Caparrós se lleva los 3 puntos

Nada que objetar al triunfo del Granada. Lo merecieron no porque hiciesen gran cosa sino porque el Athletic no hizo casi nada bien. Para empezar, se regaló el primer tiempo de la manera más triste. Un sólo remate a puerta en los 45 minutos de rigor. Eso sí, una impotencia espectacular y una lentitud que hizo que el Granada pareciese un Mercedes contra un caracol. Los delanteros y medios granadinos se encargaron de achuchar a nuestros jugadores de manera que los rojiblancos se vieron superados en todas las facetas. Me esperaba un equipo rocoso porque así son normalmente los equipos que modela Joaquín Caparrós. Sí. Pero no esperaba esa sensación de baño con la que me quedé cuando acabó el primer tiempo.
Ahora claro, me toca intentar buscar una explicación y nada más fácil que achacarlo a las rotaciones. Obligadas o ¿no? Esa es mi duda. Lo aclaro. Tres de los cambios eran obligados: Ibai, Laporte y Gurpegi. De Marcos, Beñat y Rico fue por decisión técnica. Pero decisión técnica que Valverde igual consideraba obligatoria porque si no, lo más probable es que no las hubiese hecho. Beñat contra los ucranianos no estuvo nada fino y quizá le pesaban todas las titularidades anteriores. Seguramente Txingurri lo consideró ineludible. Igual yo también lo hubiese hecho. Por otro lado, Mikel Rico lleva todos los partidos jugados, si no me equivoco sin ser sustituido y es sencillo llegar a la conclusión de que le iba a venir bien el descanso. El miércoles corrió 13 km durante el partido y lo más seguro es que en los partidos anteriores el kilometraje fuese similar. Igual yo también le hubiese dado descanso. E Iraola es un jugador de calidad contrastada así que no creo que nadie pudiera pensar que Andoni iba a bajar el nivel. Cosa que sí hizo. Pero, a priori… cualquiera lo hubiese sacado. A lo que voy es que visto el partido es muy fácil que crucifiquemos al entrenador por todas las rotaciones hechas, pero…hay muchos peros… porque las rotaciones no obligadas igual los jugadores las necesitaban más que el comer. No sé. Quizá yo sólo hubiese cambiado a uno de los tres pero… ni sé cómo acabaron el partido de Champions, ni cómo estaban el día del Granada. En fin, muy complicado.

Etxeita mantuvo el tipo (Foto: Athletic Club)
Etxeita mantuvo el tipo (Foto: Athletic Club)
Para acabar quiero romper una lanza a favor de algunos de los jugadores que han sido protagonistas de estas rotaciones por haber jugado. Para empezar Etxeita. El año pasado jugó poquísimo, casi nada. Pero el primer partido que jugó como titular, casi acabando la Liga, el hombre lo bordó. Este año su “alternativa” se le ha presentado antes y acabó el partido con nota. Con buena nota. También Viguera me gustó. La prensa que he leído ni le destaca, ni le alaba, ni nada. Más bien dicen que no aportó. Yo por llevar la contraria lo menciono porque creo que aportó mucho más que alguno de los, en principio, considerados titulares. Para empezar hizo más que Muniain en todo el encuentro. Y más que Susaeta, que está desafortunadísimo con el último pase. Borja, a pesar de ser un examen para él, creo que lo superó. Estaba en todos los sitios, ofreciéndose y participando. Estuvo a punto de enganchar una al borde del área pequeña. Le puso un balón maravilloso a Guillermo en el área, que podía haberse convertido en gol si no se le llega a escapar el control al delantero. Saco dos corners buenísimos, uno a punto de ser gol y el otro rematado por Itu pero parado por el portero. El saque de esquina que sacó defectuoso fue porque se le escapó el pie de apoyo y dejó un agujero en el césped. Que estuvo acelerado, claro. Tenía que demostrar más que nadie en 45 minutos. De hecho, mucho más de lo pensado porque algún periodista ni siquiera debió ver los lances que yo comento. Lo que hizo no es que fuese para ponerle una matrícula de honor, pero si lo comparamos con lo que hicieron sus compañeros, quizá sí hay que ponerle un notable o por lo menos, me parece ineludible mencionarlo como alguien que sumó para el equipo. Los chavales, Unai López y Erik Morán, quizá tuvieron la mala suerte de que salieron juntos… Quizá. Ya tendrán más minutos y podrán demostrar su valía, como ya lo han hecho anteriormente. Paciencia.
Y ahora a por el Rayo, para no ponernos nerviosos.
¡Aúpa Athletic!

Debut en Champions con empate

Nos las prometíamos muy felices por el grupo que nos había tocado en el sorteo de Champions y ya poníamos al equipo en la siguiente ronda y encima como cabeza de grupo. Eso sí, todo sin jugar ni un solo minuto de partido. Pero… no hay más que empezar la competición para que cada uno sea puesto en su sitio.

La belleza de la Champions  (Foto: Athletic Club)
La belleza de la Champions (Foto: Athletic Club)
El Shakhtar Donetsk ha demostrado ser un equipo muy aguerrido que incluso quizá ha hecho más merecimientos que nosotros para ganar el partido. Durante todo el encuentro ha dominado el juego. Se le veía comodo y para los rojiblancos ha sido imposible crear algo de peligro en el área rival. Las ocasiones se cuentan con los dedos de una mano e incluso siendo muy generosa con dos dedos. De todas formas, visto lo visto el punto es buenísimo. El punto y, como pensará el contador del Athletic (y todos los demás), el dineral que supone dicho puntito. Nada menos que medio millón de euros. Ahí es nada.
Como siempre al Athletic no se le puede reprochar que no lo haya intentado porque se ha vuelto a dejar la piel. Pero los ucranianos han sabido como plantarse en el campo y poner a nuestros chicos en más apuros de los deseados. La calidad de los brasileños (pocos ucranianos había) cuando atacaban era evidente. Quitarles el balón era una tarea ardua. Eso ha hecho que la posesión se haya decantado del lado visitante. El Athletic intentaba mantener el balón pero la presión del Shakhtar y su tranquilidad en las transiciones les hacía dominar el juego. Después de la oportunidad de Rico del minuto dos, ya no hemos tenido así gran cosa que echarnos a la boca. Quizá el golpe franco botado por Ibai, que algunos hemos visto dentro. Poco le ha faltado. Iraizoz también ha sacado alguna mano importante. Ellos metían más miedo del que podíamos meter nosotros.
El segundo tiempo ha sido más de lo mismo aunque se ha dado algún dato a destacar. El debut de Ager Aketxe, que como me pasó con el de Unai López ha sido positivo porque a pesar del poco tiempo que ha estado sobre el césped ha demostrado en un par de movimientos y toques, su habilidad y sus posibilidades. También que Susaeta no quiere seguir en el banquillo. Hoy se ha notado su salida. Pero le ha venido bien la suplencia porque está a mucho menos nivel del que tiene. Otro nombre que quiero destacar es el de Rico. ¡Qué derroche de esfuerzo! Para mí ha sido el mejor y no sólo por lo que ha corrido (han dicho en una emisora de radio que 15 km), sino por la labor de contención, lo que sujeta al equipo y los balones que recupera. Muy bien Mikel. Muniain muy trabajador pero hoy enormemente desacertado. Ha acabado fundido. Pena de último contrataque que podía o debería haber acabado mejor. Seguro que ha notado, quizá más que sus compañeros, el que el sábado tuviesen que trabajar muchísimo ante el Barcelona (y encima para nada). De Marcos lo bien que sube la banda, y encima el montón de veces que lo ha hecho, es un desperdicio por lo desafortunado que ha estado con el último pase. Una pena también. Otro partido será.
Pero todo esto cuenta como experiencia. Los ucranianos por algo ganaron a la Real el año pasado los dos partidos. Desde luego no fue casualidad. Ahora a por el siguiente, el Bate Borisov que hoy ha sido borrado del campo por el Oporto. 6-0 nada menos. Y nada de menospreciarlo ni considerarlo un rival menor, porque esto es la Champions y si los equipos están en ella es por algo.
Por supuesto antes que eso no me olvido del Granada de Caparrós, que nos visita este sábado a la hora de la merienda. ¡que poco me gusta esa hora! Las seis. Buf. A pesar de eso… a luchar a tope que en Liga sólo tenemos tres puntos y los de casa no hay que perder.
¡A por el Granada!

¡3 puntos en Levante a pesar de todo!

¡Qué manera de complicarse la vida! ¡Qué capacidad de resucitar muertos! ¡Qué sufrimiento de 3 puntos! ¿Cómo es posible que el Athletic sea capaz de enredarse él sólo para darle alas al Levante, equipo de Joaquín Caparrós, que estaba desaparecido en el primer tiempo? La verdad es que va a costar que se me pase el mosqueo que tengo. Eso sí los 3 puntos hacen que se me suavice pero… Buf. Para que se me pase un poco voy a hablar de lo mejor del partido, a parte de los puntos: Xabi Etxeita.

¡Enhorabuena, Xabi Etxeita!
¡Enhorabuena por tu buen partido, Xabi!  (Foto: Liga de Futbol Profesional)

Etxeita ha estado de sobresaliente, como ha dicho Valverde, o como diría una profesora que tuve, más que de sobresaliente ha estado de coronita. Perfecto. No sólo cubriendo lo suyo, sino también los errores de San José. Muy bien. Adelantándose a los delanteros. Impecable por alto. Rápido y atento. ¡Enhorabuena, Xabi! Y dicho esto, espero que el próximo partido sea él, el que haga pareja con Laporte, porque la falta de ritmo no se le ha notado en absoluto y le veo mucho mejor que a San José. De hecho, Mikel creo que ha estado bastante flojo. No sólo por fallar el penalti, ni por meter el gol en propia puerta (que creo son argumentos suficientes como para decir que su partido ha sido flojo). Sino que además en el primer tiempo ha estado impreciso al sacar el balón y un par de veces ha metido en varios líos innecesarios a sus compañeros. En el segundo tiempo un error suyo casi se convierte en regalo para Barral que ha podido solucionar Etxeita. San José, lento. Está muy lento.

Mi enfado hay que repartirlo, porque no es sólo por juego y agobios, también lo es por la entrada de Casadesús a Mikel Rico que ha sido de juzgado de guardia. ¡Increíble que no le hayan sacado ni tarjeta! Ya no hablo de roja, digo tarjeta. Es inexplicable. Jugador al que en el segundo tiempo sí le han sacado una amarilla por pegar un manotazo a San José en uno de los saltos. Jugada del minuto 71. Es decir, siendo generosa y poniéndole una tarjeta amarilla sólo, a la carnicería contra Mikel Rico del primer tiempo, ya en el segundo tenía que haber visto la roja. Juan Fran también en el penalti casi lesiona a Muniain y tampoco ha visto tarjeta. No lo entiendo. Herrera también merecía otra en el primer tiempo pero… Mal el árbitro, Estrada Fernández, con las tarjetas. Encima expulsa a Barral ya acabado el partido en lo que las imágenes parece que el jugador le explica las jugadas con Aduriz… (¿?) Sí, Barral le empuja, pero… ¿es como para sacarle la segunda amarilla? Da la sensación que el jugador estaba hablando tranquilamente. No sé. Quizá me parece un poco exagerado. A ver qué explica en el acta. Por cierto, a ver si Rico tiene suerte y el esguince es suave, aunque las imágenes hacen pensar que más necesita un milagro para ser suave, ya que el tobillo se dobla completamente. Dolía sólo de verlo.

En este partido, de nuevo, también mal en los pases. En el primer tiempo la presión nuestra era fortísima y el Levante estaba perdiendo el balón rapidísimo. Pero nuestros jugadores, otra vez, perdían el balón en cuanto llegaban a tres cuartos de campo. Se ha regalado mucho y eso permite al rival meterse en el partido. Se vuelve a fallar un penalti, como si fuese una jugada complicadísima, y a seguir trabajando para conseguir premio. Más bien premios. Dos goles de Aduriz, 0-2, que te llevan a pesar que el segundo tiempo va a ser un paseo. ¡Qué más quisiéramos! Nada, en el segundo tiempo, te meten un gol idiota y ya está armado el lío. El Levante resucita y se vuelca, sin grandes alardes pero… lo suficiente para agobiarte, sobre todo a los aficionados. Y lo peor es que cuando los rojiblancos, o azulones, recuperaban el balón lo volvían a perder en unos pases horrorosos. Han tenido oportunidades para matar el partido pero está claro que no era el día de ver el partido tranquilos. Pero, a pesar de desesperarme, por lo comentado, sigo viendo a un equipo que se deja el alma por ganar, por hacerlo bien. Que muerde cada balón que pierde, que destila esfuerzo, trabajo y ganas como el que más. Vamos, que a pesar de las imprecisiones, las pérdidas, los tiros a palos,… se parten el cobre para conseguir el premio. Y por eso… a pesar de todo, consiguen los tres puntos, o más bien, los tres puntazos. Puntos que hacen que el Sevilla, que mete miedo, sigue a seis puntos. Es decir, nuestros chicos suavizan la presión a la que nos están sometiendo los andaluces a base de puntos. La Real está a nueve y el Villarreal a 10, más el golaverage. Y nosotros a seguir partido a partido, y ahora, el próximo partido, otra vez el lunes (cagüen en todo lo que se menea. El Athletic no iba a jugar más en lunes, palabra de Tebas. Tebas no es vasco, ¿verdad?). El lunes, da igual… el lunes… ¡A por el Málaga!

El Atlético pasa por encima del Athletic

Cuarto partido de esta temporada contra el Atlético de Madrid, y cuarto triunfo de los de la capital. El sábado en la Catedral los madrileños demostraron porque están en la primera posición de esta Liga tan descafeinada. De los equipos que han pasado por San Mamés han demostrado que son los mejores con mucha diferencia, y estoy hablando comparándolos también con el Real Madrid y con el Barcelona. Su partido fue estupendo, destacando de una manera espectacular Diego Costa, el que casi solito consiguió volver loca a nuestra defensa. Pena que sea tan… Aunque en este partido sólo hubo una jugada en la que se ve que va a ver qué pilla (foto inferior), dejando por supuesto a Iraola totalmente dolorido en el suelo. Si no jugase tan al límite, incluso fuera del reglamento, sería una maravilla.

Diego repartiendo... ¡Pena!
Diego repartiendo… ¡Pena! (Foto: Athletic-Club)

La diferencia entre el equipo colchonero y el Athletic es abismal. Están a otra dimensión, pero a pesar de ello estoy contenta porque nuestro equipo le plantó cara y le puso en algunos apuros, pocos, pero algunos. El Athletic empezó ganando curiosamente en una contra, arte que dominan los colchoneros mejor que nadie. El gol de Muniain es precioso por su resolución. Quizá Courtois pudo hacer algo más saliendo un poco antes pero… ya era hora que este portero fallase algo en San Mamés porque también vaya Copa que nos dio. Al Atlético no le afectó mucho el gol porque ellos siguieron a lo suyo. Y lo suyo no es otra cosa que tirar balones hacia delante en donde sí o sí está Diego Costa para dejar en evidencia a las defensas. En nuestro caso, el pobre Mikel San José se pasó todo el partido siguiéndole. La diferencia de velocidades entre ambos es tan amplia que ni aunque hubiese sacado una bicicleta hubiese llegado a alcanzarle. Laporte es rápido y quizá tanto como Diego pero a pesar de ello alguna vez el delantero se le escapó, como en el segundo tiempo donde le hizo un penalti como una casa, arrastrándole con el pie, cuando Costa le había hecho un quiebro increíble. Penalti, que el fenómeno de Teixeira no vio. Comienzo ahora el capítulo Teixeira. Teixeira, Juan Antonio, es decir, el mayor de los dos Teixeiras y el que más tardó en alcanzar la Primera División. Si el otro es malo, éste es peor. No sólo se comió este penalti, también otro. Poco antes de acabar el partido Arda Turan se olvida absolutamente del balón y va a por Toquero, en el área, al que derriba sin ningún pudor ni disimulo. Penalti también clarísimo. Tampoco lo vio. Así mismo cortó una jugada en la que el “Cebolla” Rodríguez se quedaba solo ante Iraizoz, ¡para pitar una falta a favor del Atlético!. En fin. En el gol de Coque hay una falta previa de Raúl García a Mikel Rico en el borde del área, justo antes de que el balón llegue a Filipe Luis, tampoco la ve. En fin. Lo dicho, Teixeira es un fenómeno. Malo como la carne de pescuezo pero en este caso ha perjudicado a ambos equipos. Eso es lo que tienen los árbitros malos, que son malos para los dos, y no hay más. Hay otros como Undiano que no son malos, en sí, que lo que son es malvados porque lo hacen apropósito. Éste no, éste es “sólo malo”.

Dejando al árbitro y volviendo al juego, salvo el nivel de Diego Costa, que por momentos parecía un extraterrestre, los rojiblancos repito, mantuvieron el tipo y tuvieron alguna oportunidad, como he dicho antes, de empatar, a pesar de su superioridad. Pero las oportunidades existieron. De Marcos, se vio sólo ante Courtois pero tiró altísimo. Aduriz hizo un remate de cabeza de gol, pero de nuevo apareció el portero para sacar una mano increíble y aguarnos la fiesta. El penalti a Toquero (que igual luego nos paraban pero…). Vamos que alguna posibilidad sí que tuvimos y visto el nivel de los madrileños hay que darle también mérito a los nuestros. Creo que fue un buen partido para el espectador por las alternativas de juego, repitiendo que el dominio fue sobre todo del Atlético. El equipo de Simeone merece ser campeón por haber podido dar un poco de emoción a esta Liga que llamo descafeinada, porque el que se la disputen sólo dos es un rollo inmenso. Así que si les dan en el morro a los todopoderosos Barça y Madrid, y gana el Atlético, por lo menos podremos hablar de una Liga de tres, que sigue siendo una porquería pero… menos es nada, porque el que alguien con menos, mucho menos presupuesto pueda poner en tela de juicio la superioridad de los otros grandes siempre gusta, por lo menos a mí.

Volviendo a lo nuestro, sobre los siguientes partidos (salvo uno) ya van a ser partidos de nuestra Liga y ahí es donde no debemos fallar. Ahora toca ir otra vez a Levante, en este caso a jugar contra el Idem, equipo de Caparrós, que nos suele dar problemas. A ver si podemos cambiar esa media inglesa de un punto fuera y tres en casa por la de un punto en casa (el que hemos conseguido) y tres fuera. De momento nuestros perseguidores también están fallando. Sólo la Real y el Villarreal han conseguido puntuar (un punto cada uno), por lo que siguen Sevilla y Real a seis puntos de distancia. Hay que ganar al Levante, para que sigan por lo menos igual de lejos o más. ¡A por ellos!

El Athletic pierde la oportunidad de matar la eliminatoria

Título largo pero creo que muy conciso y apropiado para lo que vimos el sábado a la noche en Vigo. Nuestros chicos se empeñaron desde los primeros minutos en desaprovechar una y otra oportunidad.

Muy bien Toquero, otra vez
Muy bien Toquero, otra vez

Oportunidades varias y de distintas facturas, pero… no hubo manera. El primer tiempo fue clarísimo del Athletic, y daba la sensación que el Celta era un equipo menor por lo fácil que llegaban nuestros jugadores. Eso sí, faltaba la guinda, que no hubo manera de  que la pusieran. Y mira que se empeñó Toquero en ponerles a los compañeros balones buenísimos. En el primer tiempo lo hizo dos veces. La primera por la izquierda, con pase atrás a Muniain, que increíblemente no acertó a rematar. Y la otra por la derecha, de nuevo, medida y al hueco, y sobre todo al pie, que Herrera se encargó de chutar, al muñeco. Bueno para ser justos aquí el portero celtiña se lució sacando una mano bastante difícil. Para los que dicen que si Toquero sólo corre, que no es válido mas que como revulsivo, que no es técnico… en fin, que repasen las dos internadas mencionadas porque merecen la pena. Y si no les convencen esas dos, también pueden añadir la del segundo tiempo, pasando de nuevo hacia atrás, ahora no tan al interior del área sino al borde de la misma, otra vez a donde estaban sus compañeros. Muy bien Toquero. En otras situaciones cualquiera de esas oportunidades debería haber sido gol pero… se ve que ayer no era el día. De todas formas, aprovecho la ocasión para decir que Toquero, otra vez, ¡Chapeau!

En el segundo tiempo el panorama cambió y el Celta vio que el Athletic no estaba por la labor de marcar y que… quizá podían hacer algo más. Se sacudieron el dominio absoluto rojiblanco y empezaron a mandar, pero con apariciones de los nuestros que tampoco querían perder el control. Al final, el partido se convirtió en un correcalles, peligroso. Seguíamos teniendo oportunidades pero… Llegó el fallo clamoroso de Gurpe y gol del Celta que no era el que más lo merecía pero “el fútbol es así” (¡Qué horror de frase!).

Yo veía a algún jugadores fundido, sobre todo a Ander Herrera pero Valverde no lo debió ver igual. Los cambios para mí tarde, sobre todo los dos últimos. A Aduriz reapareció con ganas y otras dos oportunidades. Una sacada excepcionalmente bien por el portero (voy a ponerle nombre) Sergio Álvarez (hay partidos en los que el Athletic se empeña en hacer internacionales a los porteros contrarios…). Y la otra por un defensa cuando también iba a gol.

No hubo manera y no hubo manera. Lo malo de este partido es que me recordó horrores a una eliminatoria de Copa con Caparrós contra el Rayo Vallecano (año 2009), que el Athletic jugó fenomenal, la ida en Vallecas (2-0), pero que como el sábado no se perforó la puerta a pesar de las también muchísimas oportunidades que tuvieron. Y la vuelta en San Mamés, bueno… mejor que no os cuente como fue la vuelta en San Mamés porque seguro que os acordáis… Ni pensarlo quiero.

Para acabar decir que el resultado de 1-0 es muy muy malo y peligroso. Así que… a olvidarse de fracasos pasados (por muy parecidos que sean…) y ¡A remontar toca!