Y el presente

El usuario Cipollino en Twitter sacaba una foto a la portada de la revista “Diez Minutos” en la que Carmen Martínez Bordiú confiesa: “He vivido toda mi vida sin trabajar”. Después, añadía: “La Transición en una portada” para conseguir más de ciento cincuenta retuits. Pocos me parecen para tan sangrante verdad. Pero es solo una verdad a medias, porque es la portada que retrata a la Transición pero también este presente en el que los descendientes de Franco siguen viviendo demasiado bien.

Dos campañas

Buen apunte el de Juan Antonio Giner en Twitter sobre las diferentes precampañas que estamos viendo en Catalunya: “Foros, desayunos monólogos y coloquios en hoteles y recintos cerrados: el unionismo teme la calle y los espacios abiertos. Han perdido el contacto con la gente y sus líderes practican los mensajes unidireccionales desde lugares protegidos y sanitizados, donde nadie les cuestiona”. Pero antes o después tendrán que salir todos a los mítines.

No nos ha durado nada

Tiene razón también Urtzi Jauregibietia cuando tuitea: “El ‘Black Friday’ es la demostración de que ‘Marketers Ruin Everything’. En este caso, como en la mayoría, por saturación. Toca inventar otra cosa”. Y es una suerte, sinceramente, porque esas supuestas ofertas del último viernes de noviembre son una castaña, y la evidencia de que los precios han sido hinchados previamente generan dudas en los compradores que no se merecen los comerciantes honrados (la mayoría).

Twitter es…

Me han gustado mucho un par de tuits recientes que casi han coincidido: “La Tierra siempre ha sido plana, la veis redonda por las vacunas que os han puesto” y “La Tierra es plana porque lo dice uno que ha publicado un libro diciendo que la Tierra es plana. Y tiene una página web. A ver, refuta eso. Imposible. Tiene una web. UNA WEB DONDE LO PONE EN NEGRO SOBRE BLANCO” (sic). Ambos se ríen de una manera de tuitear que extiende una peligrosa forma de pensar.

Ya podemos viajar tranquilos a Islandia

En realidad podemos hacerlo con bastante tranquilidad desde hace un par de años cuando, por fin, derogaron la ley que permitía matar vascos. Una ley que estaba vigente desde 1615 y que era una forma de defender aquel territorio de los cazadores vascos de ballenas, como leemos en el Cuaderno de Cultura Científica, que es el blog de la Cátedra que con acierto lidera Juan Ignacio Pérez Iglesias, y en la que difunden investigaciones estupendas que, a veces de un modo directo, nos atañen.

¡Uf!

Lo de los justicieros digitales, sean Anonymous o sean los que defienden posiciones indiscutibles, lo llevo muy mal. Creo que es uno de los perjuicios evidentes de las redes sociales digitales, y que quien difunde la foto de los acusados de una violación múltiple en Iruña, por mucha prisión preventiva que chupen, e incluso aunque me parezcan lo peor, se equivoca. Antonio Ortiz expresaba mejor que yo lo peligroso del terreno que estamos pisando sentenciando en Twitter antes que el juez.

Y si lo hacemos los periodistas, peor

Si me parece mal que el juicio paralelo o anticipados a “la manada” lo liquiden con una foto, dos líneas y cinco nombres propios usuarios de Twitter con nombre propio o anónimos avatares, me parece todavía peor que los periodistas estemos jugando a dar o quitar culpabilidad a los propios acusados y, ya en el fondo de la fosa de fango en la que nos metemos, a la víctima. Como soy un ingenuo me sorprende la ligereza con la que señala parte la ciudadanía, pero no salgo de mi asombro con lo que deslizan algunos profesionales de la comunicación.

Las excusas

El cansancio, la lástima y la preocupación que me genera lo que está pasando en Catalunya, a veces deriva en cabreo. No puedo evitarlo cuando leo titulares como el de Joan Tardá en La Vanguardia: “La república no se implantó para no poner en riesgo a los ciudadanos”, en la línea de lo que han dicho otros representantes de ERC como que no había plan ni medios para la independencia, según Sergi Sarrià, o que la DUI no se hizo, como expuso Carmen Forcadell.

¡Qué más le da!

A Pablo Casado le da lo mismo amenazar con el 155, exigir la aplicación de la ley y la justicia a todos menos al PP, o decir auténticas burradas: “Desde aquí en Huelva salió la expedición que cambió la historia de la humanidad. Ningún separatista va a romper 5siglos de esta España unida”, ha soltado recientemente. Como si Colón representase a España, como si las colonias no se hubieran independizado, como si tuviera algo que ver con lo que pasa hoy en Catalunya.

Lo cierto es… Que todos pecamos

Juan Antonio Giner e Ícaro Moyano tienen toda la razón: genera entre gracia y pena ver que periodistas que han fracasado en sus proyectos en papel o Internet se atrevan a erigirse como representantes del “periodismo de calidad” pero, ¿quién no ha fracasado hoy en este sector? ¿Quién no ha tomado decisiones equivocadas a nivel de empresa o contenidos? ¿Quién puede presentarse como un profesional sin un tachón en el oficio de las palabras y las ideas? Para errores, los míos.

De la épica al «porsiaca»

El silencio de Carles Puigdemont en el Parlament ayer fue lo de menos. El President se ha quedado fuera de foco por decisión propia: ni diálogo en el Senado, ni anuncio de elecciones, ni DUI sin 155 y todo con retrasos constantes que, se pongan como se pongan, afecta negativamente a la imagen de seriedad de este procés. Su futuro ahora es incierto: lo mismo puede ir a la cárcel y ser alzado a la categoría de mártir que ser arrinconado en las próximas elecciones.

Rajoy sí tiene un plan

Pese a la DUI, Mariano Rajoy casi siempre va a ganar la mano a Carles Puigdemont porque tiene un plan. Lo ha anunciado, se ha ratificado en él en público y en privado (su enroque dinamitó la convocatoria de elecciones) y lo ha consumado entre aplausos. Y ahí es donde me detengo: en esas ovaciones que recibía Rajoy y que han criticado Jorge Bustos o Àngels Barceló. La bancada del PP convertía una decisión políticamente trágica en una imperdonable fiesta.

Pero, ¿qué aplaudían?

La bancada del PP aplaudía que Mariano Rajoy estaba ganando en el Senado las próximas elecciones generales. Y que lo estaba haciendo en la semana en la que una fiscal ha concluido que el tesorero del PP repartía entre altos cargos el mucho dinero que donaban sin declarar las empresas receptoras de obra pública. Javier Arenas, uno de los que más habría recibido según los papeles de Bárcenas, tuiteaba ayer que Rajoy era “garantía de legalidad”. Ver para creer.

Los que persisten en su error

Una de las cosas que está acabando con Podemos es la soberbia de sus líderes. No conocía a Nicolás Sartorius, pero es evidente que Miguel Urbán tampoco cuando le llamó “zombie del 78” por su artículo en El País. Sartorius pasó seis años en la cárcel durante el franquismo por su activismo político, pero el de Podemos en vez de corregir su error empezó a hablar de “modernidad líquida” para justificarlo. En Twitter le respondieron: “Modernidad líquida, gilipollas sólido”.

Esas fotos que tienen que ver la luz

Una de las cosas que me fascinó de Internet desde el primer contacto con el canal fue la posibilidad de tener acceso a fotos icónicas y a otras maravillosas de fotógrafos que empezábamos a descubrir. Hoy las redes sociales nos permiten acceder a álbumes personales o profesionales absolutamente fascinantes como los de David Herranz, que ayer subió a Instagram una imagen estupenda que sacó su padre, también fotógrafo, del Guggenheim en obras.

Les hemos regalado un mitin

Así es: les hemos regalado un mitin a Mariano Rajoy, PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y ERC, que son los que con más ahínco hicieron el uso de palabra para vender su moto. Ya, ya sé que el Parlamento está para debatir, pero eso no fue lo que hicieron ayer. Más bien, al contrario: varios mítines a cargo de nuestros impuestos entre los que destacó el de Rajoy, como esperábamos. El jefe del PP y el Gobierno ni siquiera pronunció la palabra “Gürtel” para despacharse.

Un poco de respeto

Nagua Alba tiene todo el derecho a intentar maquillar el desastre de Podemos Euskadi, que va a tener tres secretarios generales en poco más de tres años y no cuenta con una candidata a lehendakari a la que han arrinconado. Pero eso no puede implicar que nos tome por tontos y nos haga creer no sé qué “movidas” de adelanto del proceso interno. Para colmo, algunos palmeros le hacían el coro en Twitter avisando a los periodistas que no compramos su relato.

Ser crítico es necesario

El movimiento que fomenta el escepticismo me genera cierto escepticismo, pero sí creo que hay que conservar nuestro pensamiento crítico y estar alerta ante las motos que intentan colocarnos. Por ejemplo, la de Grecia, punta de lanza de la izquierda en Europa. Una izquierda que pactó con “la derechona”, que acató lo que mandaba Europa, que ha pagado su deuda… Alguno en Twitter se ha acordado de cómo algunos fueron auténticos expertos aquellos días.

Lo que sube rápidamente…

Tan sencillo como eso: lo que sube rápidamente baja rápidamente. Ya sé que no es un análisis político sesudo ni basado en datos o proyecciones socioeconómicas, pero les aseguro que en ocasiones los axiomas sencillos funcionan. Macron hizo buena campaña y ser la alternativa a la extrema derecha le catapultó, pero también le sobreexpuso y ahora no sabe gestionar las expectativas, por lo que se desploma. Pero también estoy seguro de que en campaña remontará.

“El milagro diario”

Robo a Juan Antonio Giner la expresión de “el milagro diario” para referirse a esa certeza absoluta que reforzamos quienes publicamos todos los días en un periódico. Realmente es un milagro que todas las piezas encajen todos los días, no importa las circunstancias personales, grupales o climatológicas: en Houston los periódicos siguen saliendo para informar de las inundaciones y las previsiones. Porque pase lo que pase la información tiene que salir.

El tirón de Isabel Pantoja

20170201_pantoja

Isabel Pantoja es una persona que ha cumplido su pena de cárcel por blanqueo de capitales. Vale. Tiene todo el derecho a reinsertarse. De acuerdo. Como estrella de la canción española que fue, intentará recuperar su actividad. Estupendo. Para lograrlo, su empresa (Universal) puede comprar un programa de máxima audiencia, a un público entregado y a unos presentadores que lo pongan fácil. Magnífico. Y casi cinco millones de personas son capaces de verlo y batir un récord de audiencia. Clarificador.

No podemos olvidarnos

Jorge Morales, como persona capaz de explicar con cierta claridad el atraco que, mes tras mes, sufrimos con la factura de la luz, y que en 2017 va a ser, directamente, un saqueo, no para: televisiones, radios y periódicos le requieren, pero no descuida su cuenta en Twitter donde sigue ofreciendo datos clarificadores: el consumo de electricidad tiene que ser la quinta parte de la factura. Ojo, que si solo es la cuarta parte o menos, además, pagamos de más.

¡Participa en el sorteo y reúnete con un diputado!

¿No les suena ridículo? Pues es real: en Podemos te invitan a entrar en la web de Errejón y apuntarte a un sorteo para reunirte con él. ¡Toma ya con la nueva política! He visto a un diputado dar su número de móvil en un mitin, tengo las tarjetas (con e-mails y números directos) de diputados de varios partidos (de los de la casta, vaya) porque, generalmente, las dan con facilidad. Pero lo de entrar en un sorteo para estar con un diputado no lo había visto nunca.

La nueva política también es blindarte

Si lo del sorteo no es ya suficientemente ridículo y, sobre todo, representativo del concepto que tienen de sí mismos los nuevos políticos (básicamente, estrellas del rock), podemos echar un ojo a Ciudadanos, donde Albert Rivera, además de acumular mandatos como líder supremo de su partido, ante la evidencia de que con el crecimiento le han salido algunos frentes, se blinda y blinda a sus cuarenta (cuarenta “puestitos”, sí) pretorianos que conforman la nueva ejecutiva.

Trump, Made in China

Juan Antonio Giner llevó a su Twitter la portada del Daily Mirror en la que un redactor suyo posaba en la habitación de un hotel de Donald Trump con un montón de mobiliario y elementos importados desde fuera de EE.UU., principalmente, desde Asia (lo normal). Es decir: que no practica en sus empresas lo que exige a su país. En la web del sensacionalista explican, además, que el hotel está cerca de la Casa Blanca y la habitación cuesta 500 dólares por noche.