No entendéis nada, Ramón

Si Ramón Espinar piensa en serio que PP, Ciudadanos y Vox son los partidos de “los ricos” es evidente que no tiene ni idea de su negocio: la política. Si sabe que miente y, aun así, mantiene el tuit, nos toma por tontos. Es Podemos precisamente el partido de las clases altas, de los altos funcionarios y, como el propio Espinar, de los hijos del establishment. Se pongan como se pongan. Y quien crea como dice Espinar que a Abascal, Rivera y Casado solo les votan los señoritos andaluces se está engañando porque quiere. Pero la actualidad no está para ponerse vendas, precisamente.

Al contrario

Javier Domínguez acertaba con el inicio de su desglose de los resultados en Andalucía por municipios: “El Ejido como ejemplo, como síntoma, como indicador y como explicación”. En este pueblo, famoso por su industria agrícola y la difícil integración de la mano de obra inmigrante, ha ganado Vox al PP, el tercer partido ha sido Ciudadanos, después el PSOE y, finalmente, Podemos Andalucía (con su sopa de siglas). Al final, la ultraderecha ha vencido incluso donde saben que es imposible subsistir sin la inmigración. El bulo ha ganado al pensamiento y eso es peligrosísimo.

“Superficialidades tuiteras”

No lo digo yo, lo dice Nacho Carretero, pero me hubiera encantado sintetizarlo tan bien: “La culpa la tiene una izquierda ocupada en invertir sus energías y discursos en superficialidades tuiteras mientras unos fascistas nacionalistas llenaban de miedo y banderas a obreros que no llegan a fin de mes”. Ante la irrupción de la extrema derecha y la pérdida de relevancia de la izquierda, estos días los representantes de esta última opción se pondrán estupendos y mostrarán una indignación monumental en Twitter, pero la realidad les ha pasado por encima y siguen sin darse cuenta.

Un ejemplo

Desde que Podemos e IU anunciaron su unión en la famosa “foto de los botellines” con Pablo Iglesias y Alberto Garzón brindando con dos San Miguel en el centro de Madrid (dos hombres, ningún guiño a la periferia, lo típico de la vieja política), los resultados electorales les han dado la espalda. ¿Es por la unión o es porque Podemos nació tocando techo? Sobre todo es porque, pasada la efervescencia, ni los protagonistas del pacto ni sus equipos han sabido leer el momento político. El cartel de Teresa Rodríguez a lo Juego de Tronos no es una anécdota: es el ejemplo de que a la nada le sigue la nada.

¿Podemos permitirnos una banalidad?

Ante este panorama Tania Sánchez presentaba la nueva cuenta en Instagram de Manuela Carmena con este comentario en Twitter: “Igual esta es hoy la única buena noticia de la noche”. ¿Podemos permitirnos una banalidad así? No sé la respuesta, pero sí el hecho: la alcaldesa de Madrid se suma a la red social de moda con una foto de sí misma haciendo madalenas en su casa. ¿Era lo que tocaba? ¿La campaña en Madrid va por otro carril y por eso no importa esta coincidencia de “noticias”? ¿O la izquierda, definitivamente, ya no sabe lo que es relevante?

Si lo que quiere es llamar la atención…

Si lo que quiere Gabriel Rufián es llamar la atención mostrando una impresora en el Congreso para declararse culpable por votar el 1 de octubre, lo ha logrado. Yo doy toda la cobertura que busque este diputado que te sorprende la primera vez que le oyes y te cansa a partir de la segunda. Su modo de tomarse la política, a golpe de tuit para ganar notoriedad, ni es seria ni lo pretende. Pero la política sí lo es. La línea que separa lo que hace de la tontería es cada vez más fina.

Argumentos muy baratos

Ha sido muy fino El Citador (más de 36.000 seguidores en Twitter) calificando de “falacia para dummies” la afirmación de Rafael Hernando, que hacía la siguiente resta: si la manifestación de la Diada en Barcelona había reunido a un millón de personas… Los otros siete millones de catalanes se habían quedado en cada en total desacuerdo. O es un ignorante extraordinario o un manipulador muy barato. El problema, no obstante, es que haya personas capaces de creérselo.

Y ahora, ¿qué?

Llevamos un par de semanas oyendo ya el rumor de que Pablo Iglesias e Irene Montero puede que no sean ya pareja sentimental. Si se confirma, que sea para bien, pero permítanme que me pregunte, ¿qué va a pasar ahora? Tania Sánchez fue claramente defenestrada e Irene Montero ascendida en función de su relación con el líder de Podemos (dando por hecho que ambas eran personas perfectamente válidas). ¿Habrá remodelación del grupo parlamentario? ¿Y si la hay?

El iPhone loco

Más de mil euros. Para mí esa es la característica principal del nuevo iPhone: su precio desorbitado. No seré yo quien diga a los de Apple qué tienen que incluir en su dispositivo ni con qué margen de beneficio (siempre mayor que el de otras marcas) venderlo, pero me parece un despropósito. Sobre todo porque Apple sabe que marca el paso de prestaciones y desarrollos: todo ae desarrolla para esas altas prestaciones. Pero hay que poner fin a esta locura.

¿Huelga de animación?

Borja Barba acierta plenamente, en mi opinión, con su planteamiento: cuando los grupos de aficionados encargados de generar ambiente y con cierto trato de favor de las directivas deciden dejar animar ponen por delante sus intereses sobre los del equipo. Eso destapa una serie de consecuencias interesantes: ¿a qué intereses responden? ¿Qué intereses se pueden poner en un campo sobre los del equipo? ¿Puede el club apoyarles si no priorizan al equipo?

Todo en orden en el PP

20161217_orden

Una ex ministra de Justicia del PP cambió por completo el sentido de una sentencia para exonerar a otro ex ministro del PP y uno que suena como futuro ministro del PP. Todo en orden en el PP. Me refiero, claro, a cómo Alonso y Maroto se han librado de la multa de casi 400.000 que les había impuesto otro juez por el conocido como “caso San Antonio”. El presidente de la Sala, no obstante, emitió un voto particular en contra de la absolución porque consideraba que existió infracción penal.

La cara dura de diciembre

No creo que salga nadie con la cara más dura que Esperanza Aguirre en lo que queda de mes y año. La presidenta del PP de Madrid que no sabía nada mientras sus colaboradores formaban parte de redes de concesiones y mordidas, justificaba a Soraya Sáenz de Santamaría asegurando que la vicepresidenta había acudido al Primark porque el sueldo de los políticos solo les da para tiendas baratas. No explica Aguirre, que gana casi 100.000 € al año, cómo afecta su pobreza a que el coche oficial invadiera el carril-bus durante 20 minutos.

Cuando llamas tanto a Madrid…

El pasado miércoles, cuando vi el aspecto de Tania Sánchez durante su entrevista para el programa “La Noche En Jake”, evidentemente, me sorprendí: vestida con algo parecido a un chándal, despeinada, en una especie de hall… Como si después de un día duro fuese a bajar la basura en un bloque del centro de Madrid y le hubiera abordado una cámara. Con ese aspecto respondió a las preguntas de Arantza Ruiz, y no ha pasado desapercibido para los tuiteros más afilados, por suerte.

Gracias, compañeros que nos lo mostráis

Dalas, un youtuber carroñero que ha aprovechado la bofetada que ha recibido otro youtuber para sacar su propio vídeo y ganarse unos clics, criticaba a la prensa en su emisión. Igual Dalas se ha informado esta misma semana de lo que sucedía en Alepo con otros youtubers, pero lo dudo. Son los compañeros periodistas, fotógrafos y cámaras que se juegan la vida, literalmente, los que nos han enseñado el horror de la guerra durante cinco años y, especialmente, las últimas jornadas.

La gran final japonesa

No, no me refiero a la mandanga del mundialito de clubes: una gran final se ha librado recientemente en Japón y ese Twitter, ese Facebook, esos blogs y webs (y son muchos y muchas) más dados a comentar las anécdotas, lo intrascendente, se han hecho eco de ella. Me refiero a la final de piedra-papel-tijera, organizada por todo lo alto y celebrada con una emoción incontenible por la ganadora del torneo. En serio: merece la pena ver el vídeo solo por la espectacularidad con lo que tratan un simple juego de manos.

¿Cuál es el mensaje?

20161116_mensaje

La noticia se ha visto en todos los rincones de Internet: Donald Trump renunciará a los 400.000 dólares anuales que le corresponden como presidente de EE.UU. y percibirá un sueldo simbólico de un dólar. ¿Cuál es el mensaje que queda? ¿Que es generoso? ¿Que es más barato que gobiernen los ricos? ¿De verdad creen que un hombre de negocios como él no va a acabar sacando partido con los contactos y situaciones que va a conocer? Les recuerdo que un buen sueldo a un representante político garantiza que todos podamos llegar a serlo.

El timo a Borrell

Josep Borrell ha denunciado que le han estafado 150.000 euros en una web de inversiones. Y en este caso, ¿cuál es el mensaje? ¿Que Borrell tenía 150.000 euritos para mover con cierta alegría y, por lo tanto, unos cuantos euros más que no arriesgar? ¿Que Borrell no ha sido capaz de distinguir lo que en El Confidencial califican como “un chiringuito financiero” de una agencia seria de inversiones? ¿Que Borrell es un tipo ambicioso dispuesto a colocar dinero en terceros para hacer inversiones aún en más allá?

¡Dejad que Ramón elija libremente!

Me parece desproporcionada la presión de Tania Sánchez para que Ramón Espinar renuncie a su acta de senador o de parlamentario en Madrid, ya que por estatutos en Podemos solo se pueden acumular dos cargos y ha sido elegido secretario general del partido en Madrid. Doy por hecho que lo hará, pero, vaya, en cualquier otro partido Espinar parecería de la casta con dos puestazos, al mando del órgano interno de un partido… y beneficiándose de inversión pública otorgada a dedo.

¿Qué buscan las cuentas que solo buscan el “clic”?

El fotoperiodista Miguel Morenatti, muy activo en sus redes sociales en las que comparte imágenes espectaculares, se quejaba ayer en Twitter de que la cuenta @FotosPerfectas_ había cogido una fotografía suya, había cortado por la parte de la firma y la había difundido sin atribuirla obteniendo, rápidamente 400 retuits. ¿Por qué hacen eso? Para alcanzar los más de 700.000 seguidores (aprovechándose del trabajo ajeno) que luego “venden” para colocar publicidad como un tuit más.

Esperaremos a conocer los límites

Me parece bien que Facebook y Twitter se comprometan a no ganar dinero con la publicidad de contenidos falsos o capciosos. Pero al mismo tiempo me preocupa cómo establecerán los límites: ¿qué son “noticias falsas”? ¿Las de la web satírica El Mundo Today, por ejemplo? Si te cuelan una información falsa (y ningún medio está libre de tragarse un sapo) y la publicas como noticia, ¿te meten en una lista negra? ¿Todo lo que perjudique a poderosos como Trump (de ahí viene la decisión) será tomado como “noticia falsa” hasta que se demuestre lo contrario?

¿No importa la corrupción?

20160701_importa

Esa pregunta nos la hemos hecho muchos varias veces desde la noche del 26 de junio. Un problema como la corrupción política, que cerca al PP, y que es la segunda preocupación de los españoles según el CIS, no parece tener reflejo en los resultados electorales. En Playground podemos leer una reflexión al respecto bastante irregular pero con una idea interesante: “El votante permisivo prefiere al gángster que mantiene la paz del barrio que al recién llegado que promete darle la vuelta a todo. De alguna manera, se le perdona el desliz si lo demás va bien (…) Al votante del PP solo le importan dos cosas: que la economía vaya bien y que no gane Podemos. O lo que para ellos es lo mismo: que la economía vaya bien”.

Más reflexiones

Es curioso, según van pasando los días y van acumulándose las reflexiones en los medios digitales y los blogs sobre el fracaso de Podemos y cómo éste ha influido en el fortalecimiento del PP, más gente lo veía venir. Uno de ellos es Antonio Maestre, de normal un periodista bastante interesante, que concluye que el problema ha sido que la izquierda se ha creído las encuestas-trampa emitidas por el stablishment. La hipótesis me parece peregrina y su proceso de comprobación, flojo. Pero ya hemos llegado a un punto en el que lo importante es opinar y darse la razón.

Pero este error es solo suyo

Pablo Iglesias es valiente. O arrojado. No dudó en salir la noche del domingo a dar una rueda de prensa y a encontrarse con sus fans. También ha hablado para LaSexta un par de días después. Pablo Echenique salió a hacer un par de chistes. Errejón sí que ha abierto el melón, pero por donde tiene razón. Y Monedero ha salido a gustarse. El resto son espantadas, como la de Tania Sánchez a una mesa redonda después de las elecciones. Nadie quiere dar la cara… Y no lo hacen. ¿No les importaba tanto la gente? ¿O se importan, sobre todo, ellos mismos?

Gilipollas sin fronteras

Los gilipollas son universales, no hay fronteras para ellos, ni ideología. Las tienen todas. Los hay en todos los partidos, sin excepción, y el que crea que en el suyo, no, ese es el gilipollas de su partido. Los hay, por ejemplo, en el PP, y los grabó Álvaro Ojeda, una especie de “follonero” de derechas con un espacio en el digital de Eduardo Inda. Él no me hace gracia, pero a los que graba, riéndose de otro político o sugiriendo incluso agresiones, me parecen vergonzosos.

No mires el móvil

Eso que nos aprendimos todos de carrerilla, de que al pasar un paso de cebra primero hay que mirar a la izquierda y luego a la derecha, tiene que cambiar. En el blog de Pantallas Amigas leemos que “Más del 20% de atropellos que se producen en los países desarrollados son producto de las imprudencias cometidas por peatones, la gran mayoría provocados por despistes con el teléfono móvil”. Es decir, que a nuestros hijos les enseñaremos: primero, levanta la vista del móvil, luego mira a la izquierda y, después, a la derecha.