La serpiente del verano

Estamos en la época de la información que se difunde antes de contrastar, el titular grueso y la tontería supina. Eso en verano se transforma en “serpientes” que cada año son peores: menos fundamento y menos veracidad de quienes las lanzan y de quienes las replican. Sí, los periodistas tenemos mucha culpa en que se “viralicen” temas y, sobre todo, enfoques, que no lo merecen o, directamente, son capciosos. Por ejemplo, la supuesta invasión de inmigrantes y sus efectos. Ni hay una oleada de ilegales llegando al sur de Europa, ni su impacto es negativo en ninguna economía.

Sigue, Casado

Pablo Casado ha sido uno de los que ha agitado esos argumentos tan racistas como falaces sobre la inmigración. Pero en su haber tiene y tendrá muchas tardes de gloria periodística que algunos elevarán (allá con su conciencia) y a otros nos tocará poner en su punto. Pero sin pasarnos. Jorge Moruno le acusa en Cuarto Poder de tener “ideología del millonario”, como si no supiera que muchos de los que integran la clase media, en cuanto se vienen arriba, piensan como Casado. Moruno sí acierta en ubicarlo en esa derecha de manipulación informativa y argumentos llenos de dobleces.

¿Falta cultura o sobran museos?

Ni lo uno ni lo otro: creo que los turistas somos abiertos y perfectamente capaces de entrar en un museo y, hasta que me demuestren lo contrario, parto de la base de que cada euro invertido en divulgar conocimiento está bien gastado. Pero es evidente que margen de mejora para acompasar nuestra demanda a la oferta: en El Confidencial alertan sobre la cantidad de museos a los que no va nadie, literalmente, en España. Aunque los ejemplos vascos en el texto sean positivos, no descarto que haya edificios y exposiciones sin visitantes en Euskadi que hay que dar a conocer.

El veraneo

Cada día me gusta menos Twitter. Pero casi cada día leo un tuit por el que merece la pena el tiempo que le dedico, como este: “Todos somos molestos en ocasiones: los niños, los perros, las palomas, los del taladro, los que tocan el bracito, los que tienen el cabecero de la cama flojo, los que gritan, los que dicen: ‘¿Sabes?’. Todos. Menos los que piensan que solo molestan los demás, esos son gilipollas”. Y cuando uno tiene hijos pequeños, de esos que se bajan de la silla en la terraza, como los míos, solo puede adelantarse a pedir perdón. Por suerte, esos gilipollas son minoría.

¡30 años!

Un error flagrante que hemos cometido entre todos es hacer creer a los nuevos usuarios que son los que descubren la tecnología (o la democracia). El marketing, el relato de los medios, la juventud de los prescriptores… Pero quienes se incorporan a Twitter no inventan la conversación global ni la búsqueda de atención desde un teclado: como recuerdan en Retrochenta, esta semana se cumplen 30 años de la invención del chat, esa caja de texto básico con la que podíamos “hablar” en aquel Internet rudimentario y falto de recursos. Hoy sigue habiendo chats, pero reinan las redes sociales.

El Rey siempre fue así

“El cuñado de Twitter” es un personaje bastante conocido en esta red social porque suele lanzar reflexiones de este tipo: “A ver si ahora el Rey Juan Carlos no va a poder hacer con SU dinero lo que LE DE LA GANA. Os recuerdo que nos salvó de un golpe de estado el 23-F igual que su hijo el pasado octubre. Y ojo, soy republicano” (sic). Es decir, esos pensamientos que cualquiera influenciado por la prensa cortesana durante años, puede llegar a concluir que son suyos cuando, en realidad, se los ha escuchado a cualquier tertuliano de medio pelo y muchas horas de micro.

Y el PP, también

Después de conocer las grabaciones a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, Juan Carlos I no está defraudando a nadie con el mínimo espíritu crítico. Lo que dice “la amiga especial” del Rey a Villarejo y Villalonga es todo lo que ya sospechaban muchos. Tampoco defrauda el PP cuando se emplea en una recogida de firmas para que un monumento del franquismo a los caídos no sea retirado en un pueblo de Córdoba. No sé si en el PP de Aguilar de la Frontera saben que la ley obliga a ello o no les preocupa incumplirla conocedores de que son muchos los monumentos parecidos a los que no les ha llegado la hora aún.

El retorno de Catalunya

No comparto el tono de Luis Arroyo en su post: “El aburrimiento de ‘Catalunya’ en siete hechos” porque éste no puede ser triunfalista. El retorno de Catalunya a una política posibilista (derecho a decidir, diálogo con el gobierno español) va a conllevar mucha frustración en muchas personas que de verdad creyeron que iban a la independencia. Pero no ha sido así… Ni lo va a ser en un corto plazo pese a las declaraciones en voz alta, más dirigidas a mitigar esa frustración que a articular un relato secesionista. Tiene razón Arroyo en que el hastío de propios y extraños es innegable.

Los bulos de verano

Muchos de ustedes empezarán hoy sus vacaciones y, ya como aitas y amas, se encontrarán repitiendo a la orilla del agua o en la hora de la siesta algunas de esas frases que oyeron como niños y niñas, y entonces creyeron. Yo todavía dudo, como aseguran en Maldito Bulo, de que no sea necesario esperar dos horas de digestión, de que el pis no sirva para calmar una picadura de una medusa, o de que una bebida caliente refresque más que una fría. Ellos desmienten estos y otros bulos veraniegos.

Un plan de verano en la ciudad

Todavía no había escrito nada de las “eight poisons” que presentaron hace unas semanas en el Ayuntamiento de Bilbao sus embajadores porque, sencillamente, he estado probándolas. Más que las pociones, los paseos y las alternativas de ocio que Juan Ignacio Vidarte, Miguel Zugaza, Eneko Atxa, Begoña Beristain o Aitor Ocio, entre otros, plantean a los visitantes… Y a los locales. Cada uno elige una ruta que los usuarios completan. Pero no solo en Bilbao: Barcelona, Lisboa o Madrid también ofrecen este juego que puede estar bien para las vacaciones en ciudad. En la propia o en la de otros.

Todo por la foto

Albert Rivera posaba con Lilian Tintori y Carlos Baute, entre otros, en Madrid para celebrar el éxito de la recogida de medicamentos y material de parafarmacia que enviarían a Venezuela. La foto fue usada por todos los que en ella salían. Un mes después, esos medicamentos siguen en Madrid, según Antonio Maestre, y protagonizan sin querer un verdadero entremés español: están en la sede de un digital, PRNoticias, cuyo director, Pedro Aparicio, fue condenado por chantajear con informaciones, algunos se han repartido entre venezolanos en Madrid y Ciudadanos se ha desentendido de ellos.

Idiotas con altavoz

En alguna ocasión he alertado del flaco favor que se hace el nacionalismo catalán ensalzando a “aliados” como Beatriz Talegón o representantes como Gabriel Rufián. Hoy me centro en la primera, que la ha vuelto a liar en Twitter afirmando que ya existe la cura contra varios tipos de cáncer pero que las farmacéuticas no quieren comercializarlas porque es más rentable la medicación paliativa hasta la muerte. Todo esto lo ha leído en Internet y todo lo que aporta son eso, links. No crean que ha hecho periodismo de investigación ni tiene otra fuente que unos enlaces. Solo es otra idiota con un altavoz.

¿En la sokamuturra el toro no sufre?

El toro es toreado. El toro es arrastrado por quienes tiran de la cuerda. El toro se golpea contra las barandillas y el mobiliario urbano. El toro se enfrenta a personas a las que zarandea y que le zarandean. Pero el toro no sufre porque la sokamuturra se realiza en Hernani. También es importante para que no sufra que no le claven banderillas, ni picas, ni un estoque que lo atraviese. Eso es evidente. Como es evidente la doble moral de Bildu, que incluye este espectáculo en sus fiestas, y que durante las de San Fermín también aparca el debate sobre la tauromaquia porque esos días, al parecer, el toro tampoco sufre.

La Rusia imperial

Rusia hoy puede ganar a España. Puede hacerlo porque un equipo ciertamente anárquico como el ruso, que va a ráfagas, puede desmontar con el soplido adecuado el débil castillo de naipes que Hierro ha conseguido armar como barrera más sólida ante De Gea. Y porque Putin ha hecho bien su labor, según El Confidencial, “convenciendo” desde hace años a las grandes empresas rusas relacionadas con gas y petróleo de que inviertan en clubes del país para reforzar la liga, empezando por que las estrellas locales brillen en su liga. Una estrategia que puede ser exitosa si hoy cae España.

Las ondas no producen cáncer

Todavía dudo al escribir estas líneas pero la fuente es fiable: en la web de Maldita se dedican a desmontar bulos buscando, precisamente, con confirmaciones de alta calidad sobre los hechos. Esta semana han publicado un post muy interesante sobre la acción (o mejor dicho: la no acción) de las ondas del móvil o del wifi para producir cáncer. La conclusión es clara y sencilla: este tipo de ondas de aparatos que nos rodean no produce enfermedades. Pero la duda, que es la que sirve a los que propagan bulos para lograrlo, no deja de zumbar como un mosquito en una noche de verano.

Intolerable

Carlos Franganillo tuiteaba la respuesta que Trump daba a un periodista que le comentó que su nuevo amigo en la política internacional, Kim Jong-un, ejecutaba a sus adversarios: “Es un tipo duro. Cuando tienes que controlar un país -un país duro, con gente dura- y relevas a tu padre… Si puedes hacer eso con 27 años, sólo uno entre 10.000 puede hacerlo. Así que es un tipo muy listo”. Que la sorpresa no pueda con el rechazo absoluto que este tipo de declaraciones tienen que provocarnos. Es intolerable que el presidente de un país democrático defienda así los modos de una dictadura.

La gran oportunidad de los corresponsales

Trump genera noticias como cualquier otro presidente de EE.UU., pero su obsesión por colarnos su visión de los hechos hace que la labor de mediación de los corresponsales sea mucho más importante que nunca. Franganillo es uno de mis favoritos desde que emitía las mejores crónicas sobre Rusia de la televisión en España. Otra de las buenas es Dori Toribio que a su labor para medios “tradicionales” añade un trabajo extra muy, muy valioso en Twitter, donde ya son famosos sus “hilos” con breves mensajes encadenados sobre cómo van los eventos o de resumen de la semana.

En el otro extremo

En el extremo contrario al de los periodistas que se lo curran para contarnos realidades complejas bajo mucha presión para que emitan el discurso oficial, encontramos a Beatriz Talegón, que sigue haciendo un flaquísimo favor al nacionalismo catalán con su labor de propagadora de bulos, como le acusa uno de los fundadores de la web de referencia para cazarlos, Maldito Bulo, y haciendo de caja de resonancia de los mensajes independentistas menos moderados y, por extensión, menos realistas. Lo malo es que le aplauden los más desorientados en Catalunya.

Esperando el tuit de Rivera

Por cierto, la audiencia de Lleida ha considerado que los profesores acusados de “incitar al odio” después del 1 de Octubre catalán no cometieron ningún delito y, por lo tanto, ha archivado el caso. Ahora lo que toca es que los políticos que los señalaron, por cierto, incitando al odio, con enlaces a noticias en las que se veían sus caras y se leían sus nombres, den marcha atrás también y les pidan perdón por el “atrevimiento”, usando un eufemismo. Por supuesto, el primero tendría que ser Albert Rivera, que no dudó en sacar a pasear su dedo índice contra inocentes.

El Mundial que nos saca lo mejor

Sí, voy a ser un pesado de esos que durante el Mundial les habla de fútbol como si no hubiera otras cosas importantes. Las hay, pero estos días conviven con el mayor evento del deporte con más seguidores del planeta. Un deporte que, además, saca lo mejor de mucha gente buena, como Antonio Agredano, que está empeñado, como yo, en escribir una píldora diaria en su blog, Rotura de Menisco, sobre fútbol y vida. Vida y fútbol. Su modo de escribir me fascina, ya lo saben, porque creo que forma parte de ese grupo de personas poco valoradas: las que crean cosas bonitas.

El calvario que le espera al PP

No creo que la moción de censura prospere con todo lo que tiene en contra: el “no” de Ciudadanos, el “sí” demasiado a la ligera de los partidos catalanes, que pedirán algo, el regalo siempre envenenado de Podemos, el lío interno de Sánchez (el elemento, sin duda, más relevante) y su inconcreción… Y sobre todo porque a todos los partidos españoles les beneficia el calendario judicial del PP, terrible según la lista de causas abiertas que han desgranado en El Español.

Con dinero público

¿Saben qué pretenden que paguemos también con dinero público? El show de Albert Boadella, que ya solo hace gracia a Jiménez Losantos y Arcadi Espada, en Bélgica, durante el famoso “escrache” a la casa de Puigdemont en Waterloo. De momento, no hay desvío de fondos al sostenimiento del President, pero parece que quieren que lo haya para puestas en escena que benefician a partidos políticos concretos. Mal comienzo de Tabarnia si ya dependen de favores y dinero público.

La consulta está bien hecha, técnicamente

Cuando un partido hace bien las cosas también hay que decirlo: técnicamente, el sistema de consultas on-line de Podemos está bien hecho, contradiciendo el último grito sensacionalista de Inda, que aseguraba que se podía votar varias veces con la misma identidad. De hecho, sí se puede, pero el sistema solo guarda un voto: el último. Dicho esto, lo que está muy mal planteado es que Iglesias y Montero pretendan recuperar credibilidad a costa de falsos dilemas y participación dirigida.

Es el modelo de negocio

Soy bastante escéptico respecto al coche eléctrico: ¿se podría mantener un parque como el actual solo con energía eléctrica? ¿Cuántas centrales nucleares harían falta para garantizar el suministro “verde”? ¿A quién beneficia un cambio en la mecánica tan sustancial y a quién perjudica? A las primeras preguntas nadie responde. De la última solo sabemos que los actuales talleres pero también la producción industrial se verían negativamente afectados… ¿En beneficio de quién?

Un gran debate

Mucho tema para poco espacio, pero voy a intentarlo: Dan Vávra no estará en el GameLab (una feria de videojuegos en Barcelona) porque una usuaria ha denunciado en Twitter sus ideas machistas y fascistas. La mayoría desconocemos el ideario de Vávra más allá de esta denuncia que, sin embargo, ha sido suficiente. ¿Debe serlo? ¿Es la sospecha de machismo y fascismo un motivo de expulsión? ¿Da pie a una caza de brujas? ¿Estamos en contra de los lobbys o depende del que sea?