Su ideología es esta

Prefiero un partido con ideología que uno que presuma de no tenerla porque, al final, su ideología será su interés. Me refiero a casos como el de Marcos de Quinto, flamante diputado de Ciudadanos por su condición de ser uno de los ejecutivos mejor pagados de España. El exvicepresidente de Coca-Cola ha mostrado en Twitter las botellas que la bodega portuguesa Quinta do Vale Meão le ha regalado: “Una de cada una de las últimas añadas de mi vino favorito”, explica De Quinto. Recibir generosos regalos puede condicionar a un político, exhibirlo, ya, es de medalla al demérito.

Buena duda

Antonio Cartier comentaba en Twitter las declaraciones de Díaz Ayuso: “La semana que vienen conocerán el proyecto que contará con la oposición de Vox pero con su apoyo”, de este modo: “No sé si son gilipollas o se piensan que lo somos nosotros”, y como suele ser habitual en él, daba en el clavo. Por desgracia, me temo que su tuit se puede anteponer también al de Marcos de Quinto que les he mostrado en el anterior párrafo o a muchos otros que no dejamos de ver hasta con incredulidad. El nivel de esta política a golpe de tuit es paupérrimo, y dudas como la de Cartier son más que razonables.

¿Caerá Esperanza Aguirre?

Esperanza Aguirre tiene mucha facilidad para evitar el sonrojo, bien sea asegurando que no tiene nada que ver con políticos que ella eligió y han acabado pasando ante el juez, bien sea huyendo de la policía después de tirar una moto de un agente con su propio coche. Y hasta ahora no le ha ido nada mal… Salvo cuando Carmena fue elegida alcaldesa en vez de ella. Pero parece que esta vez su estrella se apaga: “El magistrado Eloy Velasco aseguró tener evidencias de que el Gobierno autonómico de Esperanza Aguirre había ordenado pagar ‘en sobres’ gastos electorales del PP de Madrid”, leemos en Vozpópuli.

Me sorprende que Sánchez se arriesgue tanto

Sigo pensando que no habrá unas nuevas elecciones generales porque me cuesta creer que Pedro Sánchez sea capaz de correr ese riesgo para él, para su partido y para todos. Los que aseguran que Catalunya no puede funcionar con governs de transición desde que Mas adelantó elecciones en 2012, tendrán que explicarnos ahora cómo lo logra España con peligros inminentes como el que apunta Fernando González Urbaneja: “El runrún de la recesión es real, creciente, se siente el ruido de la manada de bisontes acercándose pero también que el tono general oficial es el de la ciudad alegre y confiada”.

Así es Internet

No puedo negar que el Señor Caronte ha acertado de pleno con su tuit: “Lo bonito de Internet es que antes eras el tonto del barrio y lo sabían 200 o 300 personas, y ahora lo sabe el mundo entero”. Eso es Internet, y podemos poner ejemplos tan conocidos como Trump, otros más cercanos como Marcos de Quinto o Isabel Díaz Ayuso, y decenas de nombres desconocidos que no tienen rubor en mostrarse en Twitter, Instagram, Facebook, sus blogs o los comentarios en los periódicos, como el tonto del pueblo. Un tonto del pueblo, eso sí, con ínfulas y empoderado por quien necesita a otros tontos.

Igual podemos ahorrárnoslo…

Es cierto, no me gusta la monarquía como concepto y menos la española, impuesta por Franco y a la que se le ha dejado hacer en exceso. Así que también es cierto que tengo una predisposición negativa a sus posados y declaraciones. No es menos cierto que ninguna aparición o discurso de Felipe VI, Juan Carlos I ni otros componentes de esa familia me ha llevado a pensar que debería de darles otra oportunidad. Y con todas estas certezas, después de ver al Rey de España decir que es mejor un gobierno que otras elecciones, solo cabe una pregunta en mi cabeza: para lo que aporta, ¿no podríamos ahorrárnoslo?

Nos hemos pasado con lo políticamente correcto

El éxito de personajes como Trump, Salvini, Orban o, más recientemente, Boris Johnson, y de opciones tan contraproducentes como el Brexit, tengo claro a qué atribuírselo: nos hemos pasado con lo políticamente correcto, y con tanta precaución como la que tenemos ahora no parece que nos haya ido mejor que cuando éramos más brutos, así que el “rompe y rasga” como alternativa no parece empeorar lo que ya tenemos… Y gana. ¿Cómo se combate a este populismo e histrionismo? Hablando claro y directo pero manteniendo un compromiso firme con la igualdad y los principios morales. Esa es la verdadera alternativa.

Superarlos no parece difícil

No nos volvamos locos: realmente si hablamos tan claro como ellos y desmenuzamos los problemas importantes para explicar sus partes con claridad, es fácil batir a los Trump, Johnson, Salvini, Orban u Otegi (añadan si lo desean su equivalente español favorito). Fíjense en la soberana tontería que ha tuiteado Luis del Pino, de Esradio: “Cuando una supuesta teoría científica (la estafa del calentamiento global) necesita crear niños-estrella tipo Greta Thunberg para ‘explicarse’ por vía sentimental es porque, en realidad, no es una teoría científica. Lo del calentamiento global es solo política. Peor: una secta”.

¡Cómo no vamos a controlar Internet!

También por ser políticamente correctos hemos dejado que los que abogan por “la neutralidad de la red” hagan su campaña. Y un mojón, oigan. Internet tiene que estar controlado, y férreamente, además. Porque en Internet es donde se captan a yihadistas y donde se difunden las ideas supremacistas que han llevado a las recientes matanzas en EE.UU. y a las anteriores. Para evitarlo, el creador 8chan, el foro que más usan los activistas de extrema derecha de allí y de aquí, Fredrick Brennan, ha reclamado el cierre del mismo. Es decir, que haya alguien con capacidad para cerrar el grifo a los violentos.

Dejad de acosar a vuestro vecino de número

Me vengo arriba y ya les señalo, sin pelos en la lengua, la enésima tontería de las redes sociales: ponerte en contacto en WhastApp con tu “vecino o vecina de número”. Es decir: a quien tiene el mismo número que tú pero sumando o restando uno al dígito final. El “reto” (por no llamarlo chorrada, directamente) consiste en mandar ese mensaje, intentar iniciar una conversación, pegar un pantallazo y comentarlo en Twitter (supongo que también otras redes). ¿De tanto tiempo libre disponen algunos en verano que no tienen otra cosa que hacer? Internet nos está atontando, lo tengo clarísimo.

Es de justicia

A veces, Euskadi va por delante de otros países de su entorno y otras veces, va por detrás, como cualquier otro país evolucionado que intentan mejorar pese a las dificultades. Hoy nos toca estar orgullosos porque el Gobierno Vasco contempla en sus presupuestos una partida para las víctimas de abusos policiales, siguiendo con su política de reconocimiento a todas las personas que han sufrido la violencia sin observar su origen. Es de justicia, no hay más. Y este acto de justicia no es incompatible con el respeto a las fuerzas de seguridad, digan lo que digan los oportunistas (e injustos).

Otegi comete una injusticia

A igual vulneración de derechos, igual reparación. Pero algunos no han vulnerado los mismos derechos, por eso Arnaldo Otegi es profundamente injusto cuando afirma que “hay 250 presos de ETA y habrá 250 recibimientos en sus pueblos” (El Independiente), para empezar, porque los 250 presos de ETA no han cometido los mismos delitos. De hecho, no es lo mismo recibir con una fiesta a quien mantuvo secuestrado a Ortega Lara que a él mismo por el caso Bateragune. Para entenderlo solo hay que abrir un poco la ventana y dejar que la sensibilidad ilumine el discurso de filas prietas.

Lo que es Twitter

El texto de David Bollero en Público sobre cómo Twitter le ha cerrado el acceso a su cuenta es de los que hay que leer, no por el caso particular, sino para refrescar lo que son las redes sociales, en general: un negocio, sí, en el que el contenido lo regalamos los usuarios para generar la atención de otros usuarios en una web en la que, entre tuit y tuit, post y post, foto y foto, los propietarios meten publicidad. Ese contenido, claro, hay que regularlo (pero por lo que dirán los anunciantes, no por lo que dicen los usuarios), y los mecanismos que activan las empresas son arbitrarios e injustos.

Los dueños del fútbol

En las asociaciones anónimas deportivas es más fácil saber quién es el propietario en función del accionariado. En los clubes, el tema se complica. Pero ni con un formato ni con otro las directivas parecen controlar el futuro inmediato de los equipos: los horarios de los partidos los dicta una entidad y puede corregirla otra diferente en base a la decisión de una jueza. Todo esto, para que a diez mil kilómetros de distancia alguien vea un Athletic-Osasuna (porque Barça y Madrid apenas juegan los domingos a las 12:00). En medio de este embrollo, solo el Real Madrid accede a no jugar en lunes y viernes.

Las intrahistorias

No recordaba su nombre pero sí su rol: Martin Selmayr, la mano derecha de Juncker en Bruselas, parece que cae en desgracia para alborozo de los muchos enemigos que se ha ganado en sus años como hombre duro de la política comunitaria. En El Confidencial hacen un interesante relato sobre el personaje, su trayectoria y su final, que sirve también para retratar lo que es ese monstruo político, la Unión Europea, tan fascinante como necesaria, tan maquiavélica como importante. Ya saben que estas “intrahistorias” me resultan irresistibles, también como lectura de verano.

El autorretrato de una España

El Español, con su titular incalificable, ha hecho un autorretrato de esa España en la que, por supuesto, se incluye: “Chivite asume la dictadura del euskera: fomentará la lengua del 7% de los navarros a costa del 93%”. Enmarcar la elección de Chivite con una especie de chantaje idiomático irreal es lo más corto de miras que he visto en mucho tiempo… O un modo de manipular burdo, desbocado y chungo, en una palabra. Como no creo que sea un error, apuesto por lo segundo: porque Pedro J. Ramírez y su digital, ese que iba a revolucionar el periodismo, siguen bañándose en el mismo lodazal.

Y un claro desenfoque

Cuando leí que Idoia Mendia había tuiteado que la victoria de Chivite en el Parlamento navarro suponía “una enmienda a la totalidad al nacionalismo vasco y al nacionalismo foralista” lo primero que pensé es que el teclado predictivo se la había jugado. Pero veo que ha dejado el tuit, para mi sorpresa, y también para la de Ander Errasti: “Sinceramente, no creo que en democracia, donde se presupone un reconocimiento del pluralismo político, sea positivo hablar de «enmiendas a la totalidad» a opciones políticas legítimas. Menos, si cabe, cuando la práctica del PSE y PSN (¡por suerte!) no va, en principio, por ahí”.

En Bildu se equivocan

Los partidos políticos pueden ser muleta, bisagra, líder, líder de la oposición, alternativa, emergentes… Lo que no pueden ser son perdonavidas. Esa actitud, junto con la soberbia o la incoherencia, la llevamos muy mal los votantes, así que creo que en Bildu se equivocan cuando ha querido dejar tan claro a María Chivite que “recuerde que nosotros tenemos la llave que abre y cierra puertas, estará en nuestra mano” (El Independiente). O colaboras o no colaboras, es así de sencillo. Y si lo que quieres es dar sedal y recoger sedal con el principal objetivo de demostrar tu fuerza, no construyes.

En el PP se equivocan más

Iñaki García Arrizabalaga, víctima de ETA, respondía así en Twitter a la información sobre la intervención de Cayetana Álvarez de Toledo en Iruña: “Cuando algo no es de mi gusto, digo que ETA está detrás y zanjado. Dos comentarios al respecto: (a) nos retrotrae a la nefasta época del ‘todoesETA.com’. (b) Trivializa el auténtico problema del terrorismo y el asesinato de tantas personas. Para mí, además, son una ofensa”. La portavoz del PP, que se estrenaba, tiró de viejo argumentario demostrando, una vez más, que el nuevo PP es más mucho rancio que el de Rajoy y Sáenz de Santamaría.

Lecciones, las justas

Si hay alguien que puede dar pocas lecciones en política es quien ejerce desde un escaño en representación de Bildu y niega lo que es. Pero inmediatamente después está quien representa a este PP de Casado o a Ciudadanos y niega que están pactando con la extrema derecha que representa Vox. Pero unos y otros no dejan de intentarlo aunque algunos, de un modo más expreso o más sutil, tampoco dejemos de señalarlo: “No se puede gobernar gracias a la abstención de los ‘herederos de Batasuna’ pero con el apoyo de los de Franco, sí, ¿o cómo es la puta mierda esta?”.

Mala política

Ni nueva ni vieja, la aspiración del PP de imponer a Javier Maroto como portavoz en el Senado activando todos los recursos del trile de la colocación es mala política, aquí y en Sotosalbos, Segovia. Así que es normal el escarnio que el alavés está sufriendo en tiempos de Twitter y en tiempos de conversaciones piscineras, básicamente, porque él solito se lo ha buscado: “Tolerancia cero con quienes se empadronan de forma irregular solo para tener acceso a las ayudas sociales”, tuiteaba Maroto en 2011. Hoy, esas líneas alarmistas solo le sirven para autodefinirse. Comienza el verano.

Los “renovadores”

Otra novedad política que aporta este PP es el pacto con Ciudadanos por el que los de Rivera gobernaran municipios en los que fueron la última opción o colocarán en diputaciones provinciales a sus trabajadores. En concreto, en Alicante y según denuncian en El Plural, nueve asesores por dos diputados, más cargos que el propio PP, que la preside. Como acertadamente recuerdan en este digital, los naranjas venían a acabar con los “chiringuitos” y ahí les tienen, dando por bueno cada despacho. Me temo que pese a todo volverán a intentar colarnos lo del fin del enchufismo.

Y lo de verdad

Mientras en el parlamento de Nafarroa las y los representantes de la ciudadanía eligen a su presidenta con total legitimidad, fuera de la cámara se multiplican las manifestaciones y utilizaciones del dolor que generó ETA. Por supuesto, ni lo justificó ni lo justificaré, ni permitiré que nadie nos haga comulgar con ruedas de molino mientras manosea la idea de “normalidad”, pero tampoco tiene un pasé cómo algunos siguen utilizando la violencia como arma arrojadiza a quienes también la sufrieron. Asun Apesteguía denunciaba en Twitter esta injusticia.

La gran estafa

Mientras Maroto busca colocación y los de Ciudadanos tiran de hipocresía y pisan moqueta, la mayoría de los mortales tenemos que preocuparnos cuando llega el recibo de la luz, si es invierno, por la calefacción, si es verano, por lo que toque (que siempre toca algo en esta lotería): en España (y de esto no nos libra el hecho diferencial) las familias apenas han variado su gasto energético desde 2006 pero ahora pagan el doble por la misma luz, alrededor de 14.800 millones de euros al año. Una cifra que supone volumen, negocio y beneficios a unas empresas a las que se permite lo injustificable.

No nos juzguéis duramente

Considero que todavía estoy en primero de paternidad, así que doy por hecho que, como cualquier aprendiz, cometo muchísimos errores con mi hija y mi hijo, y me reconozco en las malas prácticas que un tuitero denuncia haber visto en las playas: amenazas, coacciones, cierta intimidación a unos niños que desobedecen por naturaleza. Pero me he aliviado leyendo, también en Twitter, la respuesta de Galder Reguera: no podemos tratar a nuestros pequeños como adultos ni intentar razonar con ellos, precisamente, porque son nuestras hijas e hijos. Casi me conformo con no ser el peor padre del mundo…