A jugar al bridge

20140406_jugar

En serio, ¿quién juega al bridge? Esperanza Aguirre sí que lo hace. Por lo menos, de un modo benéfico. Esa es una de las múltiples excusas y versiones de los hechos que ha dado la presidenta del PP de Madrid: que tenía prisa porque iba a jugar una partida en un acto benéfico “en el Real Club la Gran Peña, en el número 2 de Gran Vía, a beneficio del hospicio de la Hermandad del Refugio. Cada uno de los 130 participantes aportaba 30 euros”, según ‘El Boletín’. Pero no fue. De hecho, se dirigió apresuradamente a su domicilio, al que entró por el garaje. O lo que es lo mismo: pobres niños del hospicio, que por culpa de una multa no pudieron contar con Esperanza Aguirre.

¿Y si nos “deflacionásemos”?

Tengo que reconocer que cuando escuché la noticia en ‘Onda Vasca’ no me pareció tan mala: si entramos en deflación bajarían los precios. Bueno, teniendo en cuenta que ya han bajado los sueldos, no estaría tan mal, por lo menos temporalmente, ¿no? Pero yo, como la mayoría, no tengo ni idea de economía (creo que de eso se aprovechan “los mercados”). Sin embargo, me he encontrado un argumento similar en ‘El blog salmón’, donde sí saben de qué va esto: “Un poco de deflación no nos vendría nada mal”, dice Onésimo Alvarez-Moro. Y añade otro factor: los márgenes de las empresas no han variado y podrían apretarse.

Algunos ya lo han hecho

Me refiero a lo de aprovecharse de la bajada de los precios: “La Iglesia paga 30€ por una mezquita de 23.000 m2 y más de 1.200 años”, como denuncia ‘Vozpópuli’. Se trata de la Mezquita de Córdoba, que le reporta un beneficio de “un total de 9 millones de euros libres de impuestos. Los 8 euros de la entrada se consideran un ‘donativo’”, según el mismo medio. “Pero este no el único caso, ni mucho menos. Como la Mezquita de Córdoba hay más de mil propiedades y monumentos del Patrimonio Histórico cuya titularidad -y explotación- está en manos de la Iglesia Católica, que -en el caso de Córdoba- había tardado unos cuantos siglos en pasar por el registro para reclamarla”, y cuando lo ha hecho se ha encontrado con saldos… por ser la Iglesia.

Otros, lo contrario

Celebro que José Antonio del Moral haya dedicado un post al “sufrimiento del emprendedor”, en el que ha recopilado las declaraciones propias de varios autónomos que, como él, se lanzaron y se lanzan todos los días a la piscina creyendo que el cálculo del agua que han hecho es el correcto. Según avanza el extenso post de ‘Gananzia’, se habla más solo de negocio y pérdidas económicas, pero los primeros párrafos también hablan de sacrificios personales del emprendedor… y de quienes le rodean. Historias de valores y superación, de éxito en equipo y fracaso en soledad, que deberían conocer quienes ponen palos en las ruedas a quienes trabajan todos los días de la semana.

La mano negra del FC Barcelona

Si lo piensan fríamente y pasan de los grandes hitos recientes: el magnífico juego de Messi, las clases magistrales de Guardiola, etc., la historia de los presidentes del FC Barcelona es tremebunda. Desde Bartomeu a Núñez, pasando por Rosell, Laporta y Gaspart, nos encontramos con un repóker que da miedo. Y de aquellos polvos acumulados, estos lodos: sanciones ejemplares, pérdida de valores e identidad… y búsqueda constante de manos negras que, según algunos, realmente son blancas. Una pena, en todo caso, para lo que podría ser la gran marca internacional, incluso, de un país europeo.

Objetivo, Esperanza Aguirre

20140405_objetivo

Esperanza Aguirre se lo ha buscado, y lo que ha hecho, incluso en la mejor de las versiones (la suya, que la veremos a continuación), es absolutamente injustificable. Si a eso le sumamos que ha ido de espíritu puro, y no se ha cortado a la hora de repartir lecciones con una soberbia moral que causaba risa, su error, grave, le está pasando factura. En las redes sociales digitales nadie la defendía (hecho más relevante de lo que parece) y muchos, muchísimos la atacaban. El ejemplo de los clics de Playmobil que difundió Millán Berzosa (más de 18.000 seguidores en Twitter) es solo uno de los más “soft” que hemos encontrado.

Injustificable

Incluso la mejor versión de los hechos, la que ofrece Esperanza Aguirre en su Facebook bajo una fotografía en la que recuerda que es una tigresa con capacidad de influencia en el PP, resulta injustificable. Es injustificable que una ex presidenta de la Comunidad de Madrid deje su coche en el carril bus de la Gran Vía de la capital, por mucho que ponga las luces de emergencia y fuera solo un minuto, según ella. Y es injustificable que ella decida, unilateralmente, marcharse si los agentes requerían su presencia, porque todo el mundo espera a la multa y a lo que necesite/quiera un agente de la autoridad. Y esto solo siguiendo su relato.

Un mal día para el PP

Pero el jarro de Aguirre caía sobre otro, el de Ana Mato: la ministra de Sanidad “indigna a los internautas por achacar la malnutrición infantil a dietas poco equilibradas y no a la pobreza”, según ‘El Boletín’. Con este argumento pretendía desmontar las acusaciones de varias asociaciones de ayuda al necesitado que denunciaban las situaciones que observan e intentan paliar cada día. Pero entre el despropósito político hay otro que llama mi atención: ¿los internautas? Digo yo que los internautas se manifestarán en Twitter pero la indignación será mayor. En este caso, la limitación la pone quien mira. Quien mira solo a Twitter, quiero decir.

La crisis es para los pobres

Aunque los datos macroeconómicos sean tan positivos como nos aseguran, el fin de la crisis tardará en llegarnos, y no veremos una mejora sustancial de las condiciones de vida, empleo y fiscales draconianas que nos imponen. A menos que jueguen en bolsa, especulen, compran y vendan y, en definitiva, hagan todo eso que nos ha llevado a la crisis, curiosamente: la bolsa española “se mantiene en niveles de 2011” (‘Te Interesa’), y aún así “era la plaza europea que peor comportamiento mostraba en comparación con Londres (+0,42%), Francfort (+0,38%) y París (+0,21%)”.

Todo es mentira

Así se defiende la Zarzuela ante lo que desliza Pilar Urbano en su último libro: una “pura ficción imposible de creer” (‘Diario Crítico’). Y a partir de aquí, los cortesanos son los que tienen que defender este axioma. Algunos, como podemos ver los últimos días, ya se han puesto manos a la obra. No podía ser de otra manera. Y tampoco me parece criticable, si les digo la verdad. Eso sí, si uno decide sacarse esa foto (como todos los que decidimos sacarnos alguna en algún momento), luego tiene que saber cargar con ella. No vale defender a la monarquía, pese a todas las sospechas y velos rasgados últimamente, y luego querer pasar por neutral, templado o republicano.

EAJ-PNV se despide de Azkuna

20140322_pnv

Sin duda, Iñaki Azkuna ha recibido los mensajes más cálidos desde su propio Partido. Personalmente, me quedo con las palabras de Andoni Ortuzar: “Esta tarde ha muerto un amigo, un alderdikide, un alcalde, una persona. Una gran persona”. La foto, la de Itxaso Atutxa, muy cariñosa con el alcalde. Y el hito, el del lehendakari Iñigo Urkullu, cuyo mensaje de alcalde, en el que lo definía como “un político que ha ennoblecido la política”, ha sido compartido casi mil veces y ha recibido más de cuatro mil “likes”.

El PSOE se despide de Azkuna

Es una pena que quien actualiza la cuenta en Twitter de Alfredo Pérez Rubalcaba haya caído en el españolismo más rancio, y haya castellanizado el apellido de Azkuna… o lo haya quedado así por pura desidia: “Siento mucho el fallecimiento de Iñaki Azcuna, un magnífico alcalde y una excelente persona”. Porque en general, en el PSE han sido muy elegantes Alfonso Gil, compañero de Azkuna en el ayuntamiento (“los grandes hombres saben que la muerte no los elimina, solo el olvido”), Patxi López (“deja un hueco difícil de llenar”) y José Antonio Pastor (“un alcalde que ha dejado huella”). También se ha sumado Eduardo Madina, con la viñeta que le ha dedicado Forges.

El PP se despide de Azkuna

Mariano Rajoy ha sido correcto pero frío: “Gran alcalde, gran gestor, persona sensata que trabajó mucho y bien por Bilbao”, y más cercana ha estado Esperanza Aguirre: “Lamento el fallecimiento de Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao, d quien tenía muy buena opinión. Un abrazo a su familia y a todos los bilbaínos” (sic). Alfonso Alonso fue uno de los más rápidos: “Mi más profundo pésame a los familiares y a los ciudadanos de Bilbao por la pérdida de su alcalde”. Y Javier Maroto, desde Gasteiz, también ha querido sumarse: “Un recuerdo y un gran reconocimiento a Iñaki Azkuna”.

Despedidas con la boca pequeña

No digo que no lo hayan hecho por medios tradicionales, pero con lo que presumen de su manejo de las redes sociales, la conversación on-line y, en concreto, Twitter, es más que llamativo que las principales figuras de Bildu no hayan escrito ni una sola línea sobre Iñaki Azkuna. Solo Laura Mintegi, que, sin mencionar a Azkuna, se ha limitado enviar condolencias y a retweetear a Aitziber Ibaibarriaga que, a su vez, mandaba un escueto abrazo a la familia. Ni Peio Urizar, ni Izagirre, ni siquiera Oskar Matute han hecho mención al alcalde. Nadie les obligaba a hacerlo, claro está.

Y lo hace Internet

En general, y aunque a muchos les fastidie, la corrección y el respeto ha sido lo habitual en Internet para despedir a Iñaki Azkuna. Aunque, por supuesto, era inevitable apreciar ciertos mensajes que no reconocían su labor. Más bien, todo lo contrario. Y me parece bien, lo digo sin ironías ni requiebros: la diversidad de opiniones, desde el respeto, me ha parecido especialmente notable, y los excesos, los exabruptos, los anónimos cobardes que se deciden que un deceso es motivo de alegría, han sido una minoría que se ha autorretratado.

Bankia ya solo nos debe 22.000 millones

20140205_bankia

Si el estado español puso en Bankia 22.400 millones de euros, y este banco ha logrado 428 millones de beneficio en el primer semestre de 2013, ya solo nos debe algo menos de 22.000 millones de euros. Porque, ¿esto va así, no? ¿O va de otro modo? Si Bankia, finalmente, consigue los 800 millones de beneficio previsto en todo 2013, ¿para quién va ese dinero si lo hemos puesto entre todos? Y tanto una pregunta mejor: ¿cómo explican que el crédito se redujera en un 3% para familias y empresas cuando han sido justo sus tributos los que han salvado a la entidad? La indignación generalizada la generan algunos comportamientos indecentes y concretos.

25 millones de hostias

Contra los atracos evidentes y chuscos hay que ser contundentes. Porque si lo de Bankia es una indecencia (que ofrezca beneficios y siga condicionando la devolución del dinero que les hemos prestado todos), lo de Francisco Correa no tiene nombre: “Llegó a ingresar 25,5 millones de euros en dinero negro, según la Policía”, leemos en ‘Estrella Digital’, entre otros. A cambio: “Obsequió a distintos cargos del PP con lujosos regalos destinados a obtener su favor o mediación para la obtención de contratos, según desvela la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (…) entre los que se encuentran puros habanos, plumas de lujo, televisiones de plasma o móviles de última generación”. Justo lo que regaló a la hija de Aznar.

Que no se nos vaya de las manos

Con lo duro que he sido ante lo de Bankia y lo de Francisco Correa, puede parecer un contrasentido que llame ahora a la calma ante lo que hemos visto en Twitter: “Aparecen en Valencia carteles señalando a vecinos implicados en casos de corrupción. Magnífica iniciativa”, dice un usuario que se hace llamar ‘Cazatalentos’. Pero no es una iniciativa tan magnífica: estar imputado no significa ser culpable, y la historia nos ha enseñado cómo terminan las cazas de brujas. Nadie, salvo la justicia y la investigación policial (ni siquiera la periodística) puede señalar a un convecino en su calle como “ladrón”.

Esperanza Aguirre en dos tweets

A Esperanza Aguirre podemos reprocharle unas cuantas cosas, pero no que no tenga un discurso coherente y sea capaz de resumirlo en un par de tweets. Ayer lo hizo con “maestría”, independientemente de la opinión (en mi caso, negativa) que generen estas actualizaciones: “Una mujer en España en el siglo XXI tiene miles de métodos para no quedarse embarazada. Estoy en contra del aborto”, dijo primero. Y después: “ETA no está derrotada si no entrega las armas y no pide perdón. Aquí tiene que haber vencedores y vencidos”. Así piensa Aguirre, así ha pensado siempre, y así lo demostrará en Twitter siempre que haga falta.

El Rey del porno en castellano

Dicen que el 50% de todos los contenidos que hay en Internet son pornográficos. El 50% restante es todo lo demás. Cuánto de acertado es este análisis es un misterio, pero en lo que parece que sí que hay más consenso es en quién es el rey del porno en castellano: el portugalujo Natxo Allende, más conocido como “Torbe”. En ‘El Confidencial’ le hacen una extensa entrevista en la que Allende, con pinta de tipo muy normal, explica cómo fue tomando ciertas decisiones, y cómo lo suyo es un negocio, como otro cualquiera, con su oportunismo, su mercado, su modelo y su sostenibilidad.

España nos roba

20140121_roba

Y mucho. Para ser exactos, más de un 40% del sueldo de un trabajador o una trabajadora. Cifra récord, “casi seis puntos superior a la media de los países ricos”, según ‘Libremercado’. Es decir: pagamos como los ricos de Suecia para vivir como los pobres de España. A esto hay que sumar “la nueva subida de las cotizaciones sociales a autónomos y empresas”, que aquí no se libra nadie a menos que medie desimputación de la fiscalía. Por supuesto, en estas circunstancias de crisis, “la elevada tributación sobre el trabajo dificulta la creación de empleo y desincentiva a los propios trabajadores, ya que el Fisco castiga la elevada cualificación”.

Aguirre posiciona al PP

En cuatro tweets, Esperanza Aguirre posiciona así a su partido: “Para el PP, como para cualquier partido democrático del mundo, tener en sus filas a Ortega Lara es un lujo de valor incalculable”. “Me dolió enormemente cuando en 2008 abandonó el PP y me duele que ahora patrocine un partido cuyo programa, en esencia, es igual al nuestro”. “Me sorprende quien acusa a Ortega Lara de haberse ido a la derecha, como si defender la unidad de España no fuera un deber de todos”. “El PP, el gran proyecto de centro-derecha llamado a solucionar los problemas de España, tiene q recuperar a eminentes militantes como Ortega Lara”.

López ya no es un tuitstar

Patxi López ya no es una estrella de Twitter. Su pobre participación en esta red social, que pone de manifiesto que fuera de campaña y gobierno, no hay community manager que le actualice el juguete, le pasa factura. Y su entrevista en ‘La Sexta’ ha generado en Euskadi muchas más opiniones en contra que a favor. Que empezara asintiendo cuando en la presentación afirmaban que sabía euskera, no fue la mejor decisión. La de López no generó el impacto habitual en esta red social que motivan las entrevistas de Ana Pastor, e incluso muy buenos periodistas vascos criticaron sutilmente en Twitter a la entrevistadora.

Cortesía en la tamborrada

Al final, los políticos son personas que se dedican a la política (a poder ser, temporalmente, eso sería una garantía para nosotros), y que tienen mejores relaciones personales entre ellos de lo que pensamos. Una muestra es lo que le dijo Eguiguren a Garitano ayer en Donostia: “Esta lluvia es porque nos has quitado Igeldo. Antes nos protegía”. Lo cuenta en Twitter el concejal socialista Enrique Ramos, curiosamente, el mismo día que Elena Valenciano aseguraba que su partido respondería con “un no como una casa a la independencia”. Lo cortes no quita… lo cobarde.

Movimiento por los presos

Por supuesto, me parece respetable, pero también destacable que prácticamente al unísono, los prescriptores de Bildu en Twitter lanzaran el pasado fin de semana una campaña por el acercamiento de los presos de ETA a cárceles vascas. Lo hemos visto de muchas maneras, pero sobresale la acción de Joseba Permach, buscando en cada detalle del inicio de la tamborrada el mensaje a favor de los presos. Otros como Pernando Barrena han colaborado con retweets al mapa de la dispersión, y también llama la atención colaboraciones como la de Oskar Matute, no solo alineado con los fondos, también con las formas a estas alturas.