Moción electoral

El PP solo puede estar al borde del precipicio después de que un tribunal sentenciara que su tesorero había repartido y pillado “cacho”. Pero solo una cosa podía ser peor que la alternativa política a Rajoy: una alternativa política preparando mociones (en plural) de censura con discursos y posiciones electoralistas. No va más. La España política se hunde sin remedio sin cabos de buena esperanza y la vía catalana no va a ninguna parte. Nos toca ser más Euskadi que nunca.

“Diez o quince casos aislados”

Si Rajoy se libra de esta le viene otra: seguro Podemos y/o Ciudadanos se las arreglarán para lanzar una nueva moción de censura que mueva la silla a Rajoy y también a Sánchez. Ese es su verdadero objetivo: cambiar a los viejos partidos por los partidos con intereses. Y si se libra otra vez, le vendrá la tercera: su propia losa, la de los casos pendientes en el PP que él mismo resumía de este modo que parece un chiste pero no lo es: “El PP es mucho más que diez o quince casos aislados de corrupción”.

Una de rusos

Tenía ya escrita la columna con un tuit que lamentaba la muerte de Arkady Babchenko… Cuando el periodista ruso apareció en una sorprendente rueda de prensa. No di crédito a la noticia hasta que el corresponsal del Guardian la tuiteó: como si estuviéramos viendo una peli de espías rusos, aseguraban que el asesinato fue un montaje con cobertura internacional necesario para detener, precisamente, a quienes querían acabar con él. El propio Babchenko pedía perdón a su mujer por el disgusto innecesario.

El padre de “El Prenda”

No puedo aseverar que, como padre, no iba a defender a mi hijo ante cualquier ataque. Tampoco puedo asegurar, como padre, que no me iban a entrar ganas de colgar del palo alto a otro padre, el de “El Prenda”, que para defender la inocencia de su hijo ha atacado a la víctima, cuando menos y como dice la sentencia, de un abuso sexual, si no de una violación, que es lo que parece. Xabier Lapitz anduvo muy fino cuando dijo que “La Manada” eran seis, contando al abogado. Ya van siete.

El camión de Bilbao

Ha sido el gran tema: el camión que ardió a la entrada de Bilbao y el caos que produjo al cortar, al mismo tiempo, la principal entrada y salida de la ciudad. Además, prendió fuego frente a las redacciones de EITB y de este periódico, con lo que la abundaron las noticias y recursos on-line. A eso sumamos todos los vídeos y fotos que corrieron por Facebook, Instagram o WhatsApp. Pero destaca un tuit: el de Ignacio García, jefe de los bomberos de Bilbao, que muestra cómo prepararon el operativo.

No pueden más

“55 palestinos muertos, incluidos 6 niños. 2.771 personas heridas, 1.359 de ellas por munición real. 130 personas en estado crítico. Los equipos médicos están sobrepasados. A los hospitales de Gaza solo les queda combustible continuar sus operaciones 7 días. NO PUEDEN MÁS”. Ese tuit lo lanzó como lo ven, con esas mayúsculas y ese desgarro incluidos, la agencia de Naciones Unidas de ayuda a las personas refugiadas después del ataque de Israel sobre población civil palestina.

La masacre que vimos todos

Ya puede tener Israel todos los aliados que quiera, que su última masacre la hemos visto todos, por desgracia. No solo imágenes sueltas en Twitter que hay que mirar con precaución para que no nos cuelen fotos de otros conflictos. En la web de Reuters podemos ver una muestra de fotos del horror, imágenes que captura Ibraheem Abu Mustafa para que el mundo las denuncie. No es el único: The Guardian pedía en su editorial a Israel que dejara de matar a civiles.

La sensibilidad de Girauta

Antes de ser diputado con Ciudadanos, Juan Carlos Girauta estaba en las manifestaciones de Madrid que señalaban a ETA como autor del atentado del 11-M. Esa teoría conspirativa, sobre todo, perjudicaba a las víctimas, y darse cuenta de ello o no es una cuestión de sensibilidad. Girauta sigue demostrando que no tiene mucha cuando después de la masacre tuitea una foto de él con el embajador de Israel en España y felicita a este estado por su 70 aniversario. “Luz para las naciones”, tuitea.

Eurovision como cortina de humo

Da la casualidad, o no, de que esta lluvia de muerte sobre palestinos ha coincidido con un éxito musical a nivel europeo de Israel. Miguel Ángel Puente tuiteaba así: “Israel gana Eurovisión con una canción contra el bullying mientras su ejército masacra a 59 seres humanos. Y Europa aplaude la cancioncita mientras mira para otro lado con la barbarie. Vergüenza de mundo…”, y lo hacía con toda la razón: son muchos los que ignoran el asesinato y veneran los fuegos de artificio del fin de semana.

Sí, tiene que ver

Por supuesto que ambos elementos se pueden relacionar. La también periodista Yolanda Álvarez lo resumía magistralmente en Twitter: “El Estado de Israel contrata publicidad en la ‘app’ gay de contactos Grindr para que Netta, su concursante, gane el festival de Eurovision. También pagó 12 millones de euros para que el Giro de 2018 arrancara en Jerusalén: marketing para tapar la ocupación”. Pero no solo la ocupación: las 60 muertes no pueden tener tapadera.

Ni víctimas ni sorprendidos

En Facebook no son las víctimas del embrollo que ha generado, otra vez, Donald Trump. Si el actual presidente se apoyó para ganar en los datos que Cambridge Analytica había recabado por un agujero de seguridad en esta red social, y estos se habían obtenido de un modo que comprometía a Facebook con pleno conocimiento de Facebook, la culpa, evidentemente, solo es de Facebook. Ángel Jiménez en Twitter explica muy bien la secuencia, que no se hagan los sorprendidos.

Y Facebook reacciona fatal

Pero el mayor fracaso de la hasta ahora todopoderosa Facebook ha sido su mala reacción cuando se ha publicado lo que, por otro lado, muchos intuíamos. Primero, un silencio cuestionable. Después, una sorpresa que nadie se cree. Y finalmente, como cuenta Manuel Moreno en Trecebits, unas medidas que, simplemente, por novedosas ofenden: el control sobre las aplicaciones de terceros y la información transparente a sus usuarios tenían que estar ya en marcha.

Sabido… ¿y consentido?

Nadie lo admitía. Tampoco nadie lo esperaba. Pero es evidente que Facebook hacía negocio con los datos: no solo se trataba de colocar anuncios en su plataforma con públicos autosegmentados, podía tratarse también de gestionar esa enorme base de datos… O de dejar que la gestionen. En The Guardian continúan el serial: Sandy Parakilas, un ex de la empresa, admite que la “recolección” de datos de otras aplicaciones era algo normal y que Facebook simplemente miraba para otro lado.

Solo es un negocio

Uno de los fundadores de WhatsApp, Brian Acton, que formó parte del reparto de los 19.000 millones de dólares que Facebook pagó por la compañía y trabajó después tres años para Facebook (en WhatsApp, claro), ha tuiteado que tal vez haya llegado la hora de que borremos nuestros perfiles en la red social. No podemos perder de vista que cuando se fue Acton puso en marcha Signal, una plataforma de mensajería parecida a WhatsApp pero más segura. Vaya, qué casualidad.

Pero tetas, no

La mejor frase publicitaria se la escuché a Steve Jobs: “Quien quiera porno que se compre un Android”. Pero hay porno en Twitter, Flickr o Tumblr (que se ofrecen en los iPhone), y no lo hay, es cierto, en Instagram o Facebook (aunque aquí sí que hay grupos para compartir fotos sugerentes de menores). Ambas plataformas, propiedad de Facebook, son especialmente mojigatas, capaces de censurar el cuadro “La Libertad Guiando al Pueblo”… Y permitir luego la recolección de datos.

Perplejidad propia y ajena

20170331_perplejidad

La noticia en The Guardian enmarca perfectamente la actualidad jurídica española: “Mujer española condenada por tuitear chistes sobre la época de Franco”. Si a nosotros nos resulta extraño, que hemos visto otras sentencias hilarantes, en la Gran Bretaña tienen que estar sorprendidísimos con lo de Cassandra Vera. Bien lo escribía @Gaurdiaoscura: “Erais tan país de la piruleta cuando la Audiencia Nacional solo apuntaba a Euskadi y os dejaba creer que erais libres. Aisss, bienvenidos”.

“Cassandra” es doblemente víctima

“No sólo me quedo antecedentes, me han quitado el derecho a beca y destrozado mi proyecto de ser docente. Me han arruinado la vida”, tuiteaba Cassandra Vera a sus más de 18.200 seguidores. Pero su lamento, ese “me han arruinado la vida”, incumbe a más que a los magistrados de la Audiencia Nacional: a los que empoderan y luego se encojen de hombros, a los que van a sacarse la foto o a los que la colocan como abanderada de alguna causa poniéndola por delante, sobre todo, delante del juez.

En la España del derroche de lo público

La condena a Cassandra Vera es incomprensible en sí misma, pero suena absolutamente ridícula puesta en el contexto español después de leer, por ejemplo, la recopilación de algunos delitos cometidos con dinero público, que han hecho en Ctxt: “Volquetes de putas”, miles de euros públicos gastado en droga hasta ponerse “hasta el culo”, cacerías con bautismos de sangre incluidos, fiestas y regalos de todo tipo y, cómo no, las tarjetas “black” de Caja Madrid.

En la España del “arreglo”

Seguimos con otra ración de tradiciones españolas. A la Audiencia Nacional impartiendo justicia injusta y los políticos haciendo suyo el dinero público para derrocharlo, sumamos ahora el tan español “arreglo”. Como el que Patxi López y Susana Díaz van a alcanzar, eso sí, después de las primarias. Entonces parece que aflorará un acuerdo que ya está pactado (¡oh, a qué me sonará!), según El Confidencial Digital, y por el que el aparato socialista se hará con el control pleno del partido una vez más.

Todos los homenajes a Totti son necesarios

Gracias a la cuenta en Twitter de la revista Panenka hemos visto el vídeo con el que la Roma ha homenajeado a su gran capitán, Francesco Totti. En los 24 años que ha estado en el club, ignorando ofertas del Real Madrid, como recuerdan en el audiovisual, han pasado hasta tres presidentes estadounidenses (Clinton, Obama y Trump) y hemos visto nacer Google, Facebook y Twitter. Todos los homenajes a este tipo de jugadores que viven con tanta pasión el fútbol que se quedan en el club del que son aficionados son siempre bienvenidos.

Echenique y el fraude fiscal

20160727_echenique

En un país como España, en el que el partido del gobierno ha tenido que pagar una fianza por su responsabilidad en los casos de corrupción, que un diputado europeo y autonómico de otra formación haya tenido un año a un trabajador social sin contrato ni facturas es, objetivamente, un hecho menor. El problema es que Pablo Echenique, como muchos recordaban ayer en Twitter, mientras cometía este fraude daba lecciones de ética e integridad, y que se defendía con que lo hizo “para ayudar”.

España es un pipicán sobre una fosa común

La noticia de que el Ayuntamiento de Málaga ha instalado un “pipicán” sobre una fosa común de víctimas de la Guerra Civil Española ha llegado hasta The Guardian, y no para bien, obviamente. La Marca España se ve así golpeada, una vez más, por el propio PP, que gobierna en la ciudad gracias a Ciudadanos, y que había llegado a un acuerdo que no ha cumplido para “dignificar” la memoria de las más de mil personas que habían sido enterradas en ese espacio, y cuyos cuerpos ya han sido exhumados.

Los abusos de Jodorowsky

Tampoco Alejandro Jodorowsky, dramaturgo, cineasta, escritor y fundador de lo que él mismo llama “psicomagia”, puede hacer apología de la violación ni el incesto en Twitter. Tarde se dio cuenta el chileno de que esta red social no deja espacio a la explicación, y de que este tipo de mensajes exigen un contexto exhaustivo y preciso. Ahora empieza el debate entre quienes defienden la lucidez de Jodorowsky (y la suya propia) y quienes vemos en sus tuits mensajes, simplemente, inaceptables.

El arte del discurso

El plagio de Melania Trump, esposa del candidato republicano a la Casa Blanca, a Michelle Obama, actual primera dama, ha generado, primero y en Internet, muchos comentarios sarcásticos; después y en el partido de Trump, airadas críticas; y para terminar y en algunos blogs, valiosas reflexiones sobre el valor de los discursos y quienes viven de escribirlos, una profesión valorada, por cierto, en América. No corren ni correrán buenos tiempos, sin embargo, para Meredith McIver, a quien han asignado la culpa de lo sucedido.

No juego… Ni lo critico

No podía retomar la columna y obviar el fenómeno tecnológico del momento: Pokemon Go. Personalmente, me parece bien que los usuarios enloquezcan si les da la gana, y usen terminales carísimos y gasten sus datos en cazar dibujos, y me parece estupendo que el creador y la empresa que lo ha desarrollado ganen un montón de dinero, ya que han sabido qué hacer con la realidad aumentada, algo que el resto no logramos. Eso sí, como leemos en Xataka, Nintendo no rentabilizará tanto el juego como se preveía porque el conglomerado de empresas, esta vez, el afecta negativamente.