Jugando así, sí, Athletic

Curiosamente los aficionados del Athletic estamos mucho más contentos después de perder 0 a 2 en la Catedral contra el Barcelona que habiendo empatado contra el Östersunds en Suecia.

Buen tandem por la izquierda (Foto: Athletic Club)

Parece un contrasentido pero no es así porque en lo que nos estamos fijando es en el juego. Contra el Barça a pesar de perder se compitió, incluso dio la sensación de que el Athletic era superior a los culés, en determinados momentos. Nos volvió a penalizar la falta de puntería o de calidad, en dos o tres situaciones, mientras que ellos se apoyaron en un Messi que apareció un par de veces, para apuntillar a los rojiblancos. Otro partido se hubiese dado si Aritz acierta con alguna de las que tuvo en el primer tiempo. Sobre todo en el mano a mano. Tampoco estuvo acertado en el pase e incluso por un error suyo vino el segundo gol de los catalanes en el descuento, que dejó un marcador cruel, que para nada merecieron nuestros jugadores. Una pena.

Pero lo dicho, nos quedamos con las cosas positivas, entre las que habría que destacar la pareja que formaron Lekue y Córdoba en la banda izquierda. Estuvo muy incisiva todo el partido poniendo en continuos aprietos a la defensa barcelonista. Le vendrá muy bien al lateral porque en los partidos anteriores no estuvo tan afortunado y éste puede ser un buen empujoncito para su moral. Córdoba por su parte, siguió en su línea de todos los minutos que lleva jugando desde su début. Da gusto verle. A veces, da sensación incluso de ser él el veterano, que se intenta echar el equipo a la espalda. ¡Que siga así! Porque ya vemos lo difícil que es mantenerse o mantener el nivel, una vez que se entra en el primer equipo. Si no que le pregunten a Iñaki Williams que no está pasando por su mejor temporada, lo que nos lleva a todos a preguntarnos que qué le está ocurriendo.

Otro de los debutantes del año Nuñez estuvo también francamente bien, adelantándose a los delanteros en la mayoría de los lances. A seguir así.

Y ya este jueves en Europa League, en la final ante los suecos,  a demostrar que son capaces de jugar como el sábado, sea quien sea el rival. ¡A por el Östersunds! y…

¡AÚPA ATHLETIC!

 

Un Athletic desastroso en Málaga

Nunca antes un punto conseguido por el Athletic jugando fuera de casa me había dejado un sabor de boca tan horroroso e incluso un cabreo monumental. He dejado pasar más de 24 horas para escribir porque el sábado me salían espumarajos por la boca y podía haber escrito cualquier barbaridad.

Rolan nos volvió locos (Foto: Jorge Zapata/EFE)

Jugando contra el Málaga, un equipo que en 5 partidos no había conseguido arañar ni un solo punto,  que tenían que estar hechos un manojo de nervios, algo que quizá quedó demostrado con la absurda expulsión de Kuzmanovic, ganada a pulso por protestar como sólo se les permite al Real Madrid y al Barça. A partir del minuto 80, el Málaga empató a 3 goles después de que el Athletic fuese ganando por 2 goles de diferencia. Inexplicable, incomprensible, triste, lamentable,… podía seguir poniendo adjetivos negativos pero me lo voy a ahorrar. Por si fuera poco desaguisado, en el descuento Laporte hizo una de las suyas… es decir, ceder el balón “amablemente” al delantero para que tuviese un mano a mano con Kepa, que éste solventó perfectamente. Se podía haber perdido, pero el empate es como una derrota.

Y si hay que señalar a alguien, el mayor culpable me parecen los jugadores por su poca consistencia ante un cadaver futbolístico en inferioridad numérica. Williams a pesar de sus dos goles no me gustó porque no ayudó absolutamente nada a Iñigo Lekue en tareas defensivas y de ahí vinieron todos los males. Iñigo sufrió muchísimo pero no es el único culpable. Si veis repetido el primer gol de ellos se ve que Iñaki baja corriendo pero tranquilamente. No ayuda y le deja su trabajo a San José, que tampoco está muy afortunado porque da a Rolan el espacio suficiente para que chute con tranquilidad. Cuando Rolan dispara Iñaki está cerca y le podía haber encimado para molestar pero, no, tampoco. Y esto es un ejemplo. Si queremos un lateral que suba, el extremo tiene que cumplir labores defensivas también.

Por otro lado, los medioscentros no funcionan y así es muy complicado. No da Cuco con la tecla. Ha probado muchas variedades de parejas, pero nada. ¿Qué le pasa a Beñat? ¿Rico no podría hacerlo mejor?

Por buscar algo positivo del partido me quedo con detalles de Córdoba, con Iker, que sigue a muy buen nivel (participó en los 3 goles), y algunas paradas de Kepa, al que se le acumuló el trabajo, aunque en el segundo gol podía haber hecho algo más.

Cuco tiene mucho trabajo. Mucho  trabajo y poco tiempo para ello porque el jueves ya están aquí, en La Catedral, el Zorya y la Europa League. ¡A por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

Comienzo flojito de la temporada del Athletic

Primer partido de la temporada del equipo rojiblanco, disputado en Bucarest contra el Dínamo, que deja luces y sombras, una continuación similar a como se acabó la temporada anterior, dando una de cal y otra de arena.

Primer gol de la temporada, Laporte (Foto: EFE)
El empate a uno cosechado fuera de casa, al ser una eliminatoria de UEFA a doble partido, con el valor doble de los goles, te permite ser optimista de cara a la vuelta. El equipo notó la falta de preparación y rodaje. Algo que el equipo que tenía enfrente sí tenía ya que ha disputado hasta este momento dos jornadas de Liga. Éste es uno de los mayores peligros, el jugarte las habichuelas de la temporada casi casi sin haber entrenado. Y màs si el equipo rival tiene más minutos en sus piernas.
El primer tiempo fue nuestro claramente, pero en dominio de balón, sin profundidad y sin crear peligro. El segundo tiempo fue de ellos con más de una jugada que a punto estuvo de acabar en gol.
El equipo que presentó Ziganda en su primer partido oficial como entrenador del Athletic no fue muy distinto a lo que pudo haber presentado Valverde en las temporadas anteriores. Todos reconocíamos la alineación y salvo Vesga no hubo nada que pudiese extrañarnos en función a lo que tenemos. San José deberá esperar su oportunidad. Tampoco demostró gran cosa el medio centro pero es cuestión de tener minutos y la confianza del míster, imagino.
Dudas había también en quién sería el acompañante de Laporte, mientras regresa Yeray, y al final resultó ser Etxeita, que tuvo así mismo cosas muy buenas (como la perfecta asistencia en el gol, entrando con todo de cabeza a una jugada, supongo entrenada, al saque de corner), con otros despejes no tan buenos, que podian haber supuesto algún problema más.
Destacar a alguien es complicado… quizà Laporte, un par de paradas de Iago (¿pudo hacer algo más ante el misil de Rivaldinho?), las internadas de Iñigo Lekue (quien quizá pide más minutos), la insistencia de Iker,…
Así la solución la tendremos el próximo jueves en La Catedral (que espero presente un buen aspecto) donde los zurigorris tendrán que hacer algo más de lo hecho ayer.
Para otro día dejo el dar palos a la directiva, al presidente, al Club, al negociador o a todos juntos, por su demostrada y enorme inutilidad a la hora de fichar jugadores.
¡Aúpa Athletic y a por el Dínamo de Bucarest!

El Athletic arrolló al Celta en Balaídos

Un Athletic imparable le mete al Celta 3 goles, en su casa, para conseguir 3 puntos, que nos sitúan de nuevo a un punto del Villarreal y a uno por encima de la Real.

Se merecía el gol Rico (Foto: Athletic Club)
Se merecía el gol Rico (Foto: Athletic Club)
Como ellos no fallan el Athletic tampoco lo puede hacer y así ha sido. Está siendo una lucha sin cuartel y en ella el Athletic está tremendo, habiendo conseguido ganar los cuatro últimos partidos disputados. Hemos llegado a la fríolera de 62 puntos, con los cuales el año pasado nos clasificamos directamente para la Europa League. Pero este año evidentemente no van a ser suficientes.
El domingo los rojiblancos hicieron una exhibición de poderío físico y control total y absoluto del juego. El Celta, que tenía la mente puesta en el partido de este próximo jueves contra el Manchester United, no pudo hacer absolutamente nada. Sí, ya sé que era un equipo de suplentes, pero tal y como jugó nuestro equipo creo sinceramente que el Celta titular tampoco hubiese podido conseguir nada.
Son muchos los jugadores que habría que destacar del partido del domingo y en todos los nombres sé que vais a coincidir los lectores pero como quiero hacer un comentario corto solo voy a hablar de dos que casualmente son dos de los considerados suplentes.
El primero de ellos es Iñigo Lekue que salió de titular y realizó un partidazo. La única pega que creo se le puede poner es que sus primeros pases una vez que llegó casi hasta línea de fondo se pasaron por mucho y fueron defectuosos. Todo lo demás lo hizo perfecto. Volvió a demostrar de nuevo lo peligroso que puede llegar a ser, poniendo en enormes problemas a los defensas. En una de las jugadas dejó en evidencia a su par, superándole con habilidad y potencia en carrera. Pena que el pase atrás Raúl García no lo materializó en gol por muy poco. La segunda jugada que quiero destacar es la del minuto 83 cuando pleno de velocidad y potencia se deshace de 2 jugadores contrarios y le pone un balón maravilloso a Rico para que meta un golazo. Que hiciese esa jugada en el minuto de partido en el que íbamos habla muy bien de él. Es suplente pero puede ser titular en cualquier momento.
El último jugador del que voy a hablar es Mikel Rico. Salió en el minuto 78 al campo y lo volvió a hacer francamente bien. El domingo encima tuvo el premio de meter el tercer gol llevando solo 5 minutos en el campo. Me alegré muchísimo por él porque esta temporada ha tenido que ser dura. Ha jugado muy poco, pero cada vez que lo hace cumple. Como un perfecto profesional los pocos minutos que ha jugado está rindiendo a un muy buen nivel, lo que me lleva a preguntarme si no podía haber jugado un poco más, sobre todo teniendo en cuenta lo flojo que ha estado Mikel San José en muchísimos partidos (el domingo estuvo de 10, sobre toda en la recuperación). Enhorabuena, Mikel Rico por tu gol y a seguir siendo un excelente profesional.
Por cierto, mención especial para el ambientazo que se vivió durante todo el día en Vigo en el pre, en el partido y en el post partido, con esos dos mil aficionados rojiblancos que se desplazaron hasta allí. Relación estupenda con los locales, que permitió que se viesen, camisetas rojiblancas desperdigadas por todo el graderío, mezcladas con los celtiñas. Los rojiblancos furon tratados fenomenal como siempre ocurre allí. Así da gusto.
Y ahora el próximo domingo, esta vez sí con tiempo para descansar, nos toca otra final, encima derby, contra el Alavés de Toquero e Ibai, en Mendizorroza. Difícil, difícil va a ser porque están jugando muy bien y como derby que es, nos tendrán muchas ganas.
¡Aúpa Athletic y a por el Alavés!

Oportunidad perdida contra el Villarreal

Ya comenté antes del partido que nos jugábamos algo más que tres puntos.

Sin suerte (Foto: Deia)
Sin suerte (Foto: Deia)
En Villarreal no sólo perdimos los tres puntos en juego, también el golaverage. Ahora es como si tuviésemos al equipo levantino a 5 puntos. Ni llamándose el Madrigal ni el Estadio de la Cerámica, es evidente que jugar alli no se nos da nada bien. Siempre nos pasa algo. El viernes lo que ocurrió fue que el equipo tuvo una caraja de unos 20 minutos que hizo muy difícil solucionar el desaguisado a pesar del dominio territorial del equipo. El primer tiempo estuvo nivelado e incluso tuvimos la oportunidad de irnos al descanso con un favorable 1 a 2 pero el cabezazo de Aduriz no quiso entrar y fue al travesaño. El segundo tiempo es cuando tuvimos la caraja y sin llegar al primer minuto ya íbamos perdiendo 2 a 1. El tercer gol tampoco tardó mucho en llegar. A partir de ese momento, el Athletic tuvo el dominio que incluso aumentó a partir de la expulsión justa Víctor Ruiz. A pesar de eso, no se consiguió ni siquiera un golito que nos hubiese permitido tener mejor golaverage que ellos. De nuevo hubo otro travesaño de Aduriz, pero estaba claro que no era nuestro día. El mayor problema del equipo fue a nivel defensivo, no solo en esos minutos de la caraja, también en el primer tiempo se dieron una serie de desajustes que hacían, por un motivo u otro, que siempre hubiesen dos o incluso tres jugadores del Villarreal solos en el área. El Villarreal conseguía entrar demasiado fácil y si el resultado no fue más elevada fue por los fallos de los delanteros, no por el acierto de nuestros jugadores en el trabajo defensivo. La banda izquierda de ellos era un cuchillo frente a Williams y De Marcos que no conseguían detenerlos. Beñat y San José se veían anulados y tampoco ayudaban mucho. Kepa tuvo una salida un poco tardía pero tuvo la suerte de cara y sacó el balón “sin querer” con la pierna de atrás. Iñigo Lekue pasó totalmente desapercibido. Por otro lado, como ya he dicho, el Athletic también tuvo oportunidades, dos de ellas ya mencionadas, clarísimas, de Aritz, otra de Mikel San José, otra de Óscar De Marcos,… Vamos que perdimos pero también se podía haber conseguido un mejor resultado. También podemos mencionar que el tercer gol viene del saque de una falta que no era, y precedido de otra falta que sí lo es y de un fuera de juego. Pero… subió al marcador. No hay nada que hacer más que lamentarse y, por supuesto, mejorar en defensa y mejorar mucho, y también afinar la puntería. En nuestra mano está.
Ahora tenemos una semana entera para que el equipo descanse y piense únicamente en la Unión Deportiva Las Palmas. El Eibar no has alcanzado y la Real juega hoy y nos puede adelantar. Se pone más caro el acceso a la UEFA y no se le puede fallar.
¡Aúpa Athletic y a por Las Palmas!