo y la subida muy suave durante la siguiente hora de marcha, hasta alcanzar la Laguna Larga (2011 m). Teníamos que estar llegando a la cumbre pero, entre el calor, que mi pierna no da para muchos trotes y que veo la cima abarrotada de personas, decidimos dar la vuelta cuando nos quedaba 1 km para llegar a la Muela de Urbión (2228 m), en la que ya he estado en tres ocasiones anteriores.

14 de agosto. Aprovechando un poco el fresco matutino y dado que hasta las 12 del mediodía no hay que dejar la habitación, decidimos dar un corto paseo caminando a orillas del río Duero por la Senda de los Pescadores, recorrido que ya hicimos hace unos años siguiendo el GR 14 por un hermoso parque en el que podemos contemplar varias esculturas, como la dedicada al Duero o las que llevan como título “Poetas de Soria” o “Pájaro y yo”.

Cruzamos el Duero por un puente peatonal situado bajo la ermita de San Saturio, desde donde iniciamos el regreso, ya que no disponemos de tiempo para acceder al templo, así que las fotos que adjunto corresponden a una visita anterior. Parte de esta gran ermita está construida sobre varias cuevas en las que en el siglo VI vivió el patrón de Soria. La capilla es de planta octogonal y está profusamente decorada con frescos del pintor soriano Juan Zapata Ferrer. El altar barroco cobija un busto relicario de San Saturio con sus restos.

Teníamos prisa en la Senda de los Pescadores porque antes de abandonar el Parador quería ir a otro lugar que me encanta, el claustro de San Juan de Duero, que lo tenemos muy cerca, pues basta con cruzar el puente medieval sobre el río Duero. En este lugar se asentó la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Duero, conservándose un monumental claustro del siglo XIII, que cuenta con interesantes arcos y capiteles. Junto a él se levanta un sencillo templo románico, en el que destacan sus elegantes templetes con capiteles historiados. Por cierto, los fines de semana la entrada es gratuita.

Como lo tenemos a mano camino de casa, a tan sólo 15 km nos detenemos en un lugar que hace muchísimos años que no visito. Se trata del yacimiento arqueológico de Soria, símbolo de la lucha de un pueblo por su libertad, a la que pondría fin el romano Escipión. Los restos de la antigua ciudad celtíbera del siglo IV aC se asientan sobre el cerro de la Muela, que domina el pueblo de Garray. Hoy podemos ver los restos de la muralla y la reconstrucción de sendas viviendas celtíbera y romana. La entrada cuesta 6 euros (4 los jubilados y parados).

Concluida la visita, nos instalamos por un momento en una terraza frente a la iglesia de San Juan Bautista de Garray, antes de emprender el regreso a Leioa, de donde nos separan 235 km, aunque paramos a comer en la Venta de Panzares.

Un comentario en «Escapada soriana»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.