Derrota del Athletic en Valencia

Algún día tenía que llegar la derrota y tocó ayer.

Nico, quizá tocado (Foto: Agencias)

Se acabó el paseo triunfal que duraba 14 partidos, una racha difícil de olvidar, por la calidad del juego ofrecida y sobre todo por los resultados. Ayer no fue lo mismo, a pesar de que quizá el resultado más justo podía haber sido un empate, por los merecimientos de unos y de otros. Pero como esto no funciona por méritos sino por goles, no conseguimos nada positivo porque ellos metieron uno y nosotros no fuimos capaces. Sí contamos oportunidades de unos y otros a mí me salen 4 nuestras y 3 de ellos, pero, lo dicho. Ellos metieron una de las suyas y nosotros no.

El primer tiempo, estuvo igualado, y aunque se empezó bien con una serie de 3 aproximaciones peligrosas, se vio que el tema iba a estar complicado. Nico tras esos primeros momentos no consiguió superar más a su par. Foulquier, el mejor del partido, borró del verde al pequeño de los Williams. Incapaz de sobrepasarle y muy desafortunado en los pases. Quizá su peor partido de la temporada y encima, para colmo de males, en el segundo tiempo, recibió un golpe fortuito y acabó retirándose del campo tocado. Miedo da, porque se le vio con hielo en la rodilla. A ver si hay suerte y no es nada.

El segundo tiempo, comenzó parecido con una clarísima, para Oihan que no acertó a llevar a la red, el perfecto pase de la muerte de Lekue. Y a partir de ahí más bien poco. Hugo Duro, que un momento antes había fallado una increíble, le ganó en un salto a Yuri, para rematar de cabeza a gol. El lateral quedó un poco retratado. Pena. Y a partir de ahí, bastante impotencia rojiblanca. Lo mejor lo provocaron (dos de los recambios) entre Adu, con un pase en profundidad y Unai Gómez, que de zurdazo hizo lucirse a Mamardashvili. Otra pena. Y nada más. No sé mereció perder, pero tampoco se estuvo bien como para pensar en ganar el encuentro. Quizá coincidieron muchos jugadores flojos, como para sacar algo de provecho. Álex, que estuvo realmente mal con el balón parado y, en juego, casi no se le vio. Herrera, perdió más balones de lo que es habitual en él. Guruzeta no entró nada en juego. Tampoco le llegó nada aprovechable. Nico, Yuri (con el error mencionado). Quizá el mejor, sobre todo en el primer tiempo fue Beñat Prados, pero en el segundo tuvo menos incidencia en el juego y acabó sustituido. Por cierto, aunque en la tele ni lo mencionasen, vaya penalti le hicieron a Asier Villalibre, que salió de refresco. Una llave de judo en toda regla, que aunque el balón no estuviese por allí, debería haberlo mandado pitar el VAR. Pero ya… Lo tenemos claro.

Y una vez perdido, mejor que haya sido en Liga y no en Copa, ahora a pensar en esta otra competición que tanto nos gusta. Además nos la jugamos en La Catedral, a partido único. Hay que ir sin confianzas, por mucho que el rival no sea el mejor Barcelona que hemos conocido. Tampoco lo era en la primera vuelta y nos ganó, aunque no lo mereciese, así que con el mono de trabajo, a estar mas afortunados con el balón, trabajando a tope… ¡ a por el Barça! Y…

¡Aúpa Athletic!

Golpe de autoridad del Athletic contra la Real

¡Qué gozada es ver este año al Athletic!

Grande Álex (Foto: Borja Guerrero )

Lo que estamos disfrutando no nos lo quita nadie. La Real es un muy buen equipo, que llevaba un montón de partidos sin perder, creo que 13, y al que no le metían dos goles en un solo partido desde el 19 de octubre, siendo uno de los menos goleados. Y ayer, prácticamente no tuvimos noticias de ellos hasta los últimos momentos. La capacidad que tiene nuestro equipo para minimizar a unos muy buenos equipos es una maravilla. El primer tiempo fue una muestra clara de lo que estoy diciendo. La Real parecía un equipo menor que no sabía cómo quitarse el agobio de no poder generar, de no tener el balón, de no ser el equipo que gusta en Donosti. Estuvieron irreconocibles. Su centro del campo de mucho nivel, con Merino, Zubimendi y Brais, no se imponía y no podían realizar su juego rápido, que ha puesto en tantos problemas a los rivales. Su velocidad no apareció, porque la presión y la intensidad rojiblanca no les dejó jugar. Una gozada. Y si encima por momentos se juega con muchísima calidad, combinaciones, transiciones rápidas, y culminas con gol… ¡Qué más se puede pedir! Bueno sí, pedimos que un jugador que es muy suplente, juegue y marque dos goles. Álex, que ha jugado muy poco con anterioridad, ahora, al no estar Iñaki Williams, está aprovechando la oportunidad de la titularidad, con creces. Chapeau por él. Me alegro infinito. En el primer gol está donde debe, para empujar, una preciosa jugada entre Nico y Yuri, con pase atrás. Y el segundo, muy bonito, porque centró a la red con la izquierda un balón que quedó suelto en el área, tras un rechace. 4 goles lleva ya, a pesar de sus pocos minutos. Y esto es lo que está pasando este año, que el que sale del banquillo aporta. El ideal que desea cualquier entrenador. Una gozada. Como maravilla fue otra vez ayer el partido de Ruiz de Galarreta. Buff… empieza a no poder haber palabras para alabar su juego. El equipo va a su son y no solo crea, sino que también corta y barre lo que no está escrito. ¡Qué listo es! Está donde debe y cortó ayer unos cuantos balones peligrosos y otro par de veces hizo las faltas que se necesitaban y encima, sin que le sacasen tarjeta. Pena que una de las tarascadas de Merino le tocó, parece que la cadera, y se tuvo que retirar renqueante. Esperemos que no sea nada porque está en un momento sensacional, bueno momento no, temporada, una temporada espléndida.

El segundo tiempo no fue como el primero. Los donostiarras dieron un paso adelante, como no podía ser de otra manera, y el Athletic se dedicó a contenerlos. Echó mano de oficio y tampoco le permitió a los blanquiazules muchas alegrías. De hecho, los tiros a puerta fueron inexistentes, dos tiros al cielo, y un par flojos cerca de los palos. El más peligroso fue en el minuto 85, y el gol, en el 87, que hizo que el marcador fuese engañoso, fue un tiro horrible de Aihen, que dio en el pecho a Oyarzabal y fue a puerta. Un churro, vamos. Nervios para los últimos minutos pero, en teoría, nada más, y sobre todo, para el público. Los nuestros a lo suyo. Final y 3 puntos más, ya llevamos 12 seguidos, que hacen que el siguiente clasificado, es decir, nuestro rival ayer (sin contar a Barcelona y Atlético), se quede a 9 puntos de distancia. Tercero en la clasificación provisional. No hay más que disfrutar de lo que estamos viendo. Y de los buenos partidos que hacen un montón de nuestros jugadores, porque además de los mencionados, Sancet hizo un primer tiempo, muy bueno, los centrales, Dani y Aitor, los laterales, Yuri e Íñigo Lekue, Guruzeta, Vesga, Unai, que como novedad ayer tuvo un fallo,… Todos están impresionantes. Así da gusto.

Sobre la Real comentar que en el primer tiempo me sorprendió que salieron a que no pasara nada, y a perder el tiempo. Lo de los saques de banda fue enormemente llamativo, lo que provocó los silbidos de La Catedral. Y algunas de las faltas que hacen son de roja, por ejemplo la de Barrenetxea. ¡Vaya cerdada, por detrás, sin posibilidad de llegar al balón! Pero ayer el nivel de las tarjetas… y aunque un amigo me dijo que no comentase lo de las que nos perdonó a nosotros (jejeje), que las hubo, tengo que decir que a ellos también les perdonó bastantes. Increíble que Brais se fuese sin tarjeta.

Y el martes, sin tiempo para pensar, nos viene el Alavés, para disputarnos la Copa, así que , ¡a por los babazorros! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Y no me olvido que mañana las chicas se juegan, también en San Mamés, el paso a cuartos de la Copa de la Reina contra el Madrid. Así que muy fuerte… ¡Aúpa neskak!

Un Athletic de casta gana a la U.D. Las Palmas

Tras el partidazo del sábado pasado, también en La Catedral, contra el Atlético de Madrid, al que se le dio un baño soberano, y se le superó por 2 a 0, todos nos vinimos arriba y pensamos que este nuevo partido en San Mamés era poco menos que de 3 puntos fáciles.

Casta de Unai Gomez convertida en gol

Pero nada más lejos de la realidad, la Unión deportiva Las Palmas hizo un partido muy serio, y demostró que el que tenga 25 puntos en la clasificación, a pesar de ser un recién ascendido, no es casualidad. Como tampoco es casualidad que sea el segundo equipo menos goleado, por detrás del Real Madrid. 15 han recibido. Tienen buen toque de balón, y no lo rifan, salen con él jugado y al Athletic le costó un mundo arrebatárselo. Les vi con más problemas a la hora de crear peligro, creo que les faltaban dos de sus jugadores más importantes y eso lo habrán notado. Me alegro por nosotros, claro. Nuestras oportunidades fueron más y mucho más peligrosas. Pero ellos también metían miedo. Sobre todo, repito, porque movían muy bien el balón y era complicado quitárselo. En ese primer tiempo, el árbitro quiso tomar un protagonismo que no les debería corresponder, pero lo deben llevar, sino en los genes, sí en la condición de árbitro. Así que Martínez Munuera decidió pitar un penalti que solo vio él, porque Paredes se adelantó al contrario y le hizo una carga, hombro con hombro, totalmente legal. La Catedral se indignó, pitos, cánticos de «que se vayan…» y tras muchísimo tiempo, el colegiado fue a ver el VAR, supongo que buscando algo que le hiciese ratificarse, pero fue imposible, porque ver en esa jugada penalti es tener mucha imaginación. Eso sí, luego sí pitó uno a nuestro favor, por un agarrón a Guru, que siendo claro el agarrón, no tengo muy claro que yo lo hubiese pitado. Poco agarrón me pareció. De hecho, este año ha habido agarrones mucho más claros, como uno a Nico, que no se sancionó. Pero… así funciona el arbitraje, según les dé el aire. Mucho más pitable me parece el del segundo tiempo por mano de Araujo que salta con el brazo totalmente extendido por encima de la cabeza, y en la disputa , por alto, con Aitor Paredes, toca el balón. Pero ahí no les pareció. Vuelvo al penalti sí pitado que Guru tiró, poco colocado, y Álvaró Valles, detuvo. ¡Vaya portero! Antes sacó un mano a mano con Iñaki. Y durante todo el partido nos amargó la existencia. Fue el mejor de ellos, y diría que incluso del partido. Fue el que sostuvo a su equipo hasta el ultimo suspiro.

De nuestras líneas, hay que volver a destacar a Beñat Prados, que no solo no desaprovechó su tercera titularidad, sino que volvió a demostrar la calidad que tiene. Trabajó mucho y bien, recuperando un buen número de balones. Casta y raza a raudales. Lekue también, otro muy bien partido, tanto en defensa como en ataque. Cuando sube está creando peligro. Volvió a meter un pase buenísimo entre líneas, dejando a los dos Williams en buenísima situación (aunque se estorbaron un poco entre ellos). Y tuvo una internada, tras pase de Unai Gómez, que si no lleva a aparecer Nico, igual terminaba el mismo tirando a puerta. Muy bien Íñigo. Muy bien. En el otro lateral, en el izquierdo estuvo Yuri, que sufrió lo que no está escrito, sobre todo en el primer tiempo, en el segundo también algo, porque el número 2, se le iba con relativa facilidad, en velocidad, y un par de fuegos, así producidos, los tuvieron que apagar sus compañeros. A ver si va cogiendo poco a poco la forma.

El último nombre que quiero mencionar es, por supuesto, el de Unai Gómez, verdadero protagonista del encuentro, ya que él metió el gol de la victoria en el minuto 93, cuando solo quedaba uno de prolongación. Un gol cuya foto he introducido arriba, por ser una preciosidad. Se tiró a por el balón, rechazado por el portero, como un auténtico Miura, lo que se dice con todo, consiguiendo un gol en plancha de cabeza, de bella factura y, de enorme valor, por dar a su equipo esos dos puntos que ya dábamos por perdidos. Hubo gente, que de hecho ni lo vio porque ya estaban camino de sus casas. Seguro que no les importó no verlo, por la alegría de los 3 puntos. El gol tiene el doble de mérito por parte del bermeano, debido a que fue él el que inició la jugada, conduciendo el balón y pasándoselo a banda a Iñaki, que fue el que hizo el pase al área que Valles rechazó (porque sino podía haberle llegado a Raül que estaba por detrás). Perfecto Unai. Gol de raza y de casta. Ayer saltó al césped en el minuto 65 y el equipo lo notó. Sustituyó a Sancet y les dio a sus compañeros un impulso, y les ayudó a dar un pasito más hacia arriba para acabar dominando el partido totalmente. Además del gol, participó en otras 3 jugadas de peligro: pase buenísimo a Álex, otro tras recuperación a Lekue (ya mencionada internada al área) y otra en la que supera al portero pero el defensa reacciona a tiempo para despejar. 30 minutos los que jugó en los que volvió a demostrar que calidad tiene y que puede jugar más, porque va a cumplir con creces. Os pongo el vídeo resumen del partido en el que podréis ver todas las jugadas que menciono. Clickad y disfrutadlo.

El otro bermeano del equipo también gozó de minutos. Mikel Jauregizar saltó al terreno de juego en los últimos minutos. Digamos que tuvo protagonismo en la jugada del gol porque los isleños pidieron una falta suya a Sandro en el inicio de la jugada. El árbitro estaba ahí mismo y no la pitó. Por suerte, no el VAR dijo nada. Sandro estuvo loco por la música por la situación que era cercano al área y da la sensación que se puede tirar. El pie de Mikel está ahí pero… No lo pitaron así que estupendo.

Mi último comentario va para Ernesto, al que siempre se le critica por hacer los cambios tarde y porque son poco efectivos. En este caso no una cosa no otra. Acertó plemamente.

Este equipo tiene alma. Tiene una garra especial, y la fuerza suficiente para acabar los partidos mordiendo hasta el último suspiro. Ya llevamos unos cuantos puntos conseguidos in extremis, de esos que saben a gloria y que te demuestran que estamos ante un grupo de jugadores que no se rinden nunca, y que siempre creen que mientras hay tiempo se puede conseguir cualquier cosa. Una gozada. Vamos a disfrutarlo.

Y con estos 3 puntos tan ricos nos vamos al parón y no volvemos hasta el 4 de enero. Situados en la parte alta de la tabla, quintos, empatados con el Atlético y a 3 del Barcelona. ¡Qué maravilla! Pero como todo no va a ser bonito, habrá que lamentarse porque Iñaki, se va con Ghana, y nos va a dejar aquí sin el jugador diferencial que es este año, durante unos cuantos partidos. Baja muy sensible, que salvo milagro ya la vamos a sufrir contra el Sevilla, el primer rival del año. Pena. Sea como fuere, habrá que ir … ¡a por los hispalenses! Y, como siempre, …

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Por si no escribo más antes de final de año, aprovecho y os digo a todos que muchas gracias por entrar en este blog, que espero que lo sigáis haciendo, y que podamos disfrutar juntos de este equipo, así como desearos unas felices Navidades y un muy próspero año nuevo.

Zorionak eta urte berri on!

¡Aúpa Athletic!

Un Athletic en modo ciclón barre al Atlético

Estoy escribiendo ahora este comentario después de que han pasado bastantes horas desde que ha acabado el partido, pero sigo con el mismo subidón que cuando el árbitro ha pitado el final.

Nico, crack (Foto: Borja Guerrero)

En Twitter he puesto que este partido es para ponerlo en bucle en la tele. Que sepáis que lo he vuelto a ver entero en el Molly Malone, con unos amigos, casi sin pestañear, para no perdernos nada. El Athletic ha jugado un auténtico partidazo de principio a fin y encima contra un rival cuya calidad nadie pone en duda, por los jugadorazos que tiene, por el entrenador que les dirige, que aunque como persona a mí me parece que deja bastante que desear, pero que dirigiendo, es un top mundial, y también por como compite este grupo de jugadores, que en medio minuto te la puede liar cualquiera. Pues ayer no. Ayer parecían hermanitas de la caridad, que no sabían por donde les daba el aire.

El primer tiempo de nuestros rojiblancos fue extraordinario, un vendaval que le pasó por todos los sitios al Atlético, izquierda, derecha, arriba, abajo, por dentro, por fuera,… de tal manera que parecía que eran un equipo menor. Impresionante lo de nuestros chicos. He leído en Marca que lo que hicieron ayer fue un monumento al fútbol. No le quitó ni una coma. MONUMENTO. Sólo faltó la guinda del gol, que ya sabemos que es caro y más contra los colchoneros, que sólo habían recibido 3 goles fuera de casa. Además, con el antecedente tan cercano del Granada. Misma calidad de primer tiempo, misma infinidad de ocasiones, y marcador a cero. La diferencia, la calidad del rival, porque el Atlético es top y el Granada no. Las ocasiones fueron de todos los colores. Dos palos de los Williams, el penalti fallado por Sancet, y otro montón de tiros parados por Oblak, que es un porterazo, y alguna otra que fue fuera por poco. Un derroche de oportunidades, juego, calidad… Una auténtica gozada. Pero… sin gol. Y para qué nos vamos a engañar, todos asustadísimos en el descanso, acordándonos de que, quien perdona lo paga.

Pero ahí que llegó el segundo tiempo, los zurigorris que siguieron a lo suyo, a desbordar, y el Atlético, a intentar parar las oleadas como podía. Todo seguía igual, hasta el 53 en el que Herrera, que estaba haciendo un partidazo, le puso un balón de oro a un Guruzeta, en estado de gracia, que empujó a gol (su octavo en Liga). Buah. El delirio. Pero de nuevo a la carga, se sucedían las oportunidades, hasta que Lekue, otro que también vaya nivel que está mostrando, le metió un balón en profundidad a Nico, que… madre mía, se metió en el área, teniendo delante a dos defensores, para hacer un maravilloso tiro a puerta con la zurda y con rosquita, rosca, o «roscaza» (aunque no exista), haciendo baldía la estirada del cancerbero colchonero. Vaya golazo. Otro partido de Nico para enmarcar. Da la sensación que se ha quitado el peso de encima del rollo de la renovación, se ha desmelenado y se está despachando a gusto. ¡Que manera de jugar! Por cierto, el penalti en el primer tiempo se lo hicieron a él. Y participó en la mayoría de las jugadas de peligro. Si no él, su hermano. ¡Vaya dos! Y así un 2 a 0, para el minuto 65.

Simeone desesperado sin saber qué hacer, lo intentó todo. Hizo dos cambios en el descanso para intentar dar más consistencia al centro del campo pero no le sirvió. Los otros 3 cambios los tenía ya hecho para el minuto 67. No le sirvieron de mucho. Sí que atacó más en los últimos minutos, pero es que menos que antes era imposible, porque no pasaron casi de su campo. Y cuando lograron llegar al área se encontraron con nuestro portero que es tan bueno o más que Oblak. ¡Vaya nivel en el que está, el bueno de Unai! Sacó dos pies de balonmano, de muchísimo mérito.

Los dos bermeanos tuvieron minutos, y saltaron juntos al campo, Gómez y Jauregizar, y el primero a punto estuvo de meter el tercero. Pena.

Mencion especial quiero darle al centro del campo. De Herrera ya he dicho que estuvo muy bien, pero es que su acompañante, que por la lesión de Ruiz de Galarreta, fue Beñat Prados, diría que estuvo sobresaliente. ¡Vaya partido el suyo también!

Me encanta cuando se me acumula el trabajo porque hay que destacar a muchos. Lleva el equipo ya bastantes partidos seguidos en los que nos están deleitando con su juego. Esto sí que es Rock and Roll y del bueno. Además la entidad del rival le da mucho más mérito a lo conseguido. Algo de «culpa» de todo esto tendrá Ernesto, así que mi aplauso al entrenador. La demostración de fuerza, calidad, consistencia, equilibrio entre líneas, capacidad de generar peligro, la rapidez del juego, el desborde,… que están demostrando en todos los últimos encuentros nos lleva a soñar. Javier Clemente, ayer después del partido, cuando le pusieron el micrófono para decir unas palabras antes del partido de las leyendas, dijo que estos chicos nos van a volver a hacer campeones. Con eso soñamos todos, pero el juego que estamos viendo no es un sueño, es una realidad, así que, chavales, a seguir trabajando, y a seguir deleitándonos con vuestro trabajo, esfuerzo, juego,… Sin confianzas pero con una ilusión enorme, a por Las Palmas, que nos viene a La Catedral este miércoles. Y a disfrutar todos de lo vivido, que las semanas con victoria del Athletic siempre son más alegres.

P.D.: No puedo acabar sin comentar la inauguración por la mañana de la estatua de nuestro maravilloso Txopo.

Iribar y Jon Maia

Fue muy bonito y muy emotivo. Con las palabras del presidente Jon Uriarte y del alcalde Juan Mari Aburto, ya empecé a llorar, un poco agobiada, hasta que me di cuenta que a mí alrededor tenía a bastante gente igual. Unos cuantos señores mayores, hechos y derechos que no podían contener las lágrimas. Me sentí muy acompañada. Y ya sin control el lloro, con los versos que le dedicó Jon Maia. Mientras, mis vecinos, no daban a basto con los pañuelos. Más que merecido el homenaje y un gusto verle a él, sacándose fotos con todo el mundo y aguantando estoicamente más de hora y media de saludos, besos, fotos, con todo lo que se meneaba. Sin darle importancia, sin que le cueste,… ¡Como no se le va a querer! Ya en San Mamés, en la tribuna un amigo me comentó durante el partido, que había estado, poco antes, viendo la estatua y que le había llamado la atención que todo el mundo que se acercaba la tocaba como con devoción. ¡Que ha sacado incluso fotos de la gente tocando la estatua, porque le ha parecido una maravilla ese cariño, que te impulsa a tocarla como si fuera el mismo portero en carne y hueso! El Txopo se merece eso y más, así que permitidme que acabe diciendo, bueno, más bien cantando, eso de:

«Iribar, Iribar, Iribar es cojonudo, como Iribar no hay ninguno»

Y, por supuesto,

¡Aúpa Athletic!

Triste empate del Athletic en Granada

Triste doblemente, y por supuesto, en primer lugar, por el fallecimiento el día anterior, de Antonio, aficionado del equipo nazarí, por lo que se suspendió el partido. Envío desde aquí un abrazo a su familia y a sus amigos.

Los capitanes homenajean a Antonio Trujillo, fallecido en el estadio (Foto: EFE)

Por otro lado, al Athletic y por la forma de perder dos puntos, no puedo más que echarle la bronca. Duele mucho, ya que el primer tiempo, en el que incluyó los 17 minutos anteriores a la suspensión del encuentro, fue un paseo militar en el que había que haber acabado con un 0 a 3 o un 0 a 4, y no se hubiese extrañado nadie. Pero ese dominio incontestable y esas gran oportunidades no se tradujeron en más goles, aparte del del día anterior de Iñaki. Increíble, sobre todo fallar la que Guruzeta regaló a Oihan, un caramelo difícil de desaprovechar. Pero, no era el día de Sancet, no solo en ese remate. No era su día en nada. También tuvo otra menos clara, pero la sacó el portero. Como si no estuviera atento, desconectado. Y claro, al ser un jugador tan diferencial, cuando está así, se le nota el doble. Encima, tras una falta que le hicieron se volvió a encarar con un rival de mala manera. Yo le hubiese quitado inmediatamente. No. No estaba. Y se notó demasiado.

El Granada tampoco estaba en el primer tiempo, pero en el descanso resucitó y el que se desenchufó fue nuestro equipo. Se empezaron a fallar más pases y ellos cada vez llegaban más. Hasta el gol de Ruiz de Galarreta en propia. Golazo de cabeza, infortunio total. Tampoco fue el día de Galaxy y no sólo por el gol. Estuvo menos preciso. Su primer partido flojo. Que sea el último porque entre lo de él y lo de Oihan, se notó muchisimo. Los rojiblancos quedaron noqueados y no fue peor de milagro. Eso sí, no me puedo olvidar del pisotón a Guruzeta. No entiendo nada. Cada vez menos. Lo de los árbitros y sus decisiones es para un programa, o varios, de Iker Jiménez. Casi le arranca el tobillo. Ya sé que el balón no estaba por ahí, pero dejas a un delantero KO, que no puede participar más en la jugada, si ésta tiene vuelta. Pues, si es así, perfecto, les aconsejo a mis jugadores que se dediquen a desactivar a los delanteros a base de pisotones. El árbitro seguramente no lo vio. No sé. Lo que sí sé es que en el VAR estaba Del Cerro Grande. Y sí lo vio, como todos lo vimos en las repeticiones. No hay más que añadir, señoría. Éramos pocos, estábamos poco inspirados y encima no te pitan ese penalti. Así es complicado. De todas formas, la colleja o el tirón de orejas al equipo se lo doy igual. Ese segundo tiempo no es aceptable. Es lo que hicieron repetidamente el año pasado y por eso no llegamos a puestos de Europa League. Esos puntos no se pueden perder si el objetivo es alto.

Lo mejor del partido quizá fue Beñat Prados. Estuvo casi todos los minutos en el campo, y está vez Ernesto le colocó en el que ha sido normalmente su sitio, aunque 3 días antes, en Copa, lo puso en el lateral derecho (el año pasado, también jugó algo de tercer central). Buen partido el suyo.

Lekue sigue a buen nivel. Asistió a Iñaki en su octavo gol, y puso dos muy buenos balones a Oihan y a Herrera. Jugó en ambas bandas, porque cuando Yuri entró por Óscar, Ernesto le envió a la derecha. Bien en ambas.

Iñaki, además del gol, tiró en el primer tiempo un cabezazo precioso al travesaño. En el segundo tiempo, estuvo más desconectado, hasta que lo sustituyeron. Una pena.

Unai, nos hizo el paradón del partido en el segundo 20, sacándole a Uzuni, un uno contra uno. Por cierto, mención especial para él, porque fue el que avisó al linier porque algo pasaba en la grada, para que parasen el partido. El público se lo agradeció en ese momento con aplausos, y cuando se fueron los jugadores a la caseta, antes de la suspensión, también coreando su nombre. Y la enorme ovación que se volvió a llevar ayer al salir a calentar antes del partido. Unai sirve para todo. Don Unai Simón.

Y el próximo sábado, en casa, contra un dolor de muelas, como es el Atlético de Madrid. Nuestros jugadores tienen que seguir demostrando lo que han hecho en casi todos los partidos de esta temporada, ya que contra éstos no puedes tener este tipo de desconexiones porque te comen. ¡A por los colchoneros! Y…

¡Aúpa Athletic!

P.D.: Enorme el partido que jugaron las chicas del Athletic en Lezama contra las segundas clasificadas, el Levante, al que ganaron, convirtiéndose así en el primer equipo que este año derrota al equipo levantinista. Mérito enorme, porque las contrarias juegan muy bien, y así lo hicieron, muy bien. Partidazo de todas las jugadoras. Y el único gol, de Ane Azkona, fue también una maravilla, por la jugada, que merece la pena que veáis. Os pongo el vídeo del resumen completo. ¡Aúpa neskak!