Cuando todo te da igual

A Hermann Tertsch todo le da igual. La vida, en general, le da lo mismo. No le importa qué está bien y qué está mal, y pasa de los valores y los principios. Es un iconoclasta en el peor sentido de la palabra, que dice lo primero que se le pasa por la cabeza. Les escribo todo esto para no poner, directamente, que es un imbécil peligroso capaz de tutear esto sobre el 11-M: “Sin aquellas bombas y sus casi 200 muertos, Zapatero hoy no compraría casa en Aravaca ni Iglesias la tendría en La Navata. Sánchez sería un parado de larga duración. Nadie conocería a Puigdemont y PNV y ETA no se repartirían los ingresos fiscales vascos”.

No nos chupamos el dedo

Igual que Pablo Iglesias hace política cabalgando contradicciones, Arnaldo Otegi la hace cabalgando mentiras. Mentiras, cada vez más gruesas y ante las que solo asienten quienes quieren mantener su puestito. Porque cualquier contraste con la realidad, con la calle (que no es lo mismo que una Herriko), le pondría en su sitio. Iñaki García Arrizabalaga, víctima del terrorismo, tuiteaba sobre la negativa de Otegi a decir que fue injusto: “Si a estas alturas no son capaces ni de suscribir algo tan básico como eso, ¿qué hay que entender? ¿Que justifican todo lo que pasó? A veces a uno le entran ganas de borrase de ser vasco, la verdad”.

Puigdemont, contra todos

Miren, lo que hace Puigdemont es muy sencillo, todos lo vemos y todos lo sabemos. Pero a algunos les interesa más cubrirle para no reconocer que siempre han estado equivocados o, como en el caso de la izquierda abertzale, porque cuanto peor, mejor. El PDeCat tenía tres opciones para las Europeas: o sin Puigdemont (y por eso quisieron adelantar un acuerdo con el PNV), o con Puigdemont (parece que así será) o contra Puigdemont (que es con lo que amenaza el President: con ponerse por su cuenta). Lo que es indefendible es que en su huida hacia delante el catalán arremeta contra Urkullu, que le defendió en el juicio del procés.

De insincero en insincero

De Tertsch a Otegi, de Otegi a Puigdemont, y de Puigdemont a Rivera. Este no es el juego de la oca, sino el de “la trola”, porque no ninguno está contando la verdad. Y solo con ver los hechos con un pelín de pausa cada mentira, cada manipulación, cada justificación de lo injustificable, cada maniobra electoral capciosa, cae por su propio peso, como la que señala Ícaro Moyano en Twitter sobre lo sucedido entre Silvia Clemente y Francisco Igea: “Cómo de facha no se habrá vuelto Ciudadanos para hacer un autopucherazo que buscaba quitar a uno de los suyos para poner a una del PP”.

Juliana tiene razón

Al respecto de lo que comentaba Ícaro Moyano, Enric Juliana hace un apunte también en Twitter de lo más interesante: “Lo de Ciudadanos en Castilla y León le pasa a Podemos y el auto sacramental no se apaga hasta abril de 2020”. Y tiene toda la razón: cómo en Ciudadanos han impulsado a una tránsfuga nada menos que del PP y han intentado manipular unas primarias de un modo bochornoso, puede ser un buen ejemplo de cómo actúan en Ciudadanos. Pero si los hechos, tal cual, hubieran ocurrido en Podemos estaríamos hablando sin parar de lo sucedido, que más que grave, es chusco y sintomático.

La posverdad según Girauta

Juan Carlos Girauta nos toma por tontos, como todos los que quieren construir esa posverdad por medio de mentiras que algunos admiten para reforzar sus posiciones. En este caso, se quejó de que era “calumnia y demagogia” su pertenencia a los peones negros, esos que se manifestaban pidiendo que se diera por bueno que el 11-M lo hizo ETA. En El Diario han sacado un vídeo de él en una manifestación de ese grupo y declaraciones a favor de esta tesis aunque acataba la sentencia que decía que el atentado nada tenía que ver con ETA. Ahora, Girauta quiere borrar su pasado pero no va a poder.

¡Pero si has votado con ellos, Pablo!

Otro que quiere imponernos su posverdad es Pablo Casado, que después de tumbar junto a Ciudadanos, Bildu, PDeCat y ERC los presupuestos del gobierno español antes incluso de discutirlos, tuiteaba: “Hoy en las Cortes españolas se ha producido una moción de censura de facto contra Sánchez. A través de la movilización ciudadana hemos conseguido revertir las negociaciones que se estaban produciendo con los secesionistas. Han negociado y estaban dispuestos a seguir haciéndolo”. ¡Pero si es el PP el que ha votado con los catalanes y Bildu para tumbar a Pedro Sánchez!

¿Por qué?

Pedro Vallín ha escrito en Twitter un hilo imprescindible sobre ese voto en contra de PDeCat y ERC. Se lo resumo al máximo: solo Puigdemont (y seguramente Torra) creen que cuanto peor, mejor. Junqueras, el resto de presos y la mayoría de los políticos catalanes saben que la situación sería más favorable con Sánchez. Pero ambos partidos han acabado tumbándole por el mismo motivo: el miedo a explicar a la ciudadanía catalana que esto se ha acabado, que la independencia nunca se declaró, que tienen que negociar dentro de España y ser posibilistas, a contar la verdad.

“Hasta los c… de todos nosotros”

Otro cronista de La Vanguardia, Enric Juliana, recordaba ayer en Twitter a Estanislau Figeras, presidente de la Primera República que acabó dimitiendo y expresando: “Estoy hasta los cojones de todos nosotros”. Lo hacía previendo que hoy puede que sepamos la fecha de las próximas elecciones. Sea la que sea, con la cita del 26 de mayo confirmada, propios y extraños van a acabar hartos de la política española y de los políticos incapaces de ponerse de acuerdo, y esto va a afectar a unas elecciones que nada tienen que ver con eso, como son las municipales, forales y europeas.

Lo moderno es atacar una librería

Lo moderno no es montar una cafetería para tomar cereales con leche, ni poner en marcha una librería para editoriales y escritores alternativos, lo más moderno es atacarlo, quejarse, hablar de gentrificación mientras miras de reojo el móvil para ver si te han dado el OK para el piso que has contratado en Airbnb para Semana Santa. Lo moderno es pintar “moríos, modernos” en una librería que ya ha sido atacada (sí, “atacada”) con pintura y carteles anteriormente. Lo liberador, lo transgresor, lo que es más moderno que lo moderno es, como han leído, atemorizar a quien vende libros.

ETA para todo

Al final, la herencia de ETA es un montón de dolor sin sentido, por un lado. Y por el otro, tres portavoces de chiste con verduguillo y txapela, y la excusa perfecta para que quien no tiene argumentos no se vea obligado a darlos. Pablo Casado solo tiene que decir que “la agenda de Catalunya es la agenda de ETA” para que su mensaje llegue a esa España que vive y vota soliviantada. Gracias por nada, ETA, una vez más. Dicho esto, también hay que poner de manifiesto la ausencia total de recursos de un Casado que solo sabe insultar y mezclar churras con merinas, como dice el refrán español.

Paquí Pallá SL

Vamos a hacer el esfuerzo de guardar bien en la memoria cómo el PP se ha reído de nosotros: Paquí Pallá SL no es una empresa de un cómic de Mortadelo y Filemón, sino una tapadera de los populares para mover el dinero (para aquí y para allá) y cometer un fraude en campaña electoral, según la UCO. Hay que tener mala leche, hay que tener un sentido del humor retorcido y, sobre todo, hay que ser mala persona para registrar esa empresa con ese objetivo si se confirma, el de engañar, el de hacer trampa, el de malversar y el de reírse de la ciudadanía. Entonces, como hoy, les venía mejor hablar de ETA.

La tostada se la comerá Vox

El PP de Pablo Casado es un partido irresponsable, torpe, reaccionario y colaboracionista con la extrema derecha, con la que llega a acuerdos de gobernabilidad junto a Ciudadanos. Pero si queda alguien en la sede de Génova con algo de visión crítica real, espero que haya visto este tuit de Enric Juliana: “Una lección a tener siempre en cuenta: quien alimenta otro marco acaba perdiendo el suyo”. El periodista catalán cita a George Lakoff para ilustrar el espectacular crecimiento de la extrema derecha italiana en las encuestas a costa del Movimiento Cinco Estrellas con el que gobierna.

La campaña de Carmena

Mientras hablamos de la carrera de Casado, Rivera y Abascal por ver quién está más a la derecha, no lo hacemos de otras noticias políticas que también importan, por desgracia: el nudo de las candidaturas de izquierdas en Madrid tiene una dificultad añadida ya que la gestión de las cuentas bancarias de Ahora Madrid guardan 500.000 € (que necesita Carmena para su reelección) que hay que liberar con tres firmas mancomunadas. Y aquí empieza el lío gordo: falta de confianza, rencillas personales, ganas de venganza y traiciones condicionan la disposición de ese dinero… Y el avance de la derecha.

Pequeños descubrimientos

Normalmente cierro la columna con noticias sobre Facebook, Google o cualquier herramienta desarrollada muy lejos y con alcance global. Pero hoy les propongo algo diferente, útil, bien hecho y con desarrollos 100% locales. Se trata de la App que pone el Euskal Museoa a disposición del visitante de su exposición “Itsasoa. El mar de los vascos”. La descargas, te acercas a los puntos de la expo y tu móvil se convierte en una videoguía multimedia. No necesitamos buscar revoluciones constantemente, pero sí a veces debemos obligarnos a encontrar el valor de lo que tenemos al alcance de la mano.

Miente más que tuitea

“Activaremos las medidas necesarias para frenar la alta traición de Sánchez a España. Su rendición al independentismo es la felonía más grave desde el 23-F. Está deslegitimado para seguir en el Gobierno. O rectifica o movilizaremos a los españoles para exigir elecciones inmediatas”, fue lo que puso negro sobre blanco en Twitter el equipo de comunicación de Pablo Casado sobre la falacia (más que felonía) de la rendición de España. El nudo catalán solo se desatará por medio del diálogo. Solo. Y quien no quiere dialogar lo que busca es más conflicto, y eso sí que es traicionar a la ciudadanía.

Como cortina de humo del PSOE, floja

A estas alturas no sé si las memorias de Sánchez buscaban desviar la atención del diálogo con Catalunya, o el diálogo con Catalunya era una cortina de humo mientras Sánchez publicaba con Planeta sus memorias. En cualquier caso, es un error lo de este volumen, lejos de la campaña veraniega y tarde para la navideña, y sin ningún interés del público, que se fija en el futuro próximo de Sánchez más que en su pasado político, al que hemos asistido todos. A veces parece que a Sánchez le asesora el enemigo. Lo de su libro no hay por dónde cogerlo y va a acabar en su contra.

Pero para desviar la atención al PP le viene bien

A quien ha venido muy bien este paso hacia el diálogo con Catalunya dado por Sánchez es, precisamente, a Pablo Casado. El líder del PP no ha tenido que explicar a nadie que “la UCO revela que Rajoy ganó las generales de 2011 con facturas falsas y pagos ocultos”, como titulan en El Confidencial. Y el mérito no es tanto de Casado, que no recuerda ni lo que derogó el PP con mayoría absoluta en el Congreso, como de los medios que le preguntan por los supuestos mediadores del gobierno español para Catalunya antes de que su partido fue “dopado” en 2011 e hizo trampa en las elecciones.

Sí, al fascismo le pararon los muertos

Enric Juliana se toma Twitter de una manera completamente opuesta a Casado: lo utiliza para recordar cuestiones serias y ciertas. “A quienes os dirigís a los fascistas con desprecio. No olvidéis nunca que vuestra mirada, muchas veces soberbia, se apoya en millones de soldados soviéticos muertos (y norteamericanos, y británicos, y franceses y republicanos españoles…). Cuidado con la tontería posmoderna”. Cuando el recuerdo de todos esos soldados se ha apagado, la ultraderecha ha vuelto a avanzar en el mundo. Mantengamos su memoria y derrotémosla. Por ellos y por nosotros.

El clásico de los defraudadores

Han estado muy hábiles los de Vozpópuli montando las alineaciones de Real Madrid y FC Barcelona que compondrían todos los acusados y, en su mayoría, sentenciados por diversos delitos económicos: empezando por los presidentes Rosell y Sanz, y el entrenador, Mourinho. Y terminando por las estrellas, claro: Casillas, Carvalho, Pepe, Coentrao, Marcelo, Modric, Ozil, Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo y Di Maira. Los azulgrana: Piqué, Mascherano, Milito, Xavi Hernández, Adriano, Alves, Villa, Alexis, Etoo, Neymar y Leo Messi. Un equipazo… De defraudadores en juicio o ya sentenciados.

Es tu libertad, Albert

Albert Rivera ejerce su libertad de expresión cuando pasa por Altsasu y, sin bajarse del coche, saca una foto al cartel de la autopista para tuitear: “On the road. ¡Viva la Guardia Civil, viva la libertad!”. Es difícil ser más “cuñado” con tan pocas palabras. Y también es difícil ser más hiriente, porque lo que falta en Altsasu es libertad, la de una serie de jóvenes que cometieron un error, eso es innegable, pero lo están pagando tan caro como la justicia española quiere que lo paguen. Rivera lo sabe y por eso usa esa palabra, “libertad”, utilizando el sufrimiento ajeno en beneficio político propio.

Es una pandemia

Montxo Armendariz es de los que dignifica Twitter y justifica el tiempo que dedicamos a esta herramienta: “Tiene que ser un virus extraterrestre, me resisto a creer que tanta imbecilidad se esté extendiendo de forma exponencial por todo el planeta”, lamentaba ante la noticia de que la ministra de la Mujer del gobierno brasileño justificaba con una cita de la Biblia que le hubiesen cazado presumiendo de unos títulos académicos que no posee. Por lo menos sabemos que la imbecilidad se extiende por medio del populismo que se ha instalado también en Brasil. Sabemos dónde atacar.

Ni un zulo, ni un pisazo

Por desgracia, la clarividencia de Armendariz es una excepción en Twitter: lo normal es la batalla que te roba tiempo y no te lleva a ningún sitio. Por ejemplo, las horas de discusión que algunos han dedicado a afirmar que el piso de 68 metros de El Nega, el cantante de Los Chikos del Maíz, es un piso pequeño o uno de pijos. Él, por supuesto, aseguraba que era minúsculo, porque a proletario no le puede ganar nadie. Y muchos, lo contrario, que eso era un pisazo, mucho más grande que la media. Lo curioso es que los que ponían cierta mesura recibieron también su ración de desprecios.

La sociedad en la que vivimos

Cuando habla de Euskadi a Enric Juliana se le nota que mezcla deseo con realidad, pero cuando opina de cosas inconcretas o escribe sus crónicas de Catalunya merece la pena leerle. Su columna sobre el conflicto del taxi es estupenda porque le sirve para reflexionar sobre la sociedad española, pero también la catalana y la vasca: la digitalización de la indignación ha provocado que esta sea más violenta e injustificada ante un sistema cuyas garantías se ponen realmente en juego como si no importasen las consecuencias. Solo importa el postureo y los más indeseables son los que lo manejan mejor.

A mí sí me fastidia

He esperado varios días a propósito para poder trasladar con calma lo que pienso respecto al derby entre el Athletic y la Real: sí me fastidia (el fin de semana hubiera escrito que “me jode”) que los rojiblancos pierdan contra la Real más que contra otros equipos. Porque es nuestro derby y ese partido siempre hay que ganarlo, por definición. Si no, no sería un derby. Pero lo es, insisto. Así que bienvenida esa intensidad donostiarra y hasta ese punto de humillación que llevamos sufriendo esta semana en Bilbao si la temporada que viene nos ponemos las pilas en los dos partidos, para jugar y ganar.