Tenía que haber una razón

Siempre me he preguntado por qué nadie ajustó cuentas con “Billy el niño” en un callejón ahora que el torturador carece de su fuerza por culpa de la edad. Y por fin lo sé: estaba bien relacionado, en una empresa de seguridad que facturaba 700.000 euros mientras le pasaban soplos desde dentro de la Policía Nacional y con el apoyo del siempre presente Villarejo. Lo que me lleva a otro pensamiento: el apoyo económico y la fuerza que en España han tenido estos personajes que vienen del peor franquismo. Así que no necesito explicaciones sociológicas sobre Vox: siempre estuvieron allí y siguen estando.

La misma que hay ahora

Si de algo va sobrada siempre la extrema derecha es de chulería, precisamente porque sabe que siempre alguien les guarda la espalda. Alguien con pocos escrúpulos generalmente. Así que ya ni nos sorprende que Rocío Monasterio responda a Arturo Valls (que también le ha denunciado por su loft) de esta manera en Twitter: “Anda… un progre que manda a su manager a q compre un local comercial a nombre de una sociedad, se evita el ITP, recupera el IVA, se desgrava el coste de la obra, y lo alquila a terceros durante años, pero resulta que quería una vivienda… y 15 años más tarde, ¡ahora caigo!”.

Felisuco, en la cuerda floja

Sin Rivera ni su núcleo duro en un partido de ordeno y mando lo normal es que ahora empiecen a cobrarse las venganzas los que fueron apartados por el puño de hierro de una dirección soberbia. Y la del humorista Félix Álvarez, Felisuco, es una de las cabezas que primero rodarán porque, además, es muy reconocible. Puesto casi a dedo, con nocturnidad, con muchas dudas sobre el sistema informático de recuento y contra la afiliación de Cantabria, Felisuco mandaba algo con Rivera en la cúspide. Pero eso se acabó y en El Plural leemos que van a moverle la silla. Para lo que queda de partido…

¿El final de Gran Hermano?

Sí, yo fui uno de los que se fascinaron con el formato de Gran Hermano en su primera edición. Aunque lo del experimento sociológico solo se lo creyó quien lo decía, era claramente algo nuevo y atractivo. Podía haber terminado ahí, con un éxito sin precedentes, pero en Telecinco están para ganar dinero y si hay que estirar el chicle, lo hacen. Así llegamos a la intrascendencia, a hechos discutibles y, finalmente, a un abuso sexual que ni se detuvo ni se denunció pese a las cámaras que lo grababan todo. Todo lo sucedido no puede quedarse en anécdota: hay responsabilidades y tienen que depurarlas.

Esta tarde jugamos todos

Esta tarde, a partir de las 17:30, volveré a tener el privilegio de participar en los Reconocimientos de DEIA a las mejores iniciativas digitales de Bizkaia. Y ya van siete. Me sorprendo hasta yo. Y usted podrá verlo en Facebook, ya que se emitirán en directo (17:30 h.), si no puede acercarse al Museo Marítimo de Bilbao. Este año nos propusimos, además, un reto: centrarlo en el “gaming”, en los videojuegos, para lo que tuvimos que hacer abordar lo desconocido (para nosotros) y hacer muchas preguntas que han ido leyendo en las sucesivas entrevistas a participantes en el evento.

Cuando los ogros parecen ogros

Daniel José Santomé, conocido en Internet como Dalas, ha amenazado e insultado a los redactores que le han pedido su versión ante la noticia de que hoy tendrá que declarar ante el juez porque la Fiscalía le acusa de acosar y abusar de una niña de 13 años. No reaccionará bien este youtuber con ocho millones de seguidores cuando vea que en Teknaukas también recuerdan que “sus exparejas, Ingrid Míchel (SoyMia) y María Rubio (Miare), le denunciaron en 2016 por un presunto delito de violencia de género” o que “acumula un amplio historial de acusaciones espontáneas lanzadas por otras youtubers”.

Cuando te faltan los cimientos

Podemos es un partido de aluvión: todos los desencantados han visto una oportunidad para desarrollar su modo de ver la política en un espacio que se vendía como flexible. Pero a los morados les falla la base mínima: ¿son una formación federal, como el PSOE, o vertical, como el PP? Ellos quieren ser todo lo que mola, pero lo cierto es que pierden más tiempo en guerras internas que en batallas con la oposición: Teresa Rodríguez pretende que los representantes andaluces de Podemos en el Congreso formen un grupo propio, metiendo en la campaña su lucha contra Iglesias.

Ovejas descarriadas

Dice Pablo Casado que entienden a los votantes del PP que quieren dar una oportunidad a Vox en las próximas elecciones (andaluzas o no). Entonces, ¿qué Casado nos miente, el que aguantaba a Rajoy y veía con cierta envidia a Vox o el que no es de extrema derecha pero quiere recuperar a sus votantes que sí lo son? La situación del PP en la campaña es complicada pero a partir del lunes puede ser endiablada si los de Abascal finalmente materializan sus escaños y Ciudadanos se mantiene fuerte: todo el discurso xenófobo de Casado solo le habrá valido para ponerse a la par.

Apoyo a Skolae

Es precisamente la existencia de cavernícolas capaces de amenazar a la consejera navarra de Educación, María Solana, por la puesta en marcha de un programa que fomenta la igualdad y la inclusión, la que justifica la existencia de Skolae. Del mismo modo lo ha visto la europarlamentaria Izaskun Bilbao, que ha elevado al Parlamento Europeo la defensa del programa, la necesidad del mismo y la situación en la que se encuentran sus impulsores, acosados por quienes necesitan una Nafarroa ultra e insensible para tener la oportunidad de sobrevivir.

Eskerrik asko!

El miércoles fue el evento y ayer la jornada de reacciones: varios de los premiados en los VI Reconocimientos de DEIA a las Mejores Iniciativas Digitales publicaron en sus redes sociales el agradecimiento al medio, los organizadores y, por supuesto, quienes les apoyan en la creación y quienes siguen y disfrutan de sus contenidos. Euskaraldia, Go!azen, Laura Arias, Javier Etxebarria y Markos Ramas fueron los grandes protagonistas de un evento en el que pusimos todo nuestro cariño y que, pese a que tiene como base lo digital, fue cálido, cercano y muy humano.

Un país que quiere venganza

Nadie se erigirá como responsable de esta consecuencia, así que es obligación de los demás tener vergüenza y recordar a quienes han empujado a la sociedad española al ánimo de venganza y a de la aplicación del rodillo para sepultar sus preocupaciones. Según El Nacional, que cita a El Español, más de la mitad de los españoles encuestados quiere a Junqueras en la cárcel. ¿Por qué? ¿Les hace sentirse más seguros? ¿Quién les ha impulsado a pensar así? Que salga y dé la cara.

Una sociedad que quiere carnaza

Jorge Bustos, recordaba en Twitter que además de meternos con los medios que dan carnaza no podemos olvidar a los espectadores que la demandan. ¿Se la damos porque la piden o la piden porque se la damos? Responde Begoña Beristain en su blog de DEIA y retrata perfectamente a esos periodistas carroñeros y protagonistas en el caso de Diana Quer. También sugiere una preocupación sobre el mensaje a las mujeres: si se resisten, las matan. Si no lo hacen parece que lo buscan.

Machismo para los más jóvenes

Intento por todos los medios no ser alarmista, desmontar los bulos que circulan por Internet y explicar las situaciones con calma para que nadie piense que en las redes sociales habita el demonio. Pero si saben que sus hijos e hijas siguen al youtuber Dalas tienen un motivo de preocupación. El escritor Juan Gómez-Jurado se quedaba a gusto insultándole en Twitter por su machismo, pero el tema es bastante serio: una estrella de las redes pone en duda la violencia machista.

Roncero, no entiendes nada

Tomás Roncero es incapaz de entender lo más básico, tal vez por eso se atrevió a soltar que tendría que ser un orgullo para los aficionados del Athletic Club que el Real Madrid vaya a llevarse a Kepa Arrizabalaga. La respuesta de Miguel Ángel Puente en Twitter me parece acertadísima en fondo y forma: “El verdadero orgullo de todo aficionado del Athletic, Tomas Roncero, es que vengan a por nuestros jugadores y decidan quedarse en Bilbao. Un poco de respeto”.

Los ordenadores, en peligro

Todo empezó con Intel, el principal fabricante de procesadores, pero otros componentes también tienen un “bug” de seguridad cuyo arreglo ralentizará nuestros ordenadores. El “fallo” es de diseño (los procesadores de AMD, con otra arquitectura, de momento están a salvo) y afectaría a todos los instalados desde hace diez años, tanto en equipos domésticos como en máquinas que gestionan grandes cantidades de contraseñas. Aún así nos empeñamos en dejarlo todo en manos de chips y código.