O dejarlo correr

Me temo que no va a pasar nada. Cristina Cifuentes lo negará y la sombra de la duda sobrevolará un tiempo y volverá, ya más difuminada, de vez en cuando, pero la presidenta de la Comunidad de Madrid, como otros políticos del PP (empezando por Rajoy) no va a ceder a la presión de la oposición que le pide lo más lógico: dimitir si se prueba la acusación. Porque ésta es muy grave: no es que haya mentido en su currículum, es que habría alterado las notas para anotarse un máster.

Los modernos compramos en Amazon

¡Por supuesto que he comprado en Amazon! Y en Aliexpress, cuyos precios son tan bajos que invita a pensar en las dudas durante la producción. Amazon no es más que otra multinacional, y si Jeff Bezos se convierte en el hombre más rico del mundo no es porque Internet obre todos los milagros, lo logra exactamente del mismo modo que en cualquier otra empresa (como Zara, por ejemplo): apretando por lo bajo a los trabajadores (lo que ha provocado la huelga de ayer) para optimizar costes.

Solo prestaban el dinero

Incluso tomando al pie de la letra los argumentos de Fernando Encinar después de que le hayan acusado de adquirir pisos para ponerlos en alquiler en su portal, Idealista, que vendió por 25 millones, estos me parecen mal. Si él y su hermano usaron el dinero obtenido hablando de las bondades del alquiler, a modo de préstamo a un amigo para que éste se hiciera con pisos que acababan en su portal, siguen siendo culpables de maltratar su propia ética y estética. Pero, ¿a quién le importa eso?

La huida hacia delante

Simplemente, no puede ser. No puede ser que Podemos solicite en el Congreso despenalizar la venta de copias ilegales de películas o música porque se ha metido en un buen lío municipal con la muerte de Mame Mbaye. Además de que atufa a centralismo (como todas las instituciones están en Madrid sirven para deshacer el entuerto) y a utilitarismo, pone de manifiesto la incapacidad para resolver un problema que ellos mismos han creado fomentando los bulos que les vienen bien.

Facebook, a la baja

Será porque vivo pegado a estas redes, pero no me ha sorprendido el escándalo que ha hecho perder una millonada en bolsa a Facebook después de que supiéramos que Donald Trump se había beneficiado de los agujeros de privacidad que la empresa, simplemente, sabe que están ahí. La parte buena es el ramillete de textos sobre el funcionamiento de la herramienta que nos permite profundizar en la que hoy es, junto a Google, la mayor empresa de anuncios del mundo. Y nada más.

Algo más que una empresa

Según leía el relato de Analía Plaza en El Confidencial sobre cómo los fundadores de Idealista han acabado montando empresas para comprar viviendas, tenía la sensación de que esto iba más allá de una decisión empresarial, de que, realmente, se trata del relato del gran teatro de nuestro tiempo. Fernando y Jesús Encinar, después de montar el portal inmobiliario (que vendieron por 25 millones) y fomentar el alquiler, acaban reinvirtiendo en la compra especializada de inmuebles para que otros alquilen.

Un ministro que miente

En España, un ministro miente a unos representantes de la ciudadanía en el Congreso y no pasa absolutamente nada. Aznar decía que la vasca era una sociedad enferma, pero la que necesita tratamiento es la política española: después de que el propio jefe de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Catalunya, Daniel Baena, reconociera a periodistas de Público que él estaba detrás de la cuenta en Twitter que acosaba a políticos y avanzaba decisiones judiciales, Zoido lo niega a Mikel Legarda, del PNV, que le había pedido medidas.

No fue una persecución

Hace unos días les comentaba que el fallecimiento de un mantero senegalés, según parecía entonces, durante una persecución delante de la policía local de Madrid, generaba un problema en Podemos. Pues éste se ha agravado: ahora sabemos que Mame Mbaye murió de un infarto mientras la policía intentaba reanimarle, y en Podemos, que ya habían buscado culpables y echado balones fuera, tienen que retratarse de nuevo por los disturbios que el primer bulo causó y ellos amplificaron.

Putin manda más

Tengo la misma idea de política rusa que de política venezolana, y ambas me generan las mismas preguntas: ¿aunque sea por medios aparentemente democráticos, tenemos que dar legitimidad a un dictador de facto? ¿Tenemos que atender a las denuncias de trampas durante la jornada electoral o pensar que son cosa de un malvado enemigo? ¿Damos por bueno que los discursos populistas y triunfalistas generan apoyos tan masivos? ¿Tutelamos a los votantes a distancia o les permitimos el exceso electoral?

Una influencer de verdad

Parto de la base de que nunca me gustó Snpachat (una red social en la que se compartía contenido efímero y que fue profusamente usada para el “sexting” entre adolescentes), y de que cualquier tipo de publicidad que banalice las agresiones a mujeres me parece despreciable. Así que me alegro de que Rihanna, a la que proponían “azotar” en un anuncio de esta red social, haya criticado a Snapchat en Twitter y la empresa haya perdido un 8% de su valor en bolsa, según Gizmodo.

La realidad está aquí abajo, Mariano

20150601_abajo

Me he encontrado estos días varias veces el post de Javier Pérez de Albéniz en ‘Cuarto Poder’ sobre la enorme distancia que ha habido y sigue habiendo entre el discurso del PP y la realidad de España. Su paralelismo con la ridícula pleitesía que se rinde a Letizia Ortiz es magistral. A la reina de España se le da crédito cuando, con un caro vestido y en medio de una cena de gala en Honduras, hace un discurso sobre “pobreza, desigualdades, estrecheces y otras zarandajas”. Rajoy vive alejado en la misma medida, en su torre de marfil.

Y esto, ¿de qué va?

Todavía sigo sin saber si es una broma o la cuenta en Twitter “No Podéis” realmente persigue una revolución de jóvenes de Madrid y otros puntos de España contra la ola política de los de Pablo Iglesias. Su campaña de venta de pulseras con el lema, y de niños pijos y niñas pijas luciendo una expresión de negación de la realidad, la voluntad popular y la opción de millones de personas, me parece en todo punto rechazable. Solo espero que sea una broma, aunque la realidad, por patética que sea, es capaz de superar a la mejor ficción.

Todo es revisable

Estoy tan convencido de que Manuela Carmena y Ada Colau, si llegan a ser alcaldesas, revisarán parte de sus líneas de campaña para adaptarlas a la realidad, como de que Fernando Encinar escribió el tuit de la discordia (disponible en ‘LibreMercado’) con la mejor de las intenciones. El fundador de Idealista quiso alertar sobre el peligro de que se paren todos los desahucios, especialmente los del alquiler entre particulares, ya que un impago sistemático no sería motivo de salida de la vivienda.

¿ERE en UPyD?

UPyD es, ahora mismo, una centrifugadora con grandes grietas en el tambor. Con cada vuelta a altas revoluciones va esparciendo sus propios cachitos. En ‘El Plural’ recogen que han perdido el único concejal que habían logrado en la provincia de Huelva tras el recuento final de votos, y en ‘El Confidencial’ adelantan ya un ERE que Rosa Díez ni confirma ni desmiente. Por si todo esto fuera poco, Irene Lozano tienta a Toni Cantó para que vuelva a la formación magenta de su mano.

“Influencers” vs. profesionales

No me gustan demasiado los “gurús” como Gaby Castellanos, pero menos me gustan los “influencers” que ella misma desnuda en una acertado post. ¿Que qué es un “influencer”? Usuarios de redes sociales o blogs con miles de seguidores que se ofrecen a las marcas para posar o probar sus productos, muchas veces, sin aclarar si están cobrando o no por ello. Pues bien, según Castellanos, sobran seguidores falsos y falta capacidad de influencia de verdad. Por suerte, en ‘Qué Sabes De’ nos hablan de un fotógrafo de verdad con un éxito real: Oliver Vegas.