Puntazo del Athletic en el Bernabéu

¡Qué mejor manera de acabar el año que puntuando en el Santiago Bernabéu!

Enorme Unai (Foto: AFP/EFE)

Chapeau por el Athletic, que con una alineación novedosa, consiguió ayer rescatar un empate contra un muy buen Real Madrid, que no dejó de asediar la portería de un más enorme todavía Unai Simón.

Gaizka Garitano puso cemento armado en su alineación, por medio de tres centrales y dos carrileros, y acompañando a Dani García con Vesga. Sorprendente, sobre todo la titularidad de este último citado, pero Mikel no dejó en mal lugar a su entrenador, porque hizo seguramente su mejor partido desde que está con nosotros. Muy bien, Vesga.

Los 3 centrales parecía una posibilidad clara al no estar disponible Capa y para darle más consistencia al equipo frente a un Real Madrid que ya sabíamos que iba a salir al ataque con enorme calidad. Iñigo estuvo sobresaliente y Yeray y Núñez notables. Los carrileros Yuri y Lekue también muy bien. Iñigo Lekue no solo en la faceta defensiva, también tuvo la suficiente fuerza a lo largo de todo el partido de subir y en los minutos finales para hacer dos internadas importantes. Pena que en la primera Carvajal le quita de las botas el gol a Williams y en la segunda que no le cogió la rosca el efecto deseado. Pero muy muy bien Lekue.

Kodro también fue titular y solo tuvo una pero la enchufó a gol. Pena que era fuera de juego por un par de centimetros. Kenan la que tiene parece que la mete. Da la sensación de que no está pero… tiene una eficacia rematadora que llama la atención.

Iñaki en el primer tiempo estuvo muy bien jugando de espaldas y bajando los balones y dándolos a los compañeros para seguir en ataque. Algo que me llamó la atención. Me encantó su primer tiempo. Esa falta que le pitan cortándole un contraataque… en fin…

En la parte negativa un par de frivolidades de Dani que nos pudieron costar dos goles, pero no puedo poner más peros al equipo porque no creo que los hubo.

Y de Unai, no sé ni qué decir. Impresionante. Amargó la vida al Real Madrid y alegró la nuestra. Este portero da muchos puntos y es nuestro. ¡Genial! Y encima ayer nos recordó a «mari postes» Juanjo Valencia. Ayer dos largueros y un palo. Para sacar algo de Madrid necesitas jugar muy bien y encima tener suerte y ayer la tuvimos, y mucha. Bienvenida sea y ya era hora de tenerla allí.

El Madrid tuvo muchas ocasiones, pero nosotros tampoco renunciamos al ataque. Paradón de Courtois frente a Iñaki, un mas que posible penalti a Yuri, el gol bien anulado a Kodro, y en el segundo tiempo, otra de Iñaki, la de Lekue, la de Villalibre. Vamos, que no renunciamos al ataque. Es más, en esos vergonzosos 6 minutos de descuento que se inventa el árbitro con una desvergüenza flagrante, tuvimos más ocasiones nosotros que ellos. Si en esos 6 minutos de prolongación (hasta que el Madrid marque) decretados por el árbitro (¡es asqueroso como se les ve el plumero!), hubiésemos marcado nosotros el gol de la victoria (no estuvimos lejos), hubiese sido el extasis total. Justicia poética se le llama. ¿Que eres un caradura que no sabes cómo ayudar al Madrid…? pues toma gol. Una pena que no ocurriese.

Como conclusión un gran punto que pone el broche de plata, o mejor de oro a un año sorprendente del equipo, y de Gaizka Garitano, que cogió el grupo en descenso y ha conseguido nada menos que 65 puntos, 5° en el ranking hipotético de este año (dato sacado de Adurizpedia). Impresionante. ZORIONAK, Athletic!

Y ya aprovecho para desearos a todos los athleticzales, y a los que no lo sois también, unas felices navidades y un gran año 2020 lleno de salud, alegrías, triunfos, y… ya puestos, de algún alegrón deportivo, léase la Copa (esto solo a los athleticzales).

Lo dicho… ZORIONAK, URTE BERRI ON ETA BIZI AMETSA!!!

Y… por supuesto… ¡AÚPA ATHLETIC!

Marrón copero solventado por el Athletic

Ibai marca en el primer minuto (Foto: Athletic Club)

Estas eliminatorias de Copa a partido único son muy complicadas y si no que se lo pregunten al Alavés, eliminado por el Jaén, o al Malaga derrotado por el Escobedo, o al Extremadura eliminado por el Portugalete. Portu al que desde estas líneas aplaudo encantada, sabiendo que desde «más allá» hay un aficionado portugalujo que se ha alegrado más que nadie (Txema Garaizabal, fallecido recientemente y muy querido en el Club y en el pueblo).

Lo dicho, son eliminatorias difíciles lo que se demuestra con los datos aportados por Adurizpedia en Twitter, donde nos recuerda que de las 12 eliminatorias que ha jugado el Athletic contra equipos de categoría inferior es la primera vez que golea. Además se fue eliminado dos veces y otras dos paso pero con los agobios de la prórroga. Vamos… que no son ningún chollo.

Asi que ayer nuestros chicos empezaron de la mejor forma posible que fue meter un gol en el primer minuto por medio de Ibai. Además se dieron oportunidades a jugadores a los que vemos poco o nada. Larra que acabaría contento con sus dos asistencias. Lekue que destacó en el segundo tiempo poniendo muy buenos balones y que seguramente será el que juegue en el Bernabeu, ya que Capa está sancionado. Villalibre al que, a pesar de no tener mucha fortuna ayer, le sigo viendo algo. Kodro que estará encantado con su efectividad. Salir desde el banquillo, ser objeto de penalti y transformarlo. Efectividad total para los pocos minutos que ha disputado. Balenziaga que se hartó de subir la banda. Beñat, el más participativo en el centro del campo. Vesga que seguramente fue el que más desaprovechó la oportunidad. Pasó desapercibido participando poco en el juego, igual porque los galones nos quiso asumir Beñat. Los asumió y bien. Dejándose ver, incluso en remates a puerta, que llego a hacer 3 (un palo y el gol incluidos). De Núñez y de Iago Herrerín poco puedo decir porque el Intercity no achuchó prácticamente nada. Oihan Sancet pocos minutos pero se dejó ver con alguna internada peligrosa.

Al final 0 a 3, eliminatoria solventada sin sobresaltos y diversas pruebas realizadas, viendo qué pueden ofrecer otros jugadores y, a la vez, dando descanso a jugadores que seguramente lo necesitaban. Todo perfecto.

Y ahora a preparar el partido del domingo contra el Real Madrid, contra el que habrá que hacer fenomenal las cosas si queremos sacar algo positivo. Se puede. Así que… ¡a por el Real Madrid! Y…

¡Aúpa Athletic!

¿Y en la Copa qué… tras el fiasco contra el Eibar?

No he sido capaz de escribir hasta ahora, porque tampoco tenía muy claro qué poner.

Jon Rahm en La Catedral (Foto: EFE)

Lo único salvable del sábado en San Mamés fue el homenaje que se hizo en el inicio a nuestro golfista Jon Rahm. Luego, en el partido, casi casi, la nada más absoluta. No recuerdo haberme aburrido tanto en un partido de fútbol nunca jamás. La pregunta es ¿cómo es posible jugar tan mal al fútbol contra un equipo que estaba bajo mínimos? La respuesta quizá la dio Gaizka Garitano en rueda de prensa tras el partido al decir que había sacado a San José debido a que el juego el Eibar era fundamentalmente por alto y pretendía fortalecer al equipo. Es decir, viene un equipo que últimamente no sacaba ningún punto, a San Mamés ¿y tú te adaptas a su juego? Pues así nos fue. El Eibar encantado con el cambio y nosotros sin crear una sola jugada con criterio. Mal muy mal. Si el contrario no quiere jugar el balón, no hagas lo mismo. No sé. Deja a Unai López donde lleva toda la Liga y sigue dando minutos a Sancet, porque se supone que estás tú en tu campo y quieres y debes mandar en el partido y crear ocasiones de gol. Pero bueno no quiero centrar solo la crítica en el entrenador, ya que los jugadores son los que están en el campo y los que deben hacer también algo parecido al fútbol, pases con criterio, sin ser maravillosos pero que lleguen a tu compañero que está a dos metros. Hubo una jugada (digo jugada por llamarla algo), que seguro os acordáis. Dos jugadores nuestros pegados ambos a la banda de la Tribuna Este, separados entre ellos unos 8 u 10 metros, y un tercer jugador, que tenía el balón, unos 3 metros más hacia el centro del campo. Les hace un pase… no se sabe a cuál de ellos, pero el balón va justo a la mitad del espacio entre ambos, (imposible para los dos), es decir, directamente a fuera de banda. MADRE MÍA. Esa jugada es el resumen del partido. Un desaguisado. Conseguimos un punto por el empate, pero porque el Eibar tampoco hizo nada.

Por buscar algo positivo, Ibai, pone el balón parado infinitamente mejor que cualquier otro compañero y el equipo mejoró algo en el segundo tiempo con él. Y Villalibre, pocos minutos pero se notó también. Tuvo una disposición distinta. Más participativo y con muchas ganas. Pide más minutos y un poco de continuidad. Que apueste por uno u por otro, Kodro o Villalibre, pero que les dé verdaderas oportunidades.

Y luego a las 21:00 al lío contra el Intercity en Copa. Miedo me da. Miedo nos da. O mejor… ¿quién dijo miedo? A ver qué cara nos enseñan hoy. Sea cual sea ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

En El Sadar, Simón y los suplentes

Una de las cosas que más me gustó del partido del domingo del Athletic en Pamplona, además de la victoria, fue que mucho del protagonismo recayó en los suplentes, además de en Unai Simón, que cada vez es más grande.

Paradón de Unai (Foto: Deia)

Empiezo a hablar de Oihan Sancet, el esperado. Todo el mundo habla maravillas de él y a pesar de sus 19 años, por fin, Garitano le dio su primer partido se titular. Bien para todos, salvo para el Bilbao Athletic que supongo que le echó de menos en su derrota contra el Guijuelo de este fin de semana. A los demás nos encantó. No dio la sensación en ningún momento de ser su primer partido como titular. Más bien al contrario, jugó tranquilo y con mucho criterio. Seguramente fue una de las balas que más desconcertó a Jagoba Arrasate y a su equipo, que durante casi todo el primer tiempo, no supieron por donde les daba el aire. Se ha tenido que lesionar Muniain para verlo. Bueno. No hay mal que por bien no venga. Un Athletic valiente y mandón impuso su criterio atacante y pudo conseguir más de lo que consiguió en ese primer tiempo de mucha calidad. Oihan se compenetró bien con todos sus compañeros de delante, pero también con Unai López y Dani García, a los que se ofrecía para hacer fluido el juego. Tiene una vena y una visión ofensiva que me encantó. Me sorprendió su cambio en el segundo tiempo, pero él mismo ha dicho que estaba cansado así que… bien.

Unai Simón nos mantuvo en el partido en esos 3 minutos tontos del final del primer tiempo, en el que nos podían haber caído dos goles como 2 soles. Pero ahí estaba él para hacer dos muy buenas paradas. Incluso buenísimas. En el segundo tiempo también sacó otro remate a bocajarro, cuando Osasuna estaba mandando. Unai da puntos, y por lo visto hasta ahora, da muchos puntos. ¡Enhorabuena!

Otro de los suplentes fue Kenan Kodro, que es un jugador que casi no sabíamos que estaba en el equipo. Solo había disputado hasta ese momento un minuto. Pero de nuevo, por un detalle de mala suerte, la lesión de Raúl García, Gaizka le dio 45 minutos de juego. ¡Qué mejor forma de aprovecharlos que meter el gol de la victoria! Pues así lo hizo. Aprovechó, como delantero centro puro, un balón que le puso Íñigo Lekue (otro de los suplentes, por medio de un sombrerito al defensa). Kenan controló y de un toque rápido envió al fondo de la red. Perfecto. Me alegro infinito por él. Tanto como me alegré la semana anterior de los minutitos de los que dispuso Villalibre. Espero que sigan contando, y que puedan aportar. Aprovecho para hacer una pregunta a los periodistas para que se la hagan a Gaizka Garitano, que después del partido, en rueda de prensa dijo que Kodro era un profesional excelente y que lo había tenido muy difícil por el hecho de no proceder de la cantera. ¿?¿? ¿Qué quieres decir Gaizka? ¿Que es más fácil para los canteranos jugar? No lo entiendo, porque el que juegue o no es una cosa que depende única y exclusivamente de Gaizka como entrenador. A ver si alguno se anima y se lo pregunta.

Otro suplente, San José, que cumplió su partido 300, (zorionak, Mikel!), también participó en el gol de la victoria, alargando el balón de cabeza, para que le llegase a Íñigo Lekue. Conclusión, los 3 suplentes participaron en el gol. ¡Vaya ojo, Gaizka!

Del segundo tiempo destacar que tras 30 minutos casi desaparecidos, en los que se veía que el gol de Osasuna iba a llegar, como así fue, fueron capaces de pegar el último zarpazo 3 minutos después del gol rojillo, lo que hundió a los contrarios y permitió llevarnos los 3 puntos. Importantísimos, porque rompemos una racha horrible de 7 meses sin ganar fuera de casa. Y porque el feudo no era el más indicado, o eso decía la estadística, de 31 partidos sin perder los contrarios en su casa. Algo habrán hecho bien nuestros chicos.

Así las cosas, llevamos 4 partidos seguidos y 10 puntos. Quinta posición pero, a no dormirse… porque la Liga está súper reñida y tan pronto estás arriba como estás abajo. Así nos lo han demostrado las rachas anteriores. Que pase el siguiente y …

¡Aúpa Athletic!

A lomos de Ander Capa

Ya sé que el fútbol es fútbol, pero si llegamos a perder ayer hubiese sido como para creer en brujas.

Aitor Fernández porterazo (Foto: El País)

Seguramente ayer presenciamos el mejor partido de los rojiblancos de esta temporada. Por juego, por intensidad, por presión, por oportunidades,… el Athletic hizo lo que no suele hacer mucho, combinó y creó con fluidez. El primer tiempo fue entretenidísimo con un montón de oportunidades y tiros a puerta, que tuvieron la mala suerte de encontrarse con un ex del Athletic, el portero Aitor Fernández, que sacó todas las manos habidas y por haber para amargarnos el mediodía. A Muniain, a Unai López, a Raúl García,… a Córdoba,… todo tipo de oportunidades, que hacen difícil de entender que al llegar al descanso el partido fuese con el resultado de 0 a 1. De hecho, el Levante se acercó a puerta solo una vez, en el minuto 44. Suficiente para hacernos un gol, gracias a un fallo de Íñigo Córdoba que fue incapaz de molestar en su salto al contrario, facilitándole el dejar el balón a un compañero casi casi para que empujara. Ver para creer. Podría decir que la falta de gol que tienen nuestros chicos es increíble. Pero en este caso casi prefiero darle más mérito a Aitor, que demerito a nuestros jugadores. Partidazo del portero.

En el segundo tiempo el Athletic siguió de arrebato. Hasta que en el 57 una jugada de enorme fe y fuerza de Capa, le hizo llegar a un balón que parecía que salía, llegar hasta la línea de fondo y pasar el balón sobrepasando a Aitor, para que Muniain también muy rápido consiguiese adelantarse al defensa que se queda mirando. Gol de cabeza. Empate. Pero tal como estaba jugando el equipo nadie se conformaba con ese resultado. Hubo otra de Capa que despeja Aitor, ¡qué pesadilla! Y por fin, Ander de nuevo pilla un balón al borde del área que fusila. Golazo para hacer justicia a lo que se había visto en el campo. Un Athletic inspirado y combinativo que creaba muchas ocasiones de gol. Mientras el Levante no metía ningún miedo. Poco peligro, poca profundidad y pocas ocasiones (solo otra en el segundo tiempo). Lo increíble es que se hubiesen llevado algo positivo pero… el fútbol es fútbol y a veces te vas con cara de tonto a casa. Menos mal que no fue el caso y seguramente todo ello gracias a Capa uno de los mayores artífices ayer del resultado positivo. También podemos destacar a Muniain que volvió a jugar en la posición que más le gusta y en la que más rinde y ya van unos cuantos partidos seguidos. Parece que el míster se ha dado cuenta que Williams, Raúl García e Iker se pueden intercambiar las posiciones, para mejorar el juego del equipo. Y así volvemos a la media inglesa del principio de Liga que tantos puntos nos dio. Triunfo que nos lleva al parón de la Liga, en la sexta posición de la tabla. Bien

Por cierto, alegría también por ver a Villalibre aunque solo hayan sido 5 minutos. Por algo se empieza.

Y dentro de 15 días a Pamplona, a intentar romper esa racha positiva terrorífica del Osasuna en su estadio. Más de un año sin perder.

¡Aúpa Athletic!