MONASTERIO DE PIEDRA (Zaragoza), la magia del agua

Durante nuestra estancia en Sigüenza decidimos dedicar una jornada a visitar el Monasterio de Piedra, situado en el municipio de Nuévalos (Zaragoza). Es un lugar en el que he estado varias veces, pero que hacía casi dieciséis años que no visitaba. No quedaba cerca, 109 km, pero buena parte de ellos, entre Alcolea del Pinar y las proximidades de Alhama de Aragón, se realizan por la autovía A-2. El parque abre de 09:00 a 19:00 h y el monasterio de 10:00 a 18:00 h. La entrada para ambos lugares cuesta 16,50 €, con un descuento de 5 € para los mayores de 65 años.

El parque del Monasterio de Piedra fue creado por Juan Federico Muntadas, contando con senderos perfectamente señalizados a lo largo de unos 5 km, pasando junto a varias cascadas. Comenzamos el recorrido junto a un lateral del hotel del monasterio, siguiendo las flechas azules que nos van guiando hacia la primera atracción, el Baño de Diana, que tiene por detrás una de las dos cascadas más espectaculares, La Caprichosa, que también podemos contemplar desde el mirador situado en su parte superior. Casi al lado tenemos otra hermosa cascada de nombre Trinidad.

Sin casi darnos cuenta nos hemos plantado en la parte superior del recorrido del río Piedra, que forma una serie de rápidos en una zona conocida como Los Vadillos. El sendero comienza ahora el descenso en zig-zag, para ir pasando por un par de escalones naturales que dan lugar a sendas cascadas conocidas como los Fresnos Altos y los Fresnos Bajos. Todavía nos queda otro escalón para descender hasta un pequeño puente que bordea la cascada Iris.

Cambiamos totalmente de ambiente, pues accedemos al interior de la gruta Iris, por la que iremos descendiendo mediante una escalera con aberturas para poder contemplar la mayor cascada de todas, la Cola de Caballo, que supera los 50 metros de caída. En la parte inferior de la cueva nos situamos tras la cascada, mojándonos un poco. Es un lugar de gran belleza. De aquí parte un túnel iluminado que nos conduce, al punto 19, “Las Pesqueras”, donde se encuentra la Piscifactoría.

Continuamos el recorrido por el fondo del parque. Al lado de la Piscifactoría, pese a no haber cascadas, tenemos uno de los lugares con mayor encanto, el Lago del Espejo, que está rodeado por imponentes paredes de roca caliza entre las que destaca la Peña del Diablo. Este lago toma su nombre debido al perfecto reflejo en el agua de las moles rocosas. Aquí comienza el regreso. Siguiendo las marcas rojas, vamos bordeando la cascada del Chorreadero que, incomprensiblemente, lleva muy poco agua. Un túnel nos conduce a las proximidades de la cascada Iris, volviendo por la misma ruta hasta el punto de partida.

Tomamos un vino en el bar situado junto a la entrada y comenzamos la segunda parte de la visita, la cultural, accediendo directamente al sencillo claustro del monasterio, desde el que podemos contemplar la torre de ladrillo de estilo mudéjar. Al claustro dan todas las dependencias, destacando la hermosa sala capitular, de comienzos del siglo XII, que era el centro neurálgico de la vida monástica. Aunque sencilla, la decoración es abundante, proporcionando una gran belleza al lugar.

La construcción del monasterio se efectuó entre los años 1195 y 1218. Resulta curioso comentar que fue en este monasterio donde por primera vez en Europa se elaboró el chocolate en su cocina, en el año 1534. Hoy ha sido convertido en un hotel y la iglesia se encuentra en estado ruinoso. Pese a que su bóveda central está completamente desaparecida, merece la pena recorrer su interior y contemplar los detalles que se conservan.

Seguimos recorriendo las dependencias que se asoman al claustro, comenzando con la cocina, con su bóveda negra por la cantidad de humo que ha soportado. Adosado a ella tenemos el refectorio, antiguo comedor de los monjes, que hoy es utilizado para banquetes. Pasamos por el calefactorium, que cuenta con una reproducción de los monjes y, poco más adelante, nos detenemos a contemplar una reproducción fotográfica del tríptico-relicario de Cimballa, obra gótico-mudéjar del XIV, que se guarda en el salón de sesiones de la Real Academia de la Historia.

Concluimos la visita al Monasterio de Piedra en las antiguas dependencias del ala oeste del monasterio, que han sido restauradas y habilitadas para acoger las exposiciones. Comenzamos con la visita al espacio más amplio de todos, el Museo del Vino de la Denominación de Origen Calatayud, para concluir en la que más me ha gustado, la Sala de Carruajes, que acoge una colección de cuatro carruajes del siglo XIX: tiburí, broughan (estilo inglés), diligencia y tartana.

La visita al Monasterio de Piedra ha concluido, pero no así nuestra jornada, pues antes de regresar a Sigüenza queremos visitar otro monasterio, el de Santa María de Huerta, distante 50 km. Como andamos mal de tiempo y solo tenemos abierto el restaurante del monasterio, abarrotado por cierto, para comer nos conformamos con lo único que hay en la barra, una tortilla de patatas para los cuatro. La escapada continúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.